Saltar a: navegación, buscar

Felipe Orlando

Felipe Orlando
Información sobre la plantilla
Felipe-Orlando-(blanco y negro).jpg
Escritor y Pintor Quemadense.
NombreJuan De Dios Felipe Orlando García Murciano
Nacimiento21 de enero de 1911
Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento10 de abril del 2001.
Benalmádena en Málaga. España, Bandera de España España
NacionalidadCubana
OcupaciónPintor y Escritor

Felipe Orlando. Figura de gran significación dentro del panorama de la pintura cubana del siglo XX y especialmente de la primera generación de vanguardias, conocido como Ciudadano del mundo.

Biografía

Juan De Dios Felipe Orlando García Murciano, nació el 21 de enero de 1911 en Quemado de Güines, hijo de Felipe García Lima, natural de Amarillas provincia Matanzas y de Maria Teresa Murciano, natural de Rancho Veloz provincia Villa Clara, inscrito en el registro civil del municipio con el tomo 24, folio 92.

En 1928, a los 17 años se traslada a La Habana para cursar estudios universitarios, doctorándose en Filosofía y Letras y estudiando además Derecho y Antropología. Allí se conciencia políticamente frente a dictadura de Gerardo Machado, en ese mismo año comienza a trabajar como decorador en La Habana.

Estudió en la escuela de pintura de Jorge Arche y Víctor Manuel y se incorpora luego al grupo de pintores que trabaja en este ultimo. Ilustra periódicos y revistas. Hace un primer envío al Salón Nacional en 1935, y es premiado.

Realiza una exposición personal en Lyceum, en 1936.Enseñó dibujo a los niños menores en el Patronato de Colonias Infantiles, y en la Sociedad Lyceum.

Fue uno de los miembros fundadores de la Asociación de Pintores y escultores de Cuba (APEC). En 1937 se casa con Concha Barreto, quien fue su esposa hasta su muerte en 1989, ese mismo año nace David Orlando García Barreto, que actualmente se conoce como su único hijo y reside en Ciudad de La Habana.

Viajero incansable se estableció en New York, después de abrir un taller entre 1946 y 1951, entrando en contacto con Jean Poul Broch y Miró. Luego viajó a México donde residió hasta 1959 allí ejerció como profesor de la Universidad de las Américas y la Universidad Nacional Autónoma de México. En los años 50 realizó un viaje de varios meses por Europa, conoce a Henry Moore y a George Braque.

Su pasión por la música le lleva a mantener amistad con Pablo Casals, y su amor por la literatura le puso en contacto con los poetas malagueños Emilio Prados, Moreno Villa y Manuel Altolaguirre, además de mantener una importante amistad con Gabriel García Márquez, imposible dejar de mencionar su amistad con el escritor y periodista cubano Roberto Fernández Retamar.

Desde mediado de los 60 se establece en España, primero en Mójacan (Almería), luego en Málaga y finalmente, en Benalmádena, centro turístico y recidencial en la Costa del Sol, donde siguió desarrollando su actividad pictórica y literaria, patrocinando la inauguración de un museo arqueológico en acuerdo con el Ayuntamiento de Benalmádena, siendo alcalde D. Enrique Bolín Pérez-Argemí, al cual donó entre 1968 y 1970 su colección que constaba de 275 piezas. Precolombinas de Mesoamérica, Honduras, Costa Rica y Santo Domingo, herencia de su abuelo paterno; comprometiéndose además a ampliar dicha colección y ejerció además como director y conservador vitalicio. El Museo se inauguró el 5 de mayo de 1970, con la Colección Precolombina que fue progresivamente ampliada hasta conseguir más de 700 objetos procedentes de México, Nicaragua, Ecuador, Costa Rica y Perú; por la adquisición de piezas por parte del Ayuntamiento, y por donaciones y prestamos que aún hoy se siguen produciendo. La Colección Arqueológica, cuyo número de piezas no se cuantifican, fue donado por M. Jiménez Gómez, E. García-Herrera Reboull y B. Fernández-Canivell, y completaba y ampliada por objetos precedentes de los yacimientos arqueológicos del Municipio hasta un total de unas 300 piezas de arqueología hispánicas , que debido a las excavaciones en curso, tienden a un mayor crecimiento.

Felipe Orlando junto con Cundo Bermúdez, Carlos Enríquez, Labrador Ruiz, y otros artistas y amigos en la finca Hurón Azul.
En 1986 Felipe Orlando viaja a Cuba nuevamente donde realiza una exposición personal titulada “Búsquedas” compuesta por 19 obras de diferentes técnicas y tamaños en el palacio del Segundo Cabo.

A decir de Agenor Martí en entrevista realizada el 14 de julio de 1986 con motivo del lanzamiento de su libro “El perro petrificado”, Felipe Orlando poseía una risueña mirada incisiva y una traviesa sonrisa, conduciéndose con serenidad y aplomo; hablando sin prisa y sin pausa, con fluidez y sin titubeos. Hombre delgado, bajito, enérgico, muy ágil, nervudo y nervioso, de suaves manos nudosas y conversación amable, que sabe moverse de un tópico a otro, furtivo e ingenioso, con tolerancia y un penetrable sentido del humor que delataba ese criollismo y esa desbordante cubanía que no podía y no quería ocultar. Una venerable barba blanca, cuidadosamente recortada y unos espejuelos muy gruesos acompañaban una voz firme y una firmeza en la manifestación de sus criterios , nada frecuente a esa edad.

Entre residencias y viajes recorrió Europa, América e incluso África ampliando su círculo de Amigos y su bagaje cultural volviendo siempre a Benalmádena, donde falleció el 10 de abril del 2001.

Obra Plástica

Su producción artística se sostuvo fundamentalmente en dos pilares: la plástica en todas sus variantes y la literatura aunque con menos relevancia en esta última, el se decía un pintor que escribe y no escritor que pinta.

Su actividad como pintor es punto menos que inabarcable, tanto en calidad como en cantidad porque incluye serigrafías, Óleos Acrílicos Govaches y Tintas. La década del 70, 80 y 90 constituyen lo más característico para él, resultado de más de 30 años de producción.

En sus obras se destacan dos constantes, dos pretextos para experimentar: la mujer – humana o no – aparece en ambientes cotidianos y/o fantasmagóricos, y las naturalezas muertas, en un gesto muy barroco siempre emergen inclinadas mostrándose al espectador.

Su incursión en el tema del bodegón con la mesa como elemento principal centra la atención del espectador y nos conduce a una obra que se nos antoja en proceso de transformación, donde el color y la materia alcanzan su máxima expresión.

Sus obras recorrieron el mundo en exposiciones personales y colectivas realizadas en México, Colombia, Argentina, Venezuela, Perú, Puerto Rico, Italia, Japón, España, Alemania, Estados Unidos. Sus cuadros están en varias colecciones privadas y en museos de varios países, además de un considerable número de obras que se encuentran en posesión de su hijo.

Entre sus obras encontramos:

  • La dama del vestido amarillo.
  • Retrato de Elina.
  • Muchacha.
  • La dama del Reloj
  • Agitada dama con Ujier
  • Bodegón (Naturaleza muerta con Rooster)
  • La lámpara
  • Funcionario municipal huyendo de un pájaro.
  • Naturaleza muerta.
  • Y muchas otras con título desconocido.

Galería


Obra Literaria

No solo fue un excelente artista de la plática sino también un notable escritor, Orlando encontró en la literatura otro cause para decir algo. Sus virtudes como artista correspondieron a sus virtudes como persona.

Su prosa incluye: “Inversamente el sueño” (1972), “Dos Gardenias para Miguela Caravela” (1973), “Leonorilda eleva el pensamiento a las alturas” (1973), premio de literatura Novaro en México, “El lento domingo del perro” (1973), “El dulce nombre de la tarde” (1975), “La luz eléctrica”, la cual firmó bajo el pseudónimo de Juan Lima Barnet y “El perro petrificado” (1986).

En su labor literaria también encontramos influencias de otros autores como Gabriel García Márquez y los poetas Malagueños Emilio Prados, José Moreno Villa y Manuel Altolaguirre.

Difusor de la cultura en su papel docente y escritor, fue cultivador además de la crítica literaria destacándose “Conversaciones con la médium”, “Cinco cartas sobre pintura” y varias entrevistas donde, entre otros temas, expone sus ideas acerca del diseño, el llamado “antiarte”, como se debe ver la pintura, el virtuosismo, las influencias y relecturas de un tema y otros tópicos de interés, su amistad con el violonchelista, director y compositor español Pablo Casals enriquecieron también sus escritos sobre música.

Fuente

  • Solaya Hernández, Janny. Trabajo Investigativo: Felipe Orlando: universo de la totalidad de sus obras como pintor y escritor. Quemado de Güines, 2008.