Glándulas suprarrenales

De EcuRed
Glándulas suprarrenales
Información sobre la plantilla

Las glándulas suprarrenales son las estructuras con forma de triángulo que están situadas encima de los riñones. Su función es la de regular las respuestas al estrés, a través de la síntesis de corticosteroides estas producen muchas hormonas, entre ellas la adrenalina y la anoradrenalina. Estas hormonas sirven para estimular la actividad del corazón y aumentar la tensión arterial. Ayudan a los vasos sanguíneos a funcionar bien y a controlar el agua y la sal del organismo. Cuando una persona se asusta o tiene miedo, producen más adrenalina y se aumentan los niveles de azúcar en la sangre, para ayudar a controlar un poco el efecto del estrés. Esto lo logran haciendo que el corazón lata más aprisa y los pulmones jalen mayor cantidad de aire, lo que permite a la persona reaccionar rápidamente. Esto protege la vida de la persona, ya que si la reacción ante un peligro fuera lenta la persona estaría en mucho mayor riesgo por no poder actuar rápidamente.

Contenido

Anatomía

Anatómicamente las glándulas suprarrenales están situadas en el retroperitoneo, en la cara antero superior de los riñones y están irrigadas por las arterias suprarrenales superior, media e inferior. Están formadas por dos estructuras diferentes que son la médula suprarrenal y la corteza suprarrenal, ambas inervadas por el sistema nervioso autónomo. Como su nombre sugiere, la médula suprarrenal está situada dentro de la glándula, rodeada por la corteza suprarrenal que forma la superficie.

Médula suprarrenal

La médula suprarrenal está compuesta principalmente por células cromafines productoras de hormonas, siendo el principal órgano de conversión de tirosina en catecolamina, epinefrina y norepinefrina, también conocidas como adrenalina y noradrenalina, respectivamente. Las células de la médula suprarrenal derivan embriológicamente de la cresta neural, como neuronas modificadas. Realmente estas células son células post ganglionares del sistema nervioso simpático, que reciben la inervación de células pre ganglionares. Como las sinapsis entre fibras pre y post ganglionares ocurren en los ganglios nerviosos autonómicos, la médula suprarrenal puede considerarse como un ganglio nervioso del sistema nervioso simpático. En respuesta a una situación estresante como es el ejercicio físico o un peligro inminente, las células de la médula suprarrenal producen catecolamina a la sangre en una relación 70 a 30 de epinefrina y norepinefrina, respectivamente. La epinefrina produce efectos importantes como el aumento de la frecuencia cardíaca, vasoconstricción, bronco dilatación y aumento del metabolismo, que son respuestas muy fugaces.

Corteza suprarrenal

La corteza suprarrenal o corteza adrenal está situada rodeando la circunferencia de la glándula suprarrenal. Su función es la de regular varios componentes del metabolismo con la producción de mineral corticoides y glucocorticoides que incluyen a la aldosterona y cortisol. La corteza suprarrenal también es un lugar secundario de síntesis de andrógenos. La corteza suprarrenal secreta hormonas esteroideas (de naturaleza lipídica), por lo que sus células presentan abundante REL (retículo endoplasmático liso) y mitocondrias. Se divide en tres capas diferentes de tejido basado en los tipos celulares y la función que realizan.

Zona glomerular

Las células de la zona glomerular de la corteza suprarrenal, secretan mineralocorticoides, como la aldosterona, la desoxicorticosterona y la vasopresina en respuesta a un aumento de los niveles de potasio o descenso del flujo de sangre en los riñones. La aldosterona es liberada a la sangre formando parte del sistema renina-angiotensina, que regula la concentración de electrolitos en la sangre, sobre todo de sodio y potasio, actuando en el túbulo contorneado distal de la nefrona de los riñones:

  • Aumentando la excreción de potasio.
  • Aumentando la reabsorción de sodio

La aldosterona en resumen ayuda a regular la presión osmótica del organismo.

Zona fascicular

Capa predominante en la corteza suprarrenal, cuyas células se disponen en hileras separadas por tabiques y capilares. Sus células se llaman espongiocitos porque son voluminosas y contienen numerosos gránulos claros dando a su superficie un aspecto de esponja. Estas células segregan glucocorticoides como el cortisol, o hidrocortisona, y la cortisona al ser estimuladas por la hormona adrenocorticotropica (ACTH). La ACTH es producida por la hipófisis en respuesta al factor hipotalámico estimulante de corticotropina (CRH). Estos tres órganos del sistema endocrino forman el eje hipotálamo-hipofisario-suprarrenal. El principal glucocorticoide producido por las glándulas suprarrenales es el cortisol, que cumple diferentes funciones en el metabolismo en múltiples células del organismo como:

  • Aumenta la disponibilidad de energía y las concentraciones de glucosa en la sangre, mediante varios mecanismos:
  1. Estimula la proteólisis, es decir romper proteínas para la producción de aminoácidos.
  2. Estimula la lipólisis, es decir romper triglicéridos (grasa) para formar ácidos grasos libres y glicerol.
  3. Estimula la gluconeogénesis, o la producción de glucosa a partir de nuevas fuentes como los aminoácidos y el glicerol.
  4. Actúa como antagonista de la insulina e inhiben su liberación, lo que produce una disminución de la captación de glucosa por los tejidos.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias que están relacionadas con sus efectos sobre la microcirculación y la inhibición de las citocinas pro-inflamatorias (IL-1 e IL-6), prostaglandinas y linfocinas. Por lo tanto, regulan las respuestas inmunitarias a través del llamado eje inmuno suprarrenal.
  • También el cortisol tiene efectos importantes sobre la regulación del agua corporal, retrasando la entrada de este líquido del espacio extracelular al intracelular. Por lo que favorece la eliminación renal de agua.
  • El cortisol inhibe la secreción de la propia melanocortina (precursor de ACTH), de la CRH y de la vasopresina.

Zona reticular

Es la más interna y presenta células dispuestas en cordones entrecruzados o anastomosados que segregan esteroides sexuales como estrógenos y andrógenos. Las células de la zona reticular producen una fuente secundaria de andrógenos como testosterona, dihidrotestosterona (DHT), androstendiona y dehidroepiandrosterona (DHEA). Estas hormonas aumentan la masa muscular, estimulan el crecimiento celular, y ayudan al desarrollo de los caracteres sexuales; secundarios.

¿Qué función tienen las glándulas suprarrenales?

Cada glándula suprarrenal tiene el aspecto de uno de esos sombreros de tres picos como el que usaba Napoleón, y descansa sobre la parte superior de un riñón, como si estos órganos llevaran puesto un tricornio (la palabra suprarrenal deriva del latín y significa precisamente encima del riñón). Estas glándulas endocrinas miden entre 2.5 y 5 cm de largo y pesan unos cuantos gramos cada una; sin embargo, producen más de tres docenas de hormonas. Las suprarrenales están constituidas por dos partes tan diferentes que en realidad se considera a cada una como si fuera un par de glándulas, una dentro de la otra. La corteza o parte externa es amarilla y recibe instrucciones principalmente de la hipófisis a través de la hormona adrenocorticotrópica. La médula o parte interna es de color café rojizo, y responde directamente a las órdenes del sistema nervioso. Todas las hormonas que segrega la corteza se parecen mucho en su estructura química, y reciben en conjunto el nombre de esferoides de los que hay tres tipos básicos: mineralocorticoides, cuya tarea fundamental es controlar el equilibrio de sodio y potasio en el organismo; glucocorticoides, que entre otras cosas contribuyen a elevar el nivel de glucosa en la sangre, y hormonas sexuales, tanto andrógenos como estrógenos. La médula suprarrenal segrega sólo dos hormonas: adrenalina y noradrenalina, que son las responsables de algunas de las reacciones que se producen en casos de pánico y de furia. Son vitales cuando una persona se encuentra en situaciones de emergencia porque preparan al organismo para combatir o huir de un peligro potencial echando mano de toda su energía.

¿Cuál es la reacción del sistema endocrino en caso de tensión?

Si nos van a operar o nos dicen que necesitamos operarnos, si nos vamos a examinar o a pedir un trabajo, si nos angustia el montón de cuentas que tenemos que pagar, si nos encontramos parados en un embotellamiento de tráfico, enzarzados en una violenta pelea o ante un ladrón armado, la tensión física y mental que cualquiera de estas situaciones produce exige de nuestro organismo esfuerzos especiales, a lo que responde de inmediato el sistema endocrino. La médula suprarrenal segrega adrenalina y noradrenalina, que hacen que el corazón lata más aprisa y que los pulmones inhalen más aire. El hipotálamo produce hormona liberadora de corticotropina, que hace segregar a la hipófisis hormona adrenocorticotrópica, la que a su vez estimula a la corteza suprarrenal para que vierta en la sangre glucocorticoides. El más importante de los glucocorticoides es el cortisol, también conocido como hidrocortisona, del que en caso de emergencia las suprarrenales pueden producir 20 veces la cantidad normal. Esta hormona prepara al organismo a enfrentar la tensión movilizando todas sus reservas energéticas. Extrae los aminoácidos almacenados en los músculos y en otros tejidos, ayuda a que lleguen al hígado y acelera su conversión en glucosa que tanto se necesita; también libera los ácidos grasos del tejido adiposo. La verdad es que todavía no ha quedado claro cómo pueden estos cambios ayudar a lidiar con las tensiones de la vida actual. Las hormonas son esenciales para enfrentar una lesión o una enfermedad, para huir de un animal en la selva o para entablar una lucha cuerpo a cuerpo con el enemigo, pero las tensiones de la civilización no exigen un esfuerzo físico de tal naturaleza y la secreción indiscriminada de hormonas que realmente no se necesitan puede tener un efecto nocivo sobre la salud.

Fuentes