Imipramina

De EcuRed
Imipramina
Información sobre la plantilla
Presentación farmacéuticaTabletas
Vía de administraciónVia Oral
Imipramina. Es un medicamento capaz de elevar las concentraciones de noradrenalina y serotonina a nivel cerebral. Las personas que padecen depresión u otros trastornos nerviosos presentan una disminución de determinadas sustancias como la noradrenalina y la serotonina en las células nerviosas del cerebro.

La imipramina al aumentar los niveles de noradrenalina y serotonina, alivia los síntomas de la depresión y de otros trastornos nerviosos. Provoca como efecto adverso retención urinaria, por lo que también se emplea para tratar la micción involuntaria por la noche en los niños.

Contenido

Indicaciones

La imipramina está indicada en el tratamiento de enfermedades depresivas tales como:

Contraindicaciones

Hipersensibilidad conocida a los antidepresivos del grupo de las dibenzoazepinas. Embarazo durante el primer trimestre. Disfunción hepática severa. Feocromocitoma. Disfunción renal severa. Infarto agudo del miocardio. Cualquier bloqueo cardíaco o arritmias cardíacas. Glaucoma de ángulo estrecho. Retención urinaria. Tratamiento concomitante con inhibidores de la monoamino-oxidasa.

Precauciones

Sensibilidad cruzada y/o problemas asociados: Los pacientes que no toleran un antidepresivo tricíclico pueden no tolerar tampoco otros antidepresivos tricíclicos. Reproducción/Embarazo.

Embarazo

Existen informes clínicos de malformaciones congénitas asociadas al uso de imipramina.

Parto

Se han reportado problemas cardíacos, irritabilidad, desórdenes respiratorios, espasmos musculares, ataques, retención urinaria en niños cuyas madres hayan tomado antidepresivos tricíclicos antes del parto.

Lactancia

La imipramina se ha encontrado en la leche materna.

Pediatría

No se recomienda el uso de la imipramina en niños menores de 12 años. Con excepción del tratamiento de la enuresis en niños de 6 años o mayores o en el tratamiento de los trastornos de déficit de atención con o sin hiperactividad en niños mayores de 6 años y en adolescentes.

Los niños son más sensibles que los adultos a la sobredosificación aguda, lo que debe considerarse grave y potencialmente mortal. Al aumentar la dosificación en niños aumenta el riesgo de efectos secundarios adversos, tales como alteraciones en el ECG, nerviosismo; trastornos del sueño, cansancio; en algunos niños, hipertensión o problemas gastrointestinales leves, sin que necesariamente se potencie el efecto terapéutico.

Los pacientes adolescentes pueden necesitar una reducción de la dosificación, ya que también son propensos a manifestar una mayor sensibilidad a la dosis.

Geriatría: Los pacientes de edad avanzada necesitan a menudo una reducción de la dosificación e incrementar la dosis más gradualmente para evitar la toxicidad, debido al enlentecimiento del metabolismo y/o de la excreción y al aumento de la relación tejido adiposo / tejido muscular.

Los pacientes de edad avanzada muestran un aumento de la sensibilidad a los efectos antimuscarínicos, tales como retención urinaria o delirio anticolinérgico, y un aumento de los efectos hipotensores y sedantes. Estos efectos adversos pueden dar lugar a un aumento de la ansiedad, conduciendo posiblemente a aumento innecesario de la dosis.

Si existe enfermedad cardiovascular se aumenta el riesgo de que se produzcan problemas en la conducción, arritmias, taquicardia, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca congestiva o Infarto de miocardio|infarto de miocardio.

La relación riesgo-beneficio debe evaluarse en los siguientes casos: Alcoholismo activo o tratado. Asma o Bronquitis. Arritmias cardíacas. Enfermedad cardiovascular e insuficiencia coronaria. Enfermedad cerebro-vascular. Diabetes mellitus. Epilepsia. Dolores de cabeza severos o frecuentes. Disfunción hepática o renal. Hipertiroidismo. Esquizofrenia paranoide. Enfermedad de Parkinson. Pacientes que han sufrido una simpatectomía. Pacientes potencialmente suicidas.

Puede producir somnolencia, la cual puede continuar al día siguiente a la ingestión, si esto ocurre no deberá conducir vehículos u operar maquinarias donde una disminución de la atención puede originar accidentes.

Si se produce el paso de depresión a manía en pacientes con trastornos afectivos bipolares, puede ser necesario suspender el medicamento y administrar fármacos para el control de la manía.

Reacciones adversas

Más frecuente

Mareos o sensación de mareos severos, visión borrosa, capacidad sexual disminuida, micción dificultosa, somnolencia, dolor de cabeza ligero, aumento del apetito, aumento de peso, inquietud, problemas para dormir, agitación o temblores y debilidad.

Menos frecuentes

Diarrea, hinchazón de los pies y la parte inferior de las piernas, latidos cardíacos rápidos, excitación o nerviosismo no habitual. Agranulocitosis. Hipotensión postural. Síndrome de retiro. Los efectos secundarios más comunes observados en niños sometidos a tratamiento con clorhidrato de imipramina para la enuresis son nerviosismo, perturbaciones del sueño, cansancio no habitual y náuseas o vómitos leves. También se han descrito estreñimiento, crisis convulsivas, ansiedad, cambios frecuentes en el estado de ánimo y desmayos. No obstante, cualquiera de los efectos secundarios descritos en adultos pueden presentarse también en niños.

Interacción medicamentosa

Algunos medicamentos que interaccionan con imipramina son: antagonistas del calcio (diltiazem, verapamilo), betabloqueantes (labetalol, propanolol), cimetidina, antihipertensivos (clonidina, guanetidina), antiepilépticos (carbamazepina, fenobarbital), simpaticomiméticos (fenilefrina, levarterenol), otros antidepresivos como fluoxetina, fluvoxamina y antidepresivos tipo IMAO (tranilcipromina, moclobemida). Deberán transcurrir 3 semanas entre el final del tratamiento con imipramina y el inicio del tratamiento con antidepresivos tipo IMAO. Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

Enuresis nocturna

El tratamiento farmacológico deberá iniciarse cuando fracasen otros métodos. Por v.o.: niños de 6 a 7 años (20-25Kg de peso): 25mg/d; niños de 8 a 11 años (25-35Kg de peso): 25-50mg/d; niños mayores de 11años (35-54Kg de peso): 50-75mg/d. el tratamiento no deberá extenderse por más de 3 meses, incluyendo le período de reducción gradual.

Enlaces externos

Fuente