Saltar a: navegación, buscar

Pterosaurio

Pterosaurio
Información sobre la plantilla
Pterosaurio.JPG
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Sauropsida
Orden:Pterosauria

Los Pterosaurios (Pterosauria, gr. lagartos alados) son un clado de saurópsidos Arcosaurios voladores que existieron durante casi toda la Era Mesozoica (228 a 65 millones de años). Fueron los primeros vertebrados en conquistar el aire.

Antecedentes arqueológicos

Sus alas estaban formadas por una compleja membrana sostenida por el cuarto dedo de la mano, que estaba hipertrofiado|. Su cuerpo estaba cubierto de pelo, preservado en fósiles de al menos tres especies distintas. Los fósiles de pterosaurios son muy comunes y se han hallado centenares de Especímenes en África, Asia, Australia, Europa, Norteamérica y Sudamérica.

Los pterosaurios no son dinosaurios, aunque sí convivieron con ellos durante decenas de millones de años. Tampoco son aves; aparecieron unos 75 millones de años antes y los antepasados de ambos son muy distintos.

Primeros Pterosaurios

Los primeros pterosaurios pertenecen al suborden de los ranforrincoideos o pterosaurios de cola larga. Los fósiles más antiguos de pterosaurios pertenecen al menos al Triásico superior. El más antiguo se llama Eudimorphodon. Es de pequeño tamaño, cola con extremo en forma de rombo, y dientes puntiagudos en ambas mandíbulas.

Los pterosaurios, desarrollados entre el Triásico tardío y principios del Jurásico, eran similares al Eudimorphodon; de pequeño tamaño, cola larga, y dientes (como el Rhamphorynchus, que tenía dientes que cerraban en forma de trampa, y el Scaphognathus, que era uno de los pterosaurios más hábiles en el vuelo). Scaphongnathus significa «mandíbula de barca», y se cree que pudieron devorar a otros pterosaurios. Los ranforrincoideos llegaron a ser muy abundantes en el Jurásico inferior y medio de Inglaterra, Alemania, India y Arizona.

La mayor abundancia y mejor preservación se da en los depósitos del Jurásico superior de Solnhofen (Baviera), yacimiento que constituye uno de los tesoros del conocimiento paleontológico más preciosos del mundo, con sus más de 600 especies inmaculadamente preservadas, en una caliza tan fina que antaño era utilizada en la impresión de litografías.

Pterosaurios voladores

Pterosaurio - Reconstrucción arqueológica

Los pterosaurios, que significa reptiles alados, fueron un orden de voladores fósiles, parientes de los dinosaurios, que presentaban diversas formas y tamaños.reptiles diápsidos. Algunos eran pequeños como gorriones, y otros, tan grandes que cada ala medía tanto como un autobús. Como las aves actuales, volaban, ponían huevos y tenían una vista muy aguda, con grandes ojos para divisar mejor la comida desde el aire a distancia.

Aparecieron a finales del Triásico, y durante 166 millones de años, un poco más que los dinosaurios, surcaron los cielos con éxito, sobre todo en el Jurásico superior y Cretácico inferior. Mucho antes de que existieran las primeras aves, los pterosaurios eran los únicos vertebrados voladores. A los expertos les costó un poco aclarar esta particularidad. Cuando se encontraron los restos del primer pterosaurio, los científicos no acababan de entender a qué tipo de criatura pertenecían aquellos huesos.

Algunos expertos creyeron que eran los esqueletos de un criatura marina, mientras que otros los atribuían a un animal volador. Tras observar algunos de los huesos con atención, los científicos se pusieron de acuerdo en que estos animales tenían que haber sido voladores. En efecto, se dieron cuenta de que los huesos principales eran delgados y huecos y estaban llenos de aire, lo que aligeraba considerablemente a los pterosaurios y les ayudaba a levantarse del suelo.

Alimentación

Podían pescar peces o atrapar insectos. También podían escapar volando de los dinosaurios hambrientos, y anidar en las alturas. Hasta ahora, los paleontólogos habían imaginado que virtualmente todos los pterosaurios vivían de manera similar a las aves depredadoras marítimas modernas, como las gaviotas o los pelícanos, que vuelan sobre la superficie de agos y océanos atrapando los peces que se aventuran a nadar cerca de la superficie.

Pero un estudio de la anatomía de los azdárquidos, sus huellas y la distribución de los fósiles, realizado por Mark Witton y Darren Naish, muestra que este estereotipo no es aplicable a todos los reptiles voladores, y que algunos estaban plenamente adaptados a la vida terrestre. No todos vivieron en tierra sino en los árboles. Algunas especies probablemente eran arborícolas, y se desplazaban como los actuales Murciélagos frugívoros, que se alimentan de fruta: colgados cabeza abajo y agarrándose a las ramas. Los pterosaurios tenían diversas maneras de elevarse.

Fisiología

Los pterosaurios poseían un fino recubrimiento piloso, como puede apreciarse en algunos especímenes de Solnhofen y también, de forma aún más clara, en nuevos materiales procedentes de Kazajistán. El pelaje constituye un indicador muy fiable: la mayoría de los paleontólogos acepta que los pterosaurios eran animales de sangre caliente. Este rasgo posibilitaría la elevada tasa metabólica necesaria para desarrollar una activa existencia voladora. No hay duda de que los pterosaurios batían las alas al volar, pese a que algunas de las formas del Cretácico tardío eran tan grandes que debe suponerse que, en vez de batir las alas, planeaban.

El estudio de los hábitos de los pterosaurios ha mejorado mucho gracias al uso de rayos-X en el cráneo de estos animales. Se piensa que poseían una vista muy aguda. También se sabe que fueron presa de ejemplares de Spinosaurus. Se sabe muy poco de su reproducción, aunque se sabe que efectivamente ponían huevos. La antigua creencia de que los pterosaurios no volaban demasiado bien ya no se sostiene. Al fin y al cabo, no sirven de nada unas alas tan evolucionadas que no sirven para volar. Sin embargo, la teoría sobre su carrera bípeda sí está siendo muy cuestionada.

Fuentes