Saltar a: navegación, buscar

Reunión en Altos de Mompié (Sierra Maestra, 3 de mayo de 1958)

(Redirigido desde «Altos de Mompié»)
Reunión de Altos de Mompié
Información sobre la plantilla
Fidel Castroalto mompie.jpg
Fecha:3 de mayo de 1958
Lugar:Altos de Mompié, Sierra Maestra, Bandera de Cuba Cuba
Resultado:
Fidel Castro fue designado Secretario General del Movimiento 26 de Julio y Comandante en Jefe de todas las fuerzas revolucionarias.
Consecuencias:
Reunión decisiva para el triunfo revolucionario convocada por Fidel Castro para la continuidad exitosa de la lucha revolucionaria
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba
Líderes:
Fidel Castro
Ejecutores o responsables del hecho:
Vilma Espín, Celia Sánchez, Haydée Santamaría, Luis Buch, Marcelo Fernández, Che Guevara, Ñico Torres, Enzo Infante, René Ramos Latour , Faustino Pérez, y David Salvador.
Organizaciones involucradas:
Dirección Nacional del Movimiento Revolucionario 26 de Julio

Reunión de Altos de Mompié. Fue una reunión decisiva para el triunfo revolucionario convocada por el máximo jefe guerrillero en la Sierra Maestra, Fidel Castro para la continuidad exitosa de la lucha, después del fracaso de la Huelga General Revolucionaria del 9 de abril de 1958.

Reunión de la Dirección Nacional del Movimiento Revolucionario 26 de Julio

Sesionó la reunión de la Dirección Nacional del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, en el lugar conocido como Altos de Mompié, a unos mil 200 metros sobre el nivel del mar, en el actual municipio granmense de Bartolomé Masó.

El tema principal de esta reunión fue un análisis exhaustivo y crítico del fracaso de la huelga del 9 de abril de 1958 cuyo objetivo era precipitar la derrota del tirano Fulgencio Batista, resultando todo lo contrario porque se subestimó la participación de la clase obrera en la misma y se priorizaron las acciones combativas en las ciudades, que se convirtieron en un fracaso y dejaron un saldo de más de un centenar de combatientes caídos, centenares tuvieron que pasar totalmente a la clandestinidad, alzarse o exiliarse.

Obviamente, el análisis de las causas del fracaso de la huelga ocupó la mayor parte del tiempo en la agenda. Todavía Salvador y los representantes obreros se oponían a toda participación del Partido Socialista Popular en la lucha. Tal concepción sectaria, de que las secciones obreras de los demás movimientos revolucionarios tenían que obligatoriamente seguir a la zaga de la del M-26-7, sin previa consulta ni acertada coordinación con ellos, había sido uno de los factores que incidió negativamente en el resultado del levantamiento del 9 de abril.

A Faustino se le criticó su sobrevaloración de las posibilidades de las milicias de la capital y su subestimación de las fuerzas de la tiranía. También Daniel adoleció de esa misma falta de visión, pues las milicias del llano nun­ca habían sido entrenadas para una acción de tal envergadura.

Hubo consenso entre los participantes de que se imponía la necesidad de una dirección única por lo que Fidel asumió como Co­man­dante en Jefe de la Sierra y el llano y secretario general del Movimiento 26 de Ju­lio. Delio Gómez Ochoa fue designado coordinador en La Habana y Ñico Torres, para el frente obrero. Se acordó enviar a Hay­dée como delegada especial del Movi­miento en el exterior.

Esos resultados adversos situaron al movimiento revolucionario en uno de los momentos más difíciles de todo el proceso de la lucha contra la tiranía, mientras que el régimen, envalentonado por su aparente victoria, decidió lanzar contra la Sierra Maestra una ofensiva general con 10 MIL soldados para acabar totalmente con la lucha en las montañas y con el Comandante en Jefe, de ahí que este plan fuera denominado “Fin de Fidel”.

Participantes

En la reunión de Altos de Mompié, fue fundamental que los participantes razonaron, criticaron y también realizaron los cambios pertinentes en las estructuras de dirección para favorecer el triunfo definitivo, en lo cual prevaleció el sentido de la unidad, el prestigio y la autoridad moral de Fidel.

Fidel, como indiscutible líder de la Revolución Cubana, presidió el encuentro. Participaron ade­más Vilma Espín, Celia Sánchez, Haydée Santamaría, Luis Buch, Marcelo Fernández, el dirigente sindical Ñico Torres, Enzo Infante, René Ramos Latour (Daniel, jefe de las milicias del llano), Faustino Pérez, coordinador del Movimiento en la capital, y David Salvador Manso (luego traidor, después de 1959), jefe de la sección obrera del M-26-7. A propuesta de Daniel, se invitó al Che.

Resultados

De la reunión salió el líder guerrillero Fidel Castro como jefe supremo de la lucha en la Sierra y el llano y Secretario General del Movimiento 26 de Julio lo cual resultó vital para la unión, pero especialmente para la toma de decisiones al enfrentar, días después, la arremetida feroz de la tiranía de Batista, que avanzó hacia las montañas envalentonada en una Ofensiva de Verano, denominada Plan FF (Fin de Fidel o Fase Final).

Fuente