Saltar a: navegación, buscar

Arroyo Apolo (Arroyo Naranjo)

Arroyo Apolo
Información sobre la plantilla
Consejo Popular Poey de Cuba
EntidadConsejo Popular Poey
 • PaísBandera de Cuba Cuba
 • ProvinciaLa Habana
 • MunicipioArroyo Naranjo
Población 
 • Total737 040 es su población aproximada, hab.
Señora de la Caridad Arroyo Apolo 01.JPG

Arroyo Apolo. Barrio del municipio de La Habana. Como todos los del municipio, es urbano, integrante de La Habana. Es una de las localidades que conforman desde su creación en el año 1992, del Consejo Popular Víbora Park en el municipio Arroyo Naranjo.

Ubicación

Arroyo Apolo está situado a siete kilómetros del Capitolio Nacional, por la carretera de La Habana a Santiago de las Vegas. Fue fundado en 1843 por la Casa Portazgo, a orillas del arroyo de su nombre, siendo dependencia de la jurisdicción de Arroyo Naranjo. En el año 1858 contaba con 109 habitantes y una famosa taberna frecuentada por los viajeros. Con el transcurso de los años el crecimiento de la capital lo incorporó como uno de sus barrios.

Historia

Los siglos XVII y XVIII marcan el surgimiento de varios núcleos poblacionales. La aparición de humildes caseríos rodeados de estancias y sitios de labranza, proporcionaron, con el tiempo, el advenimiento de barrios citadinos como Arroyo Apolo.

Es una de las antiguas localidades habaneras existentes al norte del Río Almendares. Este barrio proviene del período republicano y del colonial, formado dentro de la añeja jurisdicción del partido judicial del Calvario de Río Hondo.

Fue fundado en 1735, con 23 estancias en treinta y cuatro caballerías de tierra. El estanciero Rodrigo Polo aportó su apellido para identificar el arroyo que irrigaba sus tierras. El poblamiento de este lugar se fija para el año 1588 y en el año 1651, el heredero del corral capitán Juan Castellón pone como argumento a la solicitud para la fundación de un ingenio y estancia, que dispone de gente en la cabeza del Arroyo Polo.

El cuartón de Arroyo Apolo, en el año 1841 estaba en la jurisdicción de Jesús del Monte.

Hechos relevantes

Arroyo Apolo1.JPG
En 1851, el Capitán General Jerónimo Valdés, dividió los terrenos externos a las murallas en seis barrios que serían reconocidos como parte de la ciudad., entre estos se encontraba Arroyo Apolo. Esa sería la primera ampliación del término jurisdiccional de la capital.

El caserío asentado en los márgenes de la localidad, se encuentra en la confluencia de los caminos de San Agustín de Managua, Calvario y de la carretera que pasa por Arroyo Naranjo y Calabazar. Se halla a muy corta distancia por el sur del caserío de la Víbora, a una legua del citado pueblo de Arroyo Naranjo y poco más o menos a la misma distancia del pueblo de El Calvario.

Este reparto estaba formado por las fincas de las familias Pulido y Pineda, las tierras parceladas fueron asentamientos de algunas familias criollas.

Para finales del siglo XVII, producen azúcar una veintena de ingenios en la cuenca del río La Chorrera, la deforestación demuele los ingenios de la cuenca del Río Luyanó y del Arroyo Apolo subdivididos en estancias de labor trabajadas mayormente por colonos de origen canario, que explotaban como arrendatarios, partidarios y/o propietarios. Como propietarios, los vecinos alcanzaron, al menos, la cifra de 138 dueños de estancias.

En esta localidad se encuentra una de las casas de uso civil más antiguas del municipio Arroyo Naranjo, la estancia San José de Bellavista.

El 20 de marzo de 1897, las fuerzas del Regimiento General de Brigada Juan Bruno Zayas Alfonso, al mando del Capitán José Cadalzo Ceresio, vadeando el río entre Mantilla y Arroyo Apolo asaltaron el bodegón de Arroyo Apolo; en las calzadas de 10 de octubre y Ataque Mambì. Las fuerzas españolas que cubrían el camino hacia la Víbora asistieron al sitio. En el encuentro con los españoles, los atacantes sufrieron dos heridos, y el propio Cadalso sufrió una contusión en el brazo izquierdo al resultara herido su caballo. No obstante lograron saquear la bodega y recuperar una carga de mercancías. Hoy en este lugar existe una tarja alegórica a esta fecha.

Desarrollo social

Con el proceso de urbanización desarrollado en la Víbora, Lawton, Santos Suárez (Diez de Octubre), Arroyo Apolo y otros territorios habaneros a principios del siglo XX. el señor José Genaro Sánchez, -en 1906-, parcela y comienza a vender lotes de terreno en la parte de la estancia que iba desde su límite con el Reparto Rivero hasta la actual Calle Bellavista. Previamente, denominó con su nombre la calle inicial al Norte del crucero ferroviario del actual Café Colón y otorgó a las dos primeras calles al Sur, el nombre de sus padres Beatriz y Leonardo, Calle Santa Beatriz y Calle San Leonardo. La vía, que quedó abierta frente a la casa de la estancia, tomó el nombre de Bellavista. Y a la que se nombraba San José, se le cambia por Kessel. En ocasión de la muerte de su hijo Gustavo Sánchez Galarraga, bautiza con su nombre a una corta calle más al Sur y al Oeste de la Calzada de Jesús del Monte.

En 1913 tiene lugar un segundo reparto, con la venta a la empresa norteamericana, Víbora Land Co., del resto de la estancia hasta la Calle Madama al sur.

En la División político-administrativa de la República Neocolonial y hasta el año 1963 aparece Arroyo Apolo como un barrio del municipio La Habana.

Deporte

Al comenzar el siglo XX, en este territorio, la afición deportiva más practicada fue la equitación, muy relacionada con la economía y el transporte de la época. Las habilidades deportivas se ponían a prueba en los torneos organizados en cada pueblo, al conmemorar las fiestas patronales cada año.

Las habilidades ecuestres se mantienen como parte de la tradición cultural territorial. En la década del 30, en la Finca Madama de Arroyo Apolo, se efectuaban romerías de asociaciones españolas en las cuales se incluía la monta de novillos semejantes a esta práctica del rodeo.

En la década del 50, un obrero de la Planta Santa Beatriz ubicada en Arroyo Apolo nombrado Miguel Delgado Fernández, llegó a ser el tercer torero cubano, que dio lauros a Cuba en el campo del deporte taurino actuando en México, donde el éxito le hizo recibir ofertas desde España que no pudo cumplir porque la compañía le negó el permiso de 6 meses solicitado para trasladarse a ese país y no quería correr el riego de perder el empleo. Ante esta disyuntiva escribió al Periódico Local Juventud una carta abierta para dar a conocer su caso e influir en la compañía, cuyos directivos, casi en su totalidad eran vecinos de Arroyo Apolo y Santa Amalia.

El terreno más conocido en Arroyo Apolo lo fue en la Finca de los Pineda, hoy Víbora Park, donde jugaba Antonio Pineda quien llegó a jugar la Pelota Amateur en el equipo de los artesanos. Jugaron aquí entonces Goicochea, los Hermanos Crespo y otros que formaban un equipo local. Surgió aquí José Miguel Pineda como lanzador, quien a finales de la década del 50, jugó en la liga juvenil del Estadio Rafael Conte.

Como antecedente del juego más universal, el balompié en este territorio se encuentran en la década del 20 las ya referidas romerías en la Finca Madama de Arroyo Apolo que incluía encuentros de balompié entre equipos de sociedades hispanas.

Fuentes

  • Diagnóstico del Consejo Popular Víbora Park.
  • Diagnóstico de la Dirección Municipal de Cultura Arroyo Naranjo, 2011-2015
  • Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Primera parte (1510-1898). Tomo II Acciones Combativas. Ciudad de La Habana: Ediciones Verde Olivo, 2004.
  • García Pérez-Rolo, Luis Raúl. Historia de Arroyo Naranjo
  • García Pérez-Rolo, Luis Raúl. La Independencia en el actual Arroyo Naranjo. La Habana: Ediciones Extramuros, 2006
  • Rensoli Medina. Rolando J. La Habana: ciudad azul. La Habana: Ediciones Extramuros, 2008
  • Segundo Arias, Orlando. San José de Bellavista. Más allá del mito y la leyenda, 2002
  • guije.com