Saltar a: navegación, buscar

Australia (Fauna)

Representación de la fauna australiana
Información sobre la plantilla
FloraFaunaA.jpg
Concepto:La Fauna Australiana es extremadamente diversa con animales únicos tales como el canguro, equidna y el koala. Tiene un alto porciento de endemismo y gran variedad de especies y subespecies representativas de la fauna mundial.

Fauna australiana. Concentra una gran variedad de animales únicos. Son endémicos de Australia el 83% de mamíferos, el 89% de reptiles, el 90% de peces e insectos y el 93% de anfibios que habitan el continente.

Orígenes

Dos causas fundamentales han determinado la originalidad de la fauna australiana: las geológicas y las climatológicas. La permanencia y evolución de la fauna presente hoy día fue aparentemente definida por el clima y la geología únicos del continente. Conforme Australia sufría la deriva continental, se iba aislando de los efectos del cambio climático global. Así, la fauna única originada en Gondwana, como la marsupial, pudo sobrevivir y diversificarse por radiación adaptativa en Australia.

Posteriormente al Mioceno la fauna original asiática pudo también establecerse en Australia. La línea de Wallace, línea hipotética que separa las regiones zoogeográficas de Asia y Australasia, se adapta a la frontera de la placa tectónica euroasiática con la indoaustraliana. Esta frontera continental impidió la formación de corredores zoológicos que favorecieran una migración asiática, a excepción de la avifauna. Debido a la emergencia de la corriente circumpolar en el Oligoceno medio, hace aproximadamente 15 millones de años, el clima australiano comenzó a sufrir una marcada crisis de aridez, lo que permitió la diversificación de los taxa especializados, a la vez que los humedales tropicales y zonas estacionalmente húmedas permitieron el desarrollo de especies adaptadas a este tipo de medio.

Australia posee una amplia historia fósil de mamíferos, así como también una gran variedad de mamíferos extintos, fundamentalmente de marsupiales. Aunque marsupiales y placentados coexistieron en Australia en el Eoceno, sólo los marsupiales han sobrevivido hasta el presente. No obstante, los mamíferos placentados reaparecieron en Australia en el Mioceno, cuando Australia se acercó a Indonesia, y los murciélagos y roedores iniciaron su aparición en el registro fósil. Los marsupiales evolucionaron hasta ocupar nichos ecológicos en muchos casos similares a los de los placentados de Eurasia y Norteamérica, mediante un fenómeno de convergencia adaptativa. Por ejemplo, el súper depredador australiano, el tilacino o lobo de Tasmania, guarda cierta semejanza con algunos cánidos como el lobo gris paleártico; los Petauridae y las ardillas también muestran adaptaciones similares para su vida arbórea; y el Numbat y el oso hormiguero poseen también similitudes en su dieta insectívora.

Causas del endemismo

Este alto nivel de endemicidad puede ser atribuido al aislamiento del continente, a la estabilidad de su tectónica y al efecto de inusuales pautas de cambio climático, que afectan asimismo al suelo y a la flora, a lo largo del tiempo geológico. La colonización de Australia por sus habitantes aborígenes hace más de 40.000 años, y por europeos a partir de 1788, produjo un fuerte impacto en su fauna. La caza, introducción de especies alóctonas, y la modificación de los usos del suelo y la consiguiente destrucción de hábitats condujeron a un gran número de extinciones. Por ejemplo, se extinguieron el loro del Paraíso, bandicut y Potorous platyops (un potórido).

Mamíferos

Representan el 83% de la fauna australiana mayoritariamente endémico. Se califican atendiendo a las características de cada subespecie.

Monotremas

Los monotremas son mamíferos que ponen huevos en vez de tener a sus crías del vientre. Dos de las cinco especies conocidas de monotremas son australianas: el ornitorrinco y el equidna. El ornitorrinco, un mamífero ovíparo con aspecto de pato y de vida anfibia, es una de las criaturas más extrañas del reino animal. Otro extraño monotrema es el equidna: erizado de espinas, posee un morro tubular y una lengua capaz de salir y entrar en la boca cerca de cien veces por minuto para capturar termitas, su principal alimento.

Marsupiales

Australia es también la morada de la mayor y más diversa selección de marsupiales, mamíferos con una bolsa o marsupio en la que sus crías completan su desarrollo embrionario. Los marsupiales carnívoros (orden Dasyuromorphia) están representados por dos familias actuales: los Dasyuridae, con 51 miembros, y los Myrmecobiidae, con el Numbat como único superviviente.
El tilacino o lobo de Tasmania es el mayor Dasyuromorphia y el último espécimen viviente de la familia Thylacinidae, puesto que el último ejemplar murió en cautividad en 1936. Pero el marsupial carnívoro de mayor tamaño actual es el diablo de Tasmania: posee el tamaño de un perro pequeño y sus hábitos son de caza y carroñeo.
Los omnívoros marsupiales incluyen a los bandicuts y a los bilbies, dentro del orden Peramelemorphia. Existen siete especies en Australia, la mayoría de las cuales están en peligro. Se trata de pequeñas criaturas con algunas características físicas destacables: un cuerpo regordete del cual se proyecta un largo y delicado morro, largas orejas erectas, estilizadas piernas y una cola delgada. El origen evolutivo de este grupo es incierto, pues conjugan características de marsupiales carnívoros y herbívoros.
Los herbívoros marsupiales son clasificados dentro del orden Diprotodontia. Uno de los marsupiales australianos más populares, el koala, es una especie arbórea que se alimenta de las hojas de unas 120 especies de eucaliptos. Los wombats, por otra parte, viven en el suelo y se alimentan de gramíneas, ciperáceas y todo tipo de raíces. Los wombats emplean unos dientes similares a los de los roedores para alimentarse y poseen fuertes garras para cavar madrigueras; sus hábitos son nocturnos y crepusculares.

Mamíferos placentados

Australia tiene dos órdenes de mamíferos placentados autóctonos: los murciélagos, orden Chiroptera, representado por seis familias, y los roedores de la familia Muridae. Las especies con mayor número de representantes son: dingo, conejo europeo, el zorro rojo o la liebre, gato, ciervo, gamo, caballo, cerdo, cabra, búfalo, antílope, el dromedario, el ratón doméstico y dos especies de ratas, la negra y la marrón.

Mamíferos marinos

Existen hasta el momento identificadas cuarenta y seis especies de mamíferos marinos del orden Cetacea. Se encuentran en aguas costeras australianas,. Existen nueve especies de ballenas, incluyendo a la gigantesca ballena jorobada. Hay 37 especies de ballenas dentadas, que incluyen a seis géneros de la familia Ziphiidae, y 21 especies de delfines oceánicos, incluyendo una especie descrita en 2005 denominada Orcaella heinsohni. Diez especies de focas y leones marinos, representantes del orden Pinnipedia, viven en la costa oeste de Australia y en los territorios subantárticos australianos.

Aves

Australia alberga más de ochocientas especies de aves, de las cuales unas 350 son endémicas de la región zoogeográfica Australasia, que agrupa a Australia, Nueva Guinea y Nueva Zelanda. Se clasifican en terrestres y acuáticas, según su hábitat.

Aves terrestres

Los loros australianos comprenden la sexta parte de la diversidad mundial del orden, incluyendo a buena parte de las cacatúas. El kookaburra es el representante de mayor tamaño de los martines pescadores, de la familia Alcedinidae, cuyos sonidos, semejantes a carcajadas humanas, pueden oírse a gran distancia.
Los pájaros de Australia, incluyen a los: chochines, petirrojos australianos, golondrinas de bosque, Acanthiza, parladotes, melífagos, subepalos, pájaros lira, aves del paraíso y a los pájaros jardineros.
El pájaro jardinero, es un ave que fascina a los etólogos, posee un complejo cortejo en el cual los machos crean una especie de colorido jardín, el cual atrae a otros rivales y a las hembras, que evalúan mediante la complejidad de la estructura a sus posibles parejas.

Aves marinas

Unas 200 especies de aves marinas viven en la costa australiana, como por ejemplo especies migratorias. Australia es el límite meridional de la vía asiática-australasiática de migración de aves acuáticas, que se extiende desde Rusia y Alaska por el Sudeste asiático hasta Australia y Nueva Zelanda. Cerca de dos millones de aves emplean esta ruta para llegar a Australia cada año. Un ave frecuente es el pelícano australiano, que es común en las vías de agua. El pingüino azul es el único pingüino que cría en Australia.

Anfibios

Australia posee cuatro familias de ranas nativas y una de sapos, introducida, que merece ser destacada: sapo de las cañas. En 1935 el sapo de las cañas fue introducido con intención, fallida, de controlar las plagas de la caña de azúcar. En poco tiempo, se convirtió en una plaga mayor, proliferando en el norte australiano. Para competir con los insectívoros nativos, el sapo de las cañas produce un veneno tóxico para la fauna nativa, así como para los humanos. Las ranas arbóreas, de la familia Hylidae, también son comunes en zonas de elevada pluviosidad en las costas este y norte de Australia; presenta 77 especies, en tres géneros. La distribución de 18 especies de dos géneros de los Microhylidae se restringe a las selvas tropicales; la especie con representantes más diminutos, Cophixalus exiguus, pertenece a esta familia.

Reptiles

Australia es el único continente donde el número de serpientes venenosas excede al de sus parientes inocuas. Las serpientes aquí presentes comprenden siete familias. De éstas, las más venenosas son: la serpiente escalera o serpientes tigre.

Lagartos

Hay más lagartos en Australia que en cualquier otro lugar del mundo, con representantes de cinco familias. Existen 114 especies de 18 géneros de gecos, distribuidos en todo el continente. Los Pygopodidae, familia endémica de la región australiana, se ven representados por 34 especies de ocho géneros. Los largartos dragón, poseen 66 especies en 13 géneros, tales como el moloc, el dragón y el clamidosaurio de King Hay 28 especies de varanos, saurios de la familia Varanidae. Por último, existen 359 especies de Scincidae, procedentes de 38 géneros, que corresponden al 50% de la fauna de lagartos de Australia; este grupo incluye a los lagartos de lengua azulada.

Cocodrilos

Australia posee cocodrilos marinos y de agua dulce. Los marinos, como Crocodylus porosus, son las especies de cocodrilo de mayor tamaño actuales; pueden alcanzar hasta 7 m de longitud y 1000 kg de peso, por lo que son capaces de matar a los humanos. Se distribuyen en hábitats costeros y en estuarios, y son criados en granjas para obtener carne y pieles. Los cocodrilos de agua dulce, situados en el norte de Australia, no se consideran peligrosos para los humanos. Tortugas marinas La costa australiana es visitada por seis especies de tortugas marinas: la tortuga verde, la tortuga carey la tortuga cabezona y la tortuga laúd; todas ellas están bajo algún estatus de protección en aguas australianas. Hay 29 especies de tortuga de agua dulce, procedentes de 8 géneros de la familia Chelidae. La tortuga de nariz de cerdo es el único miembro de esta familia aquí representado.

Peces

Australia alberga más de 4400 especies de peces; de éstas, el 90% son endémicas. Sin embargo, dada la escasez de ríos en el continente, sólo posee 170 especies de peces dulceacuícolas.

Peces de agua dulce

Una de las especies de agua dulce de menor tamaño del oeste australiano, el pez salamandra. Puede sobrevivir a la desecación estival enterrado en el fango. Hay especies de gran antigüedad. Éstas corresponden a lampreas, peces gato, sardinas, peces arcoíris y unas 50 especies de Eleotridae. Las especies dulceacuícolas nativas incluyen a la perca. Dos especies de tiburones de agua dulce amenazados también se encuentran en la zona septentrional. Son frecuentes cinco especies de peces exóticos de agua dulce, como las truchas marrón y arcoíris, de Brook, y el salmón atlántico o el salmón del Pacífico, la perca europea y la carpa común.

Peces marinos

La mayoría de especies de peces australianos son marinas. Los grupos de mayor interés incluyen a las morenas, cuyos machos incuban los huevos en una bolsa especializada. Hay 80 especies de meros, entre los cuales cabe destacar pez óseo más grande del mundo, y el mero gigante, que puede alcanzar los 2.7 m de longitud y los 400 kg de peso.
La Gran Barrera de Coral alberga una diversidad enorme de peces de arrecife de pequeño y mediano tamaño, como, por ejemplo, peces payaso, peces mariposa, gobios y peces globo. Existen también peces venenosos, todos ellos mortales para el hombre donde sobresale el pez globo.
También viven once especies venenosas de rayas. La barracuda es una de las mayores especies que viven en el arrecife. Pese a toda esta riqueza, están desaconsejadas las capturas en este hábitat debido al envenenamiento por ciguatera. Los tiburones habitan en las aguas costeras y de estuarios. Hay 166 especies pertenecientes a distintos taxones. Invertebrados
Invertebrados
De las 200.000 especies animales presentes en Australia, cerca del 96% son invertebrados. Se considera que el 90% de los insectos y moluscos son endémicos. Los invertebrados ocupan buena parte de los nichos ecológicos que sustentan el ecosistema, ya como descomponedores, polinizadores o como sustrato del eslabón trófico superior.

Insectos

Es el grupo más diverso, suponen el 75% de la fauna australiana conocida. Los órdenes de insectos más ricos son los coleópteros, como los escarabajos, con 28.200 especies; los lepidópteros, como las mariposas, con 20.816 especies; los himenópteros, como las hormigas o las avispas, con 12.781 especies; los dípteros, como las moscas y mosquitos, con 7.786 especies; los hemípteros, como los áfidos, con 5.650 especies; y los ortópteros, como los grillos y saltamontes, con 2.827 representantes Arácnidos Australia posee una amplia variedad de arácnidos, de entre los que destacan 135 especies de arañas. Existen algunas muy venenosas, como las arañas de embudo o la viuda negra, cuyas picaduras son mortales. Hay cientos de especies de ácaros. Ocho especies de pseudo escorpión y nueve de escorpión.

Invertebrados marinos

Una gran variedad de invertebrados marinos se encuentran en aguas australianas, con la Gran Barrera de Coral como estandarte en biodiversidad. Se encuentran poríferos, como las esponjas marinas; cnidarios como las medusas y pólipos; ctenóforos, similares a medusas; equinodermos como las holoturias y erizos y estrellas de mar; y moluscos como los caracoles y babosas de mar, quitones, sepias, pulpos y calamar. Las especies venenosas incluyen al cubozoo del género de pulpos y los conos, pertenecientes a la familia de gasterópodos Conidae, cuyo contacto produce un fallo respiratorio y la consiguiente muerte en humanos.
Hay muchos crustáceos únicos en aguas australianas. La clase más conocida, la Malacostraca.alberga algunos órdenes y otras categorías taxonómicas representados en Australia, como los decápodos, los braquiuros, anomuros, cangrejos paguroideos, cigalas, gambas y los camarones.

Animales Peligrosos

Australia es un país muy seguro si lo comparamos con casi cualquier otro país del mundo. Pero como en cualquier país o región, hay algunos peligros que se pueden fácilmente evitarse si las personas conocen de ante mano como evitarlos o remediarlos. Entre los más peligrosos podemos mencionar:

Serpientes
En Australia viven nueve de las diez especies de serpientes más mortíferas del planeta. De hecho, de las 25 especies más venenosas, 21 de ellas son nativas del continente australiano. En el primer puesto de esa lista está la Inland Taipan, conocida también como la "Serpiente Feroz". La máxima cantidad de veneno de la que se tiene conocimiento en una mordedura de esta serpiente es de 110mg. Esta cantidad es más que suficiente para matar a más de 100 personas o 250,000 ratones. La Serpiente Feroz vive en tierras relativamente deshabitadas del sur oeste del estado australiano de Queensland, así que, afortunadamente, no hay muchos casos de gente que haya sufrido de su mordedura.
En segundo lugar nos encontramos a la Serpiente Marrón Australiana. Un 14/000 de una onza del veneno de esta serpiente sería suficiente para matar a un ser humano.
Las serpientes australianas raras veces expulsan veneno cuando muerden para defenderse, como la capacidad de inocular veneno en la víctima es voluntaria, todas las serpientes venenosas son capaces de morder sin inyectar una gota de veneno. La mordedura de estas serpientes es por lo general inocua si lo que pretenden es asustar a la víctima y no desaprovechan veneno. El evenenamiento por una mordedura de serpiente sucede en tan solo 1 de cada 10 casos.
Si se toman unas precauciones muy simples podemos evitar encuentros desagradables, en primer lugar, nunca se debe molestar a ningún animal peligroso, incluidas las serpientes. No se debe intentar capturar a una serpiente. Es aconsejable llevar calcetines gordos y botas si se va a hacer cualquier tipo de senderismo. Evitar levantar grandes rocas o troncos y ramas caídos, si una serpiente está a poca distancia y la persona se da cuenta, no debe cundir el pánico, hay que quedarse quieto y esperar a que la serpiente se vaya.

Arañas
La araña de espalda roja, es posiblemente las más famosa, o infame, araña australiana. Parecida a la Viuda Negra, la picadura de la araña de espalda roja puede causar una reacción bastante dolorosa y tiene el poder de en ocasiones causar la muerte.
Decimos que tienen el poder de ser mortales porque aunque ha habido 13 muertes atribuidas a esta especia de araña, la última muerte se produjo en 1955. En 1956 se descubrió un antídoto que hoy en día se puede encontrar fácilmente. La araña de espalda roja no se encuentra normalmente en áreas naturales, es, por tanto, una especie menos de la que hay que preocuparse cuando se hace senderismo. La presencia de arañas de espalda roja ha decaído considerablemente en Australia desde que se ha reducido el número de baños situados en el exterior. Normalmente se encuentran en zonas de obras y en áreas donde la naturaleza ha sido alterada. En Australia existen otras arañas potencialmente peligrosas.

Tiburones
Las zonas en los que estos escualos están muy presentes son en las aguas del sur de Queensland, Nueva Gales del Sur, Australia del Sur y Australia Meridional.Los tiburones, simplemente, no nos ven como su fuente de comida, y la mayoría de los ataques que se producen en humanos son porque el tiburón nos ha confundido: un surfero tumbado sobre una tabla de surf tiene mucho parecido con una tortuga si se le observa por debajo de la superficie del agua.
De nuevo, si se actúa con cuidado, se puede reducir mucho el riesgo. No hay que alejarse de la costa nadando si se está solo. Mantenerse en grupo. Evitar el nadar con animales domésticos o cerca de personas que estén pescando con caña o arpón y, tampoco si se tiene una herida abierta. No nadar en un área en la que se han avistado tiburones.

Fuente