Saltar a: navegación, buscar

Batalla de Cabinda

Batalla de Cabinda
Información sobre la plantilla
Batalla de Cabinda-2.JPG
Fecha 8 - 12 de noviembre de 1975
Lugar Cabinda, Bandera de Angola Angola
Resultado Victoria cubano-angolana.
Beligerantes
FAPLA
Bandera de Cuba Cuba
Zaire
FLEC
Comandantes
Ramón Espinosa -
Fuerzas en combate
1000 faplas
231 cubanos
-
Bajas
- 1600 hombres

Batalla de Cabinda. Se desarrolló en la provincia de Cabinda, en Angola. Se enfrentaron las tropas internacionalistas cubanas y la FAPLA contra ejército de Zaire. Constituyó una costosa derrota a los separatistas del FLEC[1] y en especial al ejercito de Zaire.

Antecedentes

Angola colonia portuguesa hasta 1975, gana su independencia en parte gracias al sacrificio de sus hijos y en parte gracias a la revolución de los claveles de los militares portugueses del 25 de abril de 1974, que en sus primeras medidas declara el derecho a la independencia de las colonias de Portugal, reconociendo a tres movimientos guerrilleros angolanos de los que enfrentaron para cederles los derechos de un gobierno de transición hasta el 11 de noviembre de 1975, fecha en que nacería la República Popular de Angola; de estos uno solo, el MPLA[2], representaba los genuinos intereses de los angolanos, las otras dos fuerzas rivales se unen contra este en una lucha por el poder en la cual el FNLA[3] es apoyado por Zaire en sus pretensiones de sacar una buena tajada de la herencia colonial y la UNITA busca alianza con Sudáfrica que espera colocar un gobierno en Luanda acorde a sus intereses.

Pese al involucramiento de naciones extranjeras en el conflicto angolano y el apoyo en armas y dinero a las otras dos agrupaciones, el MPLA se erige vencedor al tener un fuerte apoyo popular y desaloja al resto de los movimientos de Luanda, pero la incipiente revolución se ve acosada desde todas las direcciones, por el norte las fuerzas de Mobuto y del FNLA ocupan las provincias de M´Banza y Uige amenazando con avanzar sobre la capital y por el sur fuerzas conjuntas de la UNITA y Sudáfrica, se preparan con el mismo objetivo y se instalan en el complejo hidroeléctrico de Calueque y Ruacaná, ambas con el propósito de asumir el gobierno el día 11 de noviembre cuando por los acuerdos de Alvor Angola declararía su independencia; Cuba desde antes de la caída colonial cooperaba con los movimientos de liberación de muchos países del continente africano y el MPLA no era ajeno a la solidaridad cubana por lo que la respuesta de La Habana ante la amenaza contrarrevolucionaria no se hace esperar y en la primera semana de agosto de 1975 llega a Angola un alto oficial cubano como enlace entre las fuerzas revolucionarias angoleñas y la Revolución Cubana, este hombre era el comandante Raúl Díaz Argüelles jefe de la Decima Dirección de las FAR.

De las conversaciones surge un acuerdo de cooperación en el que Cuba prestara asesoría militar a las FAPLA pues ya es un secreto a voces que norteamericanos, chinos, sudafricanos y otros países occidentales están prestando asesoría y ayuda material a los dos movimientos que se oponen al MPLA y entre el cuatro y el siete de octubre arriban a Puerto Ambroim los barcos cubanos “Viet Nam Heroico” y “Coral Island” y cuatro días más tarde llega a Punta Negra el carguero “La Plata” con los primeros 480 especialistas militares cubanos y una brigada médica que tienen la misión de organizar en los próximos seis meses 16 batallones de infantería, para lo cual se acondicionan cuatro escuelas para los reclutas, una en Dalantado a 300 kms al este de Luanda, otra cerca del puerto de Benguela en el centro del país, una tercera en Saurimo en el oriente del país y una cuarta en el enclave norteño de Cabinda, territorio de 2900 millas cuadradas separada de Angola por el rio Congo y un corredor zairense de 64 kilómetros de ancho.

En Cabinda alentado por los congoleses resurge el FLEC que no había jugado ningún papel en la lucha por la independencia, y su líder Auguste Tchioufou exige la “inmediata y plena independencia” de Cabinda contando para eso con unos cientos de soldados negros que habían combatido bajo los portugueses al MPLA y para octubre de 1974 toman el enclave, la respuesta del MPLA no se hizo esperar y en noviembre atacan la ciudad de Cabinda poniendo en fuga a los sediciosos hacia el Congo: por su parte otra fracción del FLEC bajo el liderazgo de Ranque Franque se había acercado a Mobuto quien le brinda asistencia y establece campamentos en la frontera donde entrena a varios centenares de guerrilleros, igualmente Mobuto permite que una pequeña fuerza del FNLA pasara al enclave, pero en junio de 1975 fueron desalojados por las fuerzas del MPLA.

Preludio

Los instructores cubanos prácticamente no tienen tiempo de organizar las mínimas condiciones en sus bases, a mediados de octubre (del 14 al 23) se inicia la invasión combinada para atenazar Luanda por norte y sur, Entre el 2 y 3 de noviembre en el poblado de Catengue combatientes de las FAPLA y unos 17 asesores del CIR[4] no. 2 de Benguela, se enfrentan a una fuerte agrupación que avanza hacia la profundidad angolana y se llega a la certeza que son unidades regulares sudafricanas quienes invaden Angola, lo cual es un factor decisivo para que el día 5 de noviembre de 1975, Cuba decida apoyar con tropas al MPLA, dando inicio a la operación Carlota.

Por el norte Mobuto realiza un esfuerzo en dos direcciones, a las tropas que avanzan sobre Luanda les añade otras que atacan Cabinda. La agrupación que avanza a tomar la capital está conformada por tres batallones de infantería de Zaire con 1209 hombres, 2000 angolanos del FNLA y 120 mercenarios blancos en vehículos blindados AML pero su esfuerzo se estrella contra las fuerzas internacionalistas cubanas y faplas que defienden Quifangondo, lo cual acaba con las esperanzas de una rápida victoria por el norte; por su parte para el asalto a Cabinda, Mobuto destaca dos batallones apoyados por unos 150 mercenarios norteamericanos, franceses y portugueses junto a unidades del FLEC que entrenaba en su territorio, el 8 de noviembre a las 11:00 horas inician ataques en dirección a Chimbuande y Chingundo al este de la ciudad de Cabinda.

El combate

Las fuerzas zairotas en ofensiva caen en un campo de minas lo cual frena su ímpetu, y el día 9 un pelotón de ZPU-4 (cuatro bocas) de 14.5 mm operado por cubanos refuerza a una Compañía FAPLA de personal fronterizo, que cuando el enemigo avanza hacia el valle cerca de Subantando donde estaban emplazadas, rompen fuego a ras de tierra lo que les causa grandes pérdidas y siembra el pánico, luego los lanzacohetes GRAP-1P machacan las posiciones enemigas y no les permiten iniciar un nuevo ataque.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Batería de obuses M-38 122 mm de los internacionalistas cubanos bombardea las tropas zairotas-FLEC en Cabinda

La exploración cubano-FAPLA detecta igualmente una ofensiva en dirección Iema-Cabinda que cuenta con un desembarco naval de Zaire para tratar de irrumpir por la retaguardia de las fuerzas revolucionarias. Los reactivos dirigen el fuego en esa dirección sobre los medios de desembarco y hunden la primera embarcación, retirándose las demás con lo que el enemigo pierde la posibilidad de un ataque por la espalda, rechazándose luego de tres horas de combate las fuerzas principales que lanzan su ataque contra posiciones falsas y a las que luego por sorpresa atacan los patriotas con obuses 122 mm, cañones 88.5 mm y los GRAD.

Los aproximadamente 1000 faplas que defienden el enclave más 191 asesores del CIR de Cabinda y unos 40 artilleros de los que habían salido de Cuba el 4 de noviembre todos bajo el mando del comandante Ramón Espinosa lanzan una contra ofensiva el 12 de noviembre la cual pone en fuga a las fuerzas invasoras, dando fin a la batalla por Cabinda donde en solo 90 horas el enemigo pierden unos 1600 hombres.

Trascendencia

Cabinda constituyó una costosa derrota a los separatistas del FLEC y en especial al ejercito de Zaire, fuerzas que en composición total llegaron a cuatro batallones dos de los cuales eran integro de tropas regulares de Mobuto dirigidos por mercenarios blancos al frente de los cuales estaba el veterano René Dulac, estos perdieron gran cantidad de fuerzas vivas y se les destruyeron cantidades importantes de vehículos blindados y camiones, ocupándosele además armamento y otros equipos, el principal resultado fue que se preservó para la RPA este importante enclave rico en recursos naturales y separado físicamente del territorio angolano por lo cual su firme defensa constituyó una advertencia para las pretensiones anexionistas de estados vecinos.

Trascendencia


Referencias

  1. FLEC: Frente de Libertação do Enclave de Cabinda. Grupo secesionista que apoyado por Zaire operaba en el norte de Angola contra las fuerzas patrióticas.
  2. MPLA: Movimiento Popular para la Liberación de Angola, partido fundado por Agustino Neto que tomó el poder en ese país el 11 de noviembre de 1975 tras la liberación por Portugal y que se vio sometido a todo tipo agresiones por las potencias occidentales y Sudáfrica a los efectos de derrocarlo
  3. FLNA: Frente Nacional de Libertação de Angola. Agrupación derivada del UPA (Uniäo das Populaçoes de Angola) fundada por el demagógo Holden Roberto en 1956; con un carácter marcadamente regionalista y tribalista, sus fundamentos estaban en la etnia kongo a la cual se le apoyaba desde Zaire y combatió a las fuerzas patrióticas de Angola aglutinadas por el MPLA.
  4. CIR: Centro de Instrucción Revolucionaria, así se denominaban las cuatro escuelas de preparación para la defensa que abrieron los instructores cubanos en Angola a inicios de la Revolución, ubicadas en Cabinda no 1, Benguela no 2, Dalantando no 3 y Saurimo no 4

Fuentes

  • Báez, L. (1996). Secretos de Generales. La Habana: Editora Política de las FAR.
  • Dirección Política de las FAR (2000). La Patria que defendemos. Ciudad Habana. Ediciones Verde Olivo.
  • Gleijeses, P. (2007). Misiones en Conflicto. La Habana. Editorial de Ciencias Sociales.
  • Gleijeses, P. Risquet, J. Remirez, F. (2008). Cuba y África, historia común de lucha y sangre. La Habana. Editorial de Ciencias Sociales.
  • Ortiz, José M. (1979). Angola un abril como Girón. La Habana. Editora Política.
  • Espinosa Martín, Ramón:(2000). La batalla de Cabinda. La Habana. Editorial Verde Olivo.