Saltar a: navegación, buscar

Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola

(Redirigido desde «FAPLA»)
Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola, (FAPLA)
Información sobre la plantilla
Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola
Combatientes de la FAPLA.jpg
Combatientes de la FAPLA
PaísBandera de Angola Angola
FidelidadMPLA


Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola (FAPLA) (portugués : Forças Armadas Populares de Libertação de Angola): Fue el brazo armado del movimiento nacionalista de Angola MPLA, 1974-1991. Fueron formados a partir de los grupos guerrilleros del movimiento, el 1 de agosto 1974, en la tercera sesión plenaria del MPLA que tuvo lugar en el frente oriental. El 11 de Noviembre de 1975 al asumir el poder el MPLA bajo la dirección de Antônio Agostinho Neto la FAPLA pasa hacer el ejercito regular la cual le hace resistencia a los difenetes grupos armados (UNITA,FNLA y el FLEC). En el momento del paso de Angola a un régimen multipartidista es creada en 1991 las Fuerzas Armadas Angoleñas, (Forças Armadas Angolanas) como sucesoras de las FAPLA y ex combatientes de la UNITA. Esta está integradas por el Ejército, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea.

Surgimiento del MPLA

Los independentistas angoleños fundaron, en 1956, el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), por la unión del Partido Comunista de Angola (PCA) (fundado en Octubre 1955) dirigido por los hermanos: Mario Coelho Pinto de Andrade y Joaquim Pinto de Andrade (sacerdote católico), el Partido de la Lucha Unidas para los africanos en Angola (PLUA) (fundado en 1953) dirigido por Viriato Clemente da Cruz (poeta), Presidente de la ACC, como Secretario General. Más tarde se fusionaron otros movimientos como el Movimiento por la Independencia Nacional de Angola (MINA) (fundado en 1958) y el Frente Democrático para la Liberación de Angola (FDLA) (apoyado por la RP Congo) El MPLA fijó como objetivo obligar al gobierno portugués a reconocer el derecho del pueblo angoleño a la autodeterminación y la independencia. Portugal frustró toda iniciativa libertaria por la vía pacífica. Dirigido por Antônio Agostinho Neto, con su secretario Viriato da Cruz, el MPLA organiza y dirige una lucha armada contra el colonialismo por medio de las Fuerzas Armadas de Liberación de Angola, (FAPLA). Las actividades de la guerrilla del MPLA se concentran en el exclave de Cabinda, en una región del Este de Angola (provincia de Moxico) y en un área situada a nordeste de Luanda (provincia de Cuanza Norte).

Otro movimientos armados

Otros movimientos fuero: el FNLA (Frente Nacional de Libertação de Angola), con sede en Kinshasa y dirigido por Holden Roberto, comenzó acciones de lucha poco antes del MPLA, en el noroeste de Angola (provincias de Uíge y Zaire). A pesar de varios intentos, no fue posible el entendimiento entre FNLA y MPLA, que continuaron operando separadamente, entrando en conflicto entre ellos. Em 1966, un dirigente del FNLA, Jonas Savimbi, creó un tercer movimiento, la UNITA (União Nacional para a Independência Total de Angola) que, a partir de Zambia, operó en el Este y centro de Angola (provincias de Moxico, Bié y Huambo). El surgimiento de la UNITA se hizo en una relación de rivalidad y conflicto con FNLA y MPLA, y completó el cuadro de profunda desunión entre los movimientos de liberación que caracterizó la guerra de independencia de Angola.

Internacionalismo cubano

Tropas cubanas en Angola
El 5 de Noviembre fue seleccionado para celebrar la Operación Carlota que marca un indiscutible punto de referencia en la histórica confraternidad que por largas década han exhibido los pueblos y Gobiernos de La Habana y Luanda. Su nombre rinde homenaje a una esclava libertaria africana que el mencionado día de 1843 encabezó una rebelión en el Ingenio Triunvirato, en la cubana provincia de Matanzas, contra los esclavistas españoles. Ella resultó salvajemente asesinada, una vez que su cuerpo atado a caballos que tiraban de forma contraria culminó siendo descuartizado. Un rápido recuento del tributo a aquella Carlota heroica, devela que desde inicios de 1965, luego de un encuentro del Comandante Che Guevara con representantes del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) liderado por António Agostinho Neto efectuado en el Congo, la Revolución Cubana se había comprometido a prestar ayuda a sus guerrilleros contra el colonialismo portugués. Pasados diez años, en Agosto de 1975, el Comandante Raúl Díaz- Argüelles García inició contactos con ese Movimiento para concretar la ayuda militar que al inicio consistió en instructores para cuatro centros angolanos de formación que organizarían, prepararían y armarían a unas cincuenta unidades de las Fuerzas Armadas para la Liberación de Angola (FAPLA).

En la perspectiva estaba la Independencia de Angola, fijada para el 11 de Noviembre de 1975. Pero las fuerzas reaccionarias violando ese acuerdo, habían organizado, financiado, armado y entrenado a las tropas encargadas de evitar el inminente ascenso del MPLA al poder, a través de las elecciones anunciadas. Por el Norte y por el Sur, con epicentro respectivo en Zaire y Sudáfrica, tropas agresoras se dirigían ya hacia Luanda con el objetivo de ocuparla. Todo, al amparo de Washington y el auxilio de París y Londres. Precisamente en este contexto, ante el peligro real e inminente, el camarada Neto solicitó a Cuba ayuda militar para preservar la apertura de la emancipación efectiva de su pueblo. Comenzó así una brillante página internacionalista entre nuestras naciones, con el propósito de preservar la libertad e integridad territorial del país africano, e impedir un zarpazo desde los vecinos que actuaban a favor del imperialismo.

A lo largo de esos casi dieciséis años, los internacionalistas cubanos participaron, conjuntamente con los combatientes de las FAPLA y la SWAPO, en las más importantes acciones combativas libradas en Angola. Baste solo mencionar los nombres de Quifangondo, Ebo, Morros de Medunda, Cangamba, Sumbe y Cuito Cuanavale.
Victoria Cuito Cuanavale
En total, cumplieron misión en Angola 337 mil 033 militares y unos cincuenta mil colaboradores civiles.

En Angola ofrendaron su vida 2 016 hermanos nuestros, de ellos 787 en acciones combativas, 524 por enfermedades y 705 por accidentes. Del total de 2 289 cubanos que con su sangre y su vida suscribieron la gloria y la victoria en Angola y otros países, 2 085 cumplían misiones militares y 204 estaban en tareas civiles. Ellos formaron parte de los más de 400 000 cubanos que durante esos años marcharon a otros pueblos hermanos, como combatientes y colaboradores. La sangre de la esclava Carlota, se había unido en la historia a la de los cubanos que de ella heredaron la rebeldía y la convirtieron en arma para su libertad y en sentimiento solidario con otros pueblos del mundo. Con sobradas razones, expresaría Raúl Castro al término de la Operación Carlota: “La gloria y el mérito supremo pertenecen al pueblo cubano, protagonista verdadero de esa epopeya que corresponderá a la historia aquilatar en su más profunda y perdurable trascendencia”. El 25 de mayo de 1991, con el regreso de los últimos 500 militares cubanos que permanecían en la República Popular de Angola, llegó a su fin la Operación Carlota. Se cerraba así uno de los capítulos más brillantes en la historia del internacionalismo proletario a escala universal.

Fuente