Saltar a: navegación, buscar

Bernardo de Balbuena

Bernardo de Balbuena
Información sobre la plantilla
Bernardo de Balbuena 1.jpg
Destacado poeta español Bernardo de Balbuena
NombreBernardo de Balbuena
Nacimiento20 de noviembre de 1568
Valdepeñas, Bandera de España España
Fallecimiento11 de octubre de 1627
San Juan, Bandera de Puerto Rico Puerto Rico
OcupaciónReligioso y poeta

Bernardo de Balbuena fue un destacado religioso y poeta español. Era hijo ilegítimo o bastardo de un indiano. Su padre, con propiedades en Nueva España, regresó a México en 1564.

Síntesis biográfica

Bernardo de Balbuena nació en Valdepeñas perteneciente a España en el año 1568. Marchó muy joven a México, donde ingresó en un seminario y fue ordenado sacerdote.

Balbuena se quedó en España con su madre y en 1584pidió "licencia" para viajar a México donde llega con 22 años, vive con su padre algún tiempo y se ordena sacerdote.

Esta larga separación de su padre se trasparenta en el tema de la orfandad, principal hilo narrativo de la leyenda de Bernardo del Carpio que habrá de narrar años más tarde en su gran poema de épica culta “El Bernardo del Carpio o Victoria de Roncesvalles”.

Estudios

Cursó estudios en la Universidad de México hacia los años 1585-1590, cuando participó y fue galardonado en algunos certámenes literarios, y presentó en la Nueva España la primera de sus tres grandes obras: Grandeza mexicana (1604), poema descriptivo de la ciudad de México que refleja la influencia de Luis de Góngora y de la métrica italiana.

Estudió en Guadalajara y México y a los 30 años lo tenemos como cura de San Pedro Lagunillas. Buen sacerdote, dice misa, administra los sacramentos, y sin descuidar a sus parroquianos escribe cuando puede.

Trabajos Realizados

Viajó en 1606 a España, donde continuó su formación y su búsqueda de un cargo eclesiástico importante, y publicó dos años después en Madrid Siglo de oro en las selvas de Erífile, novela pastoril en que se sienten los influjos de Lope de Vega y de Iacopo Sannazaro. Nombrado abad de Jamaica, desempeñó este puesto durante los años 1610-1622 y escribió el largo poema en octavas reales titulado El Bernardo o Victoria de Roncesvalles, que será editado en 1624 en Madrid.

El presente estudio está fundamentado en los trabajos que John van Horne (1889-1959), hispanista norteamericano de origen holandés, dedicó al escritor español. El guanajuatense José Rojas Garcidueñas (1912-1981) intenta completar y ampliar puntos a los que por algún motivo Van Horne haya prestado menor atención, ofrecer algunas aportaciones a la vida y a la crítica de la obra de De Balbuena y rebasar el enfoque imperante en los trabajos mexicanos sobre el escritor, centrados casi exclusivamente en Grandeza mexicana.

En 1620 fue nombrado obispo de San Juan de Puerto Rico. Balbuena, dotado de un gran talento como versificador, se muestra afín a los postulados de Ariosto y Boiardo en sus poemas épicos, y a los de Teócrito y Virgilio en los pastoriles.

Entre los primeros destacan Bernardo o la victoria de Roncesvalles, escrito en 1624 y que tiene como figura central a Bernardo del Carpio, y La grandeza mexicana, poema que ensalza la colonización española al evocar un imperio donde nunca se pone el sol, cuya gran gesta es haber trasplantado su modo de vida a un territorio salvaje e inferior.

Muerte

Bernardo de Balbuena murió en San Juan perteneciente a Puerto Rico en el año 1627 a la edad de 59 años.

Obras

  • Grandeza mexicana. México: Melchor Ocharte, 1604 (Hay dos emisiones con dedicatorias diferentes.)
  • Compendio apologético en alabanza de la poesía, México, 1604.
  • Siglo de oro en las Selvas de Erífile del doctor Bernardo de Balbuena. En que se describe una agradable y rigurosa imitación del estilo pastoril de Teócrito, Virgilio, y Sanázaro. Madrid, Por Alonso Martín, 1607 (Hay dos emisiones, una de ellas con un discurso sobre la égloga de Antonio Mira de Amescua.)
  • El Bernardo, o Victoria de Roncesvalles Poema heroyco Del doctor don Bernardo de Balbvena Abad maior de la Isla de Iamayca Obra toda texida de vna admirable variedad de cosas. Antigüedades de España, Casas, y linajes nobles della, Costumbres de gentes Geográficas Descripciones dellas más floridas Partes del mundo, Fábricas de edificios y Suntuosos Palacios, Iardines, Caças y frescuras, Transformaciones, y Encantamentos De nuevo y Peregrino Artificio, llenos De sentencias, y moralidades. En Madrid: Diego Flamenco, 1624 (hay reimpresiones de 1808, 1833, 1851, 1852, 1905 y 1914).
  • Poesía lírica. Edición de Matías Barchino. Ciudad Real: Diputación Provincial de Ciudad Real, 2000.

Poemas famosos

Poema Perdido Ando, Señora, Entre La Gente… de Bernardo De Balbuena

Sábado, noviembre 12th, 2005


Perdido ando, señora, entre la gente
sin vos, sin mí, sin ser, sin Dios, sin vida:
sin vos porque de mí no sois servida,
sin mí porque con vos no estoy presente;

sin ser porque del ser estando ausente
no hay cosa que del ser no me despida;
sin Dios porque mi alma a Dios olvida
por contemplar en vos continuamente;

sin vida porque ausente de su alma
nadie vive, y si ya no estoy difunto
es en fe de esperar vuestra venida.

¡Oh bellos ojos, luz preciosa y alma,
volved a mirarme, volveréisme al punto
a vos, a mí, a mi ser, mi dios, mi vida!


Poema Grandeza Mexicana (fragmento) de Bernardo De Balbuena

Sábado, noviembre 12th, 2005

¿Pues que diré de la hermosura y brío,
gracia, donaire, discreción y aseo,
altivez, compostura y atavío
de las damas daeste alto coliseo,
nata del mundo, flor de la belleza
cumplida perfección, sin del deseo,
su afable trato, su real grandeza,
su grave honestidad, su compostura,
templada con suave y gran llaneza?
Lo menos de su ser es la hermosura,
pudiendo Venus mendigarla dellas
en gracia, en talle, en rostro, en apostura.
Cuantas rosas abril, el cielo estrellas,
Chipre azucenas, el verano flores,
aquí sse crían y gozan damas bellas.

Estos son de sus bienes los mayores,
y ellas en discreción y cortesía
el esmero del mundo y sus primores.
La india marfil, la Arabia olores cría,
hierro Vizcaya, las Dalmacias oro,
plata el Pirú, el Maluco especiería,
seda el Japón, el mar del Sur tesoro
de ricas perlas, cácares la China,
púrpura Tiro, y dátiles el moro,
México hermosura peregrina,
y altísimos ingenios de gran vuelo,
por fuerza de astros o virtud divina;
al fin, si es la beldad parte del cielo,
México puede ser cielo del mundo,
pues cría la mahor que goza el suelo,
¡Oh ciudad rica, pueblo sin segundo,
más lleno de tesoros y bellezas
que de peces y arena el mar profundo!

Fuente