Saltar a: navegación, buscar

Carl María von Weber

Carl María von Weber
Información sobre la plantilla
Carl Maria von Weber.jpeg
Foto de Weber
Nacimiento18 de noviembre 1786
Eutin, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento5 de junio de 1826
Londres, Bandera de Inglaterra Inglaterra
NacionalidadAlemana
CiudadaníaAlemana
OcupaciónCompositor, pianista y director alemán, uno de los creadores del movimiento romántico musical alemán.
Obras destacadasEl cazador furtivo . Berlín (1821), Euryanthe. Viena (1823) y Oberón (ópera). Londres (1826)

Carl María von Weber fue un compositor, pianista y director alemán, uno de los creadores del movimiento romántico musical alemán. Puede considerarse, después de Mozart y de Bethoven, como el fundador del drama popular alemán, con sus óperas y su treintena de obras de música de escena.

Historia

Nació el 18 de noviembre 1786, en Eutin, cerca de Lübeck Alemania, en un ambiente musical –su padre era violinista y maestro de capilla en Eutin, y su madre, una buena cantante–, Weber fue un niño prodigio que a los doce años de edad dio a conocer sus primeras obras. Acompañó a su padre, director de una compañía teatral, en sus giras por Alemania, esto lo marcó para su futuro como músico. Tuvo como profesor, entre otros, al compositor austriaco Michael Haydn en Salzburgo , hermano de Joseph Haydn y del abate Vogler en [[Viena[[. A la edad de 13 años, Weber debutó como pianista, y a la edad de 18 años se presentó como director con la Ópera de Breslau (actual Wrocław, Polonia) y después de la Música de cámara ducal en Karlsruhe. En 1810 escribió su primera obra dramática: “Silvana”. Posteriormente trabajó para la nobleza alemana, dirigiendo la Ópera de Praga (a la que dio un nuevo impulso) donde montó el “Fidelio” de Bethoven y a partir de 1816 fue llamado para organizar y dirigir por cuenta del Rey de Sajona, la Ópera de Dresde, famoso centro del repertorio italiano. Asimismo realizó numerosas giras como pianista.

Caracteristicas de su obra

Partiendo del tradicional esquema del singspiel, caracterizado por la alternancia de partes cantadas y declamadas, el compositor consiguió una partitura en la que las danzas y coros de inspiración popular, al empapar toda la acción dramática, constituían la verdadera esencia de la música. Entre las innovaciones musicales de Weber cabe citar el empleo de Leitmotiv, de la declamación melódica, del comentario descriptivo y pintoresco confiado a la Orquesta y de Recitativos cantados (como en Euryanthe) en lugar del habitual diálogo hablado de la ópera alemana. Weber fue muy admirado por su brillante colorido orquestal. Romántico, gusta de describir la Naturaleza en todo lo que presenta de fantástico. Las Oberturas de su obra siguen siendo célebres. Es importante destacar su invitación al Vals, las Sonatas y diversas piezas para Piano (fue un gran virtuoso de este instrumento), sus Lieder, su Misa, sus dos Sinfonías, sus numerosas obras de Música instrumental, su Obertura jubel, sus Cantatas y sus piezas para Clarinete.

Obra

La fama de Weber se debe principalmente a tres Óperas: El cazador furtivo (en alemán "Der Frieschütz"). Berlín (1821), Euryanthe. Viena (1823) y Oberón (ópera). Londres (1826). Con El cazador furtivo, basada en el Folclore nacional alemán y en una combinación de elementos legendarios y sobrenaturales, Weber creó la Escuela romántica de ópera alemana, fue esta la obra que le valió ser considerado el padre de la ópera nacional alemana. La Ópera Oberón, que fue un encargo para el Covent Garden de Londres con un libreto inglés, obligó a Weber a estudiar esta lengua. Consciente del valor de su obra, Weber siguió la senda abierta en El cazador furtivo en su siguiente trabajo escénico, Euryanthe, una «gran ópera heroico-romántica» que, pese a no despertar el interés del público, ejerció una influencia decisiva en la evolución del joven Richard Wagner.

Influencia

Ejerció una especial influencia sobre el compositor alemán Richard Wagner, quien llegó a afirmar que jamás había existido un músico más alemán que Weber, autor asimismo de 2 Sinfonías, Canciones, 2 Conciertos para Piano, Cantatas, Misas y Música para Piano, como la famosa Invitación a la danza (1819). Sus 2 Conciertos para Clarinete (ambos de 1811) son piezas obligadas en el repertorio de este instrumento.

Muerte

La tuberculosis puso fin a su vida prematuramente en Londres el 5 de junio de 1826, poco tiempo después de estrenar la Ópera Oberón.


Fuente