Echovirus

Echovirus
Información   sobre la plantilla
Echovirosis 2.gif
Cultivo celular infectado con Echovirus 22
Taxonomía
FamiliaPicornaviridae
GéneroEnterovirus
EspecieHuman enterovirus B
Patogenia
Enfermedades en humanosMeningoencefalitis viral (MEV), Exantemas (enfermedad exantemática de Boston), Diarrea infantil
Notas
Son miembros típicos del grupo de los Enterovirus por lo que sus características generales son similares al resto de los integrantes del grupo.
Echovirus. Los Echovirus (del inglés, enteric cytopathogenic human orphan viruses) pertenecen a un mismo grupo: enterovirus, ya que infectan al hombre y solo pueden ser aislados a partir de dicho huésped inoculando muestras en cultivos de tejidos. Se conocen más de 30 serotipos, pero no todos producen enfermedades en humanos.

Este grupo de virus en general constituye causante de múltiples enfermedades en el hombre, que van desde parálisis grave hasta meningoencefalitis, pleurodinia, miocarditis, hepatitis, lesiones de piel y mucosas, trastornos respiratorios e intestinales, enfermedad febril indiferenciada y conjuntivitis. Afortunadamente, la infección subclínica es mucho más común que la infección clínicamente manifiesta.

Reacción frente a agentes físicos y químicos

Son stables a -70 0C durante varios años, permanecen viables por meses a -20 oC, por semanas a 4 oC y a temperatura ambiente por varios días. Resisten la acción del éter, desoxicolato de sodio, cloroformo y otros solventes lipídicos debido a que carecen de envoltura externa. Son ácido estables (pH 3-5), en presencia de materia orgánica resisten pH inferiores a 3 y toleran las sales biliares, lo que es importante en su paso a través del estómago e intestino delgado. La densidad del virión y de las partículas vacías, en cloruro de cesio es de 1,34 y el coeficiente de sedimentación en gradiente de sacarosa es 156S.

Se inactivan por las radiaciones U.V. y la desecación; se destruyen por la exposición a temperaturas de 50 a 55 oC, 30 minutos, pero si se añade al medio cloruro de magnesio a concentración molar resisten temperaturas de 50 oC durante 1 h. Pueden ser sensibles al tratamiento con ciertos desinfectantes (formaldehído al 0,3 % y ácido clorhídrico 0,1N). Se inactivan con urea y guanidina (inhiben la liberación de ARN viral). Son susceptibles a la luz visible cuando son tratados con colorantes vitales que se incorporan dentro de su estructura (rojo neutro, acridina y proflavina).

Susceptibilidad animal y crecimento del virus

El poder patógeno de los Enterovirus para los animales de laboratorio varía de acuerdo con los grupos de virus. En cuanto a los cultivos celulares, existe un amplio espectro de células susceptibles a los Enterovirus. Los Enterovirus desarrollan efectos citopáticos (ECP), es decir cambios morfológicos en las células susceptibles, los que se observan por examen directo al microscopio. Las células se vuelven redondas y más refringentes, desprendiéndose de la superficie del frasco o tubo a donde están adheridas, produciéndose la total destrucción del cultivo celular.

Por examen de preparaciones coloreadas, se observa en el citoplasma de las células infectadas, una masa eosinófila yuxtanuclear, que aumenta de tamaño progresivamente, rechaza el núcleo a la periferia hasta que se produce necrosis de la célula; el núcleo se observa picnótico. Por microscopia electrónica se observa que esta masa esta constituida por numerosos viriones que adoptan una disposición cristalina. Los Echovirus se desarrollan bien en células de riñón de mono, amnióticas humanas y en células de línea como Hela (células de cérvix humano). Al inicio se diferenciaron a los Echovirus de los Coxsackievirus por la incapacidad de los primeros para producir patologías en ratones recién nacidos, más adelante se observo que el Echovirus 9 puede causar parálisis en ratones recién nacidos; por el contrario, las cepas de algunos tipos de Coxsackievirus (especialmente el Coxsackie A9) carecen de patogenicidad en ratones.

Propiedades antigénicas

Se han identificado más de 30 tipos antigénicos diferentes, que pueden distinguirse mediante pruebas cruzadas de Nt o FC’. Algunas variantes no se comportan como las cepas prototipos.

Patogenia

La boca es la puerta de entrada de los Enterovirus siendo en la bucofaringe (amígdalas y ganglios linfáticos) y en el intestino (placas de Peyer) donde se produce la multiplicación primaria. Una semana después del inicio de los síntomas, es difícil aislar el virus de la faringe, sin embargo, continua siendo eliminado en las heces durante 4 y 6 semanas, aún cuando los niveles de anticuerpos en sangre sean elevados. En el primer día, la infección se extiende a los ganglios linfáticos regionales (cervicales profundos y mesentéricos) produciéndose una viremia primaria transitoria de aproximadamente 3 días, llegando a diversos órganos del sistema retículo endotelial (SRE): hígado, bazo y médula ósea y que coincide con el inicio de las manifestaciones clínicas.

Después de un período de multiplicación en estos órganos, los virus difunden a la sangre desarrollando una viremia secundaria prolongada o persistente y puede localizarse en los tejidos u órganos para los que tienen tropismo (meninges, sistema nervioso, músculos estriados, miocardio, mucosa respiratoria y piel), donde producen reacciones inflamatorias con necrosis de las células. En el caso de las conjuntivitis por Enterovirus, la puerta de entrada es la conjuntiva y a partir de aquí el virus se disemina por el organismo como el resto de los Enterovirus.

Datos clínicos

Existen algunos criterios para establecer relación entre los Echovirus y la enfermedad:

  • Estos virus se aislan con mayor frecuencia en personas enfermas que en sanas, que coinciden en edad, situación económica, habitad y tiempo.
  • Se desarrollan anticuerpos contra al virus aislado en el curso de la enfermedad.
  • El virus puede aislarse de liquídos o tejidos corporales que manifiestan las lesiones.

Las patologías que con más fecuencia producen los Echovirus son las siguientes:

  • Meningoencefalitis viral (MEV). Son causadas fundamentalmente por los tipos 4, 6, 9, 11, 16 y 30; en Cuba en los últimos 10 años se han producido cinco brotes epidémicos de MEV por Enterovirus, dos de ellos por Echovirus. Estos agentes suelen producir epidemias de amplia difusión. Con la eliminación casi total de la polio en los países desarrollados, los Coxsackievirus y Echovirus cobran mayor importancia en los síndromes del Sistema Nervioso Central, en ocasiones produciendo secuelas en niños menores de 1 año.
  • Exantemas (enfermedad exantemática de Boston). Aparecen exantemas, muy comunes en niños pequeños, pueden ir acompañados de conjuntivitis, debilidad muscular y espasmo, se asocian los Echovirus 4, 9, 16 y 18.
  • Diarrea infantil: se vincula con algunos tipos de Echovirus.

Tratamiento

No hay tratamiento específico, es sintomático.

Diagnóstico de laboratorio

La infección por Echovirus en un caso individual es muy difícil de diagnosticar solo con datos clínicos; sin embargo, se debe considerar una posible infección por estos agentes en los siguientes casos:

  • Brotes de meningoencefalitis viral en verano.
  • Brotes de enfermedad febril con exantema.

El diagnóstico de laboratorio es muy parecido al de los Coxsackievirus, excepto en la inoculación en ratones, ya que no son susceptibles a la infección por Echovirus. Ciertos Echovirus aglutinan los eritrocitos del grupo humano O.

Inmunidad

Como consecuencia de la infección enteroviral, se produce un aumento inmediato de la inmunidad local intestinal (IgA). Más tarde aparecen anticuerpos séricos (IgM e IgG) que neutralizan el virus durante la fase virémica, pero no afectan al virus cuando se encuentra en los órganos de replicación (bazo, hígado, etc.) La inmunidad es tipo específica y de larga duración o permanente, cuando se debe a anticuerpos neutralizantes (AcNt); estos anticuerpos aparecen pronto en el curso de la infección. Los anticuerpos fijadores del complemento (AcFC’) muestran reacciones cruzadas y desaparecen a los 6 meses. También algunos Enterovirus pueden inducir anticuerpos inhibidores de la hemaglutinación.

Los anticuerpos maternos transferidos al feto pasivamente, protegen al niño durante los 6 primeros meses de vida. En los países con deficientes condiciones higiénico-sanitarias, los niños adquieren inmunidad a estos virus en los primeros años de vida. Los adultos tienen anticuerpos contra un mayor número de tipos de Enterovirus que los niños, debido a los múltiples contactos con estos agentes. La producción de AcNt en respuesta a la infección por Enterovirus requiere de la cooperación de los linfocitos T y B. La respuesta inmune celular ha sido muy estudiada en los últimos años; la inmunidad mediada por linfocitos T, desempeña una función en la inmunopatología de algunas infecciones crónicas por Enterovirus. Estos virus también inducen la producción de interferón en el organismo.

Epidemiología

Distribución

La distribución es mundial y una circulación característica en forma de oleadas, o sea el tipo predominante en un brote es sustituido por otro en los brotes posteriores. Cuando un serotipo emerge como cepa dominante durante algunos años, entonces puede declinar y reaparecer en epidemias en años después .

Estacionalidad

Varían en sus patrones de circulación de acuerdo con la localización geográfica, en áreas tropicales y subtropicales circulan todo el año y en algunos países se presentan algunos tipos como endémicos, en áreas templadas se producen picos epidémicos en verano y otoño, aunque pueden ocurrir infecciones esporádicas todo el año. En ambas zonas geográficas varios Enterovirus pueden circular simultáneamente.

Reservorio

El único reservorio conocido es el hombre.

Edad, sexo y raza

La edad es determinante en la susceptibilidad, manifestaciones clínicas, severidad y recuperación de la infección por Enterovirus. En los niños y adolescentes son más frecuentes estas infecciones, y la primoinfección se produce, generalmente, antes de los 5 años. En cuanto al sexo, las enfermedades por estos virus son más frecuentes en el sexo masculino que en el femenino. La raza no es un factor importante en estas infecciones, pero algunos autores describen que son más frecuentes en la raza blanca.

Período de incubación

Entre 2 y 9 días, en el caso del Coxsackievirus A24 es de 24 horas.

Vías de transmisión

La más importante de transmisión es la fecal-oral, el contacto con objetos, alimentos y aguas contaminadas también transmiten la infección. Las moscas y las cucarachas pueden ser transmisores mecánicos de los virus. Otra vía importante es la transmisión de persona a persona por vía respiratoria y en el caso de las conjuntivitis a través de la conjuntiva. La transmisión entre los contactos, fundamentalmente familiares y escolares es muy frecuente y se ve favorecida por el hacinamiento y las malas condiciones higiénico-sanitarias.

Profilaxis y control

No hay vacunación para estos virus. Como medidas de control se recomiendan:

  • Mejoramiento de las condiciones higiénico-sanitarias (cloración del agua, eliminación de excretas y desechos, etc.).
  • Evitar el contacto de niños de corta edad con personas con enfermedad febril, especialmente acompañadas de exantema.

Fuentes

  • Alina Llop Hernández, Ma. Margarita Valdés-Dapena Vivanco, Jorge Luis Zuazo Silva. Microbiología y Parasitología Médicas, Tomo II. Consultado: 22 de septiembre de 2012. Disponible en: gsdl.bvs.sld.cu
  • Decay-accelerating factor CD55 is identified as the receptor for echovirus 7 using CELICS, a rapid immuno-focal cloning method. Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: www.ncbi.nlm.nih.gov
  • Internalization of Echovirus 1 in Caveolae. Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: jvi.asm.org
  • Molecular Epidemiology and Genetic Diversity of Echovirus Type 30 (E30): Genotypes Correlate with Temporal Dynamics of E30 Isolation. Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: jcm.asm.org
  • Molecular and biological characteristics of echovirus 22, a representative of a new picornavirus group. Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: jvi.asm.org
  • Characterization of the echovirus 7 receptor: domains of CD55 critical for virus binding. Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: jvi.asm.org
  • Echovirus 1 Endocytosis into Caveosomes Requires Lipid Rafts, Dynamin II, and Signaling Events. Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: www.molbiolcell.org
  • Acute Onset of Type I Diabetes Mellitus after Severe Echovirus 9 Infection: Putative Pathogenic Pathways. Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: cid.oxfordjournals.org
  • Determination of the Affinity and Kinetic Constants for the Interaction between the Human Virus Echovirus 11 and Its Cellular Receptor, CD55. Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: www.jbc.org
  • Diagnosis and Epidemiology of Echovirus 22 Infections. Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: cid.oxfordjournals.org
  • Molecular analysis of human parechovirus type 2 (formerly echovirus 23). Consultado: 23 de septiembre de 2012. Disponible en: vir.sgmjournals.org