Saltar a: navegación, buscar

Enriqueta Favez

Enriqueta Favez
Información sobre la plantilla
Enriqueta-favez.jpg
Nacimiento1 de abril, 1791]
Lausana, Suiza, Bandera de Suiza Suiza
Fallecimiento1856
Nueva Orleans,Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
OcupaciónMédico

Enriqueta Favez. Mujer de nacionalidad suiza y con estudios médicos, en su tiempo se rebeló contra el poder masculino y haciéndose pasar por hombre ejerce la profesión de médico y llegó incluso a contraer matrimonio con otra mujer.

Síntesis biográfica

Nace en una familia burguesa en Lausana, Suiza el 1 de abril en 1791, hija del matrimonio de Louis Elie Favez y Jeanne Elisabeth Cavent. A los 15 años se casó con Juan Bautista Renau, oficial de cazadores de las tropas francesas de Napoleón Bonaparte, tres años más tarde enviuda y pierde a su hija a los ocho días de nacida.

A partir de 1808 y hasta 1811, estudia y recibe el título que la capacita como médico. Presentándose vestida con ropa de hombre, tomando el rango de su difunto marido y jurando que era oficial del Regimiento de Cazadores número 21, de esta forma estudia y se gradúa en la Universidad de París.

En el ejército frances

Una vez graduada como médico se alistaría como cirujano militar en el ejército con el nombre de "Enrique Favez", en posesión de su diploma de cirujano. Fue destinada a prestar servicios, enviándosele a los ejércitos franceses a la conquista de Rusia, cinco años después de la famosa entrevista celebrada entre Napoleón y Alejandro I, tras la cual surgió el Concordato de Telsit 17 de junio de 1807, en que ambos monarcas en tratados secretos de alianza se repartían Europa.

Integrando el ejército francés, y en compañía de su tío Enrique, va a la fracasada campaña rusa, de 1812, y posteriormente en España cae prisionera, en Vitoria, de las tropas del militar inglés Wellington, quien la confinó cumpliendo con servicios médicos en el Convento de San Francisco, en Miranda del Ebro. En territorio español muere la familia que ella más amó y respetó, su tío Enrique.

En 1814 una vez culminada la guerra, sin familia, sin proyectos que la ubicaran dentro del convulso mundo francés, se marcha a la isla caribeña de Guadalupe, para la cual solicitó un permiso que le fue concedido para ejercer la medicina. La fortuna económica no le acompañó en su estancia en la Isla de [Guadalupe] por lo cual decide emprender viaje hacia [Cuba].

Otra etapa de su vida

En un gráfico de la época

Al finalizar los estudios, se alista como cirujano militar en el ejército con el nombre de Enrique Favez, y participa en el ejército francés en la conquista de Rusia. Luego fue capturada en España por las tropas de Wellington. Es confinada y cumple con servicios médicos en el Convento de San Francisco, en Miranda del Ebro.

Una vez liberada, va al extranjero y llega a la ciudad de Santiago de Cuba, el 19 de enero de 1819, a bordo del velero "La Helvecia". Después de conocer la ciudad, visitar varios de sus barrios y practicar un poco el idioma, se traslada el 3 de marzo de 1819 a la ciudad de [Baracoa], en la parte más oriental de la isla.

Esta ciudad no vivía sus mejores momentos económicos, por los asedios de corsarios y piratas y el abandono absoluto del gobierno de España, lo cual hace que Enriqueta preste, en principio, muchos de sus servicios de forma gratuita a personas pobres. Poco después ella empieza su misión médica con una clientela bastante numerosa, por parte de las personas de mayores recursos económicos, sin que esto le quitara tiempo para la filantropía, en la cual también desarrolló un ejercicio de educadora. Esta función la desarrolló al impartir instrucción a grupos de analfabetos, que incluía a un grupo importante de esclavos y libertos de la raza negra.

Enriqueta Favez visitaba lugares distantes como Cabacú y Sabanilla para realizar estos deberes educativos. En sus periplos por esta zona visitando enfermos, en el pueblo de Tiguavos, el 20 de abril de 1819, conoce y se enamora de una mujer: Juana de León. Fijó su residencia en Baracoa y se casó con ella violando todas las leyes establecidas por el gobierno y la Iglesia de la Isla en Cuba. Esta acción marcaría su vida de una forma irreversible, para ser juzgada constantemente.

Juana conoció la verdadera identidad sexual de Enriqueta, probablemente incluso antes de casarse, pero lo que no se sabe es si esta fue una relación consciente entre dos mujeres lesbianas o si fue sólo un arreglo de una mujer pobre cubana que recibió apoyo económico.

Con la identidad del Dr. Enrique Favez, trabaja intensamente. Su nivel profesional le gana el respeto de los pacientes que atiende en la zona oriental de la isla, muchos de ellos de escasos recursos económicos a quienes también enseña a leer y escribir.

Algo sucedió después del matrimonio: la gente comenzó a sospechar acerca de la verdadera identidad de su doctor y fue detenida. Al principio, Enriqueta insistió en su identidad masculina, pero después de un examen físico y de las evidencias presentadas por Juana, se vió forzada a admitir la verdad. El proceso penal se desarrolló, en la ciudad de Santiago de Cuba, en 1823 y es considerado el juicio más escandaloso realizado en la etapa colonial cubana. Fue hecha prisionera en La Habana, antes de ser enviada a vivir con sus parientes en Nueva Orleans a los 33 años. A su llegada a los Estados Unidos, sus familiares, con la finalidad de proteger el apellido, guardaron el secreto y la enviaron a un convento de monjas.

El caso de Favez ha sido seguido por la prensa y la literatura, en diferentes épocas, dejando innumerables fábulas en las cuales prevalecen de forma absurda criterios lesbofóbicos que intentan disimular su relación con la cubana Juana de León. En su condición de emigrada y al ejercer una profesión en su época no permitida para las mujeres, como era la Medicina, se convirtió en un mal ejemplo que había que extinguir.

Muerte

En México ejerce como la Hermana Magdalena o Sor Magdalena, ofreciendo sus servicios médicos a los pobres. Enriqueta murió en 1856, a los 65 años, fue enterrada en Nueva Orleans, Su tumba fue destruida, por el huracán Katrina en el 2005.

Fuentes