Saltar a: navegación, buscar

Floridita

Floridita
Información sobre la plantilla
Hotel con sede en Cuba
Floridita1.jpg
Centro turístico
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:Obispo No.557 esq. a Monserrate, Habana Vieja, La Habana

Floridita. Bar y restaurante de la Ciudad de La Habana, Cuba, que funciona desde 1817 y se hizo mundialmente famoso gracias al escritor y periodista Ernest Hemingway, quien acostumbraba visitarlo con regularidad.

Su eslogan es "La cuna del daiquirí" y el propio Hemingway acrecentó su fama con una frase que atrajo a turistas de todo el planeta: "Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquirí en La Floridita". Este escritor terminó por convertirse en el principal atractivo turístico para visitantes que llegan de todo el mundo a conocer el Floridita, al punto en que una estatua de un Hemingway acodado en el extremo de la barra es la gran atracción del bar.

Historia

Floridita abrió sus puertas en 1817 con el nombre de La Piña de Plata, en Obispo y Monserrate. Poco después fue llamado La Florida. En 1910 se amplió con el área de restaurante, hacia calle Monserrate, comandado por un chef francés. En 1914, el catalán Constantino Ribalaigua Vert comenzó a trabajar como mesero y cuatro años más tarde se convertiría en dueño del local al adquirirlo a Salas Perera, ya bajo su nombre definitivo, Floridita.

Constantino (también conocido como "Constante") fue quien llevó por primera vez a La Habana el daiquirí, una bebida nacida en el interior de Cuba. En la década del 30, Ernest Hemingway se instaló en el Hotel Ambos Mundos, a pocas cuadras del Floridita, bar en el que acostumbraba beber daiquirí casi todos los días y, especialmente, la variante Papa Doble, creada en su nombre y llamada así debido a que en Cuba se conocía afectuosamente al escritor como "Papa". Cuando se mudó a Finca Vigía, en las afueras de La Habana, habitualmente viajaba hasta la capital para beber su daiquirí favorito en el que él llamaba "el mejor bar del mundo".

Estatua de Hemingway en el Floridita.

El Floridita se convirtió así en un homenaje permanente a Hemingway, con una exhibición de fotografías del escritor junto a sus amigos (casi en todas acompañado por un Papa Doble), así como un busto en bronce realizado en 1954 y ubicado en el que era su rincón favorito dentro del bar, y una escultura a tamaño real hecha en el 2003 donde se lo ve apoyado sobre la barra.

A partir de la apertura de Cuba al turismo internacional, numerosas visitas guiadas pasan diariamente por el Floridita para que los viajeros se fotografíen junto a la escultura del escritor. En 1991 el Floridita fue totalmente remodelado, aunque respetando todos los elementos originales que lo hicieron famoso, incluido el busto de Hemingway y la barra.

Visitantes ilustres

Además de Hemingway, por las mesas y la barra del Floridita pasaron Gary Cooper, Tennessee Williams, Marlene Dietrich, Jean-Paul Sartre, Giorgio Armani, Ornella Muti, Imanol Arias, Jean-Michel Jarre, Matt Dillon, Paco Rabanne, Ted Turner y Jane Fonda, Pierce Brosnan, Naomi Campbell, Compay Segundo, Ana Belén y Víctor Manuel, Graham Greene, los Duques de Windsor, Gene Tunney, Luis Miguel Dominguín, Ava Gardner, Spencer Tracy, Rocky Marciano, Joaquín Sabina, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Javier Sotomayor, Kate Moss, Fito Páez, Danny Glover, Jack Nicholson, entre otras personalidades mundiales.

Premios alcanzados

  • En 1953, la Revista Esquire lo reconoció como uno de los siete bares más famosos del mundo.
  • En 1992 recibió el premio "Best of the Best Five Star Diamond" de la Academia Norteamericana de Ciencias Gastronómicas.
  • En Inglaterra se encuentra el bar Floridita London, en España el Floridita Madrid, y en California, Estados Unidos, El Floridita Restaurante, que emulan el ambiente cubano de su homónimo habanero, con su "perfecta mezcla de glamour y decadencia de una era pasada". El Floridita Dublin, en Irlanda, también homenajeó la famosa esquina de Obispo y Monserrate, pero finalmente cerró sus puertas.
  • Hemingway no podía evitar mencionar en su obra a Floridita: "Islands in the stream" ofrece una detallada descripción del bar donde pasó largas horas de su vida.

Fuentes