Saltar a: navegación, buscar

Francisco Varona

Francisco Varona
Información sobre la plantilla
Francisco Varona Gonzalez.jpg
Mayor General
NombreFrancisco Varona González
LealtadEjército Libertador Bandera de Cuba
Participó enGuerra de los Diez Años
Guerra Chiquita
Guerra Necesaria

Nacimiento15 de junio de 1832
Las Tunas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento21 de agosto de 1899
Gibara, Holguín, Bandera de Cuba Cuba

Francisco Varona González. Revolucionario cubano que inició sus labores conspirativas en 1865. Su trabajo consistía en esta etapa en la captación de adeptos para la causa revolucionaria

Síntesis biográfica

Nació en Las Tunas el 15 de junio de 1832 en la finca “Ventorrillo”, propiedad de su padre. Debido a la fortuna de sus padres Esteban Ignacio de Varona y doña Catalina Ezequiela González, el joven Francisco disfruto de una infancia feliz. Desde muy temprana edad entró en relación con su primo Vicente García, a quienes unía además de las relaciones familiares, una gran amistad.

El asalto a Las Tunas en 1851 por el patriota camagüeyano, Joaquín de Agüero, repercutió profundamente en la juventud tunera y especialmente en Francisco Varona y Vicente García, quienes tenían 19 y 18 años respectivamente.

El 14 de mayo de 1856 contrajo matrimonio con la bayamesa Mercedes Tornet Villareal, quien se convirtió en noble mambisa de nuestra independencia, compartiendo junto al esposo las vicisitudes de la lucha revolucionaria.

Labor revolucionaria

Reuniéndose esporádicamente en la casa de Vicente García, se inician en la conspiración, donde comenzaron a organizar reuniones, que aunque no llegaron a un resultado total debido a la falta de experiencia y la poca organización, sembró en la juventud tunera el deseo de luchar por la independencia de Cuba.

A principios de 1868 Vicente García ingresó en la logia “Estrella Tropical” de Bayamo, que fungía como centro de conspiración en Oriente trabajando desde ese momento bajo las orientaciones de aquella agrupación de patriotas en la que se encontraba Francisco Varona , Ramón Ortuño, Diego Félix Milanés, entre otros.

El 4 de octubre se reunieron en la finca “El Mijial”, bajo la presidencia de Vicente García donde se tomó una resolución contundente para el inicio de la guerra.

El 10 de octubre se produjo el levantamiento de La Demajagua el que fue secundado por Vicente García el día 13 de octubre con el asalto a la ciudad deLas Tunas, la que fue asaltada por tres puntos diferentes, faltando el concurso de Francisco Varona quien había sido invitado por su amigo Guardiolapara que comiera y se quedara ese día en su casa, por tal motivo los emisarios de García no pudieron localizarlo.

Triunfos combativos

El 14 de octubre se lanzó Francisco Varona a la manigua y el 19 de octubre sostuvo su primer combate en “Playuelas”, cerca de Las Tunas, haciendo retroceder al enemigo. En horas de la tarde sostuvo un segundo encuentro en “La Cuarentena”, también victorioso para las armas cubanas.

El 7 de junio de 1869 realizó junto a su jefe la toma de un convoy en “Becerra”que se dirigía desde Puerto Padre a Las Tunas, formado por 23 carretas cargadas de alimentos y pertrechos de guerra. El mismo quedó completamente en manos insurrectas, constituyendo ésta la primera gran victoria del Ejército Libertador a campo abierto en esta comarca oriental.

Su hoja militar está llena de lauros, entre los que se inscriben de modo notable su participación en el asalto a Las Tunas en 1869, el combate de Río Abajo, donde fue derrotada la creciente de Valmaseda del 13 de marzo al 16 de marzo de 1870, Santa Rita, cuando fue asaltado el campamento de Vicente García, donde combatieron contra tres mil soldados españoles, y otros que harían esta lista interminable.

El 19 de abril de 1869 Francisco Varona junto a Vicente García atacó una columna española en Diego Felipe, la que continuó su marcha a paso forzado, puede decirse que a la desbandada, tratando de evadir el combate de los mambises. Intentaron organizar una defensa activa, después de haber dejado tras de sí, alrededor de cien cadáveres entre ellos el capitán Sarmiento.

El 16 de agosto de 1869 participó Varona como subalterno de Manuel de Quesada, en el asalto a Las Tunas. El 16 de febrero de 1875 participó en la toma del convoy de “Punta Gorda” el que quedó totalmente en manos del ejército mambí.

Tomaron los insurrectos 34 carretas cargadas de víveres, ropas, medicinas y otros efectos, 125 yuntas de bueyes, 200 cabalgaduras, en su mayor parte mulos cargados, 111 rifles Remington y bastante parque. Participó ya con los grados de coronel y como jefe del regimiento de caballería Río Blanco en el movimiento político de “Lagunas de Varona”.

El 17 de febrero de 1876 el coronel Francisco Varona se trasladó a Caisimú con el objetivo de organizar las fuerzas que tomarían parte en el asalto a Puerto Padre. Participó en escenarios gloriosos como la toma de Las Tunas el 13 de septiembre de 1876. Después de grandes y fructíferos combates, se produjo el Pacto del Zanjón que Francisco Varona rechazó enérgicamente incorporándose con Vicente García y Maceo en la Protesta de Baraguá.

Destierro

En 1879, Varona y su hijo Francisco Varona Tornet, al frente de las tropas tuneras se alzaron cuando la Guerra Chiquita. Víctima de un engañoso acuerdo, tras el fracaso de este intento, fue hecho prisionero y junto a su hijo deportado a España.

Retornó a la patria en 1886, luego del asesinato de Vicente García en Venezuela y en el territorio de Las Tunas dedicó todos los esfuerzos a la organización de la nueva contienda. El 24 de febrero de 1895, cuando los gendarmes de la corona española rodearon su casa, ya estaba Varona en el campo de la insurrección, de nuevo a la orden de la patria; cumpliendo con el legado de Vicente García, de ayudar a libertar a Cuba.

Recién iniciada la guerra de 1895, recibió el grado de mayor general del Ejército Libertador cubano, tres estrellas refulgían en su guerrera, como premio a sus proezas militares ya su probado patriotismo.

Última etapa y muerte

Por su avanzada edad y el mal estado de salud permaneció desde 1896 en su cuartel de San Luís, protegido por una escolta especial que le asignó el Consejo de Gobierno.

En la zona de Gibara, el 21 de agosto de 1899 murió el viejo roble de la independencia cubana, coronado de lauros y victorias y escenificó cientos de batallas en su afán por la libertad de Cuba.

Fuente