Saltar a: navegación, buscar

Guido de Lusignan

Guido de Lusignan
Información sobre la plantilla
Rey de Jerusalén
Guido de Lusignan.jpg
Reinado 1186-1192 -
Otros títulos 1180 - 1186 . Conde de Jaffa y Ascalón
1186 - 1192. Rey de Jerusalén (junto con Sibila de Jerusalén)
1192 - 1194. Rey de Chipre.
Nacimiento 1140
Lusignan, Poitou
Fallecimiento 18 de julio de 1194
Nicosia, Bandera de Chipre Chipre
Predecesor Balduino V de Jerusalén
Sucesor Isabel de Jerusalén y Conrado de Montferrato
Consorte Sibila de Jerusalén
Casa Real Lusignan
Padre Hugo VIII de Lusignan
Madre Borgoña de Rançon

Escudo de Guido de Lusignan

Guido de Lusignan o Guy de Lusignan. Rey de Jerusalén y primer rey de Chipre. Nació alrededor del año 1140 y murió en 1194. Se casó en 1180 con Sibila, hermana de Balduino IV, rey de Jerusalén y viuda de Guillermo de Monferrato. A Balduino IV sucedió Balduino V, hijo del primer matrimonio de Sibila, que murió al poco tiempo entre sospechas de un posible envenenamiento. Entonces pasó la corona a Sibila, que la cedió a su marido. Al año siguiente de su coronación fue vencido y hecho prisionero por Saladino (en Hattin). Jerusalén cayó en poder de los musulmanes y Guido puso inútilmente sitio a Tolemaida hasta que llegaron Felipe II de Francia y Ricardo Corazón de León de Inglaterra. Entonces cedió a éste último el título de rey de Jerusalén a cambio de la soberanía de Chipre, donde fundó un reino que duró trescientos años.

Llega a Jerusalén

Junto a sus hermanos Amalarico y Hugo IX, conde de Lusignan, Guido viajó a Jerusalén en 1170 donde el rey Balduino IV estaba enfermo de lepra y Guido se convierte en vasallo de Inés de Courtenay, la madre del soberano enfermo.

Balduino accedió a peticiones de su madre para que casara a la princesa Sibila (hermana del rey) con Guido. Por su matrimonio (en 1180) se convirtió en Conde de Jaffa y Ascalón y alguacil de Jerusalén.

Guido logró que Balduino IV lo nombrara regente a comienzos de 1182 y su comportamiento no fue el esperado. Existían colonos francos descendientes de los primeros cruzados que pretendían hacer la paz con Saladino, sultán de Egipto. Guido, Reinaldo de Châtillon y otros cruzados recién llegados no deseaban paz entre Jerusalén y Egipto y no cesaban en continuas provocaciones a Saladino.

A finales de 1182 y principios de 1183, Balduino IV intentó anular el matrimonio de su hermana con Guido y no lo consiguió por lo que cambió el orden de sucesión, poniendo a Balduino V, hijo de Sibila, en su primer matrimonio con Guillermo de Monferrato, por delante de Sibila, aunque ella no quedó excluida de la sucesión. Guido se comportó discretamente desde 1183 hasta que su esposa fue reina en 1186.

Rey consorte de Jerusalén

Balduino IV finalmente sucumbió a la lepra en 1185, el Estado se dividió en distintas facciones, pacifistas o belicosas,

El general en jefe del ejército unido de Jerusalén, Guy de Lusignan, apoyaba una política agresiva y de no negociación con los sarracenos y abogaba por su sometimiento y derrota en combate, cosa a la que sus detractores se oponían habida cuenta de la inferioridad numérica que los cristianos tenían ante las tropas de Saladino.

Balduino V se convierte en rey. Era un niño enfermizo y murió al cabo de un año. Raimundo III intentó convocar apoyo para la reina viuda María Comneno de Constantinopla, cuando Sibila fue coronada reina por el Patriarca Heraclio. Reinaldo de Châtillon hizo declaraciones a favor de Sibila quien con el claro apoyo de la iglesia fue soberana indiscutida aunque tuvo de acceder a la anulación de su matrimonio con Guido, para satisfacer a los miembros opositores de la corte, siempre y cuando ella tuviera libre albedrío para elegir su próximo esposo y para asombro de la facción rival, eligió nuevamente a Guido, renunció a la corona y se la otorgó a él, permitiéndole coronarse a sí mismo.

La radicalidad religiosa y el apoyo al brazo más radical de la orden de los Templarios en sus ataques a diversas localidades y estructuras sarracenas desembocarían en un enfrentamiento final entre Guy de Lusignan y el propio Saladino. De hecho, se hace culpable a Guy de Lusignan de la derrota y pérdida de Jerusalén por su obsesión en enfrentarse al ejército de Saladino y su falta de visión para la protección de la ciudad y de sus habitantes.

Caída de Jerusalén

  • 1187 Guido, contra el consejo de Raimundo III, intentó aliviar el sitio que Saladino había puesto a Tiberíades. El ejército de Jerusalén fue derrotado en la Batalla de Hattin. Guido fue uno de los muy pocos cautivos perdonados por los Sarracenos tras la batalla, junto con su hermano Godofredo y Hunifrido.

Preso y liberado

Guido fue encarcelado en Damasco mientras Sibila permaneció defendiendo Jerusalén, pero tuvo que cedérsela a Saladino el 2 de octubre. Sibila le escribió rogándole la liberación de su esposo quien fue liberado en 1188 permitiéndole retornar con su mujer.

Guido y Sibila buscaron refugio en Tiro, única ciudad en manos cristianas. Conrado de Monferrato les negó el refugio y acamparon fuera de los muros de la ciudad durante meses. Guido se unió a una vanguardia de la recientemente llegada tercera cruzada. La reina lo siguió, pero murió de una epidemia junto con sus hijas. Por acuerdo de los miembros sobrevivientes de la Haute Cour, con la muerte de Sibila, Guido perdió su autoridad como rey consorte y la corona pasó a Isabel.

Rey de Chipre

En 1191 Guido dejó Acre con una pequeña flota y llegó al puerto de Limassol, en Chipre. Buscaba apoyo de Ricardo I de Inglaterra, del cual había sido vasallo previamente en Francia. Juró lealtad al rey Ricardo y asistió al casamiento y ceremonia de Ricardo con Berenguela de Navarra. Participó en la campaña contra Isaac Comneno de Chipre e impresionó a Ricardo de tal manera que Guido se convirtió en el favorito de Ricardo para ser rey de Jerusalén.

El rey Felipe II de Francia apoyaba en cambio a Conrado de Monferrato, que fue elegido rey en 1192 por derecho de su esposa Isabel; Conrado había anulado el matrimonio de Isabel con Hunifrido y se había casado con Isabel. Conrado fue asesinado e Isabel se casó con Enrique II de Champaña. Cuando éste murió, en 1197, Isabel contrajo matrimonio con el hermano de Guido, Amalarico. Mientras tanto, Guido fue compensado por la pérdida de su reino comprándole Chipre a Ricardo, que había conquistado la isla camino de Palestina.

Muerte

Falleció en 1194 y sepultado en la iglesia de la Orden del Temple en Nicosia. Los Lusignan continuaron gobernando en el reino de Chipre hasta 1474.

Cronología de títulos

Fuentes