Saltar a: navegación, buscar

Infertilidad

Infertilidad
Información sobre la plantilla
005 infertilidad.jpg
Concepto:La infertilidad es la incapacidad de la pareja de lograr una gestación que lleve al nacimiento de un hijo, después de un año de mantener relaciones sexuales sin métodos de planificación.

Infertilidad. Es un problema de pareja y no una enfermedad, sino la consecuencia de una o varias enfermedades. Lo que más sorprende de la infertilidad es que en la mayoría de las parejas aquejadas de infertilidad, todos los exámenes convencionales que les han practicado han resultado normales, y que de 20 causas de infertilidad usualmente no se tratan más de una o dos, minimizando cualquier probabilidad de éxito, pues usualmente coexisten varias causas de infertilidad. El examen más simple para infertilidad es el espermograma pues si este es perfectamente normal el estudio se focalizaría en la mujer. Sin embargo es frecuente encontrar pequeñas anormalidades en el espermograma que aunque no impiden la fertilidad si la dificultan, más aún si la mujer presenta alteraciones.

Problema frecuente

Consiste en la no concepción después de un año de mantener relaciones sexuales sin ningún medio de planificación. Aproximadamente el 20% de las parejas están aquejadas por infertilidad, la cual podría ser curable en más del 90% de los casos si se hiciera un diagnóstico adecuado. Sin embargo la falta de dicho diagnóstico impide lograr el embarazo. Generalmente la infertilidad se origina en ambos miembros de la pareja y no en uno sólo, por lo que es indispensable estudiar tanto al hombre como a la mujer.

La esterilidad es la incapacidad total de concebir

Aproximadamente el 1.5% de las parejas son estériles, lo cual significa que la única opción que tienen es la adopción. Fecundidad es la capacidad de participar en la concepción de un embarazo y depende de la edad de la pareja, la frecuencia del coito y la contracepción (o planificación familiar) empleada.

Relación entre fertilidad y edad de la mujer

La edad de la mujer tiene relación muy estrecha con la fertilidad siendo de los 22 a los 35 años la edad de mayor probabilidad de lograr embarazos normales como vemos en la gráfica a continuación (ver enlace). Sin embargo, las probabilidades pueden mejorarse pues la gran mayoría de parejas fértiles tienen alguna patología que dificulta la fertilidad, y están incluidas en esta estadística. Si tales parejas corrigieran esas causas que aunque no impiden el embarazo si dificultan la fertilidad, las estadísticas serían mejores. Adicionalmente, en la población estándar los intentos de lograr el embarazo se reducen en mujeres muy jóvenes, y en mujeres mayores, en las primeras por factores en general económicos, y las segundas en general por factores profesionales. Por ello, si se desea lograr el embarazo y se corrigen las anormalidades que aparezcan en el Syscan practicado a la mujer, obviamente la gráfica dará más oportunidades.

Infertilidad masculina

Infertilidad masculina.
La infertilidad y la esterilidad en el hombre es una consecuencia de una enfermedad y no una enfermedad en si. Sin embargo hay que recordar que es un problema de pareja donde hay problemas tanto en el hombre como en la mujer, los cuales sumados resultan en la incapacidad de lograr el embarazo y parto. La gran mayoría de las parejas infértiles presenta problemas tanto en el hombre como en la mujer. Son muchas las causas de infertilidad y esterilidad masculina, siendo las más frecuentes en orden de importancia:
  • 1. Infección del tracto seminal
  • 2. Hipotrofia testicular
  • 3. Retractibilidad testicular exagerada
  • 4. Hipoplasia escrotal con localización testicular alta
  • 5. Factores ambientales, profesionales, iatrogénicos
  • 6. Antecedentes de criptorquidia
  • 7. Obstrucción secundaria del tracto seminal
  • 8. Hipogonadismo
  • 9. Alteraciones hormonales difusas o mixtas
  • 10. Falla renal
  • 11. Diabetes
  • 12. Alteraciones hepáticas
  • 13. Disgenesia
  • 14. Criptorquidia
  • 15. Factores inmunológicos
  • 16. Problemas hematológicos


Existen otras causas como dificultades de erección y eyaculación inadecuada, prostatectomía, esclerosis múltiple, alteraciones del hipotálamo, menos reconocidas pero que dificultan o impiden la fertilidad en el hombre. Muy frecuentemente coexisten varias de las causas anteriores y el encontrar una causa no descarta la presencia simultánea de otras. El tratar un solo problema tampoco resolverá la infertilidad. Los casos más frecuentes de pareja infértil son aquellos en los cuales existe una causa masculina de menor importancia y una causa femenina también de menor importancia, que sumadas originan esterilidad. Por tanto el estudio ideal debe evaluar tanto al hombre como a la mujer. El tratamiento de la infertilidad (esterilidad) masculina depende de la causa y puede ser tan simple como recibir antibióticos y antiinflamatorios, o determinar las causas de la hipertensión y corregirla para suspender los antihipertensivos que afectan la fertilidad. Las causas de infertilidad más frecuentes son las más simples de corregir siempre y cuando se diagnostiquen oportunamente, lo cual rara vez se hace con los estudios convencionales de fertilidad. La detección de estas causas frecuentes se consigue mediante un examen de amplio espectro y alta precisión siendo el ideal el Syscan (ver más adelante.)

Infertilidad femenina

Infertilidad femenina.
Como decíamos anteriormente aproximadamente el 20% de las parejas tiene dificultad para lograr el embarazo, y la gran mayoría de las parejas infértiles presenta problemas tanto en el hombre como en la mujer. Ni la infertilidad ni la esterilidad son enfermedades ni existe una solución mejor que otra. Estos trastornos son únicamente manifestaciones de verdaderas enfermedades o defectos, sin cuyo diagnóstico la posibilidad de embarazo será remota o imposible. Usualmente los problemas que originan la infertilidad femenina son fáciles de resolver. Afortunadamente rara vez son graves o incurables. Pese a ello muchísimas mujeres son sometidas infructuosamente a procedimientos extremos, costosos y eventualmente peligrosos. El problema radica en no detectar oportuna y correctamente las causas de infertilidad. Las causas de infertilidad femenina son múltiples y por tanto no existe un solo tratamiento para curar la infertilidad. El tratamiento depende de la causa. Las principales causas de infertilidad y esterilidad femenina se originan en:
  • Utero, por malformaciones, adenomiosis, infecciones y tumores
  • Cérvix (cuello) por malformaciones, endometriosis, cirugía, quistes, infecciones y tumores
  • Trompas, por obstrucción originada principalmente por endometriosis, infecciones, malformaciones, ectópicos antiguos y tumores
  • Enfermedad Inflamatoria Pélvica, por infecciones y endometriosis
  • Ovarios, por tumores, quistes y endometriosis
  • Vagina, por alteraciones del moco cervical, alergia, infección, traumatismo, lubricantes, etc.
  • Enfermedad crónica como colagenosis
  • Antecedentes de exposición materna a dietilestilbestrol (DES)
  • Enfermedades de la Tiroides
  • Hiperprolactinemia, causada por tumores hipotalámicos, medicamentos y factores metabólicos
  • Obesidad
  • Pérdida de grasa corporal, especialmente por ejercicio intenso, o dieta severa.
  • Stress físico y/o psicológico, asociado a alteraciones físicas o metabólicas. # El stress por si sólo es muy poco probable que cause infertilidad.

A medida que aumenta la edad por encima de los 35 años comienzan a reducirse las posibilidades de embarazo. La posibilidad de conseguir el embarazo se reduce con la edad porque los órganos reducen su capacidad de máximo funcionamiento con el tiempo. Los óvulos se crean, crecen y mueren al igual que toda materia viva y requieren que el entorno y los espermatozoides estén saludables para lograr el embarazo. Pero esto es muy relativo pues muchas mujeres quedan embarazadas sin problemas después de esta edad. Muy frecuentemente coexisten varias de las causas anteriores y el encontrar una causa no descarta la presencia simultánea de otras. El tratar un solo problema tampoco resolverá la infertilidad. Los síntomas más comunes que presenta la mujer con problemas de fertilidad son:

  • Alteraciones del Ciclo Menstrual o ausencia de ciclo
  • coágulos con la menstruación
  • cólicos menstruales
  • cambios importantes en el estado de ánimo antes o durante el período
  • dolor de cintura
  • dolor durante la relación sexual
  • flujos
  • hemorragia menstrual abundante o muy larga
  • hemorragias genitales anormales
  • inflamación abdominal baja
  • manchado café al pasar el período
  • menstruación olorosa
  • nauseas, vómito o mareo cuando va a llegar el período

Prácticamente toda mujer que tenga problemas de infertilidad tendrá uno o varios de los síntomas anteriores y aunque los exámenes convencionales para infertilidad no demuestren el problema, hasta no solucionar la causa, no se logrará el embarazo. Por ello muchas mujeres con estos síntomas terminan sometidas a procedimientos infructuosos por lo que su posibilidad de curación será cada vez más reducida. Las reacciones inflamatorias originadas por infecciones y endometriosis suelen ocasionar obstrucción, adherencias, formación de quistes, etc., con efectos negativos para la fecundidad. Así, el tratar la inflamación mejora las posibilidades de embarazo, siempre y cuando no haya otras causas asociadas.

Por qué tantos tratamientos de infertilidad fracasan

La respuesta es simple: Fracasan por falta de un diagnóstico adecuado. Muchísimas parejas con infertilidad tienen análisis convencionales de laboratorios normales. Por ejemplo, una prueba química no detectará el grado de reacción inflamatoria producida por una infección ni mostrará la inhabilidad del cérvix para mantener un embarazo, etc. Para ello se requieren exámenes imagenológicos del interior de los órganos. La laparoscopia por ejemplo, solo examina la superficie de los órganos mas no su interior, suministrando un diagnóstico incompleto que desembocará en un tratamiento infructuoso. Cuando hay infertilidad es indispensable diagnosticar todos sus orígenes para poder tratarlos con éxito. Como los exámenes convencionales suelen resultar normales se requieren exámenes de mayor sensibilidad y espectro, como el Syscan que permite diagnósticos imposibles con los medios convencionales. El primer paso para solucionar la infertilidad es el diagnóstico de sus causas. Sin esta condición, el éxito del tratamiento dependerá del azar por lo que los resultados serían desalentadores y nos preguntamos:

  • ¿Cuántas mujeres son sometidas infructuosa e innecesariamente a inseminación artificial o transferencia embrionaria?
  • ¿Cuánto dinero, tiempo y esperanzas se pierden en fertilizaciones in vitro que no logran embarazos?
  • ¿Cuántas mujeres han muerto o han sufrido graves consecuencias debido a laparoscopias innecesarias?
  • ¿Cuántos exámenes costosos y dispendiosos no muestran ningún diagnóstico útil para solucionar el problema de infertilidad?
  • ¿Cuánto llevan usted y su pareja buscando un embarazo sin resultados?

De todas las consultas que recibimos sobre infertilidad, personalmente y por email, el motivo de consulta más frecuente es:

Infertilidad con todos los exámenes previos normales

Y en las parejas que hemos atendido personalmente por ese motivo de consulta hemos encontrado: muchas de estas parejas ya habían sido sometidas infructuosamente a fertilizaciones in Vitro, inseminaciones artificiales, ICSI, etc. Al repetir el espermograma en laboratorios de confianza SIEMPRE nos han reportado diferentes grados de anormalidad espermática. Al practicar el examen de infertilidad Syscan a los hombres con espermograma anormal SIEMPRE hemos encontrado anormalidades que explican la infertilidad. Al practicar el examen de infertilidad Syscan a las mujeres SIEMPRE hemos encontrado alteraciones que explican la infertilidad. Las alteraciones detectadas en la pareja hacían prácticamente imposible que tuvieran éxito las Fertilizaciones in Vitro, Inseminaciones artificiales, ICSI, etc., por lo cual esos tratamientos estaban ya condenados a fracasar.

¿Cómo lograr el mejor porcentaje de éxitos en el tratamiento de la infertilidad femenina?

Son muchas las causas de infertilidad y obviamente no existe una cura única para todas las causas. Siempre se requerirá un diagnóstico en el hombre y en la mujer para que el tratamiento tenga éxito. Sabiendo que la infertilidad femenina es consecuencia de varias alteraciones cuyas consecuencias sumadas impiden la fertilidad, es fácil deducir que corrigiendo el mayor número de causas se obtendrán las mejores posibilidades de lograr el embarazo. El Syscan está diseñado para este propósito. Debe hacerse el diagnóstico lo más pronto posible pues cuanto más tarde se encuentre que impide la fertilidad más se dificultará el embarazo. El Syscan permite encontrar soluciones muy simples para tratar la infertilidad y evitar tratamientos extremos.

El Syscan mejora la tasa de éxito de los tratamientos especializados como estimulación ovárica, fertilización In Vitro, transferencia embrionaria, inyección intracistoplasmática de esperma, etc., cuando dichos tratamientos son necesarios. Se sabe que estos tratamientos casi siempre fallan, pero haciendo el Syscan se pueden corregir previamente los factores que limitan el éxito de dichos tratamientos.

Seguros médicos y tratamientos de infertilidad

La gran mayoría de servicios de salud y compañías aseguradoras no cubren los tratamientos de infertilidad. Afortunadamente si deben cubrir los tratamientos de las causas de infertilidad. Por ello no aprobarán consultas ni tratamientos específicos para fertilidad pero si aprobarán los tratamientos para enfermedades que dificultan la fertilidad. Desafortunadamente tales enfermedades son pasadas por alto con los medios diagnósticos convencionales y las parejas terminan sometidas a tratamientos extremos que no son cubiertos por sus aseguradoras.

Procedimientos que deben evitarse

Hasta haber hecho el Syscan y diagnosticado exactamente qué afecta la fertilidad, es indispensable evitar las siguientes intervenciones y tratamientos por el elevado costo (que suele perderse si se hacen sin diagnóstico) y por los graves riesgos que acarrean y que suelen dificultar más la fertilidad si no se ha diagnosticado del origen del problema:

  • Histerosalpingografía, puede originar peritonitis, proceso pélvico inflamatorio, obstrucción tubaria y otras complicaciones
  • Laparoscopia, puede originar peritonitis, proceso pélvico inflamatorio, obstrucción tubaria y otras complicaciones y puede ser mortal. Crea adherencias que aumentan las posibilidades de obstrucción
  • Fertilización in Vitro o F.I.V., puede producir graves defectos fetales y abortos
  • I.C.S.I o Inyección intracitoplasmática de esperma, puede producir graves defectos fetales y abortos
  • Inseminación Artificial, puede terminar en graves defectos fetales y abortos
  • Corrección de varicocele, suele ser inútil pues el varicocele no impide la fertilidad por si solo
  • Cirugías abdominales, ginecológicas o urológicas que no sean de urgencia, causan adherencias, además de sus eventuales consecuencias y riesgos
  • Tratamientos hormonales, pueden producir graves defectos fetales y abortos
  • Inductores o estimulantes de Ovulación, pueden producir graves defectos fetales y aborto
  • Transferencia embrionaria, pueden producir graves defectos fetales y abortos

Fuentes