Ester (libro de la Biblia)

(Redirigido desde «Libro de Ester»)
Libro de Ester
Información sobre la plantilla
Esther and Mordecai-s.jpg
Ester y Mardoqueo (Mordekai).
Nombre nativo:Meguilat Ester,
מְגִילַת אֶסְתֵּר
Categoría:«Libro histórico» de la Biblia
Idioma:hebreo
Origen:escrito hacia el 479 a 470 a. n. e.
Lugar:El palacio del rey Asuero en la ciudad de Susa (Persia)


El Libro de Ester es uno de los «libros históricos» del Antiguo testamento y del Tanaj (Biblia hebrea).

En hebreo se llama Meguilat Ester (מְגִילַת אֶסְתֵּר).

Lleva el nombre de su personaje principal, la reina Ester de Persia. Enfrentados con la muerte, Ester y Mardoqueo (su padre de crianza), hicieron a un lado su temor y actuaron. Ester arriesgó su vida al pedir al rey Asuero que salvara a los judíos. Los judíos celebran la Fiesta de Purim, que simboliza la liberación de Dios. «Purim» significa ‘echar suertes’, como lo hizo Amán para establecer la fecha del exterminio de todos los judíos de Persia.

Sinopsis

La narración que se incluye en el libro de Ester se sitúa en Susa (según el Libro de Nehemías 1.1), una de las capitales del Imperio persa, durante el reinado de Asuero, también conocido como Jerjes I (según el Libro de Esdras 4.6). La obra presenta el origen de la Fiesta de Purim (según el Libro de Ester 9.16-32), que celebra la salvación de una comunidad judía en un momento de crisis y persecución.

En medio de un gran despliegue de lujos orientales, Asuero repudia a su esposa, la reina Vasti, y la sustituye por Ester, una bellísima adolescente judía, sobrina y pupila de Mardoqueo. Entre este y el amalecita Amán, primer ministro del imperio, surge un grave conflicto que culmina con la real orden, cursada a cada una de las provincias de Persia, «de destruir, matar y aniquilar a todos los judíos, jóvenes y ancianos, niños y mujeres, y de apoderarse de sus bienes, en un mismo día» (Libro de Ester 3.13). Pero Mardoqueo, que ya en una ocasión había salvado la vida a Asuero (2.21–23), también ahora, con la ayuda de Ester, logra librar a su pueblo de la destrucción decretada. Mardoqueo, al escuchar del edicto real, le ordenó a Ester que intercediera por los judíos.

Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrán de alguna otra parte para los judíos; pero tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?
Libro de Ester 4.14

Amán, enemigo de los judíos, fue ahorcado; y luego, a filo de espada, los judíos mataron a todos los que los odiaban (Libro de Ester 9.5). Incluso la propia Ester instigó a que también se colgara a los diez hijos de Amán (9.13-14). Luego del triunfo, Mardoqueo le escribió otra vez a los judíos para ordenar la celebración de la Fiesta de Purim los días 14 y 15 del mes de Adar. El nombre de la fiesta se relaciona con las suertes que echó Amán para conocer el día propicio para la destrucción de los judíos (Libro de Ester 3.7). Esa fiesta celebra la salvación y la liberación de los judíos con alegría, banquete y regocijo (Libro de Ester 9.18).

La narración finaliza destacando la prosperidad del Imperio persa durante la función de Mardoqueo como segundo en el reino (Libro de Ester 10.3). Además, se pone de manifiesto el aprecio de la comunidad judía a Mardoqueo.

Bosquejo del libro

  • Ester es elegida reina (Libro de Ester 1.1–2.23)
  • Amenazas contra los judíos (Libro de Ester 3.1–4.17)
  • Ester intercede por los judíos (Libro de Ester 5.1–8.17)
  • Los judíos son liberados (Libro de Ester 9.1–10.3)

Autor

Ester biblia01.jpeg

Aunque se desconoce el nombre del autor, el libro fue escrito por un judío familiarizado con las costumbres y el idioma persa. Mardoqueo o Esdras pudieron haberlo redactado. El autor se mantiene anónimo a través de la narración, debe haber sido un judío que conocía bien las costumbres, tradiciones e idioma persas. Al mismo tiempo, estaba consciente de las tradiciones antiguas de Israel. Específicamente debió haber conocido las historias de José y de la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto. Su objetivo era contar a la comunidad judía el origen histórico de la Fiesta de Purim en un marco literario interesante y entretenido.

Como en muchos otros casos de libros de este período, el autor del Libro de Ester permanece desconocido, aunque la tradición suele atribuirlo al profeta Esdras. Su estilo es moderno (del tiempo de los Macabeos) y un verdadero erudito en los asuntos históricos del pueblo al que pertenece. Está muy bien documentado y no comete errores históricos.

El autor también señala el motivo remanente que recurre a través de la Biblia (desastres naturales, enfermedades, guerras y otras calamidades que amenazan al pueblo de Dios; aquellos que sobrevivieron constituyen un remanente).

Fecha

La determinación de la fecha de composición del libro de Ester, la tradición lo fundamenta básicamente en el análisis interno del libro. Desde la perspectiva lingüística, basados en que el libro de Ester se ha ubicado en la época persa o en la helenística temprana, por tres razones fundamentales: el hebreo que se emplea en el libro de Ester tiene muy poco en común con el descubierto en Qumrán; el texto de Ester no presenta la influencia griega característica del período helenístico; y los libros con los que Ester tiene cierta afinidad literaria y lingüística se relacionan con el período persa.

A ese argumento lingüístico añaden que el libro de Ester trata con deferencia y simpatía al monarca persa. Además, que un judío llegó a una posición de prestigio y poder dentro del imperio. Esa relación de afinidad es probable que se haya desarrollado durante la hegemonía de Persia. Se ha sugerido entre 490 y 470 a.C. como una fecha aproximada de la composición de la mayor parte del libro de Ester.

Marco histórico

Toma su nombre de la bella judía huérfana protagonista de la historia que se convirtió en la esposa oficial del rey persa Asuero.

Generalmente se considera que éste fue el monarca Jerjes I, quien sucedió a Darío I en el 485 a.C. y gobernó durante veinte años sobre 127 provincias, desde la India hasta Etiopía. Asuero vivió en Susa, la capital de Persia.

En este tiempo, cierto número de judíos se encontraba aún en Babilonia, pese a que habían sido declarados libres para regresar a Jerusalén (Esdras 1;2) hacía más de cincuenta años. La historia se desarrolla durante un período de cuatro años, que se inicia en el año tercero del reinado de Jerjes.

Aporte a la teología

Un aspecto muy importante e interesante en el libro de Ester es que no menciona el nombre de Dios en la narración. Esa peculiaridad se repite en la Biblia solo en el libro de Cantar de los cantares. Los creyentes tradicionalmente han reaccionado de dos formas. Los traductores griegos del libro, al percatarse de esa situación, añadieron una serie de relatos y oraciones para responder a esa realidad literaria y teológica. Otros creyentes, como Lutero, han rechazado la canonicidad del libro y lo han relegado a un segundo plano, en términos de su contribución a la vida de la comunidad religiosa. Ambas posiciones por muchos ha sido superada mediante un análisis de la contribución teológica del libro al desarrollo de la fe de la Iglesia. Específicamente a través del estudio de las implicaciones contemporáneas de la narración.

En la evaluación teológica del libro de Ester le han descubierto valores importantes.

La narración destaca la providencia divina. Dios interviene en la historia y cambia radicalmente el futuro y la suerte de los judíos. Ese acto salvador y libertador puede relacionarse con las grandes intervenciones de Dios en la historia de Israel (Éx 3; 12–15; Jos 6; Jue 14–15).

En la narración, el nombre de Dios no se menciona explícitamente, pero su acción libertadora se pone de manifiesto. En medio de una situación de crisis y un peligro mortal, la acción de Dios transformó el ambiente de muerte y lo convirtió en una celebración de vida.

Una de las frases más famosas del libro la dice Mardoqueo, ante la ambivalencia de Ester: «Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrán de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?» (?4.14?). Es obvio que Mardoqueo esperaba que Dios liberara a su pueblo. En esa afirmación, se enfatiza que la salvación del pueblo es segura. La misma no depende de la decisión de Ester. Según Mardoqueo, era responsabilidad de la reina intervenir e interceder por su pueblo. Sin embargo, la salvación del pueblo no se ponía en duda ante la pasividad de Ester. De algún lugar llegaría la salvación al pueblo.

Es muy importante indicar que la Fiesta de Purim celebra un acto de liberación y salvación. Los judíos se regocijan al recordar que Amán, representante de las fuerzas hostiles y despiadadas que atentan contra el pueblo de Dios, fue finalmente derrotado.

El capítulo 8. En el mismo se presenta el edicto del rey Asuero a favor de los judíos. Esa narración enfatiza la victoria de la sabiduría sobre la fuerza, el triunfo de la prudencia sobre la burocracia. En el relato se pone de manifiesto el poder de un sector minoritario sobre las fuerzas de un imperio. La solidaridad triunfó sobre la injusticia.

Canonicidad

Tumba en un risco del rey persa Jerjes I, el gobernante que por lo general se identifica con el rey Asuero en el libro de Ester (Est 1.1).Foto de Gustav Jeeninga

Considerado universalmente canónico en su original hebreo, única versión aceptada por los judíos; las adiciones posteriores en griego son consideradas deuterocanónicas para los católicos y ortodoxos, y apócrifas para los protestantes.

Durante el primer siglo de la era cristiana, el libro de Ester fue adquiriendo reconocimiento entre la comunidad judía. Tanto en el Talmud, como en las obras de Josefo, se hace referencia al libro de Ester como parte del canon judío. En el concilio de Jamnia, celebrado en 90 d.C., el libro de Ester debió haber sido reconocido con valor religioso por varias razones: se presenta como una obra histórica en un momento de persecución; brinda la razón de ser de una fiesta judía popular; y, además, luego de la destrucción del templo de Jerusalén en 70 d.C., los judíos debían ver las vidas de Ester y Mardoqueo como un ejemplo a seguir en situaciones de crisis.

Entre los cristianos, las dudas en cuanto a la canonicidad del libro de Ester han sido varias: presenta un relato con un valor religioso vago y superficial; el nombre de Dios está ausente en la narración (el texto griego incluye una serie importante de adiciones que no solo añaden el nombre de Dios, sino que desarrollan el valor religioso del libro); y la relación y asociación entre los libros de Ester y Judit (deuterocanónico).

El libro de Ester no se cita en el Nuevo Testamento, y está ausente en varias listas antiguas de libros canónicos. En última instancia, el objetivo del libro de Ester es presentar «la base histórica» de la Fiesta de Purim, la cual no se incluye ni se celebra en el calendario cristiano. Todos esos factores contribuyeron a la lenta aceptación de Ester en el canon de las iglesias del este. Desde el siglo IV, las iglesias del oeste aceptaron la canonicidad del libro.

Fiesta de Purim

En los escritos de Josefo se menciona la fiesta que se celebraba los días 14 y 15 del mes de Adar (febrero, marzo) para conmemorar la salvación de los judíos en tiempos de Mardoqueo en el Imperio Persa. En 2 Macabeos (véase 15.37) se hace referencia a la fiesta de Nicanor que se celebraba el día 13 de Adar, «la víspera del día de Mardoqueo». Además, en el Talmud se presentan los detalles ceremoniales de la Fiesta de Purim. Esta celebración incluía manifestaciones de entusiasmo, gozo y fiestas carnavalescas; banquetes, bebidas, intercambios de regalos entre familiares y amigos; y, además, se leía el libro de Ester. Purim era una fiesta con un doble carácter: profano y religioso.

Los intentos por descubrir el origen judío de la Fiesta de Purim han sido infructuosos. El mismo nombre de la fiesta delata su origen no judío. La palabra Purim, que proviene del singular pur, significa suertes y, posiblemente, se relaciona con la palabra babilónica puru, que como acepción principal tiene el mismo significado.

Se han propuesto varias teorías en cuanto al origen histórico de la Fiesta de Purim. Algunos estudiosos han relacionado la historia de Ester con varios mitos y festivales babilónicos. Mardoqueo y Ester se relacionan con las divinidades Marduk e Istar; y Amán y Vasti con los dioses elamitas Humman y Mashti. Sin embargo, una teoría más probable identifica el origen de esta fiesta con las celebraciones de año nuevo en el Imperio Persa. La narración del libro de Ester presenta varios ritos y tradiciones que son comunes en las celebraciones de año nuevo en Persia y otras culturas antiguas.

Adiciones griegas al libro

Títulos reales del rey Jerjes, el bíblico Asuero de Ester 1.1. Hallado en su palacio en Persépolis, Persia. Foto de Howard Vos

Una característica importante del libro de Ester es que cuenta con una serie de adiciones al texto griego que no tienen paralelo en el texto masorético. Estas adiciones griegas al texto de Ester añaden 107 versículos, a los 167 del texto masorético y pueden catalogarse en seis secciones.

  • El sueño de Mardoqueo: (11.2–12.6). Este pasaje incluye dos incidentes importantes: un sueño apocalíptico de Mardoqueo; y el descubrimiento del complot para matar al rey.
  • El decreto de Asuero: (13.1–7). Esta sección incluye el texto del decreto que envió Asuero, contra los enemigos del imperio, por la instigación de Amán.
  • Las oraciones de Mardoqueo y Ester: (13.8–14.19). Estas oraciones destacan el aspecto religioso del libro. Son en favor de la liberación de los judíos.
  • Ester se presenta ante el rey: (15.1–16). Esta narración describe cómo Ester se presentó ante el rey y añade una afirmación teológica importante:

«Dios hizo que el rey se volviera amable» (Versión Popoular).

  • El decreto de Asuero a favor de los judíos: (16.1–24). Este texto incluye el contenido del decreto real emitido a favor de los judíos.
  • La interpretación del sueño de Mardoqueo: (10.4–11.1). Esta porción relaciona el sueño de Mardoqueo con la narración del libro de Ester. Además, esta adición incluye un colofón con detalles en torno al origen del libro y la fecha de composición de la versión griega.
  • De las adiciones griegas al libro, la que se ha identificado con la letra C, tiene un valor religioso particular. Posiblemente, un lector judío de habla griega añadió estas oraciones para incluir de forma explícita el elemento religioso en la obra. Esas oraciones afirman la bondad de Dios con Israel e incluyen referencias a Abraham y a la liberación de Egipto (4.17). Las otras adiciones son narraciones para satisfacer la curiosidad del lector y añadir algún misterio al relato. Destacan el poder de Dios manifestado en la historia.

Estilo y organización

Muestra un nacionalismo rudo y furioso, con un lenguaje seco y directo, poco dado a las metáforas. Al contrario que otros libros bíblicos, Ester no se molesta en citar fuentes ni tampoco en acercarse a la doctrina estricta, al concepto de Alianza ni a Dios como fuente de la espiritualidad y la vida religiosa del pueblo judío.

La historia de Ester es un drama, no en el sentido griego (lucha del hombre contra el destino) sino en el hebreo: una historia que muestra la providencia de Dios.

Enseñanza religiosa

Ester es mucho más neutro (religiosamente hablando) que los demás libros históricos. Sin embargo, así como Judit intentaba probar la intervención de Dios en la victoria judía sobre Asiria, aquí Ester pretende imbuir en los guerreros la confianza en la victoria final del judaísmo gracias a la ayuda de Dios.

Utiliza permanentemente los mecanismos lógicos hebreos: si Dios ama al justo, el justo deberá finalmente triunfar sobre el impío (amonestación de Mardoqueo a Ester: cs. 13-17; comprensión de los personajes de que Dios guía los sucesos: 1:14-16). Además, la acción de Dios siempre opera conforme a su propia Ley.

Colofón de los libros históricos

A excepción del rey Asuero, ninguno de los personajes principales que aparecen en el libro (las dos reinas Vasti y Ester, Mardoqueo, y el ministro Amán) aparecen en ninguna fuente histórica conocida. Tampoco está documentado ninguno de los hechos que en él se narran, y sí sabemos por el contrario que el Imperio Persa era muy tolerante con las prácticas religiosas de sus pueblos sometidos (la propia Biblia alaba en varias ocasiones al rey Ciro) y le sería extraño el exterminio de los judíos que Amán pretendía.

No resultan verosímiles, por último, las matanzas tan exageradamente elevadas del final, ni el buen humor con que el rey aprueba tan brutal masacre de sus súbditos persas, que, como muchos otros episodios del Antiguo Testamento, resulta bastante desagradable para la sensibilidad moderna.

El razonamiento de los autores históricos judíos es el siguiente: algunos lectores echarán de menos los datos, fuentes y largas disquisiciones históricas. Otros, en cambio, meditarán sobre las causas y consecuencias de los hechos y buscarán sus motivos, al final de los cuales siempre está Dios. A ellos están destinados estos textos.

Personajes del Libro de Ester

En este libro bíblico se menciona a:

  • Asuero: Gran Rey de Persia, unánimemente identificado con el histórico Jerjes I. Este rey gobernaba desde la India hasta Etiopía sobre 127 provincias (Est 1:1). Asuero proclamó reina a Ester en lugar de la reina Vasti, que se había negado a salir para mostrarle su hermosura "a los pueblos y a los príncipes" (Est 1:11) pues la Biblia dice que Vasti "era hermosa de aspecto" (Est 1:11).
  • Mardoqueo: era "hijo de Yaír, hijo de Semeí, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín" (Est 2:5). La Biblia menciona en Ester 2:7 que "había criado a Hadasá, que es Ester, hija de su tío, porque no tenía padre ni madre; y era moza de hermosa forma y de buen parecer; y como su padre y su madre murieron, Mardoqueo la había tomado por hija suya."
  • Ester: era "hija de Abihail, tío de Mardoqueo" (Est 2:15). Habiendo quedado huérfana de sus padres, su primo Mardoqueo la adoptó y crio como si fuera hija suya. Era "moza de hermosa forma y de buen parecer" (Est 2:7). Su nombre hebreo era Hadasá (que significa mirto) pero le fue cambiado a Ester que es de origen babilónico y significa ‘estrella’. Fue proclamada reina en lugar de la reina Vasti pues ganaba "la gracia de todos los que la veían" (Est 2:15).
  • Amán: era "hijo de Hamdathá, del país de Agag" (Est 3:1). El rey Asuero le elevó al poder y le dio un puesto por encima de todos sus otros sevidores. Amán comenzó a odiar a Mardoqueo porque éste no se arrodillaba ni se inclinaba ante él, tal y como "lo había mandado el rey" (Est 3:2). Por eso fue que procuró destruir a los judíos, sin saber (y eso sería la causa final de su perdición) que la propia reina Ester era judía. Amán también es descendiente de Agag, Rey de Amalec, quien fue asesinado por Samuel, quien era sacerdote judío (1 Samuel 15:33). Desde entonces, los descendientes de el Rey Agag se comprometieron en aniquilar a todos los judíos.

Película de 1998

Ester, la reina de Persia (1998).

En 1998, Antena 3 televisión de España junto con otras televisiones europeas como la Rai italiana produjeron una película titulada Ester: la reina de Persia. Estaba dentro de una colección de películas sobre la Biblia que fueron emitiendo en esa fecha. Esta película fue dirigida por Raffaele Mertes. El guión fue realizado por Sandy Niemand. Intérpretes: Louise Lombard, F. Murray Abraham, Jürgen Prochnow, Thomas Kretschmann, Ornella Muti, Frank Baker, John Hollis y Umberto Orsini.

Véase también

Fuentes

  • Biblia plenitud: la Biblia de estudio que le ayudará a comprender a aplicar la plenitud del Espíritu Santo en su diario vivir. Nashville (Estados Unidos): Editorial Caribe, 1994 (edición en papel) y 2000 (edición electrónica).
  • Biblia, edición Reina-Valera, edición de estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.
  • La Biblia de Referencia Thompson, Versión Reina-Valera 1960, Referencia Temática # 4224
  • Pagán, Samuel (1992): Comentario bíblico hispanoamericano: Esdras, Nehemías y Ester. Miami (Estados Unidos): Editorial Caribe, 1992.
  • Siebeneck, Robert T. (1972): Judit y Ester. Bilbao (España): Ediciones Mensajero; y Santander (España): Editorial Sal Térrae, 1972.
  • Ester, artículo publicado en el sitio web Biblia Vida. Consultado el 4 de marzo de 2020.