Saltar a: navegación, buscar

Murad I

Murad I
Información sobre la plantilla
Murad I.jpg
Sultán otomano
Nacimiento1326
Bursa, Bandera de Turquía Turquía
Fallecimiento29 de junio de 1389
Kosovo, Bandera de Serbia Serbia
Causa de la muerteMuere a manos de Miloš Obilić en la batalla de Kosovo
NacionalidadTurco
OcupaciónSultán otomano (1362-1389)
Conocido porEl Divino
PredecesorOrhan I
SucesorBayezid I
CónyugeGülçiçek Hatun, Marya Thamara Hatun, Pasha Melek Hatun, Nilüfer Hatun
HijosYakub, Bayezid, Savci, Ibrahim, Yahsi, Halil, Nilüfer Hatum, Sultán Hatum, Emine Hatum
PadresOrhan I y Nilüfer Hatun
Murad I. Sultán otomano desde 1362 hasta 1389. Arrebató a los griegos Tracia, Galípoli y Adrianópolis, estableciendo en este último punto la capital de su imperio. Sometió a los serbios y búlgaros, y fue el creador del cuerpo de los jenízaros. Murió en 1389 en la batalla de Kosovo, después de ganar treinta y siete combates.

Síntesis biográfica

Nace en la ciudad de Bursa, Turquía en 1326; segundo hijo del sultán Orhan I y Nilüfer, hija del señor bizantino de Yarhisar.

Su política consistió en utilizar a sus súbditos para el progreso del estado otomano. Los pueblos cristianos nunca fueron inquietados por este monarca: podían conservar su religión y costumbres siempre que pagaran los impuestos. En cuanto a los cristianos que se convirtieron al Islam y entraron al servicio del Estado, fueron bien recibidos en la comunidad turca e hicieron una brillante carrera.

Reinado

Accede al trono en 1362, al término de una guerra civil contra sus hermanos menores. En 1365, creó el cuerpo de infantería denominado jenízaros, formado por jóvenes esclavos cristianos. Tambien instituyó una nueva clase de funcionarios, los devshirme, en la que estaba representadas numerosas etnias y cuya influencia era predominante. Su papel consistió en mantener la unidad otomana y poner en práctica los principios turcos.

En 1366, Amadeo de Saboya, primo del emperador de Bizancio Juan V, tomo Gallípoli en la orilla europea de los Dardanelos, una conquista que habría permitido a los bizantinos cerrar el paso a los turcos a través del estrecho. Más tarde, en 1369, el emperador viajó a Roma para conseguir la ayuda del Papa. Sin embargo, el éxito bizantino fue temporal, y en 1377 el emperador Andrónico IV cedió a Gallípoli a Murad a cambio de su ayuda en una guerra civil contra su padre y hermanos.

A finales de la década de 1360, había afianzado su soberanía en Anatolia y Europa, y sus dominios empezaron a extenderse rápidamente. En el este anexionó pacíficamente los principados turcos, comprendidos en un arco entre sus propias tierras en el noroeste de Anatolia y Antalya, en la costa mediterránea. El dominio de Germiyan, Hamid y los territorios situados al sur, dieron a Murad el control de una ruta comercial que iba desde su capital, Bursa, hasta Antalya. Esto contribuyó tanto a llenar sus arcas como a ampliar sus posesiones.

La ciudad de Edirne, ocupaba una posición estratégica en la confluencia de los ríos Maritza y Tundsa, dando acceso a Bulgaria central y oriental y al oeste de Tracia. Esto motivó a dos señores servios de Macedonia a formar una alianza contra Murad y atacaron sus fuerzas en el río Maritza en 1371. Ambos hombres perdieron la vida en la batalla.

El zar Shishman de Bulgaria, se hizo vasallo de Murad después del enlace de éste con su hermana Thamara. Sin embargo, la conquista de Tracia y Macedonia fue por las armas. Las incursiones turcas bajo su mando empezaron inmediatamente después de la batalla del río Maritza y Tesalónica sufrió su primer ataque en 1372. En ese mismo año el papa Gregorio XI intentó en vano formar una alianza antiturca, insinuando que las colonias latinas en el centro y el sur de Grecia corrían el riesgo de ser atacadas a su vez.

En la década de 1380, los otomanos realizaron incursiones también al suroeste hasta Épico y al sur hasta el Peloponeso. En 1383, un ejército otomano a las órdenes del visir Hayreddin Candarli capturó Serrai y puso sitio a Tesalónica. Cuatro años más tarde, la ciudad cayó. No obstante, el bloqueo de Tesalónica mantuvo ocupada sólo una parte de las fuerzas de Murad. Verroia cayó entre 1385 y 1386, y Bitola poco después, dejando toda la Macedonia meridional bajo control otomano.

En 1385, sometió a Sofía y al año siguiente a Nis, lo que le permitió entrar en el territorio del señor de Serbia, el príncipe Lázaro. Esta invasión fue un fracaso: Lázaro contuvo el avance de Murad en Plocnik en 1386 y forzó su retirada. Durante tres años el sultán no regresó a Serbia. La expansión hacia el este puso a Murad en contacto con Karamania, el más poderoso de los emiratos anatolios, y ese encuentro llevó a la guerra, sometiendo a su señor, Aladino Alí, en 1387. Durante el mismo año, el zar búlgaro Shishman renunció a su lealtad al sultán y emprendió una campaña contra el visir Alí Candarli para someterlo; pero finalmente, en 1388, Shishman aceptó el dominio absoluto de Murad.

El vasallo Jorge Stracimirovic Balsic, señor de Zeta, al sur de Bosnia, pidió a Murad tropas para atacar a Tvrtko, rey de Bosnia y el sultán envió a Sahin. En agosto de 1388, tropas bosnias derrotaron a los hombres de Sahín en Bileca, cerca del Adriático, y con la idea de dar con el rey Tvrtko, Murad marchó al oeste en 1389. Su avance lo llevó hasta Serbia.

Muerte de Murad I en la batalla de Kosovo

Muerte

El 28 de junio de 1389, se enfrentó al ejército del príncipe Lázaro en la batalla de Kosovo. Fue asesinado el 29 de junio de 1389 por el caballero serbio Miloš Obilić, durante la batalla cuando este llegó al campamento otomano y entró en la tienda del sultán fingiendo su deserción. Una vez allí, lo apuñaló en el cuello y el corazón. Obilić fue ultimado inmediatamente por los guardaespaldas del sultán.

Su hijo Bayezid I, presente también en el combate, lo sucedió allí mismo.

Fuentes