Saltar a: navegación, buscar

Napoleón II

Napoleón II
Información sobre la plantilla
Emperador de los franceses
Napoleon II.jpg
Reinado 22 de junio7 de julio de 1815
Nombre real Francisco Carlos José Bonaparte
Otros títulos Rey de Roma, Duque de Reichstadt, Príncipe de Parma, Príncipe Imperial de Francia
Nacimiento 20 de marzo de 1811
Palacio de las Tullerías, París, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento 22 de julio de 1832
Palacio de Schönbrunn, Viena, Bandera de Austria Austria
Predecesor Napoleón Bonaparte
Sucesor Luis XVIII de Francia
Dinastía Casa de Bonaparte
Padre Napoleón I
Madre María Luisa de Austria

Napoleón II. Hijo de Napoleón Bonaparte y María Luisa de Austria. Heredero del Imperio, recibió al nacer el título de rey de Roma. El emperador abdicó en él después de los Cien Días. A la caída del emperador fue llevado a Viena, a la corte de su abuelo materno Francisco II, quien le concedió el título de duque de Reichstadt y lo hizo educar a la austríaca.

Síntesis biográfica

Nace en París el 20 de marzo de 1811.

Como hijo del Emperador, recibió al nacer el título de Rey de Roma, aunque nunca llegó a ser coronado. Francisco José, como hijo único de Napoleón I, estaba destinado a ser el heredero del Imperio Napoleónico, pero la pronta desaparición de esta entidad supranacional impidió que recibiera su herencia.

Tras el desastre de la campaña rusa y, ante el acoso de sus enemigos, en abril de 1814 Napoleón se vio obligado a renunciar al trono y fue confinado a la isla de Elba. En estos difíciles momento, el Emperador cedió el trono a su hijo, pero éste no llegó nunca a sentarse en él. Para los partidarios de la dinastía Bonaparte, el joven Francisco José fue a partir de ese momento reconocido como Napoleón II; no obstante, al no ser formalmente coronado, Francisco José no ocupó el trono y por tanto no le correspondería el nombre de Napoleón II.

Tras la primera caída de Napoleón I, en 1814, la emperatriz María Luisa trató de poner a su hijo a salvo. Con este fin, se trasladó a Viena, a la corte de su padre, el emperador Francisco II. En Viena, el joven Francisco José fue nombrado príncipe de Parma (1814) y duque de Reichstadt (1818).

El 2 de marzo de 1815, Napoleón I se fugó de Elba y apareció en Francia para reclamar el trono. En una maniobra espectacular, Napoleón recuperó el trono sin usar la violencia, su sólo prestigio entre los militares y el pueblo francés le valió para volver a hacerse con las riendas de Francia. Desde este momento y hasta el 22 de junio de ese mismo año, Napoleón I instauró lo que la historiografía ha denominado el Imperio de los Cien Días, su último ascenso al poder.

A lo largo de este período, las cámaras de Francia, dirigidas plenamente por Napoleón I, nombraron formalmente a Francisco José heredero al trono imperial de Francia y emperador tras Napoleón. Francisco José se convirtió así, legalmente, en Napoleón II.

Lo efímero del nuevo gobierno de su padre, impidió que Napoleón II pudiera volver a Francia para confirmar su nombramiento y hacerse cargo de la herencia. La derrota napoleónica en Waterloo supuso el fin de Napoleón I, el cual fue confinado hasta su muerte en la isla de Santa Elena. El 22 de junio, antes de entregarse a los ingleses, Napoleón I volvió a abdicar el trono en su hijo, pero al igual que en 1814, la abdicación no pudo hacerse efectiva.

Tras la definitiva caída de su padre, Napoleón II quedó anclado a Viena y a la corte de su abuelo, Francisco II. Sus partidarios continuaron trabajando para que recuperase el trono francés, pero nunca tuvieron éxito. Tras su escapada de 1814, Napoleón II no volvió nunca a Francia y tampoco volvió a ver a su padre. Vivió en la corte vienesa como un noble de alto rango y fue educado bajo los cánones austríacos.

En los últimos años de su vida, su figura fue eclipsada por la de su primo Luis Napoleón Bonaparte, el futuro Napoleón III, que acabaría por convertirse en el jefe de la dinastía tras su muerte.

Muerte

El 22 de julio de 1832, con 21 años de edad, Napoleón II falleció en Schönbrunn, víctima de la tuberculosis, sin haber vuelto a ver a su padre ni pisado suelo francés.

Fuente