Saltar a: navegación, buscar

Nathan Söderblom

Nathan Söderblom
Información sobre la plantilla
NathanS.jpeg
Arzobispo luterano sueco
NombreLars Olof Nathan Söderblom
Nacimiento15 de enero de 1886
Tönö Bandera de Suecia Suecia
Fallecimiento12 de julio de 1931
Uppsala Bandera de Suecia Suecia
PremiosPremio NobelNobel de la Paz 1930
Nathan Söderblom. Prelado sueco. Estudió en Uppsala, donde más tarde fue capellán de Hospital. De 1894 a 1901 fue párroco de la comunidad sueca de París y este último año obtuvo una cátedra en la Universidad de Uppsala. Nombrado en 1914 arzobispo de Uppsala, fue cabeza de la iglesia sueca durante 17 años. Se ocupó activamente de la unión de las Iglesias y la creación del movimiento ecuménico, promovió la Conferencia Ecuménica de Estocolmo de 1925. En 1930 obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

Síntesis biográfica

Formación religiosa

Nace en Tönö, provincia sueca de Hälsingland, el 15 enero de 1866 , hijo de Jonas Söderblom, un pastor pietista, y Sophia (Blume) Söderblom. Entre sus antepasados hubo un obispo de Oslo.

Casi al principio y al final de su ilustre carrera, encontró su nombre vinculado con el de otro ciudadano sueco del mundo, Alfred Nobel, pues fue llamado a San Remo en 1897 para llevar a cabo la ceremonia en memoria de Nobel y en 1930 a Oslo para recibir el Nobel de la Paz.

Estudió en la Universidad de Uppsala, ganando respeto tanto por sus logros intelectuales, como por su encanto personal, abundante vitalidad y el talento como orador. Terminó la licenciatura en 1886. Dominaba el idioma griego, hebreo, árabe y latín. Este contexto lingüístico le facilitó el tránsito por la Escuela de Teología de Uppsala, donde, durante los próximos seis años, continuó con su amplio estudio de la teología y la historia de la religión.

Desde su fundación en 1888, Söderblom fue el editor durante cinco años de la revista Meddelanden, en cuyas páginas publicó la primera pieza de su extensa bibliografía personal que alcanzó los 700 artículos. En 1890 asistió a la Conferencia Estudiantil Cristiana en Nueva Inglaterra y allí, después de escuchar una conferencia a cargo de un clérigo de visita, escribió en su diario una frase que resultaría profética:

Señor, dame la humildad y la sabiduría para servir a la gran causa de la la unidad libre de tu iglesia. [1]

Después de ser ordenado sacerdote en 1893 y nombrado capellán de un hospital mental en Uppsala. Muy pronto procuró un puesto que le permitiera casarse con Anna Forsell, una de las 20 estudiantes mujeres entre 1.700 hombres en la Universidad de Uppsala, quien más tarde le daría trece hijos; así como para colaborar en la preparación de muchas de sus obras publicadas, por lo que aceptó un llamado a la Iglesia de Suecia en París.

Labor en Francia

Durante siete años, desde 1894 a 1901, Söderblom predicó en París, donde su congregación incluyó a Alfred Nobel y August Strindberg, así como pintores suecos y noruegos, autores, empresarios, diplomáticos y visitantes de la ciudad. Pasó algunos veranos en Calais, dedicado a la investigación y la escritura, mientras que también servía como capellán de los marineros de Suecia en la zona.

Mientras tanto, cursó estudios de postgrado en teología, historia de las religiones, y en los idiomas anteriores a los de la edad clásica; finalmente, se convirtió en el primer extranjero en ganar un título de Doctor en Teología en la Facultad protestante de la Sorbona.

La experiencia de Söderblom en Francia reforzó su determinación juvenil para promover la "unidad libre" entre las iglesias cristianas. Uno de sus biógrafos, Charles J. Curtis, señala que la fluidez en francés y en la comprensión de la cultura francesa y parisina le dio una perspectiva internacional; la fusión de las corrientes teológicas de Francia con las de su tierra natal solidificaron su liberalismo teológico y social, mientras que el trabajo entre los escandinavos en Francia le convenció de que la acción de la iglesia era tan importante como la del derecho.

De 1901 a 1914, Söderblom ocupó una cátedra en la Facultad de Teología de la Universidad de Uppsala y al mismo tiempo, de 1912 a 1914, una cátedra en la Universidad de Leipzig. En estos años productivos, escribió una serie de libros sobre la historia de la religión, la psicología religiosa y la filosofía religiosa. Con un grupo de brillantes colegas y estudiantes de Uppsala, Söderblom llevó un renacimiento teológico a Suecia, dando la estatura en el campo de la religión comparada, siguiendo el tema de la singularidad del cristianismo en el carácter histórico y personal de la Revelación, incorporando el estudio de la no cristianas, en la disciplina de la cristiandad, y estimular los estudios fuertes de la vida y el pensamiento de Martin Lutero.

Cabeza de la iglesia sueca

En 1914 fue elegido como arzobispo de Uppsala, y, en consecuencia, primado de la Iglesia de Suecia, fue una sorpresa. Habitualmente, el rey seleccionaba el primer nombre de los tres que encabezan la lista en la votación de los dieciséis colegios electorales. En primer y segundo lugar se distinguían dos obispos que alcanzaron el ochenta y dos por ciento de los votos electorales casi en partes iguales, en el tercer lugar estaba Söderblom, un sacerdote y profesor, con sólo el dieciocho por ciento de los votos. Sin embargo fue electo.

Durante los siguientes diecisiete años de su vida, Söderblom administró las funciones de la cabeza de la jerarquía eclesiástica, visitando iglesias en todo el país, la recaudación de fondos para reabrir viejas iglesias y construir otras nuevas, la reactivación de los elaborados rituales eclesiásticos del pasado, impregnando la obra de la iglesia con el fervor evangelístico, dirigió conferencias, asesoró a la administración de la Universidad de Uppsala, mientras que continuó su propia investigación y escritos.

El movimiento ecuménico

A nivel internacional, es más conocido, sin embargo, como el arquitecto del movimiento ecuménico del siglo XX. Él ya había comenzado a orientarse hacia la intercomunión entre la Iglesia de Suecia y la Iglesia de Inglaterra desde el año 1909, en 1920 se dispuso que Woods, obispo de Peterborough, Inglaterra, participara en la consagración de dos obispos suecos, lo que influyó en fortalecer el movimiento ecuménico.

Söderblom encontró que el movimiento ecuménico se vio afectado durante este período, por diversas razones: los funcionarios de la iglesia francesa, alemana y estadounidense eran conservadores, el arzobispo de Canterbury prudente, los patriarcas de las Iglesias orientales ortodoxas que acaba de salir del aislamiento, la Iglesia Católica Romana decididamente oposición, y los defensores por lo general los hombres sin energía. Söderblom en sí mismo ejercía una gran influencia, ya que él era la cabeza de una iglesia nacional, y que poseía otros atributos importantes, como el prestigio académico y el encanto personal de persuasión.

La Conferencia Ecuménica de Estocolmo en 1925, que reunió a cristianos anglicanos, protestantes y ortodoxos, fue el evento culminante de los esfuerzos ecuménicos de Söderblom. Roma no estuvo representada y en su discurso de apertura, Söderblom lamentó la ausencia del «Apóstol Pedro». La Conferencia sentó las bases de un credo ecuménico futuro, hizo hincapié en la necesidad de conciliar las filosofías rivales de la espiritualidad subjetiva y objetiva de la acción social, y trató de encontrar la unidad en la apelación por la paz mundial.

Último aporte

Söderblom estaba orgulloso de su elección a la Academia Sueca en 1921, de su Premio Nobel de la Paz en 1930, y de su invitación para entregar las Gifford Lectures en Edimburgo en 1931. Para esta cátedra famosa que planteaba un gran esfuerzo académico escribió una serie de conferencias que se entregaron en 1931 y otra en 1932; las dos series se publicaron en dos volúmenes. En título apropiado para su libro se le escapaba, pero en el último día de su vida, el 12 de julio de 1931, lo encontró: «The Living God»(El Dios Viviente). Sus enseñanzas sirvieron de ejemplo a otro hombre universal: Martin Luther King.

Principales obras

  • Die Religionen der Erde (Las religiones de la Tierra), 1905.
  • Natürliche Theologie und allgemeine Religionsgeschichte (Teología natural e historia general de las religiones), 1913.
  • Einführung in die Religionsgeschichte (Introducción a la historia de las religiones), 1920.
  • The Living God (El Dios Viviente), 1931.

Referencias

  1. Bengt Sundkler, Nathan Söderblom p. 38. Citado por la Fundación Nobel en en el sitio oficial de los Premios Nobel ("www.nobelprize.org")

Fuentes