Niños celiacos

Niños Celiacos
Información sobre la plantilla
Niñosceliacos.JPG
Enfermedad causada por la intolerancia al gluten del trigo, la cebada, el centeno, la avena y la malta
Región de origen:intestino delgado
Región más común:intestino delgado

Niños Celíacos. La celíaca es una enfermedad causada por la intolerancia al gluten del trigo, la cebada, el centeno, la avena y la malta. Esta intolerancia afecta a la mucosa del intestino delgado, dependiendo de su intensidad puede provocar la destrucción de las vellosidades del intestino delgado que trae como consecuencia una mala absorción de los nutrientes de los alimentos; en casos leves de celiaca los síntomas no se notan por lo que muchas personas viven con la enfermedad sin darse cuenta, hasta que su cuadro se agrava y son diagnosticados.

Características

Tiene una base genética y suele ser hereditaria por lo que si esta enfermedad es detectada en algún miembro de la familia se debe realizar análisis a toda la familia para descartar que otro miembro de la familia también la padezca y aún no se hagan evidentes los síntomas. En el caso de gemelos, si uno lo padece, el otro también lo padecerá.

La enfermedad celíaca puede presentarse en cualquier momento de la vida, en caso de presentarse durante la infancia suele hacerlo entre los 6 a 24 meses de edad porque en ese momento es que los pequeños inician su consumo de harinas. Para el caso de pacientes que la sufren posteriormente suele deberse a la predisposición genética que tienen sumado a un desencadenante como un virus, elevado o continuo consumo de gluten, etc.

Afecta toda la mucosa del intestino delgado. En general la submucosa la muscularis y la serosa no están comprometidas. El examen de la mucosa con una lupa o un microscopio revela una superficie mucosa plana con total ausencia de vellosidades intestinales normales. Estos cambios, reducen la extensión de la superficie epitelial disponible para la digestión y la absorción en la región intestinal afectada.

Muchas enzimas mucosas en las células absortivas lesionadas, están también alteradas, por lo tanto los procesos de digestión y absorción que de ella dependen también estarán alteradas. Comprenden las disacaridasas y otras enzimas como las peptidasas y estearasas Las disacaridasas, son enzimas que hidrolizan los disacáridos de la dieta, a monosacáridos para que se puedan absorber. El disacárido más conocido es la lactosa por ser el azúcar de la leche.

A diferencia de lo que sucede con las células absortivas, el número de células de las criptas está marcadamente aumentado en la enfermedad celíaca no tratada. Si la enfermedad afecta todo el intestino delgado desde el duodeno proximal hasta el ileon, se pueden observar signos y síntomas de marcada mala absorción, con severo adelgazamiento, distensión abdominal, debilidad y cambios del hábito intestinal. Si la lesión es limitada, afectando sólo la parte proximal del yeyuno puede no tener síntomas gastrointestinales manifiestos y puede presentarse como anemia por deficiencia de hierro, ácido fólico o evidencias de osteopenia (poco espesor de hueso).

Esta situación es única entre las enfermedades autoinmunes pues es conocido el factor precipitante, una proteína de la dieta. La gliadina, una fracción del gluten, que se encuentra en el trigo, centeno, cebada y avena, es captada por las células inmunológicas del intestino que tienen un receptor que se combina con un segmento de su molécula. El daño en la enfermedad celíaca es mediado por una respuesta celular al gluten. Esta respuesta es diferente a la de una reacción alérgica. Muchas personas pueden no tener síntomas durante muchos años y puede ocurrir en todas las edades de la vida.

Las formas típicas de presentación se asocian con síntomas de mala absorción, que incluyen diarrea, esteatorrea (aumento de grasa en materia fecal), anemia, deficiencias vitamínicas y pérdida de peso. Las formas atípicas incluyen anemia por deficiencia de hierro, osteopenia, artralgias (dolor en las articulaciones) intolerancia a la lactosa, vómitos, fatiga, depresión. Si se presenta durante la infancia puede detener el crecimiento físico e intelectual.

Síntomas

Los síntomas de la celíaca se presentan de diferentes formas dependiendo de cada uno, pero los síntomas más comunes son:

  • El niño tiene una barriga grande
  • Retrazo en el crecimiento (talla o peso)
  • Sufre de diarrea prolongada
  • Sufrir de estreñimiento
  • Tiene pérdida de peso
  • Puede incluir vómitos
  • Puede estar irritable

El diagnóstico se obtiene mediante una prueba de laboratorio en la cual se analizan los anticuerpos antigliadina y antiendominisio, los mismos que serán analizados por un gastroenterólogo quien realizará una biopsia de intestino y tener un diagnóstico certero e indicar el tipo de dieta alimenticia que seguirá el pequeño. En caso que el niño haya tenga celíaca antes de los 2 años de edad, deben repetir la biopsia a los 6 años de edad para reconfirmar el diagnóstico anterior.

Las consecuencias de la celíaca están relacionadas a la falta de nutrientes en el organismo, lo que puede derivar en anemia, osteoporosis, infertilidad, problemas de tiroides, cáncer, etc.

El único tratamiento conocido es una dieta de por vida que no incluya trigo, cebada, centeno, avena y malta, de esta manera el intestino se regenerará y se solucionará el problema nutricional, pero debe eliminar los alimentos prohibidos de por vida.

Test para detectar niños celíacos

Test para detectar niños celíacos. Con 5 simples preguntas un grupo de investigadores daneses han podido diagnosticar a muchos niños celíacos que no habían sido previamente detectados.

Es sabido que la celiaquía se ha acrecentado un 400% en las últimas cinco o seis décadas, y lo peor es que más de la mitad de los enfermos desconocen su condición. Además del análisis de sangre y la biopsia intestinal, existen métodos para detectar a posibles celíacos en la población, tal como la han expuesto estos científicos con su estudio.

El doctor Peter Toftedal del hospital de la Universidad Odense, Dinamarca desarrolló un práctico y simple cuestionario para los padres de niños que presentan determinados síntomas relacionados con la celiaquía.

Test de celiaquía:

1. ¿el niño ha sufrido de dolor abdominal más de dos veces durante los últimos tres meses? 2. ¿el niño ha tenido diarrea que perdura por más de dos semanas? 3. ¿el niño defeca heces duras o tiene tendencia a ello? 4. ¿el niño aumenta correctamente de peso? 5. ¿el niño tiene la altura adecuada para su edad?

Este mismo cuestionario fue enviado a los padres de 9.880 niños de entre 8 y 9 años de edad; las preguntas fueron respondidas por 7.029 progenitores, los cuales respondieron de forma positiva a al menos un síntoma.

Gracias a ello 1.720 niños fueron sometidos al test de anticuerpos y 24 de ellos dieron positivo, seguidamente la biopsia intestinal declaró como tajantemente celíacos a 14 infantes, que se sumaron a los 13 pequeños celíacos ya diagnosticados del condado. En resumen, este sencillo cuestionario fue de gran utilidad a un grupo de niños que padecían de celiaquía y nadie sabía.

Prevención y grupos de riesgo

Actualmente, no es posible prevenir esta enfermedad. Se debe a su origen multifactorial y al desconocimiento de los factores ambientales y genéticos que, junto al gluten de la dieta y al perfil de susceptibilidad genética, inducen la respuesta anómala del sistema inmune intestinal. En cambio, si que están bien establecidos los grupos de riesgo para la enfermedad celiaca como los familiares de primer grado, los pacientes con diabetes tipo 1 o los afectados con síndrome de Down.

Complicaciones

Cuando la enfermedad evoluciona sin tratamiento pueden aparecer complicaciones como osteomalacia (reblandecimiento de un hueso por pérdida de sales calcáreas), intolerancia a la lactosa que ya hemos visto, sin embargo, aparte de la crisis celíaca, las complicaciones más graves de la enfermedad son la aparición de úlceras digestivas y procesos malignos. Sabemos que las dos formas más frecuentes de presentación clínica de una neoplasia gastrointestinal en enfermos celíacos son la exacerbación de la enfermedad y una urgencia quirúrgica (perforación, obstrucción intestinal, masa abdominal).

Hoy en día se sabe que el mantenimiento de una dieta sin gluten durante toda la vida previene la aparición de procesos malignos como linfoma en la edad adulta, por otra parte, el hecho de que en los niños la malignización sea excepcional va a favor del efecto protector de una dieta estricta sin gluten que se mantendrá indefinidamente.

Consejos

Niños celíacos, consejos. Una dieta sin gluten, lleva tiempo para acostumbrarse, además de la responsabilidad de crear en el niño un compromiso de por vida de no poder comer ciertos alimentos. Eliminar galletas, pastas o rebozados en el niño, suele ser complicado, pero no imposible.

- Principalmente debes de enseñar al niño celíaco desde lo antes posible, a saber que cosas puede o no comer; es importante que él mismo sea responsable.

- Antes de comprar productos , asegúrate de que no contienen gluten, algunos contienen fuentes de gluten oculto; ante la duda opta por otro producto.

- Evita los productos a granel y compra conociendo su procedencia.

- Busca en tu localidad lugares donde vendan comida y golosinas sin gluten.

- Dispon en tu despensa de varias harinas sin gluten, para poder adaptar cualquier receta, sustituyendo las harinas con gluten.

- Prepara la comida del celíaco en un lugar exclusivo, utiliza cacerolas, espumaderas, cuchillos y especialmente tostadoras para su uso exclussivo y así evitar la contaminación cruzada.

- Cuece o fríe los alimentos en agua oaceitepara su uso exclusivo, o en su defecto cocinálos los primeros.

- En el colegio, ten informados a los profesores y director de su condición, así como a la cocina del colegio de los alimentos que puede o no comer. Para evitar posibles problemas, el niño puede llevar su propia comida.

Relacionados:

Evitar la contaminación de productos sin gluten

Consejos básicos de la dieta sin gluten

Alimentos Permitidos

Alimentos Contraindicados:

  • carnes en conserva y latas en general
  • embutidos
  • quesos fermentados y cremosos
  • harina de trigo, cebada, centeno y avena
  • derivados de las harinas anteriores como pan, pastas, pasteles, etc
  • helados, caramelos, chocolate
  • café descafeinado
  • cerveza y whisky Además de la eliminación del gluten por completo, es conveniente al principio del tratamiento tomar minerales y vitaminas para contrarrestar las pérdidas sufridas. La mejoría es muy espectacular y en poco tiempo.

Fuentes