Saltar a: navegación, buscar

Rafael Orejón Forment

Rafael Orejón Forment
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo

Rafael Orejón, primer mártir de las Pascuas Sangrientas
Nacimiento13 de noviembre de 1936
Ciudad de Guantánamo, Oriente.Bandera de Cuba
Fallecimiento23 de diciembre de 1956
Nicaro.Mayarí. Holguín. Bandera de Cuba
Causa de la muerteAsesinato
OcupaciónElectricista

Rafael Orejón Forment. Joven revolucionario. Combatiente de la lucha clandestina en Nicaro en la década de los 50, un joven que con tan solo 20 años dirigió y organizó junto a René Ramos Latour, Frank País y otros el M 26-7 en la zona. Fue el primer mártir del hecho tristemente conocido como Pascuas Sangrientas. Fue uno de los tantos jóvenes de la  Generación del Centenario que leyeron y estudiaron a Martí, y vieron en el Asalto al Cuartel Moncada el ejemplo a seguir sin claudicaciones.

Síntesis biográfica

Nació el 13 de noviembre de 1936, en la ciudad de Guantánamo, Oriente. Inicia sus estudios en la escuela pública hasta graduarse de octavo grado en 1952. En la escuela superior trabajó en obras de teatro, fundamentalmente en obras de José Martí.

Ingresa en la Escuela Técnica Industrial de Rancho Boyeros, donde se gradúa como técnico electricista en el año 1955. Fue presidente de la Asociación de Alumnos de esa escuela, combatiendo los malos manejos de dicha dirección.

Sentía un gran amor por su escuela. En carta escrita el 2 de junio de 1955 señala. “El odio no se ha prosperado en mí, pero sí el espíritu de justicia. Para los corruptos encargados de la Dirección de la Escuela (mi patria chica) les vaticino el castigo, para los que han dejado y ayudado a sumirla en la decadencia, aprovechándose de su desgracia para satisfacer sus bastardos apetitos también tendrán su merecido. La justicia tarda pero llega”.

Introdujo en la escuela el trabajo voluntario, encausando al estudiantado en su reparación y mejoramiento y creó una biblioteca martiana. Al graduarse le fue obsequiada una medalla por parte de algunos profesores, alumnos y trabajadores que al dorso se leía “Por cumplimiento a su deber”.

El revolucionario

Tenía contacto con la FEU de la Habana y participó como Delegado al II Congreso de Estudiantes Secundarios. Cuando se forma el Movimiento Nacional Revolucionario MNR, iniciado por el profesor Rafael García Bárcenas, se integra al mismo. Al desintegrarse el MNR ingresa en las filas del M - 26 – 7. Fue uno de los tantos jóvenes de la Generación del Centenario que leyeron y estudiaron a Martí, y vieron en el Asalto al Cuartel Moncada el ejemplo a seguir sin claudicaciones. En dedicatoria hecha a Raúl Suárez Martínez expresaba…

"El aprecio de nuestra amistad unida por la convergencia en las ideas nos hace conjurados dispuestos al esfuerzo y al más caro sacrificio”. Con la doctrina del Apóstol como guía luchemos por la culminación de la Revolución Cubana, por tí, Rubén y Cuba”.

Se veía una alta responsabilidad a la edad de 18 años. Amaba mucho a su tierra natal, y recordaba mucho a su familia. De su pureza y firmeza por la lucha de la Patria, existen párrafos de sus cartas a compañeros de causa como este…

"La única incertidumbre que me queda, es pensar si soy realmente útil a la Patria y a la causa. En las horas de divagaciones que todos tenemos, me detengo a pensar, ¿Qué más puedo hacer, cómo puedo hacerla mejor? ¿Tú sabes bien, cuánto quisiera que el día tuviera muchas más horas, para hacer más de lo que hago, me tortura la idea de que mi labor es pequeña… sólo tengo mi vida y a veces pienso que es muy pequeña para Cuba”…

En La Habana establece contacto con varios compañeros revolucionarios a quienes conocía desde Guantánamo y otros como los compañeros Faustino Pérez,Haydée Santamaría, Melba Hernández, Herminio Gómez, Pepe Prieto y Armando Hart. A petición del compañero Faustino Pérez, preparó en el Mimeógrafo de la Escuela Técnica las primeras impresiones del Reglamento de Organización del M 26 – 7. Fue un gran admirador de Mella, Guiteras, Aponte, Sandino y Martí. De su pensamiento revolucionario y antimperialista, se enmarca en carta dirigida a Raúl Suárez Martínez el 28 de enero de 1956, de la cual extraemos los siguientes fragmentos:

"Presiento que no puedo decirte nada nuevo ante la realidad de este día. Siento como el verbo deja de ser ya el arma de lucha, y convertirlo en acto, es lo que cobra vigencia. No sé como puedo hacerte estas líneas, supongo que he agradecerlas al Apóstol, y al afecto de hermano que inspiras en mí”. … “Es el común denominador la lucha contra la tiranía de Batista, ella haciendo perder al pueblo el sentido de la libertad, pretende matar en los corazones el sentimiento de la independencia. Pueblo esclavo, pueblo apto a la conquista, los dictadores preceden a los conquistadores; ellos encarnan el imperialismo; reaccionar contra la invasión. ¡Hay que defender la libertad para conservar la nacionalidad; combatir por la libertad de los pueblos para defender la independencia de la América Latina!”

Uno de los jóvenes revolucionarios más destacados en la lucha en la clandestinidad en Nicaro en la década de los 50, fue Rafael Orejón, un joven que con tan solo 20 años dirigió y organizó junto a René Ramos Latour, Frank País y otros el M 26-7 en la zona.

Muerte

En agosto de 1955 se redacta en México el Manifiesto Nº1 del M 26-7. Para esa fecha en Nicaro existía una organización revolucionaria incipiente cuyo fin era la lucha armada. En Nicaro continúa el trabajo de aglutinar personas y financiamiento que después fueron los bonos del 26-7 que se vendían los viernes, día de pago.

Monumento erigido a Rafael Orejón próximo al lugar de su muerte. Entrada de Nicaro. Mayarí. Holguín

En mayo de 1956, Frank País visita Nicaro y se realiza, en la barraca # 207 en el cuarto de Orejón, una reunión y se propone que la dirección de la costa norte radique en Nicaro y sea dirigida por Rafael Orejón, aquí participan René Ramos, Florentino Cuenca, Evelio Pérez y según testimonios de Pablo Fuentes que cuidaba en las afueras, duró dos horas el encuentro.

El 28 de noviembre de 1956 viaja Rafael Orejón a Santiago de Cuba para buscar información en ocasión del esperado desembarco del Granma. El 30 de noviembre de 1956 un grupo de revolucionarios de Nicaro está listo para el ataque a Holguín, pero quienes debían suministrar las armas no aparecieron, aquí hubo problemas organizativos y falló la operación. Hubo falta de previsión por lo que Orejón se quejó ante Frank País.

En Nicaro se prepara una acción para atacar y ocupar las armas del cuartel de los guardia jurados del central Preston, pero los esbirros previamente avisados, asesinan a Orejón cuando, con Manuel del Valle y Gil de las Casas salían por la portada de La Pasa el 23 de diciembre de 1956, en horas de la noche. Orejón no pudo sacar la pistola, el guardia jurado Fernando Rodríguez Proenza fue el ejecutor de este asesinato abriendo así una página de luto. Rafael Orejón Forment fue el primer mártir de las Pascuas Sangrientas.

Con la muerte de Rafael Orejón, la reacción pensó que había logrado eliminar el Movimiento Revolucionario, pero este se reorganizó y el esbirro que dirigió los asesinatos, fue asesinado antes de que se cumpliera el primer Aniversario de las Pascuas Sangrientas.

Fuentes

  • Castillo Belarmino, Columna 19 “José Tey”, Ciencias Sociales, Ciudad de La Habana, 1982.
  • Colectivo de Autores, Daniel, Comandante del llano y la sierra. Editora Política, 2003
  • Apuntes para una historia, Berta Piñeiro. (sin editar)