Saltar a: navegación, buscar

Ramiro Benítez

Ramíro Benítez Verdecia
Información sobre la plantilla
Nacimiento19 de febrero de 1932.
Cerro Pelado, Granma, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento21 de octubre de 1958
[Los Cayos]]Yara, Granma.
Causa de la muerteCaído en combate
OcupaciónTeniente del Ejército Rebelde

Ramíro Benítez Verdecia Combatiente revolucionario cubano del Ejército Rebelde, quien por sus destacadas acciones alcanzó los grados del Teniente dentro de este glorioso Ejército de Liberación.

Síntesis biográfica

Ramiro Benítez Verdecia nació el 19 de febrero de 1932, en el barrio de El Cerro Pelado, en aquel entonces municipio Estrada Palma. Hijo de Julia Verdecia Magaña, natural de Providencia y Cosme Benítez Álvarez, de nacionalidad española y cubana, ambos padres de familia humilde y de origen campesino. La familia también estuvo integrada por 9 hermanos: Ramiro, Roberto, Agustín, Eleuterio, Alberto, César, Juana, Tina y Emma.

Infancia

La infancia de Ramiro transcurrió como la de todo joven de familia campesina y pobre, trabajando la tierra junto a sus hermanos, se dedicaban principalmente al cultivo del tabaco y algunas viandas para el consumo, criaban animales domésticos y algunas cabezas de ganado vacuno para beneficiarse de la leche fundamentalmente. Ramiro matriculó en la escuela del barrio donde aprendió a leer y a escribir, solo pudo rebasar los estudios primarios, el nivel secundario no existía en aquel lugar y le era muy difícil asistir a otra localidad por los riesgos que esto implicaba y lo costoso que era para la familia.

Alzamiento y trayectoria revolucionaria

Después del desembarco de Fidel Castro Ruz por Las Coloradas y su posterior incursión en la Sierra Maestra, Ramiro sintió como todo joven campesino nacido bajo un régimen capitalista de explotación del hombre por el hombre, la necesidad de luchar contra ese sistema de oprobios, que es el capitalismo. Fue así como junto a sus hermanos Agustín, César, su primo Angelito y a otros jóvenes del barrio se incorpora a la lucha revolucionaria y parte hacia La Sierra Maestra, incorporándose al glorioso Ejército Rebelde, en el 1er Frente José Martí, Columna No 1, bajo el mando de Fidel Castro. Posteriormente pasa a formar parte del grupo de Angelito Verdecia con quien participó en numerosas acciones tales como el Primer combate de Estrada Palma, el Combate de la Herradura, el Combate de Las Mercedes, el de Las Vegas de Jibacoa, el de Jiménez y otros, en cada acción enfrentó con valentía la ofensiva que la tiranía desarrolló contra las tropas rebeldes en la Sierra durante el fallido Plan FF. Después de la muerte de Angelito Verdecia, el 13 de julio de 1958, el grupo es comandado por Rafael Verdecia (Pungo) que tras culminar la ofensiva enemiga este grupo pasa a operar en la zona de Canabacoa, contribuyendo a consolidar la victoria definitiva de los rebeldes en la Sierra Maestra.

Muerte

Muere en combate el 21 de Octubre de 1958, hecho que ocurrió cercano a Los Cayos, municipio Yara, a poca distancia del poblado de Barranca, cuando se enfrentaban a una patrulla de soldados de la tiranía que se movía por la carretera en dirección a Bayamo, después de un prolongado tiempo de combate, el jefe del grupo, Capitán Rafael Verdecia, considerando que estaba gastando municiones por gusto, ordena enviar a cuatro hombres para verificar la acción combativa, Ramiro es uno de los que se brinda para ir y al pasar el Río Buey, cuando ya estaban en el firme de la carretera, un soldado que había quedado herido le dispara hiriéndole de muerte, fue sacado del lugar por los compañeros y trasladado donde estaba el resto de la tropa, Ramiro se mantiene con vida aproximadamente dos horas, sabiendo que iba a morir les dijo a los compañeros: cuiden la ametralladora que es la vida del grupo. Sus compañeros y vecinos de la zona le dieron sepultura al Teniente Ramiro Benítez Verdecía próximo al lugar de los hechos. Después del triunfo revolucionario fue extraído del lugar y trasladado sus restos al cementerio de El Cerro Pelado. Al cumplir cincuenta años de su muerte sus restos fueron exhumados y depositados en el panteón de los caídos por la defensa de la Patria que lo vio nacer y caer por ella.


Fuente