Saltar a: navegación, buscar

Reunión en San Miguel de Rompe

Reunión en San Miguel de Rompe
Información sobre la plantilla
Lastunas.jpg
Las Tunas, Cuba, lugar donde se celebró la reunión
Fecha:4 de agosto de 1868
Lugar:Finca San Miguel, del fundo de Rompe, Las Tunas Bandera de Cuba Cuba
Descripción:
Reunión conspirativa convocada y organizada por el Comité Revolucionario de Bayamo
Resultado:
Los aspectos tratados constituyeron la base para los debates que se produjeron en la cita posterior a la Reunión en la Finca Muñoz
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba
Líderes:
Comité Revolucionario de Bayamo (Centro de la Conspiración)
Ejecutores o responsables del hecho:
Patriotas cubanos
Reunión en San Miguel de Rompe. También conocida como Convención de Tirsán. Reunión conspirativa convocada y organizada por el Comité Revolucionario de Bayamo (Centro de la Conspiración), dirigida por Francisco Vicente Aguilera, Francisco Maceo Osorio y Perucho Figueredo, realizada en la finca San Miguel, del fundo de Rompe, en la región de Las Tunas, el 4 de agosto de 1868. Esta reunión ha sido calificada de junta memorable, ya que allí se dieron cita los jefes o delegados de los grupos organizados en las diferentes regiones de Oriente y Camagüey.

Participantes

Esta reunión ha sido calificada de junta memorable, ya que allí se dieron cita los jefes o delegados de los grupos organizados en las diferentes regiones de Oriente y Camaguey. Fue presidida por Carlos Manuel de Céspedes, quien además representaba a Manzanillo, conjuntamente con Juan Hall e Isaías Masó.

Entre los participantes figuraron también los miembros del centro conspirativo que representaba a Bayamo; Belisario Álvarez Céspedes, Salvador Fuentes y Antonio Rubio por Holguín; Donato Mármol por Jiguaní; Vicente García González, Francisco Rubalcaba y Félix Figueredo por Las Tunas, así como Salvador Cisneros Betancourt y Carlos Loret de Mola por Camagüey.

Objetivo

El objetivo principal de esta reunión consistió en analizar la situación, decidir lo que debía hacerse, concertar un plan de acción colectivo que contase con el asentimiento de todos los conspiradores y establecer la fecha del alzamiento para iniciar la guerra por la independencia de la patria. En esta reunión Céspedes planteó:

“Señores: la hora es solemne y decisiva, el poder de España está caduco y carcomido. Si aún nos parece fuerte y grande, es por que hace más de tres siglos que lo contemplamos de rodillas. ¡Levantémonos!”.

Acuerdos

En la reunión se analizaron dos tendencias, la dirigida al alzamiento inmediato y la que sustentaba esperar por la creación de condiciones para iniciar la lucha el próximo año.

Aunque existen imprecisiones históricas en cuanto a los acuerdos tomados, prevaleció la tesis de Céspedes. Esto se explica por el carácter secreto que tuvo la reunión y la reserva que se guardó sobre lo tratado en la misma.

Se plantea que los delegados camagüeyanos exigieron que para las futuras reuniones de este tipo, los comisionados de los cinco grupos del departamento de Cuba (región oriental,) o sea: Manzanillo, Bayamo, Jiguaní, Holguín y Las Tunas fueran representados solamente por los votos de una Junta Revolucionaria de Oriente, y así estarían en igualdad de condiciones ambos departamentos (oriental y camagüeyano), lo cual fue aceptado.

Para esta Junta fueron elegidos los miembros de la Comisión de Bayamo. Finalmente se aprobó fijar el 3 de septiembre de 1868 para proclamar la independencia y que volverían a reunirse el primero de septiembre del propio año. En esta reunión no se levantó acta. Los aspectos tratados constituyeron la base para los debates que se produjeron en las reuniones posteriores de la finca Muñoz.

Véase también

Fuente