Saltar a: navegación, buscar

Andrés Pérez

Para otros usos de este término, véase Andrés Pérez (desambiguación).
Andrés Pérez
Información sobre la plantilla
Andrés Pérez.jpg
NombreAndrés Pérez Araya
Nacimiento1952
Punta Arenas, Bandera de Chile Chile
Fallecimiento3 de enero del 2002
Santiago, Bandera de Chile Chile
NacionalidadChileno
CiudadaníaChileno
OcupaciónActor

Andrés Pérez. Nació en Punta Arenas el año 1952. Falleció en Santiago de Chile el 3 de enero del 2002, conocido principalmente por la obra La Negra Ester. Renovó la tradición del teatro chileno, en cuanto lo liberó de los academicismos e introdujo en él conceptos de creación contemporáneos.

Trayectoria

Andrés Pérez realizó una producción teatral de carácter popular, en ese sentido desde sus inicios se planteó como un teatro callejero, abierto a todo tipo de público. En el conjunto de su obra se van desarrollando tópicos que se establecen como parte del imaginario nacional, que por específico, precisamente, pronto se hizo universal: prostitutas, músicos pobres, borrachos, huérfanos, etc., son protagonistas de montajes que adquieren siempre en alguna parte de la narración, si es que no en toda esta, un tono festivo, incluso en el enfrentamiento al desarrollo de verdaderas tragedias.

Características

Pérez rescató personajes, modos de relaciones humanas y ambientes desde lo más profundo y visceral de Chile, para armar historias divertidas y entrañables. Es muy importante destacar el carácter multidisciplinario de Pérez en la generación de sus obras, pues el director, que también era dramaturgo y actor, daba la misma importancia al desempeño en el escenario de los diferentes elementos que componen el montaje: así, no sólo controlaba el trabajo de los actores, sus diálogos y movimientos, sino que ideaba escenarios coloridos, versiones originales de sitios reconocibles, donde muchas veces también se introducían elementos circenses, y utilizaba llamativos maquillajes y vestuarios para la materialización de sus personajes.

La música era otra protagonista: bandas de músicos interpretaban en vivo temas originales compuestos para cada pieza teatral, las que reunían aspectos folklóricos chilenos en fusión con ritmos modernos. En definitiva, con cada una de sus obras Pérez renovó la tradición del teatro chileno, en cuanto lo liberó de los academicismos e introdujo en él conceptos de creación contemporáneos: apertura a nuevos temas narrativos y del espacio de representación, renovación del lenguaje verbal y corporal, reunión de diversas disciplinas artísticas en un mismo montaje y conformación de un imaginario particular a partir de una revisión de tópicos folklóricos y nacionales, así como de la historia de Chile.

Regreso a Chile

A su retorno a Chile en 1988, Pérez funda la compañía Gran Circo Teatro, con la cual estrena “La Negra Ester”, famosa obra que significará toda una revolución en los modos de hacer teatro en Chile, así como en los conceptos de identidad nacional ligados a la expresión estética, convirtiéndose de paso en la obra más vista en la historia del teatro chileno. Gracias a obras como ésta es que el mundo popular se integra de forma contemporánea al espacio de las artes escénicas, no como un souvenir u objeto folklórico que satisface sólo superficialmente la necesidad de identidad, sino como un núcleo válido para alimentar estética y temáticamente la creación.

De este modo, el uso en los diálogos de un lenguaje cotidiano lleno de “chilenismos”, mayor libertad de movimiento y de desplazamiento sobre el escenario para los actores, llamativos colores para rostros y vestuario, un cierto toque kitsch para la ambientación del escenario, originales músicas compuestas para cada pieza y la recuperación de lo marginal (ya sea por el ambiente en que se desenvuelve la narración, como por los temas tratados) se convierten en elementos claves de un nuevo teatro, que desde entonces se vuelve más próximo al público, no sólo porque a éste se le han entregado claves de su identidad, sino porque el humor y la apertura convierten cada presentación en una fiesta.

Investigación

La idea de formar un teatro no elitista se encuentra en los orígenes de Andrés Pérez como actor y director. Sus primeros montajes corresponden al denominado “teatro callejero”, es decir, producciones realizadas con escasos recursos y mucha creatividad para suplantar esa condición, que en este caso se presentaban en puntos neurálgicos de la capital chilena, como el Paseo Ahumada o el frontis de la Catedral, así como en diversas poblaciones marginales y pueblos.

De este modo la obra de teatro salía del ámbito cerrado y exclusivo de las salas de teatro para adquirir un carácter popular y democrático; pero cumplir este propósito en el contexto de plena Dictadura Militar le significó a la compañía TEUCO (Teatro Urbano Contemporáneo, integrada por Andrés Pérez y muchos otros actores hoy muy conocidos), bastantes problemas con la policía y el orden público, pues cada acción era parte de un sueño colectivo por subvertir la calle, anhelo que era fuertemente reprimido. A esta época pertenecen obras como “Acto sin Palabras” y “Bienaventuranzas”, que se caracterizan por la ocupación de espacios públicos a modo de escenarios, el uso de materiales de desecho para la confección de los trajes (una caja de cartón es una máscara, por ejemplo) y el tratamiento subterráneo de tópicos prohibidos como Libertad o Democracia.

Residencia en Francia

Los preceptos teatrales que manejaba Pérez en sus inicios en Chile, adquirieron madurez gracias a su estadía en Europa, cuando en 1982 el actor pasó a engrosar las filas del Théatre du Soleil. Este conglomerado francés, creado y dirigido por Ariane Mnouchkine, es conocido por realizar un teatro popular que se opone a las reglas formales que imponen los academicismos. Es muy difícil ingresar a esta compañía, que tiene un elenco compuesto por personas de las más diversas nacionalidades, pero Andrés Pérez fue aceptado y permaneció en ella durante seis años. Allí, entonces, Pérez conoció el funcionamiento democrático de una compañía donde todos cumplen todo tipo de funciones en favor del conjunto, ya sea sobre el escenario o bajo él. Y pudo también aprehender la tradición del teatro urbano, el uso más creativo de los espacios públicos, el original trabajo de maquillaje, máscaras y vestuario, así como la inclusión de técnicas circenses para la expresión corporal.

Características del Teatro de Andrés Pérez

Las directrices del teatro de Andrés Pérez se encuentran en los siguientes sustratos: la memoria personal e histórica, la nostalgia, lo marginal y profundamente chileno; el dolor, la esperanza y el particular ánimo de las fiestas populares, a lo que se suma al desarrollo de algunos hitos de la dramaturgia universal. En resumen, los aportes que Andrés Pérez hizo al teatro chileno son:

  • Concepto: Trabajó con preceptos vanguardistas al darle la misma importancia al lenguaje del diseño, al lenguaje del color y a la música, como al flujo de la narración y la actuación. Puso diversas disciplinas a un mismo nivel y las mezcló e integró. Durante los ensayos, Pérez iba avanzando simultáneamente en todos esos rubros.
  • Método: Consiguió establecer un teatro más democrático, opuesto al concepto de primera figura. Lo esencial en el Gran Circo Teatro no era el actor protagonista, sino toda la compañía: todos los actores ensayaban todos los personajes, hasta que el personaje encontraba al actor y no al revés.
  • Ambiente: Reinstaló la festividad en el teatro, quitándole el exceso de seriedad que dificulta la proximidad con el público. Sus espectáculos eran verdaderas fiestas, incluso con largos intermedios donde se compartía música y comida.
  • Escenario: Estableció el uso amplios espacios para los montajes. Cuando Pérez salía de gira con el Gran Circo Teatro y llevaban su propia carpa, intervenía un sitio eriazo y lo convertía en un estupendo espacio escénico.

Las coloridas particularidades de sus montajes, así como la excelente calidad de la puesta en escena, hizo que muchas obras de Pérez dieran la vuelta al mundo cosechando gran éxito… esto nos puede parecer increíble pues ¿cómo es posible que una obra que se siente tan chilena logre conquistar al público de lejanos países? esto sucede precisamente porque la profunda mirada que dirige el artista a su país de origen, hace que las obras se conviertan en un espectáculo de alcance universal.

Por todo lo anterior, podemos afirmar sin exagerar que Andrés Pérez fue un hombre completamente dedicado en cuerpo y alma al teatro: así como con atenta curiosidad investigaba siempre en nuevos métodos para renovarlo, así dirigía con pasión a sus actores y músicos, para luego entregar sus obras al público con un profundo cariño, respeto y cuidado… porque como él mismo decía, “para el público una función es siempre su estreno”.

Obras

  • Bienaventuranzas (1983)
  • La negra Ester (1988), basada en la obra de Roberto Parra.
  • Época 70: Allende, creación colectiva (1990)
  • Popol Vuh (1992, 1998)
  • Ricardo II y Noche de reyes
  • El desquite (1995), basada en la obra de Roberto Parra
  • El señor Bruschino (1996), ópera.
  • La consagración de la pobreza (1996), basada en la obra de Alfonso Alcalde.
  • Escala de seda (1997), ópera.
  • El contrato de matrimonio (1998), ópera.
  • Madame de Sade (1998)
  • Tomás (1998)
  • Nemesio Pelao ¿qué es lo que te ha pasao? (1999), basada en la obra de Cristián Soto.
  • Voces en el Barro (2000)
  • Visitando a El Principito (2000)
  • La orestíada (2000)
  • La huida (2001)

Aportes

Andrés Pérez no recibió premios oficiales, ni siquiera el FONDART, sin embargo escribió y dirigió la obra más vista en Chile, la pieza que ha obtenido el mayor éxito de público en toda la historia del teatro nacional: “La Negra Ester”, estrenada en 1988.

Con sus obras realizó importantes giras nacionales, con las que pudo acercar el teatro al pueblo, y extranjeras, con las que estableció en Europa y el resto de América la imagen de un teatro chileno insertado en las coordenadas contemporáneas, que además era generado desde un país en transición democrática. Como director del Gran Circo Teatro y profesor de la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, formó a muchas generaciones de realizadores teatrales que continúan la herencia de renovación del teatro como medio de expresión.

Fuente

  • Datos biográficos: Andrés Pérez. Disponible en: "www.portaldearte.cl". Consultado: 3 de julio de 2012.