Saltar a: navegación, buscar

Aurelio Torres Sanz

Aurelio Torres Sanz
Información sobre la plantilla
Obispo de
Fray Aurelio Torres y Sanz.jpg
ProvinciaCienfuegos
IglesiaCatólica
Ordenación12 de julio de 1891
Proclamación cardenalicia15 de abril de 1904
Información personal
Nombre secularAntonio de Padua Juan Justo Francisco José
Nombre religiosoFray Aurelio Torres y Sanz
Nacimiento13 de junio de 1861
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento8 de mayo de 1920
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
PadresSr. Pedro Torres y Roch, Sra. Adelaida Sanz y Herrera

Aurelio Torres Sanz. Figura religiosa representativa de Cienfuegos por haber sido el primer Obispo de la Diócesis de esta provincia en Cuba. Edificó el Palacio Episcopal de Cienfuegos y trabajó con el mayor empeño por el bien de la Iglesia.

Síntesis Biográfica

Nació en la ciudad de La Habana, en la casa que tiene el número 40 de la calle de Rayo, el 13 de junio de 1861, siendo sus padres el Sr. Pedro Torres y Roch, natural de Grañena, provincia de Lérida, Cataluña, España, y la Sra. Adelaida Sanz y Herrera, natural de Sevilla, Andalucía.

Fue bautizado el 27 de octubre del mismo año en la iglesia parroquial de Casa Blanca, administrándole este sacramento el Pbro. Juan Moure y Abialdes, cura coadjutor de dicha parroquia. En el bautizo le fueron puestos los nombres de Antonio de Padua Juan Justo Francisco José, siendo sus padrinos el Sr. Juan Omil y la Sra. Justa Sierra. Fue confirmado el día 2 de febrero de 1862 en la misma parroquia de Casa Blanca por el Sr. Francisco Ramírez, Obispo de Tamaulipas, México, que se encontraba de paso en La Habana, siendo su padrino el Sr. Gabriel Sierra.

Infancia y juventud

Cursó sus primeros estudios en su ciudad natal. Siendo aún muy pequeño su familia se traslada a Matanzas y en esta ciudad los continua, con admiración de sus profesores y compañeros por su clara inteligencia y su afición a los libros.

Estando en Matanzas tuvo efecto el gran huracán del año 70, en el que perecieron algunos de sus compañeros de colegio. Pocos años después fue mandado a Sevilla, España, donde realizó sus estudios mayores, obteniendo las mayores calificaciones en los exámenes.

De regreso a La Habana, ingresó como tipógrafo en la imprenta “Antigua Habanera”, y llegó a ser tenedor de libros de dicha imprenta. Fue entonces su jefe el señor Juan Guerra.

Primeros pasos en su vida religiosa

Cuando por su capacidad y buen comportamiento el dueño de la imprenta le ofreció grandes ventajas que le aseguraban un halagüeño porvenir, renunció a los bienes de la tierra y se dispuso a conseguir los del cielo, ingresando en la orden religiosa “Carmelitas Descalzos”.

Tomó el hábito de dicha orden el 28 de junio de 1887 en el Convento del Desierto de la Palmas, en la provincia de Castellón de la Pana, España, con el nombre de Aurelio de la Virgen del Carmen. Concluido su noviciado hizo profesión de votos simples el 4 de julio de 1888. En seguida fue trasladado a Bilbao, donde cursó los estudios eclesiásticos con tanto aprovechamiento que cada año aprobaba tres cursos, haciendo siempre brillantes exámenes.

Fue mandado en el año 1889 a Alba de Tornes, provincia de Salamanca, donde prosiguió sus estudios. Estando en esa ciudad hizo su profesión de Votos Solemnes el 6 de julio de 1891.

Títulos alcanzados

El 16 de septiembre de 1890 había sido nombrado ya redactor de la revista San Juan de la Cruz, que se publicaba en Segovia, en la que colaboró con entusiasmo y brillantez. Recibió las cuatro órdenes menores el 11 de julio de 1891 de manos del Dr. Fray Tomás Cámara y Castro, Obispo de Salamanca, y el día siguiente, 12 del mismo mes y año, recibió la Orden del Subdiaconado de manos del Sr. Juan Muñoz y Herrera, Obispo de Ávila, en la capilla del Palacio Episcopal, al día siguiente, 12 del mismo mes y año, recibió la Sagrada Orden del Presbiterado de manos del mismo Obispo.

Dio su primera misa el 15 de agosto del mismo año. Esta misa fue rezada y celebrada en una capilla interior del Convento Santa Teresa, de los Religiosos Carmelitas Descalzos de la ciudad de Ávila. El día 5 de noviembre fue nombrado Catedrático de Historia Eclesiástica.

Todo el tiempo que estuvo en España se dedicó, una vez ordenado sacerdote, a trabajar con gran celo religioso, principalmente en el púlpito y el confesionario.

Su labor en Cuba

De regreso a La Habana, cooperó con el Sr. Donato Sbarretti, Obispo de esa ciudad, para traer de los Estados Unidos a las Religiosas Oblatas de la Providencia, dedicadas a la enseñanza de niñas, principalmente de la raza negra. A esta orden favoreció durante toda su vida.

Fundó el colegio de niños de San Felipe, del que fue profesor y director, hasta ser nombrado Obispo de Cienfuegos, el día 15 de abril de 1904, por S. S. Pío X.

Fue consagrado el 22 de mayo del mismo año de 1904, Dominico de Pentecostés, en la iglesia de San Felipe de Neri, de los Padres Carmelitas Descalzos, en la ciudad de La Habana. Ofició en este acto de consagración el Ilustrísimo Sr. Plácido L. Chapelle, Arzobispo de New Orleans y Delegado Apostólico Extraordinario de Cuba y Puerto Rico. Fueron Obispos asistentes el Sr. Pedro González Estrada, Obispo de La Habana, y el Sr. Braulio Orúe, primer Obispo de Pinar del Río.

El 1 de junio de 1904 tomó posesión de su Diócesis, en Cienfuegos, nombró como Primer Secretario al Sr. Manuel Ruiz y Rodríguez, que años más tarde sería Obispo de Pinar del Río. Edificó el Palacio Episcopal de Cienfuegos y trabajó con el mayor empeño por el bien de la Iglesia.

Muerte

A causa de sus enfermedades y dolencias hizo renuncia del Obispado de esta Diócesis y se recogió en el convento de los P. P. Carmelitas de San Felipe, de La Habana, siendo nombrado Obispo Titular de Augila, el 19 de enero de 1916 por S. S. Benedicto XV.

Después de una larga y penosa enfermedad, sufrida con la más edificante paciencia, falleció el Ilustrísimo Fray Aurelio Torres y Sanz en La Habana, el día 8 de mayo de 1920. Fue sepultado en el Cementerio Cristóbal Colón de esa ciudad.

Fuente