Saltar a: navegación, buscar

Emerio Medina

Emerio Medina
Información sobre la plantilla
Emerio Medina 24-12-2016.jpg
Escritor cubano
NombreEmerio Medina Peña
Nacimiento2 de abril de 1966
Mayarí, Oriente, Bandera de Cuba Cuba
ResidenciaMayarí, Holguín
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónEscritor
TítuloIngeniero Mecánico
PadresEmerio Medina Ramírez y Virginia Peña Díaz
PremiosPremio Regino Boti
Premio Iberoamericano de cuento Julio Cortázar
Premio Casa de las Américas
Premio Alejo Carpentier

Emerio Medina Peña. Destacado escritor cubano. Ha incursionado en el cuento y en la novela, pero sus principales reconocimientos han sido como autor de cuentos. En este último género ha sido distinguido con el Premio del Concurso Iberoamericano de cuento Julio Cortázar en 2009, el Premio Casa de las Américas en 2010 y el Premio Alejo Carpentier en 2016.

Síntesis biográfica

Nació el 2 de abril de 1966 en Mayarí, hijo de Emerio Medina Ramírez, campesino y obrero industrial, y Virginia Peña Díaz, ama de casa. Es oriundo de la zona rural de Valle 2 perteneciente al Consejo Popular Chavaleta.

Desde pequeño mostró interés por los libros; diversas lecturas de autores cubanos y universales fueron creando en él una especial relación con la literatura. Cursó los primeros estudios en la Escuela Primaria Eraides de la Cruz Sánchez, en la zona de Franco. A los 12 años, por los resultados satisfactorios obtenidos en primaria, va a estudiar a la Escuela Vocacional José Martí en la ciudad de Holguín; luego retorna a Mayarí a cursar el Preuniversitario en el IPU Carlos Manuel de Céspedes.

Estudia Ingeniería Mecánica en Uzbekistán, Unión Soviética. Los cinco años de estancia en ese país centroasiático le permitieron apropiarse de una cultura nueva, rica en matices y lecturas. Esta etapa fue decisiva en su formación como lector consagrado.

Se gradúa en 1990 de Ingeniero Mecánico, regresa a Cuba y comienza a trabajar en la Fabrica de Implementos Agrícolas de Cajimaya, luego lo ubican en la Termoeléctrica de Felton, de aquí transita por varios centros de trabajo como la Empresa Eléctrica de Mayarí, ECOA # 40 en La Habana, IPUEC ¨Valle 2¨, ECRIN Nicaro.

En la década de 1990 realizó algunos intentos de escribir algo, pero lo abandonó por la falta de apoyo familiar. A mediados de 2003 comenzó a trabajar como profesor de inglés en un politécnico en Valle Dos y comenzó a escribir.

"A fines de 2003 ya había escrito algunas historias enrevesadas con un final imprevisto, que no tenían nada que ver con la literatura. En ese tiempo era una esponja y absorbía cualquier cosa. Ahí fue cuando choqué con Rulfo y fue algo definitivo. Un grupo de relatos cortos comenzó a delinearse con cierta claridad. ‘La propuesta’ fue el primero que pudo exhibir alguna calidad literaria. Ese cuento en particular, me reveló una clave importante: uno puede sumar cualquier cosa a un personaje en tanto sea creíble y no aburra al lector. Después…, bueno, he escrito más de cien cuentos y sigo trabajando."[1]

Desde el 2005 labora en el Sectorial de Cultura como promotor cultural, su vinculación con este sector le posibilitó consolidarse como escritor además de vincularse con la vanguardia artística y literaria del territorio (UNEAC) en proyectos importantes para el desarrollo cultural de Mayarí.

Trayectoria como escritor

Emerio Medina Peña.jpg

Incursiona en la técnica de la narrativa, fundamentalmente en el género cuento. Aborda diversos temas de la realidad contemporánea cubana: la vida del cubano más simple, el amor, las traiciones, las esperanzas, el desamor de los seres humanos. Utiliza la realidad como soporte para construir historias fantásticas, pero también escribe historias existenciales que abordan conflictos que acechan al hombre moderno.

Sobre el oficio de escribir, confiesa que se requiere de una entrega total, no admite ni perdona desviaciones, exige trabajar duro y a tiempo completo, una búsqueda y una superación constante; escribir es muy difícil sobre todo en un medio totalmente agresivo como es el campo, aunque esto no impide realizarse y proporciona una satisfacción que no se compara con nada, al respecto señala:

"Escribir para adultos resulta relativamente fácil, sólo es necesario dejarse llevar por la historia y lograr un lenguaje adecuado. La escritura para niños es más compleja, exige un mayor respeto por leyes establecidas de antemano, por lo tanto resulta más difícil. Para un escritor de ficciones como yo, la necesidad de separar estas dos vertientes de la literatura obliga a una búsqueda mayor. Como escribo fantasías, tengo que desprenderme de la realidad para lograr algún resultado. Pero puedo moverme con facilidad en estos dos campos: uno sirve como referencia para el otro, de manera que las dos formas de narrar nunca se contraponen, sino que me sirven mutuamente de ayuda y soporte."

Su espacio de creación es la terraza rústica de su casa, dedica de cuatro a cinco horas dos o tres veces por semana a trabajar. En una ocasión apuntó:

"Veo hoy en la literatura cubana una creciente necesidad de retornar a la fábula. Los textos de crónica social ya van pasando de moda. La impronta de la inmediatez en la escritura ha llevado a la narrativa cubana a abordar la realidad de manera demasiado objetiva, y yo creo que en la narrativa la realidad debe ser abordada con el extrañamiento necesario como para que una historia común se convierta en fábula. Diseñar mundos, recrearlos, establecer leyes propias que obliguen al lector a detenerse y reflexionar sobre el mundo propio: ese debe ser el camino. "

Desde el 2003 es miembro de taller literario municipal José María Heredia y es el más premiado de los escritores mayariceros.

Su obra trasciende los límites locales. Varias editoriales del país le han publicado sus libros: En el 2005 se publicó su primer libro: Plano secundario, por Ediciones Holguín. Está compuesto por nueves relatos donde prevalece el tema amoroso además de historias que abordan múltiples conflictos que acechan al hombre de hoy como la incomprensión, la soledad, las traiciones, las esperanzas; son historias microlocalizadas que se pueden adaptar a cualquier lugar donde existan seres humanos. Cuentos como Canción de Mayelín, El martillo y la Hoz y La llamada, forman parte del volumen.

Su segundo libro publicado fue Las formas de la Sangre (Editorial el Mar y la Montaña, Guantánamo, 2007). Incluye once historias que son el reflejo de variados conflictos que abruman al hombre moderno, específicamente al cubano de hoy: la pasión, el erotismo, la desesperanza, la rutina, la venganza e incluso la muerte son temas que se entretejen sugestivamente para mostrar relatos bien acabados donde se hace de la palabra la historia substancial. Entre los cuentos más gustados se encuentran La búsqueda, La novia, y La frazada. El cuento La certeza le ofrece al lector el uso preciso de la palabra para narrar la manera en que el hombre se fue identificando consigo mismo:

En el 2009, para bien de la literatura infantil, Ediciones Holguín le publica Sarubí, el preferido de la luna, Premio de la Ciudad. El autor narra la historia de un güije que se adentra en la más pura geografía para impedir que los malvados se roben la luna.

En 2009 la Editorial Oriente le publica El puente y el templo. Este libro está compuesto por nueve relatos llenos de conflictos vitales que atormentan a los seres humanos. La crueldad, la belleza, la pasión, son temas abordados por este autor a través de una prosa cuidadosa y flexible. El cuento que lleva el mismo nombre demuestra la solidez alcanzada por ese escritor:

Publica también ese mismo año el cuento Los días del juego de Emerio Medina y otros relatos, por la Editorial Letras Cubanas, La Habana, Premio Iberoamericano de cuento Julio Cortázar. Este galardón constituye, además, el Premio Internacional más importante que haya recibido un escritor holguinero. En este cuento el autor realiza con éxito una especie de viaje de regreso a las virtudes clásicas de la fábula, el arte de contar historias, y al mismo tiempo emulsiona con mucho vigor la experiencia sentimental del sujeto en un mundo lejano y a la vez cercano.

Ha participado en varios eventos y concurso como jurado: en el Concurso Literario Provincial León de León, Concurso Literario Territorial Lengua de pájaro, en el Concurso Nacional Premio de la Ciudad de Holguín, Concurso Nacional Celestino de Cuentos. Ha participado en tres ocasiones en el evento cultural más importante que se desarrolla en Cuba: La Feria Internacional del libro de La Habana. Como parte del recorrido de la Feria en diversas provincias ha presentado sus libros: El puente y el templo, Sarubí, el preferido de la luna, y Los días del juego y otros relatos.

En 2011 le fue otorgado el Premio Casa de las Américas de cuento por la obra La bota sobre el toro muerto. El jurado al explicar su decisión argumentó:

"El libro constituye un conjunto de relatos autónomos, escritos con una prosa precisa y efectiva, que aborda temáticas que van desde un dramatismo contenido hasta una truculencia que nunca desborda la estética de contención y precisión que anima el punto de vista del narrador. Además, constituye un gran ejemplo de lo que el dominio del idioma y de las hablas populares puede lograr cuando se abordan con audacia temáticas, que lejos de ser convencionales, revelan mundos marginados en el marco de una sociedad en pleno proceso de cambios políticos y culturales"[2]

Le fue otorgado el Premio Alejo Carpentier (2016), convocado anualmente por el Instituto Cubano del Libro, la Editorial Letras Cubanas y la Fundación Alejo Carpentier.

La crítica especializada ha recibido con beneplácito los premios del creador Mayaricero. Esto se ve reflejado en varios artículos y entrevistas que versan sobre su obra publicados en revistas y en la prensa nacional:

Proyectos personales

En 2008 nace el proyecto Ecos del rio. El escritor confiesa que surge como una necesidad de crear un espacio donde los escritores o aspirantes a escritor reciban una inyección de las corrientes literarias más avanzadas. Esto no era posible lograrlo desde el taller Literario Municipal, fue una necesidad personal, pero luego descubrió que funcionaba para mucha gente. El objetivo del proyecto es lograr que los escritores accedan a puntos de vista modernos, a informaciones críticas, a formas novedosas de enfrentar la creación literaria y a determinada renovación que va ocurriendo fuera de las corrientes más formales. El proyecto auspicia un Concurso Provincial Anual de Narrativa, que se ha desarrollado en dos ediciones: 2008 y 2009.

La Peña de Emerio es un espacio que se creó con el objetivo de promover la literatura cubana contemporánea. Aquí se ha seguido su obra, se han promocionado todas las publicaciones encontrados en revistas, periódicos y sus libros. Además siempre se invita, como novedad literaria, un narrador de otra localidad. Han visitado la peña los narradores Rafael Inza, Fidel Fidalgo, Alexander George, Víctor Hugo Pérez Gallo, Félix Cabrera, y los poetas Israel Domínguez, Rafael Vilches, Kiuder Yero Torres, Niurka Valdés y otros.

Premios y distinciones

Recibiendo Premio Iberoamericano Julio Cortázar 2009 (octava edición).

Enlaces externos

  • Los días del juego. Por Emerio Medina. Disponible en:La Jiribilla
  • El Premio de Cuento Julio Cortázar se queda en Cuba. Disponible en:La Ventana

Referencias

  1. Soy uno de esos vagones que el tren arrastra Entrevista a Emerio Medina. Disponible el el Caimán Barbudo. Consultado el 8 de agosto de 2011
  2. Cuba, Argentina y México ganan Premios Casa. Galeano recibe el Premio Arguedas En Cubadebate. Consultado el 28 de enero de 2011
  3. Cuba, Argentina y México ganan Premios Casa. Galeano recibe el Premio Arguedas En Cubadebate. Consultado el 28 de enero de 2011

Fuentes

  • Reyes Maceo, Zulema. Aproximación a la vida a la vida y obra del escritor mayaricero Emerio Medina Peña. 2010.