Saltar a: navegación, buscar

Felix Mendelssohn-Bartholdy

(Redirigido desde «Félix Mendelssohn»)
Felix Mendelssohn _Bartholdy.
Información sobre la plantilla
Felix Mendelson.jpg
Compositor alemán, Director de orquesta
NombreJakob Ludwig Félix Mendelssohn-Bartholdy.
Nacimiento3 de febrero de 1809
Hamburgo, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento4 de noviembre de 1847
Leipzig, Bandera de Alemania Alemania
NacionalidadAlemana
FamiliaresFanny Mendelssohn (hermana)
Felix Mendelssohn Bartholdy. Compositor alemán, una de las principales figuras de comienzos del romanticismo europeo del siglo XIX. Director de orquesta, fundador de la primera escuela de música de Alemania.

Robert Schumann definió a Felix Mendelssohn como «el Mozart del siglo XIX, el músico más claro, el primero que ha sabido ver y conciliar las contradicciones de toda una época»

Síntesis biográfica

Infancia

Nació el 3 de febrero de 1809 en Hamburgo, Alemania y su verdadero nombre era Jakob Ludwig Felix Mendelssohn-Bartholdy.

Era hijo de Abraham Mendelssohn (1776-1835) y de Lea Salomon (1777-1842), a quien llamaban familiarmente “Lilla”, segundo de cuatro hermanos, nació en el seno de una familia de banqueros de origen judío, que se había convertido al protestantismo. Nieto del famoso filósofo judío Moses Mendelssohn.

Niño prodigio, pronto dio muestras de un inusitado talento no sólo para la música, sino también para el dibujo, la pintura y la literatura. Sus dotes fueron estimuladas por un ambiente familiar en el que siempre se alentaron las manifestaciones artísticas. En 1811 la familia Mendelssohn se muda de Hamburgo a Berlín. Allí el niño Felix, vástago de un hogar de la alta burguesía judía, recibe la mejor educación humanista, que incluye clases de composición, piano y violín.

Con sólo nueve años ejecuta su primer concierto en público y un año más tarde empieza a componer. En 1821, a los 12 años, visita por primera vez al gran Johann Wolfgang von Goethe en Weimar y escribe su primera ópera.

En 1825 viaja a París, se encuentra con Rossini y Meyerbeer, los grandes de su época, y poco más tarde vuelve a Berlín a estudiar, entre otros con Hegel.

Compuso la obertura “Sueño de una noche de verano” cuando tenía 17 años y la obra que contiene la famosa “Marcha nupcial” 17 años después.

Juventud

En 1821 el joven Felix había visto la ópera de Carl Maria von Weber Der Freischütz y se mostró admirado con ella. La influencia de Weber fue decisiva en la vocación profesional del joven Mendelssohn y el talento literario de éste fue tan precoz como su genio musical.

El 6 de noviembre del mismo año, su maestro Zelter lo llevó a visitar a Johann Wolfgang von Goethe, de 72 años, a Weimar. Posteriormente y musicalizó algunos de sus poemas; otras de sus composiciones estuvieron inspiradas por obras de Goethe, incluyendo a las oberturas Mar calmado y próspero viaje y la cantata La primera noche de Walpurgis.

En 1826 compuso “La obertura de el sueño de una noche de verano”, en la que trató de recrear el mundo del teatro Skakesperiano. Prosiguió su formación en Berlín, asistiendo a los cursos de ética, geografía y seminarios de la historia de los movimientos liberales europeos, alternando esta actividad con su asistencia a la escuela de canto, donde practicó orquestación y dirección coral.

En 1829 se embarcó para Londres, y aunque le costó trabajo, al final pudo ofrecer un concierto en el que se pudieron escuchar su “Sinfonía en Do menor” y su obertura “El sueño de una noche de verano”. Ambas obras provocaron la admiración de los ingleses. A continuación viajo a Escocia, después a Gales y volvió a Berlín, donde por esas fechas sus padres celebraban las bodas de plata y como regalo, compuso “El regreso del extranjero”.

A principios de 1830, la Universidad de Berlín le ofreció una cátedra de música, pero la rechazó. En ese momento su intención era viajar a Italia, máxima aspiración de los artistas románticos de la época. Llegó a Venecia, visitó Bolonia, Florencia, Génova y Milán, en dirección a Suiza, de allí a Munich, donde celebró un concierto benéfico en el que estrenó el recién terminado “Concierto para piano y orquesta en Sol menor”.

A principios de 1832, Mendelssohn, se instaló en París, donde permaneció seis meses, hizo gran amistad con Chopin y profundizó su relación con Liszt.

En junio de 1832, regresa a Berlín. Fue rechazado para cubrir la plaza vacante que Zelter había dejado a su muerte en el cargo de director de la Singakademie, y esto casi supuso un trauma para Mendelssohn. Pero ello, sin embargo sería casi un golpe de suerte, ya que esto iba a permitirle realizar una labor mucho más importante en la vida musical alemana.

Un pintor de excepción

Para que la formación artística del pequeño Felix fuera más completa, su padre hizo que tomara clases de dibujo con un profesor de la academia de bellas artes de Berlín, Mendelssohn, durante toda su vida pintó y dibujó extraordinariamente bien, y sus acuarelas y dibujos muestran una gran sensibilidad para el color y una técnica depurada y avanzada. Probablemente, si hubiera llegado tan lejos como en esto otro campo del arte llegó en el que hizo pasar a la historia de los grandes genios.

Compositor

Alumno de composición de Carl Friedrich Zelter –a través del cual conoció al gran Goethe–, los primeros trabajos de Mendelssohn en este terreno se tradujeron en doce sinfonías para cuerda, algunas pequeñas óperas, un Octeto para cuerda y la obertura El sueño de una noche de verano. Estas dos últimas obras marcan el inicio de su madurez como compositor.

Mendelssohn compuso también dos conciertos para piano que gozan de una gran aceptación, así como el Concierto para violín en mi menor, que es una de las obras de la música clásica romántica más sobresalientes. También escribió música de cámara, entre las que se encuentran su conocido octeto para cuerdas, obras para piano sólo y dos grandes oratorios. En estos últimos se aprecia una gran influencia de Bach, cuya música popularizó Mendelssohn ante un público todavía poco conocedor de la música barroca.

En 1842 Mendelssohn compuso música para determinados pasajes de la obra de Shakespeare Sueño de una noche de verano, para la que ya había escrito la obertura. Una de las piezas de esta obra es la famosa "Marcha nupcial", que se sigue tocando en la actualidad en numerosas bodas. Aunque Mendelssohn no fue un compositor que influyera sobre otros de su tiempo o de épocas posteriores, su música fue muy popular en su tiempo y sigue siéndolo en la actualidad. El registro de sus composiciones comprende 72 obras publicadas en vida y 49 obras póstumas.

Pianista y director

Como pianista y director realizó giras por Europa, sobre todo por Inglaterra, donde era muy admirado por la reina Victoria y el príncipe Alberto. La muerte de su hermana preferida, Fanny Mendelssohn Hensel, le afectó mucho y falleció seis meses después, el 4 de noviembre de 1847, en Leipzig.

Se dedicó a la dirección orquestal de Gewandhaus de Leipzig. En verano de 1833 asumió la Philarmonia Orchestra de Londres.

A pesar de su incansable actividad como pianista, director y profesor, Mendelssohn fue un compositor prolífico. De sus 5 sinfonías destacan la Sinfonía italiana (1833) y la Sinfonía escocesa (1843).

Entre los años 1838 y 1840 su reputación como director y compositor se extendió por toda Europa. Fue requerido por la monarquía inglesa, en especial por la joven reina Videra, encargándose de la organización de festivales de gran tradición en Inglaterra. Una de sus preocupaciones más apremiantes era la creación de una escuela de música en la que educar a los jóvenes estudiantes, y el 3 de abril de 1843, inauguró el flamante conservatorio de Leipzig.

Su música coral y para órgano, de las más destacadas del siglo XIX, incluye los oratorios Paulus (1836) y Elías (1846) para coro y orquesta, la cantata Erste Walpurgisnacht (La noche de Walpurgis, 1832, revisada en 1843), y sus sonatas, preludios y fugas para órgano, que constituyen la aportación más importante al repertorio de órgano desde Johann Sebastian Bach. Destacan asimismo las Variations sérieuses (1841) para piano, oberturas para concierto, conciertos para violín (1844) y para piano (1831, 1837) y ocho volúmenes de Romanzas sin palabras para piano (1830-1845), compuestas algunas por su hermana Fanny.

Su romanticismo se aprecia con claridad en el uso del color orquestal y en su tendencia hacia una música programática que describe lugares, sucesos o personas. Desde el punto de vista estructural Mendelssohn utiliza las formas musicales clásicas con un lirismo, una elegancia y un lenguaje armónico que le sitúa entre los compositores más conservadores de su época. En ocasiones al caracterizar el estilo de Mendelssohn suele insistirse en esta última circunstancia, su apego a la forma y a los valores musicales heredados. Por esto, la crítica suele clasificarlo entre los que llama “clásicos-románticos”. Espontaneidad, delicadeza y mesura dominan la música de este extraordinario artista.

Giras

La riqueza y la fama lo acompañan desde el principio. En 1829 empieza una serie de amplias giras por Europa, en cuyo marco Londres y Roma representan importantes estaciones: las sinfonías “Italiana” y “Escocesa” serán más tarde cumbres de su creación.

Ese mismo año Mendelssohn dirige también el festejado reestreno de la “La Pasión según San Mateo“, de Bach. En agosto de 1835 toma a su cargo la dirección de la renombrada Sala de Conciertos Gewandhaus de Leipzig. Continúa con sus conciertos en Londres, donde se lo festeja como a una estrella mundial. Sin embargo, ni la actividad de concertista en Europa ni el puesto de director general de música de Prusia pueden alejarlo mucho tiempo de su centro de creación artística: Leipzig.

Sus últimos años

Al finalizar la pascua de 1844, Mendelssohn fue invitado a Londres por la Orquesta Philarmonia, que pasaba por un mal momento financiero; conocedores de la fama del compositor y la admiración que los músicos y público sentían por él, los miembros de la orquesta le consideraban una posible salvación, y no se equivocaban. El concierto fue un éxito financiero y musical.

Al finalizar esta gira, y de nuevo en Alemania, los médicos le aconsejaron que abandonase su actividad como concertista, debido a sus fuertes dolores de cabeza. A esto se unió la terrible tristeza que le ocasionó la muerte de su hermana Fanny en la primavera de 1847. Ello le hizo alejarse de la vida musical de su ciudad, dedicándose sólo a algunas labores de la docencia en el conservatorio de Leipzig.

Muerte

En los últimos años Mendelssohn tuvo una salud precaria. La muerte de su hermana Fanny en mayo de 1847 le sumió en una profunda depresión. El 28 de octubre de 1847, Mendelssohn sufre una aplopejía , murió en Leipzig a los 38 años de edad, el 4 de noviembre de 1847.

Obras

Sus obras claves fueron:

  • Sinfonías:
    • 1803/ 1842 - nº3 (“escocesa”) en La menor, OP.56
    • 1833 - nº 4 (“italiana”) en La mayor, Op.90
  • Oberturas:
    • 1826 - “El sueño de una noche de verano” (“Shackesperares Sommernachtraum”) Op.21 En 1843 añadió la célebre “Marcha Nupcial”.
    • 1830/1832 - “Las Hébridas”, en Si menor Op.26
  • Conciertos para piano:
  • Piano solo:
    • 1825 - “El capriccio” en Fa sostenido menor, Op.5
    • 1825 - Sonata en Mi mayor, Op.6
    • 1825/1826 - “Siete piezas características” (“Sieben characterstüke”) Op.7
    • 1841 - “Variatios sérieuses en Re menor”, Op.54
    • 1825/1845 “Romanzas sin palabras” (“Lieder ohne worte”)
  • Órgano:
    • 1844/1845 - Seis sonatas para órgano, Op.65
  • Música religiosa:
    • 1839 - Salmos nº 42, nº115, nº114, nº 98 OP.91 “Singet dem Hern”.
    • 1836 - “Oratorio Paulus”, Op.36

Su técnica

La música de cámara

Su producción camerística, incluye formas musicales de corte clásico: sonatas, música para piano y otros instrumentos, cuarteto de cuerda, canto y piano, etc. El gran número de obras compuestas, no supone en manera alguna una disminución de la calidad de estas obras. En la mayoría de ellas se encuentra una fuerte similitud con las bases que, desde Mozart, se sentaron a la hora de componer este tipo de obras, perdiendo así un importante talante de originalidad por parte del compositor.

Mendelssohn inició el camino que muchos de los compositores del período romántico encontraron en sus estructuras formales, y que sirvieron como proceso evolutivo de la música de esta etapa.

Concede más importancia al piano, sirviéndose de la cuerda como de un mero acompañamiento, en contra de lo que en el período Barroco se hacía: utilizar el instrumento de teclado como bajo continuo o acompañamiento a favor de los violines o flautas, y a los cantantes como solistas. Mendelssohn desarrolla, pues, una gran maestría en dotar a este tipo de música con un marcado carácter sinfónico.

Música para piano

Entre su obra general para piano destaca la colección de ocho obras tituladas “Romanzas sin palabras”, estas pequeñas obras eran poemas sin letra desarrollados en un mundo abstracto en el que las insinuaciones melódicas hacen intuir al oyente un sinfín de estados anímicos y sensaciones.

Esta práctica se puede encontrar en diferentes autores románticos cono Shubert, con sus momentos musicales o como Suman, en sus “Movelettes” o “Fantasías”. Otra práctica consistía en poner título a las diferentes piezas, tratando de sugestionar al público, pero en muchas ocasiones no lograban conectar, y los oyentes sólo llegaban a percibir melodías que nada tenían que ver con su denominación.

Música orquestal

Al igual que su música camerística, Mendelssohn parte de unos cánones clásicos sirviéndose de la forma y la orquestación al estilo Mozartiano, y en algunos casos Beethovenianos. En sus primeros pasos se pueden encontrar “El sueño de una noche de verano”, con la que logra crear un clima casi fantástico, basado en la visión que de Shakesperare muestra el compositor.

Música sinfónica

En el terreno sinfónico, Mendelssohn da un giro en cuanto al planteamiento formal, dirigiéndose hacia nuevos compromisos estéticos, el cambio más acusado se encuentra en el desarrollo del material temático, imprimiento un sentido fugado de mayores proporciones, y recortando así el protagonismo melódico que hasta ahora le caracterizaba, lo que en ocasiones le produjo algunos contratiempos con las orquestas, que se negaban a estrenar sus sinfonías, como es el caso de la “Sinfonía de la Reforma” en 1832, que fue rechazada por la orquesta de París.

La “cadenza”

Un recurso formal que se atribuye a Mendelssohn, es que la “cadenza”, hasta él, nunca había sido escrita por completo por ningún compositor. La “cadenza” es el punto en el que todos los intérpretes desarrollaban su imaginación y virtuosismo de un modo más o menos acertado, y es el “Concierto para violín y orquesta en Mi menor” Op.64, escrito en el verano de 1844, donde realiza por completo la escritura sin ninguna interrupción de la mencionada “cadenza”.

Fuentes