Saltar a: navegación, buscar

Greta Garbo

Greta Garbo
Información sobre la plantilla
Greta15433.jpg
Actriz de cine estadounidense.
NombreGreta Lovisa Gustafsson
Nacimiento18 de septiembre de 1905
Estocolmo, Bandera de Suecia Suecia
Fallecimiento15 de abril de 1990
Nueva York, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Causa de la muerteCausas Naturales
OcupaciónActriz
PadresKarl Alfred Gustafsson
Anna Lovisa Karlson
PremiosÓscar honorífico en 1954 por su carrera cinmatográfica
Sitio web
Sitio Web Oficial
Greta Garbo. Reconocida actriz sueca. Considerada por el American Film Institute entre las cinco mejores estrellas en toda la historia del cine. Fue conocida con los apodos de «La divina» y «La mujer que no ríe» debido al rictus serio de su rostro. Impactó al mundo de los años treinta con su belleza deslumbrante y su personalidad aún más inquietante. Se retiró tendiendo tan sólo 36 años. Las relaciones lésbicas, haberse retirado tan joven y en su mejor momento, supusieron un enigma total sobre su persona.

Síntesis biográfica

Infancia y primeros años

Greta Lovisa Gustafsson nació el 18 de septiembre de 1905 en Estocolmo, capital de Suecia. Era la hija menor de Karl Alfred Gustafsson, un modesto trabajador de limpieza proveniente del mundo de la agricultura, y Anna Lovisa Karlson, una campesina recién llegada a Estocolmo que trabajaba como empleada de hogar. Sus padres vivían en un barrio muy precario. A la temprana edad de 14 años, su padre muere y se ve forzada a abandonar la escuela para trabajar, y de este modo ayudar a la familia; consiguió trabajo primero en una barbería y después en un gran almacén conocido como Pub, en Estocolmo, y no tardó mucho en ser escogida, por su tipo, para las campañas publicitarias de los grandes almacenes.

Trayectoria

Tan pronto como apareció su foto en los periódicos, la escogieron para un cortometraje publicitario para la misma cadena Pub. Este fue el inicio de su carrera como actriz. Greta se preparó en la Real Academia Dramática de Estocolmo para aprender interpretación. Allí conoció a Frans Enwall, un profesor de la academia que la recomendó al director Eric Petscher, que la hizo debutar en la película Pedro el tramposo (1921). En Estocolmo conoció a Mauritz Stiller, quien acuñó su nombre artístico, Greta Garbo, y le dio un papel en la película La saga de Gösta Berlinas, luego del triunfo de esta película se trasladó a los Estados Unidos, donde se nacionalizó en 1951.

Cine Mudo

Belleza y misterio

En el año 1924, Garbo tendría la primera gran oportunidad, cuando el afamado director Mauritz Stiller le dio un papel en su filme La leyenda de Gosta Berling (Gosta Berlings Saga). El éxito de esta película benefició a ambos; Greta y Stiller fueron contratados con la gran M.G.M. (Metro Goldwyn Mayer) en California. Su primer filme fue El Torrente (The Torrent) y poco a poco Garbo se convirtió en una de las grandes estrellas del cine mudo con películas como Amor (Love) y La mujer ligera (A woman of Affairs) entre otros. Con el galán John Gilbert rodó tres películas casi consecutivas de gran éxito. Siguieron trabajando juntos y cuando él ya vivía su declive como estrella, ella le recuperó para un papel en La reina Cristina de Suecia.

Cine sonoro

El ascenso de Greta Garbo como estrella fue en los últimos años del cine mudo, pero la llegada del sonoro no la perjudicó. Aunque las novedosas películas con sonido delataban su fuerte acento sueco, Garbo retuvo y reforzó su estrellato, y ya con su primera película sonora (Anna Christie de Clarence Brown) fue nominada al Premio Oscar. Una gama de exitosas películas continuarían, entre ellas Mata Hari, La reina Cristina de Suecia y Anna Karenina, las que siempre la asociarían e incluso le valdría nuevas nominaciones al Óscar. En 1939 Garbo realiza su primera comedia, Ninotchka, la que no sólo fue un gran éxito comercial y de taquilla, sino que contribuyó a una nueva nominación al Óscar, se cuenta que ante el fracaso de esta película Grabo quiso dejar la profesión, si bien ya anteriormente había ido reduciendo sus trabajos. M.G.M encontró una nueva forma de mercadear a una de las más grandes estrellas, como comediante. En 1941 Garbo volvió a la comedia ligera con el filme La mujer de dos caras (Two-Faced Woman) (ésta sería su última aparición en el cine).

Retiro

En la cúspide de la popularidad, Garbo dejó el mundo del cine a la temprana edad de 36 años y vivió el resto de su vida en un bien alhajado apartamento en Nueva York cerca de Central Park, totalmente retirada y evitando cualquier contacto con los medios informativos. No acudía a fiestas ni actos públicos. Su última entrevista fue tan breve como sorprendente: el periodista empezó diciendo:
«Yo me pregunto...» y ella le interrumpió y se marchó diciendo «¿Por qué preguntarse?».
A pesar de no haber aparecido en ninguna película desde La mujer de dos caras en 1941. En los siguientes 30 años de su vida mantendría contacto con grandes personalidades de la Jet Set y el interés del público hacia su persona nunca decayó; los paparazzis la asediaban constantemente, y los rumores de su regreso al cine (algunos falsos, otros reales), nunca faltaron. Garbo más tarde comentaría:
«Mi vida ha sido una travesía de escondites, puertas traseras, ascensores secretos, y todas las posibles maneras de pasar desapercibida para no ser molestada por nadie».
La gran estrella de antaño pasó a convertirse en la reclusa más famosa del mundo.

Los periodistas la acosaron hasta el último momento e hicieron guardia ante su casa persiguiéndola para fotografiarla en su vejez, motivo por el cual se la veía siempre con gafas oscuras y sombreros que ocultaban su rostro. Tales precauciones no bastaron; fue fotografiada en varias ocasiones, incluso en el año de su muerte, y en 1976 la Revista People publicó imágenes suyas nadando desnuda, captadas con teleobjetivo. A pesar de su temprana retirada, contó con una importante fortuna gracias a sabias inversiones inmobiliarias en la lujosa zona de Rodeo Drive (Beverly Hills, Los Ángeles). Pero vivió con sencillez, comiendo frugalmente, y aunque se relacionó con famosos como Aristóteles Onassis y el fotógrafo Cecil Beaton, vestía de forma muy discreta y llevaba el pelo cano, sin teñir, para pasar desapercibida.

Fallecimiento

La salud de Garbo comenzó a declinar a mediados de la década de 1980 y el 15 de abril de 1990 muere de causas naturales, en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos a los 84 años. En junio del 1999 sus cenizas fueron enterradas en el Cementerio del Bosque Estocolmo.

Personalidad

Característica físicas

Actriz de rostro intenso.

Realmente esta actriz fue enfrascada en papeles de poca monta, sin mucha profundidad. En esas realizaciones era una mujer aventurera, seductora y, en muchas (o casi todas) fatal. Se simplificaba el estilo burgués de la época, donde una mujer era el centro de atención por su belleza, que con una sonrisa podí­a convertir a los hombres en sus esclavos o destrozarlos con una sola mirada. Es que sus facciones estaban dominadas por unos grandes ojos, intensos y animados por una luz interior de gran intensidad que parecí­an hablar aun cuando ella no pronunciase palabra alguna, limitándose a observar y responder con la luz siempre cambiante de su mirada. Las expresiones de su rostro, siempre variables, se complementaban con ese don de ser inolvidable, que se debí­a a su urgente vitalidad: un entusiasmo salvaje, infantil, que parecí­a fluir de su propia piel.

Su cuerpo era largo y flexible; de pechos pequeños y de caderas llenas; sus manos eran delgadas y bellamente formadas. Sin embargo eso no le importaba mucho a su público. Lo que le hací­a era su rostro. Ni su talento y ganas para actuar bien importaban. Después de su fugaz paso como intérprete en su natal Suecia junto a Mauritz Stiller pasó a ser un producto de Hollywood que cautivaba y convocaba a muchos espectadores a las salas de cine. Solo existí­a su rostro y presencia. Se mostraba al mismo tiempo remota o inusitadamente cercana. La veí­amos representando el rol de Femme Fatale, seductora y tentadora, y sin embargo sabí­amos que no era ninguna de las dos cosas. Pero esta misma belleza se interponí­a constantemente en el camino de su talento de actriz, puesto que el espectador rara vez tení­a en cuenta las diferentes emociones que debí­a expresar en los numerosos filmes que protagonizó. Es por ello que Greta Garbo no era considerada una actriz sino una diosa.

Enigmas y reservas

Greta Garbo "La Divina"

Su vida siempre estuvo rodeada de misterio y de múltiples preguntas que jamás respondió. Se retiró a edad muy temprana y vivió el resto de su vida casi recluida. Precisamente su enigmático comportamiento y su pertinaz soltería dieron pie a múltiples rumores en los medios acerca de su Bisexualidad (entre esos rumores, el de ser amante de la actriz mexicana Dolores del Río y la escritora Mercedes de Acosta) con quien mantuvo 28 años de amistad y abundante correspondencia que quedó como un legado después de su muerte en 1968. También fue sospechosa su distante relación con Marlene Dietrich; ambas fingieron que no se conocían hasta que las presentó Orson Welles en 1945, pero se ha develado que habían trabajado juntas en una película muda, siendo muy jóvenes ambas, y que tuvieron una breve relación.

Según estos rumores, Greta se sintió maltratada y burlada por Marlene, y al hacerse famosas optaron por evitarse y negar todo contacto. Dietrich consideraba a La Garbo como una mujer estrecha de mente, de carácter provinciano y siempre se refería a ella en términos despectivos. El American Film Institute la considera entre las cinco mejores estrellas en toda la historia del cine. Fue conocida con los apodos de «La divina» y «La mujer que no ríe» debido al rictus serio de su rostro, sólo interrumpido en una escena de su memorable filme Ninotchka donde suelta sorpresivamente una carcajada. Esta excepción hizo correr ríos de tinta en los periódicos con el titular «La Garbo ríe». Tantos rumores que sus amigos nunca confirmaron o desmintieron, a la larga sólo acrecentaron la leyenda de Greta Garbo, convirtiéndola en uno de los más grandes mitos del séptimo arte. Aún hoy su rostro es considerado quizás el más perfecto que haya pasado por la gran pantalla. El semiólogo Roland Barthes lo considera "un arquetipo del rostro humano".

Filmografía

La actriz Greta Garbo protagonizo un total de 28 películas, las más importantes son:

  • Gösta Berling Saga (La expiación de Gösta Berling, 1923) del director Mauritz Stiller.
  • La calle sin alegría (1925) del director G. W. Pabst.
  • El Torrente (1925) de Monta Bell.
  • El demonio y la carne (1926), del director Clarence Brown.
  • Gran Hotel (1932) del director Edmund Goulding.
  • La Reina Cristina de Suecia (1933) del director Rouben Mamoulian.
  • Ana Karenina (1935) del director Clarence Brown
  • Margarita Gautier (1936) del director George Cukor.
  • María Walewska (1937), del director Clarence Brown.
  • Ninotchka (1939), de Ernst Lubitsch
  • La mujer de las dos caras (1941), del director George Cukor.

Premios y nominaciones

Fue nominada como mejor actriz por la Academia Americana de Cine en 1930, 1932, 1937 y 1939, pero nunca recibió un Óscar, olvido que años más tarde la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas decidió enmendar con un Óscar honorífico en 1954 que rechazó, porque según sus propias palabras:
no quería verle la cara a nadie -si bien ella precisó- quise decir que me dejen en paz, lo que es diferente.
Su estilo de vida fue calificado de ermitaño y un tanto huraño, pues a diferencia de otras estrellas la Garbo se mantuvo alejada de los grandes eventos de Hollywood, prefiriendo la soledad y el anonimato.

Fuentes