Saltar a: navegación, buscar

Marlene Dietrich

Marlene Dietrich
Marlene.jpg
Actriz y cantante alemana que adoptó la nacionalidad estadounidense. Considerada como uno de los principales mitos del Séptimo Arte, también como la novena mejor estrella femenina de todos los tiempos por el American Film Institute.
Nombre realMarie Magdalena Dietrich
Nacimiento27 de diciembre de 1901
Schöneberg, Berlín, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento6 de mayo de 1992
París, Bandera de Francia Francia
NacionalidadBandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
OcupaciónActriz y cantante
Rol debutPelícula Tragedia de amor
Años activo/a1919 - 1974
Familia
CónyugeRudolf Sieber (1923-1976)
ParejaJean Gabin, Joseph Von Sternberg
Hijo/sMaria Elisabeth Sieber

Marlene Dietrich. La gran Marlene, glamour y misterio hecho mujer. No era la más bella y pero era la mejor aunque nadie lo sabia, contaba con una determinación y una seguridad, que la hacían parecer ante los demás mucho más hermosa de lo que era. Se convirtió en uno de los mitos del cine, y como tal fue reverenciada por muchos espectadores que acudieron en masa a ver todas sus películas; fue una actriz con gran variedad de registros expresivos que engrandeció con sus canciones y actuaciones de baile.

Por su fascinante personalidad (arrolladora en muchos instantes de su vida), se convirtió en la mujer fatal arrebatadora y enigmática que, más allá de representar en sus papeles, interpretaba durante su propia vida. Sus hermosas piernas y la voz ronca que ha quedado como iconos (visuales y sonoros) representativos de una trayectoria que se movió en los márgenes de un romanticismo abocado, irremediablemente, a la fatalidad.

Síntesis biográfica

Marie Magdalena Dietrich conocida como Marlene Dietrich, hija de un oficial de la policía de la aristocracia prusiana y descendente de joyeros nació el 27 de diciembre de 1901 en Schöneberg, cerca de Berlín, en el seno de una familia de militares.

Pronto mostró su predilección por el canto y la música, tocando el violín desde pequeña. Empezó estudiando piano, para pasarse más tarde al violín, del que pensaba seriamente convertirse en una concertista.

Formó su nombre artístico con las dos últimas sílabas de sus nombres de pila. Mientras estudiaba arte dramático tuvo la oportunidad de hacer pequeños papeles en obras teatrales y en películas mudas alemanas. Un año más tarde es seleccionada para un papel en "Tragedia de amor", película que marcará sus verdaderos inicios artísticos.

Marlene alimentó con sus Films como una continuación de aquel padre que sentado en su mecedora de mimbre, bajo el cálido sol le enseñó todo lo poco o mucho que supo del arte que más admiro.

Marlene era como una válvula de escape, sumergida en la oscuridad de los cines de programa , alimentaba ávido e insaciable de su enigmática mirada, de sus hombrunos andares, de esa sonrisa que bañaba la pantalla, de aquellos frenéticos besos que daba al galán de turno y de su insondable misterio, una ambigüedad que la llevó a la tumba.

Dama respetable en ayustados trajes de chaqueta. Marlene es puro cine, es un monstruo de la pantalla y nadie podrá nunca comparársele, porque Marlene fue única.

Vida personal

Marlene se hizo famosa por su carisma, sus modernos vestuarios, y como no por su innegable glamour que conservó hasta el final de sus días.

Era transgresora por naturaleza; se vestía con trajes de hombre, fumaba en público y sexualmente era provocadora y muy liberal. Nada le amedrentaba, y se mostró ante el público, que la considerarla una diosa, como una mujer fuerte y carismática. Su descubridor fue Joseph Von Sternberg que quedó prendado de su personalidad. El sabía que aunque no contaba con una belleza espectacular, su carisma podía llevarla muy lejos, por lo que la asesoró respecto al maquillaje y la ropa que debía utilizar, así como de su peinado.

En aquella época había muchas rivales que vencer o por lo menos que igualar, como Jean Harlow o su siempre eterna rival, la inolvidable Greta Garbo. Su cara sufrió una transformación que la benefició totalmente, y que hizo que siempre apareciera divina tanto en fotografía como en cine. Luces y sombras ajustadas a un rostro que desde luego tenía una materia prima casi mágica.

En 1924 contrajo matrimonio con Rudolf Sieber, con el que tuvo su hija Maria, Elizabeth. Marlene jamás se divorció de Rudy, como ella le llamaba, manteniendo una estrecha relación de confidencia a pesar de romper su nexo marital en el año 1929.

A finales de 1939, Marlene conoce en París a Jean Gabin y vive con él uno de sus más intensos romances, que finalizó después de rodar "La bella extranjera".

Marlene, era irónica y caprichosa, pero siempre fiel a su propia imagen, también era un volcán, a sus 85 años Marlene se negó a aparecer ante las cámaras, pero su voz es la de una anciana de irresistible seducción. El proyecto fue muy difícil. El productor Karel Dirka tenía la idea desde hace años y propuso que el trabajo corriera a cargo de Peter Bogdanovich. Marlene, indignada, lo rechazó porque era un desconocido. Las otras opciones fueron Orson Wells, Billy Wilder y Maximilian Schell, pero cuando este último se negó aduciendo que no era director de documentales, fue cuando Marlene insistió en que fuera Schell el que lo hiciera.

Una anécdota respecto al descontento de Marlene con su nariz, que le parecía demasiado ancha: Le comentó el disgusto que tenía con su nariz a Sternberg, y éste cogió un lápiz plateado, le dibujo una línea vertical en su nariz y cuando la iluminó con un foco, la nariz de Marlene aparecía perfecta. Con muchos trucos como este, el director se ganó de por vida el respeto de Marlene.

Estudios

Magdalena Dietrich empezó estudiando piano, para pasarse más tarde al violín, del que pensaba seriamente convertirse en una concertista von, se educa bajo las pautas del director teatral Max Reinhardt. Sus primeros trabajos los realiza con veinte años en el teatro y el cine mudo.

Carrera artistica

Marlene Dietrich y Joseph Von Sternberg se hicieron amantes y marcharon a Hollywood donde Marlene debutaría con enorme éxito, removiendo los cimientos de las bellezas convencionales americanas, aportando ese equilibrio dulce y hombruno por sus andares felinos, y donde su pigmalión haría de ella una estrella cuya luz aún resplandece a pesar de los años.

Marlene Dietrich entró en Hollywood marcando un terreno, por donde intentaron caminar otros nombres sin la cuarta parte de fortuna que ella adquirió. Marlene aprendió muchísimo de su descubridor: sobre iluminación, fotografía, así como varios trucos, que luego exigía aplicar en sus películas para que, por ejemplo, su nariz se viese más pequeña y sus pómulos más realzados.

El éxito de las películas que rodó con Von Sternberg hicieron de Marlene la actriz mejor pagada del período, especialmente en la primera mitad de la década de los 30, cuando ya estaba convertida en leyenda viva.

En 1938 le llegó una oferta de Adolf Hitler con unas condiciones fabulosas pero Marlene Dietrich la rechazó haciendo patente su antinazismo. El ejército alemán nunca le perdonó que cantara a los norteamericanos y después de su muerte su tumba ha sido profanada por fanáticos nazis que dejaron en ella dibujos de cruces gamadas.

En 1964 se retiró de la pantalla durante un largo tiempo, retornando estelarmente en la década de los 70 con “Gigoló” (1974), una película de David Hemmings co-protagonizada por David Bowie y Kim Novak.

Desempeño artístico

Los humeantes clubes nocturnos de la Alemania de los años 20 fueron el escenario idóneo en el cual la atrayente sensualidad y liberal sentido de la sexualidad de la rubia cantante comenzó a manifestarse.

En la década de los 20 participó en películas intrascendentes, cabe mencionar a "Die Freulosse Gasse", porque en ella compartió reparto con la mismísima Greta Garbo. Eran papeles cortos y sin importancia, por lo que se vió obligada a continuar con sus espectáculos de cabaret. En uno de estos locales fué donde conoció a Sternberg, que al quedar prendado de ella, de su fotogenia, su belleza y ese erotismo empolvado, le ofreció el papel protagonista para "El Angel Azul". En el film Marlene aparecía espectacular, seductora, devorando hombres que sucumbían patéticamente a sus encantos carnales, viéndose abocados a la humillación , la degradación.

Su debut en la pantalla fue Die Freulosse Gasse (1925), con divas de la talla de Greta Garbo y Asta Nielsen. Sus papeles eran muy insignificantes y tenía que continuar con sus actuaciones en el cabaret.

Rodó Marruecos, película que le valió su única nominación a los Oscars. A partir de entonces empezó una imparable carrera cinematográfica llegando a hacerle sombra a la gran Greta Garbo, con quien mantuvo siempre una relación de rivalidad profesional. Marlene fue alabada por sus dotes interpretativas, su extraño acento extranjero, su voz como cantante, la cual se oyó en algunos de sus films y por sus largas y perfectas piernas.

Josef Von Sterberg la convirtió en mito erótico y en mujer fatal. Con él se le abrieron los caminos del nuevo mundo y de su mano entró en el cine americano. En Hollywood la convirtió en estrella con personalidad propia (la hizo adelgazar 15 kilos y le cambió el maquillaje para acentuar la palidez de su rostro). Este director la dirigió en siete películas.

El éxito de las películas hizo de Marlene la actriz mejor pagada de su tiempo, especialmente en la primera mitad de la década de los 30. Además de sus filmes con Sternberg , en esa década, trabaja en cintas como Deseo (1936), de Frank Borzage; Angel, (1937), de Ernst Lubitsch y La condesa Alexandra (1937), de Jacques Feyder.

Sus películas más importantes en este período fueron “Siete pecadores” (1940), film dirigido por Tay Garnett y co-protagonizado por John Wayne , “La llama de Nueva Orleáns” (1941) de René Clair, “Manpower” (1942) de Raoul Walsh, “Los usurpadores” (1942) de Ray Enright, “Capricho de mujer” (1942) de Mitchell Leisen, “El príncipe mendigo” (1944) de William Dieterle, y “Berlín-Occidente” (1949), film dirigido por Billy Wilder.

Odiaba el sentimentalismo barato, se confesaba una mujer práctica, hasta para elegir a sus amantes. Spencer Tracy fué uno de sus amantes. No gustaba de las escenas de amor que forman parte de la historia del cine, pero en la intimidad sin amor no era nadie. Este sentimiento fué muy importante en la vida de Marlene Dietrich y su prioridad uno de sus errores.

Rodó varias películas, que convirtieron a Marlene en una leyenda viva. De todas las películas que rodó con Sternberg . Marlene subyugó al espectador con planos impresionantes de belleza y misterio, demostrando su calidad de diva y estrella, eclipsando un poco a la actriz, pero ni falta que le hacia, ya que con su enigmática presencia copaba de sobra si alguna carencia pudiera existir.

El sostén militar provocó que la actriz alemana no apareciese con regularidad en las pantallas cinematográficas a lo largo de la década de los 40.

En el año 1950 y bajo la firma de Alfred Hitchcock, protagonizó un film de intriga llamado “Pánico en la escena”, en la que de nuevo se mostró a Marlene en el papel que mejor desempeñaba: el de mujer fria y calculadora.

De nuevo volvió a trabajar con Billy Wilder en una obra maestra que se llamó “Testigo de cargo”, (1957), junto a actores de la talla de Charles Laughton o Tyrone Power . La película obtuvo numerosas nominaciones tanto a los Oscars como a los Globos de Oro. Marlene consiguió una interpretación perfecta, tal vez una de las mejores que lograría a lo largo de toda su carrera, aunque ya no contaba con la belleza de antaño, demostró que los años le habían servido de aprendizaje, y la habían convertido en una sublime actriz.

Un año después aparecería en una de las mejores películas de cine negro rodadas por el genial Orson Wells :”Sed de mal”, (1958). Compartió cartel con grandes actores como Charlton Heston, Jane Leigh o Joseph Cotten, e interpretó un pequeño pero valioso personaje de una gitana llamada Tania. Aunque su aparición fue más bien breve en esta cinta, demostró sobradamente todo su enorme potencial, y el porqué el público la había convertido en una diosa.

A principios de los años 60 Marlene abandonó el cine, ocupándose más de su faceta escénica tanto en Broadway como en Las Vegas. Aún así, apareció en Vencedores o vencidos (1961), de Stanley Kramer.

En “El juicio de Nuremberg”, (1961), compartió créditos con figuras tan importantes como Spencer Tracy, Burt Lancaster,Richard Widmark, Montgomery Clift o Judy Garland. La película obtuvo once nominaciones a los Oscars, y recibió inmejorables críticas ,que aún perduran hoy en día, debido a su inmensa calidad y objetividad al rememorar los hechos acaecidos al juzgar a los criminales nazis, tras el final de la [[Segunda Guerra Mundial. Sin duda una película de obligada visualización.

En el año 1964 participó en una comedia romántica junto a Audrey Hepburn y William Holden llamada “Encuentro en París”, quizás ya como una figura consagrada en el cine que aportaba distinción y categoría a la cinta, que por otra parte no fue de las mejores que protagonizó la por entonces ya muy popular Audrey Hepburn.

En 1964 se retiró de la pantalla durante un largo tiempo, regresando estelarmente en los 70 con Sólo un gigoló (1974), una película dirigida por David Hemmings y coprotagonizada por David Bowie y Kim Novak.

Participación en la Segunda Guerra Mundial

Coincidiendo con el estallido de la II Guerra Mundial actuó para los soldados estadounidenses en diversas ocasiones.

Marlene Dietrich hizo famosa su frase Aus Anstand, (Por decencia), cuando le preguntaban por qué apoyó tan abiertamente al ejército estadounidense en la Segunda Guerra Mundial.

La actriz se había nacionalizado norteamericana en 1937 y desde el inicio de la contienda trabajó recaudando bonos de guerra y defendiendo públicamente el papel de las tropas aliadas y formando parte de las comitivas de artistas que se desplazaron al frente durante la contienda.

A lo largo de los años cincuenta sus apariciones en cine fueron más esporádicas; apenas destacan sus trabajos en Pánico en la escena (1950), de Alfred Hitchcock, y Encubridora (1952), de Fritz Lang, uno de su western más especiales.

Muerte

En 1974, la rotura de una pierna en el escenario terminó con su carrera artística. A pesar de aparecer brevemente en un film de 1979, la diva alemana pasó los últimos años de su vida postrada en una cama de su casa de París, donde falleció el 6 de mayo de 1992 a los 90 años. Marlene volvió a su Alemania natal donde fue enterrada.

Homenajes

Con motivo del 108 aniversario de su natalicio, en el 2010 se le hace un homenaje a Marlene Dietrich.

El primero, es una película sobre su vida, basada en la biografía que escribe su propia hija y que lleva por título Marlene Dietrich por su hija, Maria Riva, publicado en 1992. El papel de Dietrich será interperetado por Gwyneth Paltrow.

También se habla de producir un musical en Broadway, usando algunas de las canciones que la actriz intrepreta en el Ángel Azul, una de sus películas más recordadas y paradigmáticas en el estereotipo de mujer fatal: glamorosa, misteriosa y con un toque andrógino revolucionario para la época.

En el Museo de Cine de Berlín se expone todo el legado de la actriz, que comprende más de 16 mil fotografías, 3 mil vestidos y trajes, así como 400 sombreros.

Dietrich ha inspirado a artistas de la talla de Madonna, Liza Minelli e incluso a la reina del Streaptease, la exseñora Manson, por mencionar algunas. Un ícono para durar que se espera reciba un digno reconocimiento para que las nuevas generaciones la conozcan y aprecien.

Filmografía

  • Un hombre al borde del camino (1923
  • Salto a la vida (1923)
  • Tragedia de amor (1923)
  • Joyless Street (1925)
  • El barón imaginario (1926)
  • Arriba la cabeza, Charlie (1926)
  • Madame no quiere tener hijos (1926)
  • Manon Lescaut (1926)
  • Cafe Elektrik (1927)
  • La moderna du Barry (1927)
  • El otro yo(1927)
  • Noches de amor (1929)
  • Hombres sin ley (1929)
  • Three Loves (1929)
  • El ángel azul (1930)
  • Marruecos (1930)
  • Fatalidad(1931)
  • La venus rubia (1932)
  • El Expreso de Shanghai (1932)
  • El cantar de los cantares (1933)
  • Capricho imperial(1934)
  • El diablo era mujer (1935
  • Deseo (1936)
  • El jardín de Alá (1936)
  • Angel (1937)
  • La condesa Alexandra (1937)
  • Arizona (1939)
  • Siete pecadores (1940)
  • La llama de Nueva Orleans (1941)
  • The Lady Is Willing(1942)
  • Manpower (1942)
  • Forja de corazones (1942)
  • Los usurpadores (1942)
  • Sueños de gloria (1944)
  • El príncipe mendigo (1944)
  • En las rayas de la mano (1947)
  • Berlín Occidente (1948)
  • Jigsaw(1949)
  • Pánico en la escena (1950)
  • Momentos de peligro (1951)
  • Encubridora (1952)
  • La vuelta al mundo en ochenta días (1956)
  • Gran mundo en Monte Carlo (1957)
  • Testigo de cargo (1957)
  • Sed de mal (1958
  • Vencedores o vencidos (1961)
  • El juicio de Nuremberg (1961)
  • Encuentro en París (1964)
  • Gigoló (1979)
  • Marlene (1983)
  • Radio Star (1994)

Fuentes