Saltar a: navegación, buscar

Iglesia morava


Iglesia Morava
Información  sobre la plantilla
Morava.JPG
Fundador(es)John Hus
Fundación1457
Bohemia (Europa Central)
Otros nombresLa Unitas Fratrum

La Unitas Fratrum o Iglesia Morava. Es una rama de la iglesia cristiana cuya existencia independiente comenzó en Bohemia (Europa Central) en el año 1457. Nació del gran avivamiento de la fe de finales de la Edad Media que surgió del renacer nacional de la religión en Bohemia, sobre el que tuvo gran influencia la obra de Wycliffe y del que John Hus fue el principal líder. Dentro del movimiento, Petr Chelčický representaba las tradiciones del puritanismo oriental y la ausencia de control oficial en cuestiones de religión.

Historia

Unitas Fratrum ("comunidad -o comunión- de hermanos" en latín) fue fundada, en medio de estas influencias, bajo el liderazgo de Gregorio el Patriarca con un ideal de fe con tres aspectos: comunión, libertad y un marcado énfasis en la vida práctica cristiana más que en el pensamiento doctrinal o la tradición eclesiástica. El número de fieles creció rápidamente. La Unitas Fratrum intentó mantener un contacto vivo con la iglesia primitiva. Obtuvo de los valdenses las tradicionales órdenes sagradas del ministerio, incluido el episcopado, y de este modo se convirtió en un organismo eclesiástico independiente. En el período turbulento de la reacción contra la Reforma, tiempos de persecución alternaron con tiempos de relativa calma, hasta que al final en 1620 la Unitas Fratrum y otros organismos protestantes fueron totalmente suprimidos. En Bohemia y la vecina Moravia sobrevivió una "semilla oculta", que se revelaría cien años más tarde en la Iglesia Renovada. Entre 1722 y 1727, algunas familias de Moravia que habían mantenido las tradiciones de la antigua Unitas Fratrum encontraron refugio en Sajonia (Alemania), en el estado del conde Zinzendorf, Nicolaus Ludwig. Otras personas de opiniones muy divergentes también encontraron allí un lugar de libertad religiosa, aunque sus diferencias amenazaron con convertirlo en escenario de conflictos hasta que una emanación del Espíritu Santo el 13 de agosto de 1727 les aportó una profunda y decisiva experiencia de unidad. De esta experiencia de unidad consciente surgió un afán de proyección misionera sorprendente, que comenzó entre los esclavos de la isla de [[Santo Tomás]] en las Indias Occidentales en 1732. En solo una década, los esfuerzos misioneros se extendieron a Groenlandia, Suriname, Sudáfrica, África Occidental, Argelia, la Rusia ártica y Ceilán (Sir Lanka), y entre los africanos y la población indígena de Norteamérica. La Iglesia Morava ha afirmado a lo largo de su historia que la comunión cristiana no admite ninguna barrera de nación o raza. La Unitas Fratrum valora su unidad como un preciado tesoro que el Señor le ha confiado. Defiende la unidad de todos los seres humanos dada por la reconciliación a través de Jesucristo. Por este motivo, el movimiento ecuménico forma una parte vital de ella. Una sencilla declaración titulada "The Ground of the Unity (La razón de la unidad)" es la declaración doctrinal básica de la iglesia; "The Covenant for Christian Living (El pacto por la vida cristiana)", cuyo origen se remonta a la renovación de 1732, expone principios rectores para la vida y el testimonio comunes.

Comienzo en América

En 1734 Zinzendorf obtenidos por treinta familias de Schwenkfelders desterrado (adeptos de Kaspar von Schwenkfeld) una casa en Georgia, que acababa de ser tallado en la concesión de Carolina "para servir de asilo para los deudores insolventes y las personas que huyen de la persecución religiosa". Estos exiliados, sin embargo, encontró que es preferible unirse a una colonia de más edad en Pennsylvania. Los hermanos ahora concibió el plan de garantizar por sí mismos en Georgia de una casa de refugio en tiempos de persecución. El gobernador general, Oglethorpe, les concedió 500 acres, y Spangenberg, el negociador, recibió un regalo de 50 acres para sí mismo, una parte del sitio en el que la ciudad de Savannah se ubica actualmente. Los inmigrantes llegó a Savannah once primeros 17 de abril 1734, dirigida por Spangenberg. Obispo Nitschmann trajo otros veinte, 7 de febrero de 1736. La labor de evangelización y colonización era a la vez con fuerza tomadas en la mano y continuó con más coraje que el éxito. El clima, las guerras, enemistades dentro y fuera, comprobó el crecimiento y el hacinamiento de la organización de la Hermandad.

Fuentes