Saltar a: navegación, buscar

Lavinia Fontana

Lavinia Fontana
Información  sobre la plantilla
Lav Fontana Autoritratto.jpg
Datos personales
Nacimiento1552
Bologna, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento11 de agosto de 1614
Roma
OcupaciónPintora
ParejaGian Paolo Zappi
HijosOnce hijos
Datos artísticos
ÁreaPintura
MovimientoPrimer barroco
InfluenciasPróspero Fontana, Ludovico Carracci, Antonio Allegri Correggio y Scipione Pulzone.

Lavinia Fontana. Destacada artista de la plástica italiana, elegida miembro de la Academia Romana. Fue la artista más productiva anterior al año 1700.

Breve biografía

Hija del célebre pintor Próspero Fontana, nace en Bologna, Italia, bautizada el 24 de agosto[1] de 1552. En el taller de su padre aprendió las técnicas de pintura (como era costumbre en la mayoría de los casos de las mujeres artistas). Contrae matrimonio con un discípulo paterno, Gian Paolo Zappi, de origen noble, con quien comparte las obligaciones domésticas, ya que Lavinia trabajó incansablemente a la par que fue madre de once hijos.

Teniendo en cuenta las costumbres de la época, su matrimonio se consideró fuera de lo común, ya que fue el esposo el que abandonó su carrera para ayudar a su esposa con el cuidado de los hijos,(de los cuales solamente tres sobrevivieron a su madre), además de ayudarla mientras Lavinia mantenía a su familia con su arte.[2] Tras la muerte de su padre, la familia marcha a Roma en 1603, bajo la tutela del Papa Clemente VIII, y tuvo el mecenazgo de los Buoncompagni.

Su éxito profesional y económico le permitió dedicarse con pasión al coleccionismo de antigüedades. Muere en Roma 11 de agosto de 1614 .

Obra

En la línea de su padre, desarrolla un arte religioso claro y directo, cercano y de fácil comprensión. Fue educada en un ambiente exquisito rodeada de los más grandes artistas de su época, lo que le permitió ir modificando el estilo de su padre hasta crear uno propio. Admiradora de la obra de Sofonisba de Anguissola, en su producción se puede apreciar la influencia de la pintora de Cremona. Fue acercándose al estilo de su amigo Ludovico Carracci, con los colores fuertes característicos de la escuela veneciana. También fue influenciada por Antonio Allegri Correggio y Scipione Pulzone.[2]

En 1577, año de su boda, pinta su primer autorretrato que firmó todavía con el nombre de soltera (Lavinia virgo Prosperi Fontana filia, es decir, la señorita Lavinia).[3] Luego de contraer matrimonio firmaba con su nombre completo de casada (Lavinia Fontana de Zappi).[4] Estuvo trabajando un año entero en Roma (1603-1604), fundamentalmente como retratista.

Retrato de Antonietta Gonsalvus (1594-95)

Un detalle característico de su obra fue que llegó a pintar desnudos femeninos y masculinos en pinturas religiosas y mitológicas, algo inédito para una mujer hasta ese momento. En 1589 recibió el encargo de elaborar pinturas sacras para la iglesia del Palacio Real español, trabajo que incluía estudios de modelos desnudos. La obra, titulada Familia Sagrada, fue tan exitosa que motivó que contratasen a la artista en la iglesia de Santa Sabina en Roma.[2]

Su primer encargo importante fue una pintura de gran formato para el altar de la Basílica de San Paolo Fuori le Mura, que lamentablemente un incendio destruyó en el año 1823. En Roma, el papa Paolo V en persona estuvo entre sus modelos. Un retrato muy curioso de Lavinia Fontana es el de Antonietta Gonsalvus (1594-95), que se encuentra en Blois, Musée du Chateau. Se trata de una niña cubierta de pelo por padecer Hipertricosis Lanuginosa Congénita, enfermedad heredada de su padre Petrus Gonsalus. Cuando la artista pintó a Tognina (Antonietta Gonsalvus) a la edad de doce o trece años, la pintora ya tenía más de treinta años y se había ganado buena reputación como retratista.[5]

Títulos importantes

Se encuentran documentadas 135 obras suyas, de las cuales se conservan treinta y dos firmadas y fechadas. Algunas fueron atribuidas erróneamente por mucho tiempo a Guido Cagnacci.[2]

Judith con la cabeza de Holofernes
  • Judith con la cabeza de Holofernes
  • Retrato de Paul Praun (1573, Germanisches Nationalmuseum, Nuremberg)
  • Cristo con los instrumentos de la Pasión (1576, El Paso Art Museum). La obra muestra gran originalidad compositiva, con Cristo en el centro de una imaginaria V conformada por la columna y la cruz que sostienen unos ángeles.[6]
  • Autorretrato tocando la espineta (1577, Galleria della Accademia di San Luca, Roma). Es tenido por su obra maestra. El detallismo de los ropajes es magistral, así como la pose natural de ambas mujeres y el minucioso interior de la sala.[7]
  • Retrato de un hombre sentado hojeando un libro (1577, Musée des Beaux-Arts, Burdeos). El cuadro llegó al museo como parte del legado del marqués de Lacaze. No es seguro que el retratado sea el senador Orsini, como la tradición predica, pero sin duda es un humanista acomodado. [7]
  • Sagrada Familia con San Francisco y Santa Margarita (1578, Davis Museum, Wellesley College, Massachusetts). Realizado por encargo para el Monasterio del Escorial
  • Retrato de dama (1580, National Museum of Women in the Arts, Washington)
  • Noli me tangere (1581, Galería de los Uffizi, Florencia, Italia). (Cristo se aparece a María Magdalena) La artista muestra a María Magdalena ante un fondo de tonos ocre bañada por la luz de la Resurrección. La elección de ropajes contemporáneos aproxima la escena al espectador.
  • Niño en la cuna (1583, Pinacoteca Nacional de Bolonia)
  • Retrato de la familia Gozzadini (1584, Pinacoteca Nacional de Bolonia)
Cristo se aparece a María Magdalena
  • Retrato de Petrus Gonsalvus (1585, Ambras Art Collection, Innsbruck)
  • Retrato de Francesco Panigarola (1585, Palazzo Pitti, Florencia)
  • Retrato de dama veneciana (1585, Hood Museum of Art, New Hampshire)
  • Retrato de Bianca Capello con un clavicordio (Musée des Beaux-Arts, Valenciennes)
  • San Francisco de Paula bendice al hijo de Luisa de Saboya (1590, Pinacoteca Nacional de Bolonia)
  • Venus y Cupido (1592, Musée des Beaux-Arts, Ruan)
  • Retrato de Antonietta Gonsalvus (1594-95, Castillo de Blois)
  • Virgen adorando al Niño durmiente (1605-10, Museum of Fine Arts, Boston)
  • Minerva en el vestidor (1613, Galería Borghese, Roma)

Representación

Moneda de bronce en honor a Lavinia Fontana

No fue sólo una artista acaudalada sino también reconocida. Su importancia fue tal que se acuñó una medalla en su honor en el año 1611, realizada por el escultor Felice Antonio Cassoni, que la muestra de perfil en una cara, y en la otra frente a su caballete.[8] Según expresa la investigadora y doctora en historia del arte, Whitney Chadwick, en 1769 Luigi Crespi publicó Las vidas de los pintores boloñeses, obra en la que se relacionan a 23 mujeres activas como pintoras, destacando que: por lo menos Lavinia Fontana y Elisabet Sirani, alcanzaron talla internacional.[9]

También el poeta italiano Giulio Cesare Croce, comentó de ésta: [10]


“Sorpresa de la gente y de Natura

Lavinia Fontana, gran pintora,
es única en el mundo como el Fénix”.

Referencias

Fuentes

  • Cuadernos 20. Veinte obras maestras de la pintura femenina. Ayuntamiento de Villanueva de la Cañada.
  • Lavinia Fontana. La mujer en el arte moderno. Consultado: 21 de enero de 2015.