Saltar a: navegación, buscar

Movimiento Democracia Real Ya

Movimiento Democracia Real Ya
Información sobre la plantilla
Puerta-de-sol-protesta-espana.jpg
Manifestantes concentrados en la Puerta del Sol de Madrid
Fecha:15 de mayo de 2011
País(es) involucrado(s)
Bandera de España España

El Movimiento Democracia Real Ya, también conocido como 15-M o los Indignados fue un movimiento social que estalló en España el 15 de mayo de 2011[1], exigiéndole al gobierno y los partidos políticos tradicionales de ese país mejoras sociales y económicas para los ciudadanos comunes.

Objetivos

El objetivo de su lucha fue manifestado en sus propias palabras cuando en un comunicado a la población comentaban:

Nosotros los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes... queremos un cambio y un futuro digno. Estamos hartos de reformas antisociales, de que nos dejen en el paro, de que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas o se queden con nuestras viviendas, de que nos impongan leyes que limitan nuestra libertad en beneficio de los poderosos. Acusamos a los poderes políticos y económicos de nuestra precaria situación y exigimos un cambio de rumbo.
Mediante esta plataforma, queremos ayudar a coordinar acciones globales y comunes entre todas aquellas asociaciones, grupos y movimientos ciudadanos que, a través de distintas vías, están intentando contribuir a que la actual situación cambie.[2]

Manifiesto

Para darle carácter popular a su movimiento, los integrantes del mismo redactaron el Manifiesto Democracia Real Ya:

Somos personas normales y corrientes. Somos como tú: gente que se levanta por las mañanas para estudiar, para trabajar o para buscar trabajo, gente que tiene familia y amigos. Gente que trabaja duro todos los días para vivir y dar un futuro mejor a los que nos rodean. Unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores. Unos creyentes, otros no. Unos tenemos ideologías bien definidas, otros nos consideramos apolíticos... Pero todos estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros... Por la indefensión del ciudadano de a pie. Esta situación nos hace daño a todos diariamente. Pero si todos nos unimos, podemos cambiarla. Es hora de ponerse en movimiento, hora de construir entre todos una sociedad mejor.(...)- Las prioridades de toda sociedad avanzada han de ser la igualdad, el progreso, la solidaridad, el libre acceso a la cultura, la sostenibilidad ecológica y el desarrollo, el bienestar y la felicidad de las personas.(...)- Existen unos derechos básicos que deberían estar cubiertos en estas sociedades: derecho a la vivienda, al trabajo, a la cultura, a la salud, a la educación, a la participación política, al libre desarrollo personal, y derecho al consumo de los bienes necesarios para una vida sana y feliz.(...)- El actual funcionamiento de nuestro sistema económico y gubernamental no atiende a estas prioridades y es un obstáculo para el progreso de la humanidad.(...)- El ansia y acumulación de poder en unos pocos genera desigualdad, crispación e injusticia, lo cual conduce a la violencia, que rechazamos. El obsoleto y antinatural modelo económico vigente bloquea la maquinaria social en una espiral que se consume a sí misma enriqueciendo a unos pocos y sumiendo en la pobreza y la escasez al resto. Hasta el colapso.(...)- La voluntad y fin del sistema es la acumulación de dinero, primándola por encima de la eficacia y el bienestar de la sociedad. Despilfarrando recursos, destruyendo el planeta, generando desempleo y consumidores infelices.(...)- Los ciudadanos formamos parte del engranaje de una máquina destinada a enriquecer a una minoría que no sabe ni de nuestras necesidades. Somos anónimos, pero sin nosotros nada de esto existiría, pues nosotros movemos el mundo.(...)- Si como sociedad aprendemos a no fiar nuestro futuro a una abstracta rentabilidad económica que nunca redunda en beneficio de la mayoría, podremos eliminar los abusos y carencias que todos sufrimos.(...)- Es necesaria una Revolución Ética. Hemos puesto el dinero por encima del Ser Humano y tenemos que ponerlo a nuestro servicio. Somos personas, no productos del mercado. No soy sólo lo que compro, por qué lo compro y a quién se lo compro.

Lea manifiesto completo en: Manifiesto "Democracia Real Ya".

Historia

La manifestaciones pacificas que más tarde serían denominadas Movimiento Democracia Real Ya estallaron en España el 15 de mayo de 2011. Ese día unas 50 ciudades del país fueron objeto de marchas pacificas que pedían mejores condiciones de vida. Las consignas centrales de las marchas fueron No somos mercancías en manos de políticos y banqueros y Vuestra crisis no la pagaremos, en ese momento el desempleo en el país acerca a cinco millones de población activa. Muchos de los jóvenes que desfilaron enarbolando en sus camisetas el lema de Sin casa, sin curro, sin pensión y sin miedo.

Manifestantes acampados de noche en la Puerta del Sol.

Desde el inicio de la manifestación los jóvenes decidieron convertir la Puerta del Sol de Madrid en su campamento insigne, a pesar de la intentos de la policía de desalojar la plaza en algunas ocasiones[3], los jóvenes se mantuvieron firmes y mientras que miles de simpatizaron con las proclamas que enarbolaban le dieron su apoyo.

Para el 20 de mayo[4] el movimiento había obtenido reconocimiento internacional y en varias ciudades de Europa manifestantes salieron a las calles en muestra de apoyo, según periódicos de ese continente, en Londres, unas 300 personas se manifestaron al grito de También los exiliados estamos indignados. Mientras en Bruselas se manifestaron unas 600 personas, dos centenares en Lisboa y un centenar en Atenas y Milán. Asimismo, hubo protestas, aunque menos numerosas, en Budapest, Tánger, París, Berlín y Roma.

El domingo 22 de mayo se realizan elecciones municipales a las cuales el movimiento se opuso desde el inicio mismo de las propuestas, debido a esta crisis política la asistencia a los comicios electorales fue muy pobre[5] (de cada 100 ciudadanos 54 no votaron).

El 27 de mayo[6] se produjo el mayor desalojo policial contra los indignados, el hecho tuvo lugar en la céntrica Plaza de Cataluña (Barcelona) y dejó un saldo de 43 heridos. El rechazo internacional a la brutalidad policial no se hizo esperar y miles de personas se dieron cita en diversas ciudades de Europa para solidarizarse con los manifestantes de Bercelona.

El 9 de junio la policía nacional española reprimió una manifestación del Movimiento 15-M frente a la sede del Parlamento de la comunidad utónoma de Valencia, en una operación que causó alrededor de 18 heridos y cinco detenidos[7].

El 15 de junio[8] un grupo de más de tres mil indignados cercaron Parlamento catalán por más de 12 horas, en una de las jornadas más tensas desde que irrumpió en el país la revolución del movimiento del 15 de mayo (15-M), la represión popular dejo un saldo de 46 heridos y seis detenidos.

Criminalización

El nuevo gobierno de derecha del Partido Popular necesitado de realizar ajustes económicos y conocedor del descontento social que dichas medidas provocarían comenzó un proceso legal de criminalización de los Indignados[9]. Ante la escalada de la tensión socialel Partido Popular propuso reformar el Código Penal para endurecer las legislaciones que afectan al orden público.

La medida que se consideró más fuerte resultó el endurecimiento de las sanciones para la violencia callejera, equiparándolas con la legislación antiterrorista diseñada para tratar los casos de kale borroka en el País Vasco. Otras propuestas fueron incluir como delito de atentado a la autoridad la resistencia pasiva o activa. En clara referencia a las movilizaciones estudiantiles de Valencia y el Movimiento 15-M, con esta legislación podrían ser condenados por atentado todas las personas que acudan a las movilizaciones de los indignados, que suelen llevarse a cabo sin previa notificación a la Delegación de Gobierno.

La reforma propuesta prevé que sea considerado delito de integración en organización criminal difundir a través de Internet y las redes sociales las convocatorias “violentas” y que “alteren gravemente el orden público”, que podrían ser todas aquéllas que no hayan sido notificadas y que se nieguen a abandonar el lugar pese al aviso de la policía.

Se considerará como agravante cuando las conductas violentas se produzcan en manifestaciones o concentraciones y se incluirá como delito de desorden público los supuestos en los que se penetre en establecimientos públicos o se obstaculice el acceso a los mismos. En este sentido, se ampliará la cuantía de los daños no sólo a los que se produzcan en establecimientos, sino también a los que se deriven por la interrupción de cualquier servicio público.

Referencias