Saltar a: navegación, buscar

Neonazismo

(Redirigido desde «Neonazi»)
Neonazismo
Información sobre la plantilla
220x220
Concepto:término que se utiliza para referirse a los movimientos posteriores a la Segunda Guerra Mundial que continúan apoyando y difundiendo las ideas del nazismo.

Neonazismo. El término Nazi es una forma corta del Nationalsozialismus alemán; la ideología fue institucionalizada en el Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores (PNSAT), en alemán Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei (NSDAP), también conocido como partido Nazi.

El Tercer Reich es el periodo y se utiliza como sinónimo para la Alemania Nazi. El término fue introducido por la propaganda Nazi, que contaba al Sacro Imperio Romano Germánico como el primer Reich, al Imperio alemán de 1871 como el segundo y a su propio régimen como el tercero.

Esto fue hecho para sugerir una vuelta gloriosa de la Alemania anterior tras la República de Weimar instaurada en 1919 y que, sin embargo, nunca fue disuelta oficialmente por el nuevo régimen.

El partido Nazi procuró combinar símbolos tradicionales de Alemania con símbolos del partido Nazi en un esfuerzo por reforzar la idea de unidad entre sus ideales y Alemania.

Historia

Las raíces históricas del neonazismo se encuentran en las diversas disposiciones tomadas antes de la derrota definitiva del III Reich para guardar importantes sumas de dinero con las que proteger a algunos jerarcas nazis, los cuales tendrían también la oportunidad de reorganizar el movimiento.

Después de la guerra y con la derrota alemana, la tarea de evacuación de jerarcas nazis se canalizó fundamentalmente a través de dos organizaciones secretas, ODESSA y Die Spinne (‘la araña’ en alemán). Se ha señalado que el cerebro y principal animador del neonazismo a nivel internacional fue el ex oficial de las SS y ex dirigente de las Juventudes Hitlerianas Karl Heinz Priester.

Por lo menos desde la década de 1950 se constatan intentos de internacionalizar los diversos grupos neonazis, como la malograda reunión de Wiesbaden, organizada por Priester, donde se intentó que aproximadamente 800 organizaciones, provenientes de los cinco continentes, sentaran las bases de una organización a escala planetaria.

Tras la muerte de Priester, y siendo sus archivos confiscados por las autoridades alemanas, se comprobó que distintas organizaciones venían trabajando desde hacía tiempo en la organización de una "internacional parda, racista y antisemita", y sus frutos fueron organizaciones como el Movimiento Social Europeo (también llamado la Internacional de Malmoe), fundado por el mismo Priester junto al francés Maurice Bardèches, el inglés Mosley, el italiano Marsanich y el sueco Per Engdhal, y uno de los primeros intentos de internacionalizar el neofascismo.

Simbología

Suelen utilizar símbolos como la esvástica, la cruz celta, las runas y simbología de los Afrikaners, del Ku Klux Klan o de las SS.[1] Es habitual la utilización de un lenguaje no comprensible, como por ejemplo la utilización del número 88, que al ser la octava letra del alfabeto adquiere el significado de Heil Hitler!. Además de este número, distintos códigos son utilizados habitualmente por los neonazis, como 18NS (Adolf Hitler Nacional Socialista) 14 palabras (debemos asegurar la existencia de nuestra raza y un futuro para nuestros niños blancos, una alusión a la propaganda del supremacista blanco David Lane) 14/88 (las catorce palabras más los 88 postulados de David Lane) o W.O.T.A.N. (En inglés: Will Of The Aryan Nation, traducido como La Voluntad de la Nación Aria; que también hace referencia al dios del mismo nombre).

Cultura

La ideología ultraderechista dejó de ser un fenómeno marginal para colocarse en el centro de la sociedad. El neonazismo se ha convertido en algunas regiones del este de Alemania en la cultura dominante, afirmó, en una entrevista con Clarín, el sociólogo Bernd Wagner, ex funcionario de la policía criminal de la desaparecida Alemania comunista, que se ha dedicado a investigar el fenómeno neonazi.

El ascenso de la ultraderecha en las elecciones del domingo pasado en el estado oriental de Sajonia-Anhalt, donde consiguió el 13 por ciento de los votos, no fue una sorpresa, dijo Wagner. Los votantes de la neonazi Unión del Pueblo Alemán (DVU) son los jóvenes y también gente mayor de cincuenta años, que al votar por la extrema derecha protestaron por la descomposición social.

Wagner fue cesanteado en 1988 del cuerpo especial de investigaciones que dirigía en la ex Alemania comunista por exagerar en sus informes sobre la extrema derecha. En un estado socialista antifascista no podía haber nazis registrados oficialmente. Tras la reunificación alemana, Wagner, de 42 años, siguió investigando el fenómeno y fundó en Berlín el Centro de Cultura Democrática.

Para comprender por qué el neonazismo se ha convertido en una cultura dominante, hay que explicar que en algunas regiones del este de Alemania, a los 12 o 13 años los jóvenes deben decidirse por pertenecer a la izquierda o a la ultraderecha. Y esta última ejerce una terrible atracción. Cuestiona todo el sistema, desprecia a la democracia y ofrece una nueva visión. Son barrios, espacios sociales ocupados por los neonazis, donde son el poder normativo.

Se trata más que nada de un fenómeno psicosocial. No es que haya lugares con un cartel en la entrada que advierta que no pueden pasar los enemigos como los extranjeros. Pero lo más probable es que esos enemigos sean atacados, por eso no se acercan. Y los barrios quedan así liberados por el miedo.

La ultraderecha es hoy la cultura dominante de amplias capas de la sociedad, que afecta no sólo a los cabezas rapadas sino también al entrenador de fútbol o al comerciante del barrio. Abarca capas sociales heterogéneas que se vuelven homogéneas en posiciones ideológicas básicas, como el rechazo a la democracia o el desprecio por los extranjeros.-Los políticos consideran el crecimiento de la derecha en las elecciones del domingo como un voto de protesta.-Creo que es un análisis muy pobre y errado.

Hay bastante más que votos de protesta por el desempleo o la decadencia social. Y creo que el problema no se soluciona únicamente con tomar los temas de la ultraderecha, como la seguridad interna o la política sobre los extranjeros.

Es difícil, pero lo que se puede hacer es trabajar los conceptos democráticos en las ciudades. Darle más voz a la gente y preguntarse qué podemos hacer todos juntos. Y también reducir el radio de acción neonazi, con más control policial.

Europa

Alemania

En Alemania existen diversos partidos y movimientos políticos neonazis de poco impacto público, que continúan divulgando la ideología de la supremacía racial de la raza aria o blanca. El más conocido de todos es el Partido Nacional-Democrático, (NPD-Nationaldemokratische Partei Deutschlands), que en 2007 cuenta con 9 representantes parlamentarios, de un total de 124 diputados en la región de Sajonia.

En su programa de gobierno el NPD argumenta que "el fundamento de la sociedad alemana es la familia alemana, que Alemania tiene que volver a ser de los alemanes, que un pueblo sin pasado no tiene ningún futuro, que hay que reforzar los poderes de la Policía, que el servicio militar es un gran honor, y que Alemania es mucho más grande que el territorio que actualmente abarca".

El NPD realiza constantemente manifestaciones públicas, entre otras cosas, demandando que se revise el Proceso de Nuremberg, donde los países aliados vencieron a Alemania al final de la Segunda Guerra Mundial y condenaron a algunos de los líderes nazis responsables del Holocausto. Los partidos y grupos neonazis siguen manteniendo su política de rechazo a los extranjeros, principalmente a aquellos que no son de raza blanca, y demandando su expulsión de tierras alemanas. Muchas veces cometen graves atentados contra personas que no tienen la piel blanca, especialmente en el territorio de la antigua República Democrática Alemana.

De acuerdo al balance del Ministerio del Interior alemán, durante el año 2006 los neonazis cometieron 12.238 delitos en el país, entre ellos 726 atentados violentos y 8.738 acciones propagandísticas. Como partido legal, el NPD se financia también entre otras fuentes con el dinero de los impuestos de todos los contribuyentes en Alemania. Además del NPD existen otros pequeños partidos o iniciativas políticas que difunden la ideología neonazi, como el DVU (Unión del Pueblo Alemán), el Partido Republicano Alemán, o la Iniciativa Alto a los Extranjeros que actúa en la ciudad de Núremberg. Allí esa Iniciativa logró en 2005 ganar un escaño de los 70 con los que cuenta el parlamento municipal[cita requerida]. En la ciudad de Nuremberg, así como en la mayoría de ciudades alemanas, existe un rechazo muy grande al pensamiento y las acciones de los partidos neonazis. Entre 2004 y 2006 el propio alcalde de Nuremberg y presidente del Parlamento Municipal, Ulrich Maly, lideró varias manifestaciones masivas contra el NPD, y afirmó que en Nuremberg no hay ningún espacio para la ideología nazi, la cual hay que rechazar por totalitaria, antidemocrática y racista.

Muchos representantes de partidos políticos demócratas y entidades de la sociedad civil han demandado desde 2004 que se declare ilegal al NPD y que se prohíban sus manifestaciones públicas. La exhibición de símbolos nazis (esvástica, las runas de las SS...) está totalmente prohibida en todo el territorio alemán.

Durante los meses de marzo y mayo del 2009 se ha aprobado en el senado alemán el partido NDP (nacionalista-demócrata-popular) lo cual ha generado controversia en todo los sectores políticos alemes, 54 votos contra 38 se aprobó el partido, que usa parte de las bases del nacional-socialismo de Hitler. La noticia ha generado disturbios en toda Alemania, entre neonazis y grupos antifascistas (SHARP, RASH, Acción Antifascista...) en todo este tiempo. El partido tiene 7 senadores en la cámara del senado.

España

Los neonazis en España suelen destacar en los grandes partidos de fútbol, donde los hinchas más radicales de cada equipo suelen impregnarse de la parafernalia skinhead y apoyar abiertamente el movimiento nacional-socialista. Los que más destacan en España son: Ultras Sur (Real Madrid), Frente Atlético (Atlético de Madrid), Supporters Gol Sur (Real Betis Balompié), Boixos Nois (Barça), Ultra Yomus (Valencia C.F.)y Brigadas Blanquiazules (Espanyol).

También suelen tener fechas simbólicas, como el 20 de noviembre, día de la muerte de José Antonio Primo de Rivera y de Francisco Franco. El Valle de los Caídos, monumento erigido por Franco, es un símbolo para la extrema derecha muy valioso. Según un estudio[cita requerida] del diario ABC, las personas de raza negra son las que más han sufrido ataques por parte de los grupos neonazis, seguido de magrebíes y ecuatorianos, aunque también han causado muertes entre grupos antifascistas, el más grave el 11 de noviembre de 2007, cuando un joven madrileño de 16 años, Carlos Palomino, fue asesinado con un cuchillo de caza en la Estación de Legazpi (Madrid).

Esto parece indicar que pese al fuerte sentimiento nacionalista, los grupos neonazis pueden llegar a aceptar a personas de otros países, que sean blancos, que hablen castellano y que posean un cultura muy similar a la española. Los grupos neonazis tienden a dividirse en dos tipos: los violentos y que operan en la calle; y los políticos, grupos más serios, que aunque no suelen cometer actos violentos, si están fuertemente entrelazados con los grupos violentos. En España es paradigmático el papel de organizaciones culturales como CEDADE y sus actuales herederos del CEI (Círculo de Estudios Indoeuropeos).

Latinoamérica

En esta región, los movimientos neonazis se encuentran presentes en casi todos los países en los que existe al menos una minoría blanca. Existen neonazis en países donde predomina población de origen europeo, como también en países de predominio mestizo, e incluso en países donde los indígenas constituyen la mayoría de la población. Sin embargo, la membresía de estos grupos es muy minoritaria y variable, sin que sus números coinciden con la proporción de población blanca. En un país de predominio mestizo, por ejemplo, la afiliación o las actividades públicas de estos grupos pueden ser mayores incluso que las de aquellos grupos de un país de predominio blanco.

Argentina

En Argentina el movimiento más importante fue el Partido Nuevo Triunfo, presidido por Alejandro Biondini. Hace algunos años fue obligado por la justicia a abandonar el uso de la cruz esvástica como símbolo y posteriormente le fue negado el estatus de partido debido a su ideología nacionalsocialista. Sin embargo han presentado diputados a elecciones legislativas de Buenos Aires, acordando con otro partido nacionalista (pero no neonazi).

Chile

Desde los primeros años de la aparición del nacional-socialismo en Alemania se fundaron diversos colectivos, principalmente entre la comunidad de ascendencia alemana. El Movimiento Nacional-Socialista de Chile (MNSCH) fue el primer partido nacional-socialista creado fuera del área germánica europea. Este movimiento cautivó a gran parte de los grupos nacionalistas de la época, dejando de ser una agrupación con carácter de reafirmación colonial para ser un movimiento de carácter nacional, en donde participaron ciudadanos de diversa ascendencia, entre los que destacó el chileno descendiente de alemanes Jorge González von Marées, dirigente del MSNCH.

A principios de los años 60 fue fundado el Partido Nacional-Socialista Obrero por el chileno Franz Pfeiffer Richter. Heredero de toda esa corriente política y de la mística del nacional-socialismo destaca el escritor Miguel Serrano, una de las figuras más representativas del denominado ocultismo nazi. Durante los últimos años han aparecido diversas agrupaciones enmarcadas dentro del nacional-socialismo histórico, tal como el partido Patria Nueva Sociedad, fundado por Alexis López Tapia.

También destacan una gran cantidad de agrupaciones formadas por skinheads neonazis, principalmente en las ciudades de Valparaíso, Santiago y las del sur del país, siendo protagonistas de acciones de violencia contra grupos de personas consideradas desde su punto de vista como “factores indeseables para la sociedad” (inmigrantes, transexuales, homosexuales, raperos, punkies, drogadictos, simpatizantes de la izquierda o ladrones).

Fundamentan sus actos de violencia y segregación con la defensa de los valores patrióticos y cristianos, los cuales afirman que se han visto amenazados por la globalización y el pluralismo sexual. Más aún, en los últimos años ha salido a flote este tema por la muerte de dos jóvenes punks a manos de grupos que se autodenominaban como nazi-skinheads, la intimidación a algunos escolares en toma durante la Revolución de los pingüinos y el ataque a inmigrantes. Ante esta situación, los Carabineros de Chile han creado un organismo de inteligencia para analizar la situación y desarticular estas organizaciones ilícitas. Según los partidos de gobierno, actualmente operan en Chile cerca de 350 agrupaciones de carácter neonazi.

Colombia

Fundado en mayo de 1989, se les conoce principalmente como Tercera Fuerza o Tercer Reich. Se autodenominan como una organización no violenta, pero se han visto involucrados en varios altercados en vía pública (en la ciudad de Bogotá), con miembros de organizaciones de izquierda y anti-racistas. Por un lado, se destaca la muerte de Luis Felipe Toquita (militante de Tercera Fuerza) quien fuera presuntamente asesinado por Freddy Alexander Ramírez (skinhead de la organización de izquierda RASH), quien fuera absueltvo por este hecho. Por otro lado se destacan los recientes ataques violentos de Tercera Fuerza denunciados por Jaime Caicedo Zurriago (miembro del Polo Democrático Alternativo) contra militantes de izquierda.

En algunas marchas se les ha visto utilizar símbología de la White Pride referente a la supremacía racial blanca, al racismo y la xenofobia la cual ha sido mundialmente reconocida por una fuerte carga antisemita y en rechazo a los miembros y organizaciones LGTB. Se tiene el registro de que en Bogotá, en varias ocasiones de Rock al Parque o conciertos de artistas de los géneros que les gustan, atacan cuando no pueden entrar o actitudes de ese tipo.

Fuentes