Saltar a: navegación, buscar

Sátira

Sátira
Información sobre la plantilla
La sátira.JPG
Concepto:Composición poética, escrita en prosa o en verso, que persigue censurar, poner en ridículo a alguien o algo.

Sátira. Es una composición poética, escrita en prosa o en verso, que persigue censurar, poner en ridículo a alguien o algo, empleando la agudeza en el lenguaje bajo la forma de ironía, alusión o burla para mostrar la injusticia y la necedad humana. Se puede hallar tam­bién en el periodismo y hasta en las artes plásticas a través de la caricatura, y de movimientos pictóricos como el expresionismo. El término sátira viene del latín satyra, que significa mezcla o plato colmado, y se relaciona con el adjetivo latino que significa repleto.

Historia

La sátira data de la Antigüedad, con Quinto Horacio Flaco, destacado poeta y su primer gran autor, que comentaba alegremente la tendencia a los extremos o las conductas groseras en ellas. En contraste con la amable burla de Horacio se encuentra el humor cáustico de su contemporáneo, el romano Décimo Junio Juvenal, quien a través de 16 sátiras en verso, fustiga los vicios de su sociedad urbana y los opone a la tranquilidad y la honradez de la vida campesina. Esta crítica la hace con un estilo cargado de preciosismos lingüísticos, pero a veces oscuro.

En la Edad Media se encuentra la sátira en las canciones de burla tenaz, en las de maldecir y en composiciones cómico-carnavalescas que asocian lo satírico con la parodia y la fábula, para representar defectos humanos y sociales e identificarlos con conductas animales.

Con el Renacimiento, comenzó a ser más frecuente la sátira en prosa que en ver­so. Los cuatro maestros del genero fueron el poeta y humanista alemán Sebastián Brant, el escritor francés François Rabelais, el holandés Erasmo de Rotterdam y el español Miguel de Cer­vantes Saavedra quien, con su Don Quijote de la Mancha, aporta no solo una visión crítica de la sociedad de la época, dividida entre el idealismo y las urgencias de la vida cotidiana, sino también el gran tema de la literatura y de la ciencia contemporáneas: la confusión entre apariencia y realidad, la validez de una percepción in­dividual, por encima de dogmas acerca de lo verdadero y de lo falso.

Siglo XVIII

A principios del siglo XVIII, comienza en Inglaterra la llamada "Edad de Oro" de la sáti­ra. Aparece entonces una de las más brillantes, La ópera del mendigo (1728), de John Gay, que inspiró la adaptación realizada en 1928 por Bertolt Brecht y Kurt Weill: La ópera de cuatro centavos. También el francés François Marie Arouet, más conocido como Voltaire, en su obra Cándido, realiza una defensa de los principios del "siglo de las luces", lo que le valió una enérgica reacción oficial por su crítica a las ideas religiosas y sociales dominantes.

Siglo XIX

El siglo XIX también es pródigo en este género literario y en él se destacaron autores ingleses como Mark Twain y Charles Dickens con sus críticas a la hipocresía oficial y a las convenciones de la era victoriana.
Una de las líneas del desarrollo de la sátira para el siglo XX es su uso como me­dio para enjuiciar y burlarse de los regimenes dictatoriales o para ridiculizar ciertos mitos sociales como el sueño americano, la rigidez de las convenciones sexuales y las coerciones religiosas. Se mezclan con estos propósitos obras de muy diverso género y origen, entre las que se destacan las piezas teatrales de Bertolt Brecht.
Sobresalen en este siglo películas como El gran dictador y La quimera del oro, de Charles Chaplin; la canción popular que tiene como exponentes a Joaquín Sabina en España, o Nacha Guevara en Argentina, y en las artes, las "calaveras" del mexicano José Guadalupe Posada, combinación de grabado y texto que cumplió un papel crítico y de propaganda durante la Revolución mexicana.
La sátira ha impregnado cada época con su elaboración estrictamente literaria, y es también un estilo de pe­riodismo que se propone, desde el humor, actuar como medio informativo al margen de una noticia.

Autores

La escritora mexicana Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695) con su poema "Hombres necios" del libro Carta a Sor Filotea está considerado como un ejemplo elocuente de poesía satírica feminista. También el español Lope de Vega, en una visión que hace de Madrid, se detiene en algunos elementos que caracterizan el paisaje de la ciudad con sus habitantes y en los contrastes entre los que viven de pedir prestado y los soldados que "comen en los monasterios" y "mueren en los hospitales".
Juvenal denunció el asesinato, ciertas prácticas sexuales, el fraude, el perjurio, el robo, la gula, la lujuria, la avaricia y la adulación a los poderosos como pecados de igual magnitud. Censuró también la brutalidad de los soldados con los civiles. Algunas de sus sátiras influyeron en escritores como el italiano Giovanni Boccaccio, el francés Nicolás Boileau-Despréaux y los ingleses Lord Byron y Samuel Johnson, quien, especialmente en el poema "Vanidad de los deseos humanos" (1749), realiza un comentario sobre la fragilidad de la razón humana.
La escritora mexicana sor Juana Inés de la Cruz, joven brillante, culta y admirada, su poesía ingeniosa, elocuente y expresiva, la convirtió en la personalidad más destacada de las letras virreinales del siglo XVII.

Fuentes