Saltar a: navegación, buscar

Sofonías (libro de la Biblia)

(Redirigido desde «Sofonías (Libro de la Biblia)»)
Sofonías
Información sobre la plantilla
Profeta.jpg
Nombre nativo:hebreo Zephanja (Alfabeto hebreo צפניה) יְהוֹשֻׁעַ Yhwh
Categoría:Histórico
Idioma:Hebreo
Origen:Aproximadamente entre 626-621 a.c, y fijó su fecha 623 a.c De J.C.

Sofonías en Hebreo, Zephanja fué el noveno de los doce profetas menores del canon del Antiguo Testamento. Fue contemporáneo y colaborador del gran profeta Jeremías. Su nombre (hebreo, Zephanja, que significa "el Señor oculta", "el Señor protege"), según la analogía hecha por Gottfried, ser traducido abreviadamente con las palabras "Dios protege". La única fuente primaria de nuestro escaso conocimiento de la personalidad y las cualidades retóricas y literarias de Sofonías es el librito, tiene sólo tres capítulos con un total de 53 versículos del Antiguo Testamento que lleva su nombre. El escenario de su actividad fue la ciudad de Jerusalén.

Esquema del libro

Naturalmente, el libro del Profeta contiene en sus tres capítulos solamente un bosquejo de las ideas fundamentales de la predicación de Sofonías. El esquema del libro en su forma actual es el siguiente:

(a) 1, 2 - 2, 3. Una amenaza del "Día del Señor", un dies irae dies illa del Antiguo Testamento. El juicio del Señor descenderá sobre Judá y Jerusalén como castigo por la tremenda degeneración de la vida religiosa (1,4-7a); se extenderá a todo tipo de personas (1,7b-13), y se presentará con todos los horrores de una temible catástrofe (1, 14-18). Por eso exhorta a la penitencia y a la búsqueda del señor (2, 1-3).

(b) 2, 4-15. La mano del señor se extenderá no sólo sobre Jerusalén, sino sobre el mundo entero (urbi et orbi), sobre los pueblos de las cuatro regiones de los cielos: hacia el oeste sobre los filisteos (4-7), hacia el este sobre los moabitas y amonitas (8-11), hacia el sur sobre los etíopes (12) y hacia el norte sobre los asirios y los ninivitas (13-15).

(c) Una amenaza especial (3, 1-8). El Profeta se vuelve de nuevo hacia Jerusalén: "Ay de la ciudad rebelde, impura y opresora. . . No escuchó nunca la llamada, no aceptó la corrección". La amonestación más fuerte es para los aristócratas y los administradores de la ley (las clases dirigentes de la comunidad civil), y los profetas y sacerdotes, guías del culto público.

(d) 3, 9-20. Una profecía de consolación, o una mirada profética al reino de Dios del futuro, en el que el mundo entero, unido en una fe y un culto, se volverá al Dios uno, y será posible disfrutar de las riquezas del reino mesiánico, cuya capital es la hija de Sión. La universalidad del juicio, así como de la redención, queda expuesta tan poderosamente en Sofonías que este libro puede ser visto como la "epístola católica" del Antiguo Testamento.

(e) La última exhortación de Sofonías (3, 9-20) también tiene una tonalidad mesiánica, aunque no llega a la amplitud de Isaías.

Autor

El primer versículo del libro atribuye su autoría a "Sofonías, hijo de Kusí, hijo de Guedalías, hijo de Amarías, hijo de Ezequías, en tiempo de Josías, hijo de Amón, rey de Judá". Según este versículo Sofonías fue tataranieto del rey Ezequías y pudiera ser que al igual que Isaías fuera miembro de la familia real. De este versículo y del análisis del contenido del libro se cree que la actividad del profeta se desarrolló en el reinado de Josías.(640-609 a. C.). Probablemente Sofonías y Jeremías fueron los profetas que urgieron al rey Josías para que promulgara una Reforma del Culto que posteriormente se llevó a cabo.

Fecha

La actividad del profeta se realiza en el reinado de Josías (689-639 a.C.). Sofonías es uno de los pocos profetas cuya cronología está fijada con datos precisos en los versículos introductorios del libro. En los dos reinos anteriores, los de Amón y Manasés, la idolatría se había introducido a la ciudad santa en formas por demás vergonzosas (especialmente en el culto a Baal y Astarté). Y con el culto extranjero llegaron también la cultura extranjera y una gran corrupción de la moral. Josías, el rey del cetro ungido, deseaba poner fin a la horrible devastación de los lugares santos. Uno de los más acérrimos defensores y consejeros de esa reforma fue Sofonías, y su escrito continúa siendo uno de los documentos de mayor utilidad para comprender la era de Josías.

El profeta puso el hacha a la raíz de la corrupción moral y religiosa cuando, ante la idolatría que había invadido hasta el mismo santuario, amenazó con "eliminar de este lugar hasta el último resto de Baal y hasta el nombre de sus. . . sacerdotes” (1,4), y exhortó a volver a la sencillez de los antepasados, en vez del lujo de las vestimentas extranjeras que eran populares, sobre todo entre los círculos aristocráticos (1,8). La época de Sofonías fue decisiva e importante debido a que las tierras del Oriente Medio estaban siendo arrasadas por los extranjeros que habían llegado con las migraciones escitas en la última década del siglo VII a.C., y porque Jerusalén, la Ciudad de los Profetas, estaba únicamente a unos años de su destrucción (586). El vigía de larga vista de las murallas de Sión vio llegar la catástrofe. "Porque el día del Señor está cerca" es el núcleo de su predicación (1,7). "Próximo está el gran día del Señor, está próximo y se acerca rápidamente. . . Día de ira será aquél, día de angustia y de desgracia, día de desastre y desolación, día de tinieblas y de oscuridad, día de nubes y negros nubarrones" (1,14-15)

Temas

El libro de Sofonías consta de tres partes en el texto masoreta hebreo y de cuatro capítulos en las versiones cristianas. La Nueva Versión Internacional proporciona los siguientes títulos a las diferentes partes del libro.

  • 1:1 Sofonías
  • 1:2-3 Advertencia sobre la destrucción venidera
  • 1:4-13 Juicio contra Judá
  • 1:14-18 El gran día del Señor
  • 2:1-3 Sofonias 2
  • 2:3-7 Juicio contra los Filisteos
  • 2:8-11 Juicio contra Moab y Amón
  • 2:12 Juicio contra Cus
  • 2:13-15 Juicio contra Siria
  • 3:1-20 El Futuro de Jerusalén

Doctrina

El mensaje principal del libro es el Día del Señor o Día de Yahveh, día que el profeta anuncia como un castigo divino por los pecados del Reino de Judá. Los versículos 15 y 16 del capítulo primero: "Día de ira el día aquel, día de angustia y de aprieto, día de devastación y desolación, día de tinieblas y de oscuridad, día de nublado y densa niebla, día de trompeta y de clamor, contra las ciudades fortificadas y las torres de los ángulos". Inspiraron el himno Dies irae, que fue una parte fija de la Misa de Requiem entre el Concilio de Trento y el Vaticano II.

Breve resumen

Sofonías pronuncia el juicio del Señor sobre toda la tierra, sobre Judá, sobre las naciones circundantes, sobre Jerusalén y sobre todas las naciones. Esto es seguido por proclamaciones de la bendición del Señor sobre todas las naciones, y especialmente sobre el remanente fiel de Su pueblo en Judá. Sofonías tuvo el valor de hablar con determinación, porque sabía que estaba proclamando la Palabra del Señor. Su libro comienza con “La palabra de Jehová” y termina con “dice Jehová.” Él sabía que ni los muchos dioses que la gente adoraba ni aún el poder de la armada asiria podría salvarles. Dios es misericordioso y compasivo, pero cuando todas Sus advertencias son ignoradas, ha de esperarse el juicio. El día del juicio de Dios es mencionado frecuentemente en las Escrituras. Los profetas lo llaman el “Día del Señor.” Ellos se refieren a varios eventos, tales como la caída de Jerusalén como a las manifestaciones del Día del Señor, cada una de las cuales apunta hacia el último Día del Señor.

Fuentes