Relieve Cársico en Cuba

(Redirigido desde «Carso en Cuba»)

Información sobre la plantilla

Carso 888.jpg

El Carso. Características importante que tiene el relieve cubano, predominando en todo el país por la abundante existencia de rocas sedimentarias carbonatadas.

Carso

Es el conjunto de fenómenos y procesos que, caracterizados por el predominio de la disolución y la corrosión, se producen bajo la acción del agua con una pequeña cantidad de ácidos, en las regiones compuestas principalmente por rocas solubles "como calizas, mármoles y yesos". Entre todas las Antillas, el rasgo particular que distingue a Cuba es el predominio del Carso como tipo de paisaje, mas del 60 % de su archipiélago, es decir, 66 500 km cuadrados está ocupado por territorio carsificados, si se contara además la plataforma insular ese porcentaje puede llegar al 80 %.

Características

Se caracterizan por su riqueza morfológica. Se presentan en el, muchos de los tipos de carsos conocidos, con un abanico casi completo de forma cársica, la intensidad en su desarrollo ha hecho posible que estas formas sean muy nítidas, claras y de alta densidad. Los terrenos o paisajes cársicos también se caracterizan por el predominio de los procesos de erosión por disolución o corrosión, donde el drenaje superficial casi no existe, y la mayor parte se realiza por conductos subterráneos. El relieve, clima, suelos, vegetación y fauna de estos paisajes presentan características especiales. El conjunto de formas del relieve originadas de esta manera, es lo que se denomina topografía cársica, ampliamente distribuida en Cuba. Entre sus variadas manifestaciones podemos encontrar los mogotes, las poljas, el diente de perro, las abras, las dolinas y las cuevas.

Tipos de Carso en Cuba

Llanuras CársicasOcupan amplias extensiones, son poco inclinadas y relativamente monótonas de acuerdo con las diferencias del paisaje. En ella predominan el diente de perro, las dolinas, los valles y las lagunas.

Costa Meridional de la Península de Guanahacabibes, Costa septentrional de la Habana y Matanzas, el litoral de Gibara-Nipe, Maisí, Santiago de Cuba y Cabo Cruz.

  • Hacia el interior, las llanuras continúan siendo muy activas, las rocas carsificables afloran a la superficie sin ningún tipo de cobertura y el carso se manifiesta desnudo y parcialmente desnudo. Estas llanuras son bajas y planas, coinciden con superficies jóvenes de origen principalmente marino. Presentan amplios campos de dientes de perros de diferentes tamaños, asociados con casimbas pequeñas en ocasiones cubiertas por delgados espesores de suelo rojo ferralítico. Además se encuentra dolinas originadas por la disolución o el desplome de bloques, a las cuales están asociadas cuevas freáticas. Algunas de estas dolinas están convertidas en lagunas.

El drenaje se realiza a través de formas subterráneas del relieve, siendo inexistentes las corrientes superficiales. Se localiza este tipo de carso principalmente en las penínsulas de Guanahacabibes y de Zapata y en la Llanura Meridional de la Isla de la Juventud. En ocasiones en estas llanuras el carso aparece cubierto por una delgada capa de suelo discontinua y de espesor variado, cuya profundidad oscila desde varios centímetros hasta muy pocos metros. La roca madre no aflora directamente, pero los depósitos están vinculados con los procesos de carsificación, no constituyendo una barrera que impida el buen desarrollo de los mismos. Es característico de este tipo de carso el predominio de amplias superficies planas cubiertas de suelo rojo ferralíticos, presentan dolinas de disolución someras y valles secos, que por lo general no constituyen redes hidrográficas estables y continuas. Es común la presencia de carsolitos o piedras calizas aisladas. Su distribución es típica en la llanura meridional de La habana y Matanzas, y en la llanura de Ciego de Ávila constituyendo uno de los territorios de mayor riqueza agrícola del país, intensamente utilizados.

  • Las Llanuras cársicas formadas por depósitos potentes constituyen una variedad del llamado carso cubierto. En este, las rocas solubles, donde generalmente se manifiestan los procesos cársicos, están por debajo de depósitos pocos solubles que detienen o frenan el desarrollo normal de la carsificación. Estas manifestaciones cársicas de extienden al pie de macizos montañosos, alturas o llanuras no carbonatadas. En particular, este tipo de carso se difunde en la Llanura Meridional de Pinar del Rio, las llanuras Septentrional y meridional de Camagüey y la llanura del Cauto.
  • El Carso de los pantanos y las ciénagas es una variedad cubierta por fangos arcillosos, margas y turbas de espesor variados. En la superficie se presenta bajo las formas de lagos y dolinas de disolución y de desplome, con amplio desarrollo de los procesos palustres. Es propio de todas las ciénagas litorales cubanas y en especial para la península de Zapata.

Elevaciones cársicas

Conformadas por alturas y montañas, se distribuyen de la manera muchos más reducidas y fragmentadas que las llanuras cársicas sin embargo sus rasgos y variedad han constituido fenómenos naturales famosos a nivel mundial. Dentro de estas elevaciones se aprecia el carso cónico o de mogote, donde los conos y torres constituyen tipos de cerros cársicos, de paredes abruptas y cimas redondeadas. Cuba presenta una de las más notables morfología de carso cónico del mundo en la Sierra de los Organos. Sus macizos están caracterizados por numerosos mogotes, separados por estrechas abras y pequeñas poljas, denominadas hoyos de terreno o de montaña, la más famosa de las cuales es el Valle de Viñales. En el fondo de las poljas comúnmente encontramos dolinas de disolución y lagunas cársicas. Los macizos carsificados son cortados por los ríos, los cuales forman cuevas fluviales activas, en asociación con cuevas vadosas. En ocasiones los conos y torres cársicos se forman en pequeños bloques de manera fragmentadas y aisladas, como es el caso de las serranías de mármoles y calizas de la Isla de la Juventud y de las elevaciones de Maniabón Las mesetas cársicas constituyen un tipo particular de elevaciones, de superficie generalmente plana y bordes abruptos o fuertemente inclinados, formadas por rocas sedimentarias que yacen horizontal o subhorizontalmente. Los procesos cársicos contribuyen al modelado de las formas de relieve que encontramos en ella