Saltar a: navegación, buscar

Día Internacional del Anciano

Día Internacional del Anciano
Información sobre la plantilla
Manosancianas.jpg
Día Internacional del Anciano
Fecha:1 de octubre
Descripción:
"El Día Internacional del Anciano", se celebra en memoria de Ema Godoy Lobato, la mujer catedrática y escritora dedicada a dignificar a los ancianos. Y es que por esta mujer, ya fallecida, la Organización de las Naciones Unidas instituyó el Día del Anciano a nivel mundial y por su mediación en México, en 1979, se creó el Instituto Nacional de la Senectud (INSEN).
Organizaciones involucradas:
ONU

Día Internacional del Anciano. El 1 de octubre se celebra el Día Internacional del Anciano, instituido por la Organización de las Naciones Unidas en memoria de Ema Godoy Lobato, escritora mexicana que dedicó su vida a trabajar incansablemente a favor de ese segmento poblacional.

Día internacional del anciano:aspiraciones, marcas y realidades

Al conmemorarse el 1 de octubre el Día Internacional del Anciano, salen a la luz pública aspiraciones existenciales, records de longevidad y realidades contrastantes que afrontan los llamados adultos de la tercera edad, concepto controversial, dependiente de la calidad de vida y la igualdad de oportunidades para acceder a condiciones de higiene, alimentación y cuidados médicos.

La fecha fue acordada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) que rindió así homenaje a la memoria de la escritora mexicana Ema Godoy Lobato, esforzada activista en pro del bienestar de los ancianos.

Arribar a lo que suele llamarse “tercera edad”, no es, por supuesto, motivo de congoja ni desaliento, habida cuenta los achaques que suelen presentarse después de los 60 años, tope convencionalmente asumido como inicio de esta última etapa de la vida humana, aunque en realidad muy controversial, porque las seis décadas de hoy, si se ha gozado de la atención merecida, no se parecen en algo a las de nuestros abuelos y anteriores ascendientes.

Parejadeancianos.jpg

Especial significación tiene esa efeméride en la actualidad, pues el mundo vive un proceso acelerado de envejecimiento.Son muchos los que en Cuba y en el mundo se preguntan si la idea de llegar a 120 años de edad es utopía o está dentro de las probabilidades reales del ser humano, para lo cual los optimistas se integran en el club de quienes aspiran a añejarse sin perder la sonrisa.

Lo cierto es que los adelantos de la ciencia han demostrado la viabilidad de ese propósito y especialistas en gerontología afirman que el diseño biológico del humano incluye un potencial de existencia que rebasa la media de vida de hombres y mujeres, y algunos lo sitúan alrededor de los 140 abriles.

No obstante, la realidad es que cuando se indaga entre los ancianos sobre esa expectativa de vida, la inmensa mayoría suele afirmar que en todo caso lo importante no es acumular años, como si se tratara de una estadística de pelota a ver quién batea más hits, sino lo importante radica en que esa longevidad esté acompañada de calidad de vida que permita disfrutarla.

La vejez debe verse como una etapa de la vida en la cual, aunque ocurren cambios y se sufren pérdidas importantes, se puede continuar creciendo como seres humanos. Llegar a la tercera edad es un orgullo y no un infortunio.

En las sociedades modernas desarrolladas, los ancianos son casi un estorbo. Son retirados de los ámbitos de producción y decisión y se procura que con sus decisiones no interfieran en la marcha de los asuntos de una entidad o empresa. Y en el mismo seno de la familia. En muchos casos, las personas mayores comienzan muy pronto a estorbar.

A veces, en muchos lugares del mundo,los ancianos son arrancados de su lugar de residencia y entonces la falta de humanidad queda dramáticamente al descubierto.

La familia juega un importante papel en esto de proteger a los ancianos, es algo que debe enseñarse a los niños para que respeten a los ancianos, los protejan y les tengan la máxima consideración.

Si desde pequeños no contribuimos a valorar lo mucho que valen los ancianos de la familia, que son los pilares del hogar, no podremos sentirnos orgullosos de la educación que hemos brindado a nuestros hijos porque ellos a su vez deben continuar esas sabias enseñanzas de valores morales.

Brindarle amor, comprensión, y respeto a nuestros ancianos, así como hacerles algún regalo o halago propiciará que ellos se sientan amados y amparados como se merecen y esas acciones contribuirán a elevar su autoestima y hasta les ayudará a lograr mejor salud.

En Cuba la atención a los ancianos resulta un logro de la sociedad

Cuba no escapa de tal fenómeno, que se ha producido con mayor rapidez que en otros países como consecuencia de múltiples factores, entre ellos, su elevada expectativa de vida, que ya sobrepasa los 75 años.

Según expertos nacionales, la Isla se ubica entre las naciones más envejecidas poblacionalmente de América Latina y en una fecha no tan lejana como el 2025, uno de cada cuatro cubanos tendrá más de 60 años. Esto se debe, entre otros aspectos, al desarrollo científico técnico alcanzado en el campo de la medicina y del sistema de salud, gratuito y al alcance de todos.

Un hermoso y funcional Hogar de ancianos

Pero si importante deviene alcanzar una edad avanzada, más necesario aún es llegar con una buena calidad de vida, resultando independientes y útiles, sin constituir una carga para la familia y la sociedad. Por tal motivo, es imprescindible que los ancianos emprendan proyectos nuevos, se relacionen con otras personas, se ejerciten, reinicien su vida sentimental y laboral cuando lo consideren, acciones que de seguro harán más placentera la vejez.

El gobierno cubano, desde el propio triunfo de la Revolución en 1959, ha venido acrecentando sus esfuerzos en aras de lograr, desde el punto de vista social, legislativo y de asistencia médica, mejorar la existencia de los adultos mayores.

Se creó el Programa Nacional de la Tercera Edad que ha extendido su trabajo al interior de las comunidades, con el objetivo de mantener, prolongar y recuperar la funcionalidad física, mental y social de los ancianos.

Se han ido implementando en el país diferentes iniciativas de impacto social, entre ellas, los círculos de abuelos, que exploran el universo de posibilidades locales para la utilización de su tiempo libre.

Otro de los espacios lo constituye la Cátedra del Adulto Mayor, la cual favorece la educación continua y permanente de las personas longevas, crea hábitos saludables y promueve la actividad física como opción para el disfrute.

Desde sus aulas, los Joven Club de Computación, insertados en el proyecto de la universidad del adulto mayor, familiarizan a ese segmento poblacional con la nuevas tecnologías y contribuyen a elevar su cultura.

Todas esas actividades no les permiten a los ancianos sentirse solos, tristes o aburridos; les aportan conocimientos, una existencia más agradable y el disfrute de una vejez sana.

La atención a los ancianos resulta un logro de la sociedad cubana que debemos mantener. En ello la familia desempeña también un rol decisivo, ya que desde su seno debe inculcar respeto, amor y sensibilidad hacia esas personas, quienes en algún momento fueron el sostén del hogar y que ahora, requieren atención.

Los ancianos deben ser asumidos en la sociedad como lo que son, seres humanos que han tenido la dicha, la satisfacción y la oportunidad de tener una larga vida.

La persona más longeva del planeta es cubana

Juana Bautista de la Candelaria no figura en el libro Guinness de los récords pero es la persona más longeva de Cuba y probablemente una de las más ancianas del mundo

Juana Bautista de la Candelaria Rodríguez, la mujer mas vieja del mundo, cumplió en la oriental ciudad de Bayamo nada menos que 125 años, edad autenticada por una partida de nacimiento según la cual la niña, inscrita a los 25 días de nacida por su madre, Cecilia Rodríguez, abrió sus ojos al mundo el 2 de febrero de 1885 en la finca Santa Rosa del barrio de Ceiba Hueca, municipio de Campechuela en la provincia Granma, donde vive actualmente.

La noticia que procede de la AIN (Agencia de Información Nacional) añade que en el documento consta su inscripción en el tomo 1, folio 35 del Registro Civil de la citada Campechuela, y aclara que aunque es presumible que se trata de la persona más longeva del planeta lo cierto es que no disfruta de tal reconocimiento. Tampoco aclara si se han realizado las gestiones pertinentes o ello ha sido imposible por alguna razón.

Al conversar brevemente con un periodista de la AIN, Juana, o mejor Candulia, como la llaman familiares y vecinos, confesó estar muy contenta y sentirse bien de salud, por lo que espera festejar otros muchos cumpleaños. Hace dos años, cuando llegó a sus 123 años, atribuyó su longevidad al aire puro del campo, a una alimentación rica en viandas y carnes, y a un corazón que siempre ha estado repleto de amor para sus semejantes.

Esta súper centenaria cubana que está atendida por un geriatra, un médico general integral y una enfermera, fue la segunda de 13 hermanos. Su madre murió centenaria y el padre a los 96 años. Los dos primeros hijos fallecieron pequeños y el otro, Eleduvildo Cabrera, vive aún. Tiene 6 nietos, 15 bisnietos y 4 tataranietos.

Juana Bautista no está en el libro Guinness pero con sus 125 primaveras, es un ejemplo viviente de que cuando se dice que “la vida comienza a los 60” no se falta a la verdad, siempre que, como ella, al potencial biológico-genético se añada la alegría de vivir.

Candulia, como la llaman sus familiares y vecinos, declaró estar bien de salud y muy contenta, y manifestó que espera festejar otras muchas primaveras.

Fuentes