Saltar a: navegación, buscar

Ministerio del Interior

MININT
Información sobre la plantilla
Ministerio
MININT.png
Datos generales
Nombre:Ministerio del Interior
Siglas o Acrónimo:MININT
Otros datos
Ministro:Abelardo Colomé Ibarra
Sede oficial:Sitio Minint, Ministerio del Interior. Plaza de la Revolución. La Habana, Bandera de Cuba Cuba

MININT. Acrónimo con que se conoce el Ministerio del Interior de la República de Cuba. Fue fundado el 6 de junio de 1961, sustituyendo y ampliando al hasta entonces Ministerio de Gobernación, heredado por la Revolución cubana, de gobiernos de la anterior República. Los órganos y estructuras que forman parte del MININT cumplen funciones de seguridad ciudadana, y de establecimiento del Orden interior.

Historia

Fidel Castro Ruz, Raúl Castro Ruz y los demás jefes que encabezaron la última etapa de la lucha armada, tuvieron siempre claro que lo más difícil tras el derrocamiento de la Dictadura batistiana, estando tan cerca los Estados Unidos, sería mantener el poder en manos del pueblo de Cuba y realizar los cambios y transformaciones prometidas en La Historia me absolverá.

En previsión de la guerra que inevitablemente vendría después de la victoria, desde la Sierra Maestra comenzaron a organizarse futuros pilares de la defensa de la Revolución: las Fuerzas Armadas Revolucionarias, derivadas del propio Ejército Rebelde; la Policía Nacional Revolucionaria y la Seguridad del Estado, con antecedentes en el Servicio de Inteligencia Rebelde (SIR); el Departamento de Inteligencia del Ejército Rebelde (DIER), y la Policía Rebelde.

Ya desde la etapa de la Sierra Maestra, varios intentos de penetración de la Agencia Central de Inteligencia, (CIA), y de los órganos de inteligencia del régimen batistiano, y planes concertados de una y otros para asesinar en primer lugar a Fidel, fueron impedidos por aquel escudo protector, sostenido firmemente desde el principio con el apoyo y la colaboración del pueblo.

Sin más academia de artes conspirativas que la de su propia lucha, y sobre todo con las armas invaluables de su audacia y determinación de dar hasta la vida, si fuese preciso, en el cumplimiento de cada misión, aquellos hombres y mujeres integraron los órganos iniciales, con la similar disposición de quienes formaron parte de la Inteligencia Mambisa, antes, durante y después de la Guerra de los Diez Años, y también en la Guerra Necesaria organizada por José Martí.

Ese fue un antecedente histórico ejemplar para quienes luego del triunfo de enero de 1959 constituirían el Ministerio del Interior, y otro, más cercano en el tiempo, fue el trabajo desarrollado como parte de la acción revolucionaria por integrantes no menos audaces de las organizaciones que lideraron la lucha contra Batista: el Movimiento 26 de Julio, el Directorio Estudiantil Revolucionario y el Partido Socialista Popular.

Sobre los restos de los derrotados y odiados Cuerpos represivos de la tiranía, en muchos casos en los mismos inmuebles que fueron sus sedes y utilizando el papel timbrado que habían dejado en las oficinas sus burócratas, comenzaron a funcionar desde el momento mismo de la victoria rebelde los órganos de Seguridad y Orden Interior del pueblo.

En uno de aquellos papeles, el comandante Camilo Cienfuegos, en Enero de 1959 escribió para la historia la orden del Comandante en Jefe Fidel Castro de cambiar el nombre al Servicio de Inteligencia Militar (SIM) provisionalmente por el de Departamento de Investigaciones del Ejército Rebelde.

Pero aquella etapa inicial fue fugaz. Pese a que el enemigo no daba tiempo ni tregua y el trabajo en todos los frentes era inmenso, en breve se decretó y ejecutó la disolución definitiva del andamiaje de tortura y muerte armado con el asesoramiento y la participación directa de la CIA, el FBI y la embajada yanqui en La Habana durante el batistato, y fueron constituidos bajo principios y conceptos radicalmente diferentes la Policía Nacional Revolucionaria y la Seguridad del Estado, entre otros órganos que a partir del 6 de junio de 1961 integrarían el Ministerio del Interior.

Forjados por el fuego

Es difícil decidir cuál historia contar: la de la lista casi interminable de agresiones cometidas por el enemigo contra Cuba, su Revolución y su pueblo a partir del 1 de enero de 1959, o la de quienes a cara descubierta unas veces y otras desde el silencio y el anonimato han cumplido sin descanso la difícil, compleja y peligrosa tarea de advertirlas a tiempo, enfrentarlas y derrotarlas.

La historia del MININT es la de la defensa heroica, vale decir, legendaria, en la que han tomado parte sus integrantes durante casi medio siglo, frente a los actos hostiles de diez presidentes norteamericanos y más de 14 directores de la CIA, servil y traidoramente auxiliados por la contrarrevolución interna y externa.

Pasado todo ese tiempo y recordando lo vivido desde la experiencia y la capacidad de respuesta que hoy posee el MININT, sorprende la forma relampagueante en que fue aniquilada la primera conspiración contrarrevolucionaria orquestada en común por Estados Unidos, el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo y la primera de una extensa relación de Organizaciones terroristas, La Rosa Blanca.
Fidel en Trinidad.jpg

Apenas siete meses y días después de la entrada de los rebeldes en la capital era capturado en Trinidad, actual provincia de Sancti Spiritus, un avión C-46 de fabricación estadounidense con gran cantidad de armas, procedente de República Dominicana, en el instante mismo de su aterrizaje.

La Rosa Blanca, que para vergüenza de buenos cubanos había sido fundada en Nueva York el 28 de enero de 1959, se veía marchitarse así, igual que sus "jardineros", el plan de devolver a Cuba al pasado. El propio Fidel dirigió el operativo de captura de los Mercenarios en otra fecha significativa: el 13 de agosto de 1959.

La más breve síntesis de todo lo ocurrido hasta hoy después de aquella "Conspiración trujillista" requeriría un número considerable de ediciones de BOHEMIA. Baste tal vez decir, para ilustrar cómo el enemigo convirtió desde el inicio en obsesión su propósito de derrocar la Revolución, que solo entre los años 1961 y 1965 se estructuraron –invariablemente con el apoyo del gobierno de Estados Unidos y de su tenebrosa Agencia Central de Inteligencia– 299 organizaciones contrarrevolucionarias.

A ello puede añadirse, como consta en la Demanda del pueblo de Cuba al gobierno de Estados Unidos, que el terrorismo originado en aquel país contra nuestro pueblo en estas cinco décadas tuvo como saldo la muerte de tres mil 478 personas.

Muertos, heridos, mutilados, huérfanos, viudas, madres y padres sin consuelo por la pérdida violenta e irreparable de sus hijos, y los daños a la economía y a las propiedades del pueblo, habrían sido muchos más, si frente a las amenazas y agresiones no hubiesen estado los combatientes del Ministerio del Interior, junto a los de las FAR y al pueblo organizado, en permanente vigilia y arriesgando sus vidas para proteger las de todos los demás cubanos.

A la par con el enfrentamiento a los delitos contra la seguridad, el MININT tuvo entre las principales misiones asignadas por la dirección de la Revolución, y especialmente por Fidel, el desarrollo de una Policía totalmente distinta de la que sirvió a los peores intereses nacionales y extranjeros en los sucesivos gobiernos de la República mediatizada.

Una Policía no para reprimir al pueblo, sino para defenderlo y proteger su tranquilidad y demás bienes; velar por el orden público y el cumplimiento de la ley; combatir a la delincuencia y contribuir con su actuación cotidiana, presidida por la ética y el sentido de la justicia, a la eliminación progresiva de vicios y lacras del pasado capitalista.

Particular importancia tendría al mismo tiempo para esa Policía Revolucionaria –y tiene todavía hoy– prevenir los Accidentes del tránsito, que tempranamente figuraron entre las primeras causas de muerte.

La preservación de las fronteras nacionales en las complejas condiciones de un Estado insular a corta distancia de un vasto y poderoso imperio con propósitos expansionistas nunca acabados, correspondería a las que luego de un proceso de integración de distintas estructuras terminarían denominándose Tropas Guardafronteras, hoy protagonistas, además, junto a la Marina de Guerra de las FAR, en el combate contra el Tráfico internacional de drogas y el Contrabando humano que promueve la estadounidense Ley de Ajuste Cubano.

Los abnegados y fieles hombres y mujeres de la Seguridad Personal, custodios de la vida de Fidel, Raúl y otros dirigentes de la Revolución; los hombres y mujeres del Cuerpo de Bomberos de Cuba, con su humanitaria y no menos arriesgada labor de salvar vidas y recursos en medio de incendios, derrumbes y otras contingencias; los responsables del trato humano, y estrictamente apegado a la ley, a quienes cumplen sanciones en centros penitenciarios; los encargados de la labor meticulosa de identificación personal y ubicación domiciliaria de los ciudadanos; los veladores del cumplimiento de leyes y regulaciones para la entrada y salida del país de nacionales y extranjeros; los integrantes del Cuerpo de Guardabosques de Cuba, científicos Criminalistas, combatientes y trabajadores civiles de las áreas técnicas y logísticas: el MININT.

Estructura del MININT

Sede del MININT.
Su sede radica en el edificio ubicado frente al Mauselo a José Martí, en la Plaza de la Revolución "José Martí" de La Habana. Su actual ministro es el Gral. de Cuerpo de Ejército Abelardo Colomé Ibarra. Muchos de los jefes y oficiales de la línea principal de mando son veteranos de la Sierra Maestra, o de las luchas internacionalistas en África.

Entre algunos de los órganos del MININT, destacan:

Otros órganos engloban el registro de ciudadanía (popularmente conocido como "Carnet de Identidad"), la lucha antidrogas, etc. Existen además unidades como la Brigada Especial Nacional, fundada en los años 80 del siglo XX, unidad de élite de la PNR, especializada en enfrentamiento a hechos delictivos de alta peligrosidad.

En cuanto a los órganos de seguridad del estado, los mismos se fundaron el 26 de marzo de 1959. Bajo el popular nombre de "DSE" o "G-2", actualmente existen estructuras de inteligencia y contrainteligencia que aseguran la defensa de la nación, con el concurso de todo el pueblo.

Así mismo, en cada provincia cubana el MININT es representado por una delegación.

El MININT posee sus propios centros de enseñanza superior y un instituto de preparación para técnicos medios en La Habana.

Resumen

Pueblo uniformado, como dijese Camilo y ratificara años más tarde Fidel, en cuya vanguardia siguen marchando decenas de mártires caídos en el cumplimiento del deber: jóvenes soldados del Batallón de la PNR que abrieron el camino en la ofensiva hacia Playa Girón; hombres sin rostro que murieron sin revelar, pese a la tortura, su verdadera identidad de agentes infiltrados entre bandidos, en medio de la vastedad desoladora del mar o en alguna costa solitaria, sin que el pueblo al que defendían supiese, solo tiempo después, que no eran traidores sino patriotas; soldados de alma grande que regaron con su sangre las quebradas de Bolivia y las selvas de Angola; policías en servicio, custodios de embajadas... Héroes, no solo del pasado sino también del presente, como Los Cinco héroes, Gerardo, Fernando, Ramón, René y Antonio, devenidos símbolos, poderosas razones, encarnación de invencibles y nobles ideas, que dan la batalla aun desde una celda fría en las entrañas del enemigo.

Escudo, el Ministerio del Interior, y leyenda, su lucha en defensa de ese otro mundo mejor –posible– por el que luchamos.

Fuentes