Relámpago

De EcuRed
Relámpago
Información sobre la plantilla
Concepto:Resplandor vivo y de corta duración que se produce en las nubes por una descarga eléctrica

Relámpago. Es un fenómeno meteorológico consistente en descargas eléctricas engendradas en el interior de un condensador natural que se propagan a través de un dieléctrico como es el aire—un dieléctrico es una sustancia que es mala conductora de la electricidad y que amortigua la fuerza de un campo eléctrico que la atraviese— El relámpago es una descarga entre nubes mientras que el rayo es una descarga de nube a tierra.

Contenido

Características específicas

Según el origen y destino de estas descargas en la atmósfera terrestre, se pueden clasificar en tres grupos:

Estas descargas circunscriben su peligrosidad a los aviones, aunque es poco probable, podrían llegar a ser tanto más catastróficos por el número de pasajeros que pueden viajar en alguno de estos aparatos aeronáuticos. Los relámpagos por su parte no conllevan ningún otro tipo de peligrosidad asociada para el hombre, a excepción del caso mencionado de aviones en vuelo, calculándose que la aparición de estas descargas entre nubes es del 80% mayor que la de los rayos, que se derivan hacia tierra.

Con respecto a las descargas que se producen entre una nube y la ionosfera (disparo ascendente), ésta se conocen como “espíritus” o, más comúnmente, “duendes”.

Después que se ve el relámpago, se escucha un ruido muy fuerte, producido por la expansión del aire al paso de la descarga eléctrica, esto es lo que se conoce como trueno.

Todo esto ocurre prácticamente al mismo tiempo, sin embargo, primero se observa el relámpago y después se escucha el trueno, esto se debe a que la luz se transmite más rápido que el sonido. La velocidad de la luz es tan rápida que se ve el relámpago inmediatamente, pero como el sonido se propaga sólo algo más de 300 m por segundo, el ruido del trueno llega después.

Rayos, truenos y relámpagos en la mitología

Los rayos, truenos y relámpagos siempre han fascinado a los seres humanos, desde sus inicios, y por ello, siempre han estado presentes en las diferentes mitologías:

Cuentos, mitos y leyendas

El trueno y el relámpago

Un día en el paraíso estaban Dios y el ángel más hermoso, quien quería dominar toda la tierra, y así se le ocurrió un plan para engañar a Dios.
Lucifer dijo: Señor tu sabes que soy el ángel mas bello y quiero gobernar la tierra. Dios muy dulcemente le contestó: Bueno podrás tenerlo, pero solo aquello que tus ojos vean tierra negra.
El ángel se fue pensando... Que ingenuo es Dios, dejarse engañar tan fácilmente por un pobre diablo!! Y se fue muy seguro a descansar porque había visto que todo era tierra negra.
A la mañana siguiente Lucifer fue a la tierra y descubrió que todo estaba blanco, el buen y sabio Dios había hecho nevar!!
El diablo furioso, creó el trueno para asustar a todos los seres vivos. Dios mas inteligente creó una luz blanca para avisar a sus hijos que no tuvieran miedo, así creó el relámpago.

Peligrosidad y vulnerabilidad

Una descarga eléctrica originada por una tormenta puede viajar hasta 30 Km. de distancia de su origen (menos de 1,5 Km. en el caso de los rayos y hasta 30 Km. en el caso de los relámpagos), a una temperatura de 25.000º a 30.000º C, con una potencia de 100-150 millones de voltios, una intensidad de 20.000 amperios y una velocidad de 140.000 km/sg. Si además se producen descargas sucesivas, éstas caen a una media de 1,8 Km. de distancia de separación entre ellas, siendo de 40 mts la extensión que pueden llegar a afectar.

Por otra parte, las horas de mayor peligrosidad son entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde (12’00 a 16’00) y el mes de mayor riesgo, julio.

La caída de rayos se concentra en lugares como el Himalaya, en África Central —donde prácticamente hay tormentas durante todo el año—, en la República Dominicana y Estados Unidos (sobre todo en Florida, Georgia, Carolina del Sur, Nueva York y Oklahoma). En este último país muere una media de 87 personas al año por este motivo, cuando la media en España es de 12.

Las antenas, conducciones metálicas, vallas y alambradas, líneas telefónicas, tendidos eléctricos y, en general, los elementos metálicos, además de los árboles, sobre todo los más altos y aislados, ejercen un elevado poder de atracción sobre los rayos. Curiosamente, esto supone un riesgo insospechable para los golfistas, cuyos palos ejercen como pararrayos.

Prevención contra impactos de rayo o relámpago

El resplandor del rayo o del relámpago, como luz que es, viaja a la velocidad de 300.000 Km./sg, mientras que su sonido, es decir, el trueno, lo hace a una velocidad muy inferior, 330 m/sg. Esa es la razón por la que siempre vemos el destello antes de percibir su estruendo. Quiere decir esto que, por cada segundo que transcurre entre el destello y el sonido, la distancia entre el rayo y el sitio en el que nos encontramos es de 330 mts, o, dicho de otro modo, cada 3 segundos transcurridos entre ambos momentos implica una distancia de 1 km. Por tanto, para calcular la distancia existente entre el rayo y nosotros hay que contar el número de segundos que transcurren entre el fogonazo y el trueno y dividirlo entre 3,30 o, si nos resulta más fácil, entre 3.

Por ejemplo, si pasan 9 segundos entre fenómeno y fenómeno, la distancia existente será de 3 kms o, más exactamente, 2,72 kms. Si las descargas eléctricas siguientes van reduciendo el intervalo del primero, significará que la tormenta viene hacia nosotros y que la probabilidad de exposición al rayo aumentará. Si sucede lo contrario, la tormenta se aleja. En el primero de los casos debemos buscar protección inmediatamente, localizando un refugio adecuado hasta que el peligro haya pasado totalmente. Un dato muy importante a tener en cuenta para el cálculo de los tiempos y la toma de decisiones es que el trueno puede oírse a más de 10 kms de distancia en condiciones orográficas no abruptas y según algunos especialistas hasta un máximo de 24 kms, aunque suponemos que con viento favorable, orografía totalmente llana y ruido ambiental nulo.

El sonido del trueno, que suele durar entre décimas de segundo y 2 ó 3 segundos, es producto de la brusca expansión del aire, al calentarse súbitamente hasta los 25.000 ó 30.000º C, cinco veces más temperatura que la existente en la superficie del sol (5.800ºC). Esto genera una onda de choque, cuyo recorrido percibimos en parte más los ecos ocasionados por sus rebotes contra los perfiles orográficos y las construcciones.

Véase además

Fuentes