Afecto

Afecto
Información sobre la plantilla
Afecto.png
Concepto:Sentimiento que una persona le brinda a cualquier tipo de ser vivo u objetos, al relacionarse con esta. Es una forma de lenguaje.

Afecto. Del latín ´´affectus´´, una de las pasiones del ánimo. Se trata de la inclinación hacia a alguien o algo, especialmente de amor o cariño. Simpatía en el que una persona siente por otros seres vivos. Resultado de un proceso de interacción social entre dos o más organismos y que se caracterizará por el feedback.

El afecto y las emociones

El afecto tradicionalmente ha tomado la forma de un beso, una caricia, un gesto, una atención, un cuidado, entre otras modalidades y es una cuestión que está íntimamente ligada al universo de las emociones. Según Antonio Damasio, reconocido médico neurólogo natural de Portugal, las emociones y todas las reacciones que de ellas se desprenden tienen una conexión con el cuerpo, pero los sentimientos están ligados a la mente. A pesar de que nadie haya establecido una serie de diferencias formales entre el afecto y las emociones, hay autores que definen el primero como un proceso de interacción entre un mínimo de dos personas, pero consideran que las últimas ocurren en la intimidad de cada individuo.

Sin embargo, existen teorías que lo contradicen como la creada por el filósofo Neerlandés Benedicto de Spinoza, mediante la cual explica que existen grandes vínculos entre el afecto, las emociones, el cuerpo y la mente y que estos no se distinguen según si el proceso es individual o colectivo. Es habitual que la noción de afecto se utilice de manera más formal o distante que el concepto de amor. No es lo mismo sentir afecto por alguien que amarle. Por otra parte, no es frecuente decir que se ama a un objeto, mientras que tener afecto por una cosa es más común.

Para la psicología, la afectividad es la susceptibilidad del ser humano frente a distintas alteraciones del mundo real o simbólico. Por lo general se produce a través de un proceso interactivo (quien siente afecto recibe algo de la otra parte). Cuando se dice que una persona tiene afecto por otra es porque reiteradamente tiene gestos y acciones que expresan cariño, estima, aprecio y cordialidad, pero adicionalmente es porque la otra u otras personas también han demostrado ese sentimiento para con aquella que siente afecto, es allí donde nacen esos sentimientos de amistad, valoración y apego entre estas personas y las relaciones que comparten.

El afecto y cariño se puede expresar verbalmente («Te quiero», «Espero estar siempre contigo»), de forma no verbal (sonreír, contacto ocular, abrazar, besar, unir las manos, caricias, susurros, tono de voz cariñoso, entre otros) y también por medio de conductas de apoyo (asistencia, satisfacción de necesidades, colaboración, apoyo instrumental, regalos, etc.). Un problema de las conductas de apoyo es que no siempre tienen una connotación afectiva para la otra persona, de modo que pueden no ser comprendidas como expresión de afecto. Para que sirvan como expresión de afecto suele ser necesario que vayan acompañadas de las otras formas de expresión del afecto, es decir, de conductas verbales o no verbales.

El afecto, necesario para vivir

El uso de la palabra afecto también se relaciona con la obligación que tiene una persona o varias de ejercer sus funciones o actividades en un sitio o lugar específico. Es todo acto (comportamiento) de ayuda, protección, cuidado, etc., que contribuya a la supervivencia de otro ser vivo, ya que es muy común que el destinatario de ese amor no sea exclusivamente otro individuo, pudiendo materializarse y profesarse también por una mascota por ejemplo.

Todo ser vivo necesita obtener recursos (cualquier forma de materia y/o energía) de su entorno para poder sobrevivir. El afecto es imprescindible para la supervivencia de los seres humanos ya que sin una determinada cantidad de afecto, ningún ser humano es capaz de sobrevivir o, lo que es lo mismo, que sin una cierta cantidad de afecto todo ser humano enferma y muere irremediablemente.

La expresión del afecto tiene importantes ventajas para la salud mental y física. Recibir y también expresar afecto contribuye a fomentar la salud física, la salud mental y el bienestar general, mien¬tras que su ausencia favorece la depresión y otros problemas de salud. El profesor Kory Floyd ha centrado su estudio en la asociación entre la comunicación del afecto y la salud. Según sus investigaciones, la comunicación de afecto puede alterar las hormonas del estrés, disminuir los niveles de glucosa en sangre, reducir los lípidos en sangre (colesterol) y, en general, mejorar el sistema inmune.

La falta de afecto causa enfermedad

Según Maria Pilar González(Doctora en psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona), Esteban Barrull(doctor en psicología social por la Universidad de Barcelona (UB)) y Pascual Marteles(doctor en psicología social por la UB) en el artículo “El afecto es una necesidad primaria del ser humano”; sólo es afecto aquel trabajo realizado sobre otro ser vivo que aumenta sus probabilidades de supervivencia.

Todo acto de ayuda implica una pérdida de energía en quien ayuda y una ganancia en quien recibe la ayuda. Esta pérdida y ganancia respectivas se manifiestan en una disminución y un aumento respectivo de las probabilidades de supervivencia de cada uno. El beneficio obtenido por el receptor de afecto se compensa con el perjuicio que sufre quien lo proporciona. Esta es la verdadera razón por la que existen tantos problemas en las relaciones afectivas. El afecto es una transferencia física y real de energía, trabajo y vida.

Si se comprende y se aprecia el hecho de que el afecto es una necesidad primaria de todo ser humano, entonces la consecuencia inmediata y directa es que sin afecto o sin una suficiente cantidad, el ser humano enferma y muere. Es más, si un ser humano tiene cubiertas todas sus necesidades primarias excepto la afectiva, entonces, su enfermedad y su muerte están causadas por la falta de afecto. Según los doctores la supervivencia individual depende de una fina y delicada red de ayuda y afecto. Cada una es receptora y donante de afecto, tejiendo una red de relaciones afectivas. El ser humano no puede sobrevivir sin la ayuda de sus congéneres.

Cuando se dice que el afecto es una necesidad primaria, se está afirmando que el afecto es la ayuda que se necesita para superar el umbral de supervivencia. De este modo, la supervivencia de la especie humana se fundamenta en sus relaciones sociales. Los sistemas de organización social, los grupos, la familia, las organizaciones, las comunidades, los estados, son los mecanismos por los cuales los seres humanos intercambian intensamente la ayuda que, como individuos, se necesita para sobrevivir. Fuera de la red social, desconectados de toda ayuda, son incapaces de sobrevivir.

El afecto (o trabajo en beneficio de la supervivencia de otro) no sólo determina la supervivencia de los individuos de especies sociales sino, también, su calidad de vida, es decir, el grado con que padecerá enfermedades de cualquier tipo. La falta de afecto suficiente para vivir es causa de enfermedades de todo tipo.

Afecto y afectar

Es importante saber que aunque la palabra afectar es derivada del vocablo afecto, estas son completamente contrarias y opuestas. La expresión afecto hace referencia a una caricia, un gesto, una atención, un cuidado, una ayuda, un beso y demostración de cariño por la persona, a su vez, el vocablo afectar a una persona se entiende que es hacerle daño, perjudicarla, damnificarla, lo que los hace completamente diferentes un vocablo con el otro.

Sinónimos de afecto

  • Cariño
  • Apego
  • Estima
  • Aprecio
  • Simpatía

Antónimos de afecto

Significados relacionados

Fuentes