Saltar a: navegación, buscar

Antoine de Saint-Exupéry

Antoine de Saint- Exupèry
Información sobre la plantilla
Antonie saint.jpg
NombreAntoine Marie Jean-Baptiste Roger de Saint-Exupéry
Nacimiento29 de junio de 1900
Lyon, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento31 de julio de 1944
Mar Mediterráneo
Causa de la muerteAccidente de aviación
NacionalidadFrancesa
Conocido porPiloto y escritor
CónyugeConsuelo Suncín-Sandoval Zeceña
Obras destacadasEl Principito

Antoine de Saint–Exupéry. Novelista y aviador francés; uno de los pioneros de los vuelos postales internacionales. Sus experiencias como piloto fueron a menudo su fuente de inspiración como escritor. Fue jefe de la estación aérea en el Sahara español. Autor de El principito. A un asteroide le fue otorgado el nombre de Saint–Exupéry en 1975 en honor a su reconocimiento mundial.

Síntesis biográfica

Nació en Lyon, Francia , el 29 de junio de 1900, fue bautizado como Antoine Jean-Baptiste Marie Roger de Saint-Exupéry, tercero de los cinco hijos de una familia de la aristocracia su padre tenía el título de vizconde, vivió una infancia feliz en las propiedades familiares, aunque perdió a su padre a la edad de cuatro años. Siempre fué muy cercano a su madre, cuya sensibilidad y cultura lo marcaron profundamente, y con la que mantuvo una voluminosa correspondencia durante toda su vida.

Estudios

Su interés por la mecánica y la aviación se remonta a la infancia: recibió el bautismo del aire en 1912 y esta pasión no lo abandonó nunca. Después de seguir estudios clásicos en establecimientos católicos, preparó en París el concurso de entrada en la Escuela naval, pero no logró su objetivo y se inscribió en Bellas Artes. Pudo aprender el oficio de piloto durante su servicio militar en la aviación, pero la familia de su novia se opuso a que se incorporara al ejército del aire, por lo que se resignó a ejercer diversos oficios, al tiempo que frecuentaba los medios literarios.

Tras estudiar en la Universidad de Friburgo, quien fuera uno de los pioneros en materia de vuelo postal internacional, comenzó a ganarse la vida en la sociedad Aéropostale, al tiempo que comenzaba a darle forma al texto que, más tarde, se convertiría en su primer libro: El aviador.

En 1921 entró a desempeñarse en las Fuerzas Aéreas Francesas y en 1926 pasó a ser piloto comercial.

Escritor

Con los años, Saint-Exupéry consiguió conjugar su faceta de aviador con la de escritor hasta el punto de destacarse en ambas actividades. El año 1926 marcó un giro decisivo en su vida, con la publicación de la novela breve El aviador, en Le Navire dargent de J. Prévost, y con un contrato como piloto de línea para una sociedad de aviación. A partir de entonces, a cada escala del piloto correspondió una etapa de su producción literaria, alimentada con la experiencia. Mientras se desempeñaba como jefe de estación aérea en el Sahara español, escribió su primera novela, Correo del Sur (1928).

En los años treinta multiplicó sus actividades: cuadernos de invención, adaptaciones cinematográficas de Correo del Sur en 1937 y de Vuelo nocturno en 1939, numerosos viajes (a Moscú, a la España en guerra), reportajes y artículos para diversas revistas. Durante su convalescencia en Nueva York, después del accidente de Guatemala, reunió por consejo de A. Gide los textos en su mayor parte artículos ya publicados que se convirtieron en Tierra de hombres (1939) y en 1942, "Piloto de Guerra" (en forma de diario).

El Principito

Véase También (El Principito) Libro
El principito.jpeg

Pero su mayor logro literario, que lo inmortalizó, y que ha sido mundialmente leído y apreciado, es "El Principito", un libro infantil para adultos, una fábula para lectores de todas las edades, una alegoría y una valoración de la vida y la poesía, una búsqueda de los valores del hombre y de los más puros sentimientos del alma, en pleno clima de Guerra Mundial. Logró superar récords de venta en el mundo y fue traducido a todos los idiomas, después de su primera edición en 1943, que se realizó en francés.

Al desatarse la Segunda Guerra Mundial, el autor decidió refugiarse en la ciudad de Nueva York , pero poco después se sumó al escuadrón ubicado en el área del Mediterráneo para volar junto a las fuerzas aliadas.

Muerte

A partir de 1943, pidió incorporarse a las fuerzas francesas en África del Norte y retomó las misiones desde Cerdeña y Córcega. En el transcurso de una de ellas, el 31 de julio de 1944, su avión desapareció en el Mediterráneo. Los cientos de páginas de La ciudadela, suma alegórica que permaneció inacabada, fueron publicadas póstumamente en 1948.

Obras

  • 1926 — El aviador (L'aviateur)
  • 1928 — Correo del Sur (Courrier du Sud)
  • 1931 — Vuelo nocturno (Vol de Nuit)
  • 1939 — Tierra de hombres (Terre des Hommes)
  • 1942 — Piloto de guerra (Pilote de Guerre)
  • 1943 — El principito (Le Petit Prince)
  • 1944 — Carta a un rehén (Letter to a Hostage)
  • 1948 — Ciudadela (Citadelle)
  • 1953 — (Lettres de jeunesse)
  • 1953 — (Carnets)
  • 1955 — (Lettres à sa mère)
  • 1982 — (Écrits de guerre)
  • 2007 — (Manon, danseuse)
  • 2008 — (Lettres à l'inconnue)

Conmemoraciones

Monumento a Sainte Exupery.jpg
En el sexagésimo aniversario de su muerte , se realizaron dos ceremonias conmemorativas en Marsella y en el aeropuerto de Bastia en Córcega, lugar cercano donde ocurrió la muerte y el último despegue del aviador respectivamente; se colocaron flores y se celebró una misa a la que asistió un familiar del aviador.

En Buenos Aires, fue nombrado director de la Aeroposta Argentina, filial de la Aéropostale, donde tuvo la misión de organizar la red de América Latina. Tal es el marco de su segunda novela, Vuelo nocturno. En 1931, la bancarrota de la Aéropostale puso término a la era de los pioneros, pero Saint-Exupéry no dejó de volar como piloto de prueba y efectuó varios intentos de récords, muchos de los cuales se saldaron con graves accidentes: en el desierto egipcio en 1935, y en Guatemala en 1938.

Algunas de sus frases

  • "Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección".
  • "Al primer amor se le quiere más, a los otros se les quiere mejor".
  • "El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe adónde va".
  • "Lo que embellece al desierto es que en alguna parte esconde un pozo de agua".
  • "Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible para los ojos."
  • "Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía."
  • "Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor".
  • "Conoces lo que tu vocación pesa en ti. Y si la traicionas, es a ti a quien desfiguras; pero sabes que tu verdad se hará lentamente, porque es nacimiento de árbol y no hallazgo de una fórmula."
  • "El amor es lo único que crece cuando se reparte".
  • "Uno es para siempre responsable de lo que domestica".

Fuentes