Edema Pulmonar de Altitud

Edema Pulmonar de Altitud
Información sobre la plantilla
Edema Pulmonar de Altura.jpg
Concepto:Es un edema pulmonar no cardiogénico, que puede presentarse en sujetos expuestos a hipoxemia (disminución de oxígeno en la sangre) debida a la altura.

El Edema Pulmonar de Altitud o de gran altitud. Es una de las llamadas Enfermedades de la Altura, que incluyen también la enfermad de la montaña y el edema cerebral de las alturas. Es un tipo de edema pulmonar agudo no cardiogénico de causa desconocida.

Epidemiología

Se han identificado varios factores de riesgo de desarrollo del edema pulmonar de las alturas:

  • Ascenso rápido.
  • Ingesta excesiva de sal.
  • Uso de medicamentos para dormir.
  • Historia previa de edema pulmonar de las alturas.
  • Ejercicio pesado.
  • Residir en una altura menor de 900 metros sobre el nivel del mar.
  • Los niños son más susceptibles que los adultos, y también los hombres en comparación con las mujeres.

Fisiopatología

La adaptación a la altura se hace a través de cambios en la función pulmonar y renal. El volumen corriente se aumenta, lo que produce alcalosis respiratoria y secreción de bicarbonato por el riñón como mecanismo compensador. Se disminuye la tolerancia al ejercicio y se presentan alteraciones del sueño. En la medida que se asciende en altura, los quimiorreceptores centrales cambian su punto umbral de funcionamiento a niveles menores de presión arterial de CO2. La adaptación se logra al permanecer cuatro a siete días en altura. No se conoce la causa exacta del edema pulmonar de las alturas. La hipoxia induce respuestas neurohormonales y hemodinámicas que aumentan la perfusión de los capilares pulmonares, lo que lleva a una presión hidrostática capilar mayor y, por lo tanto, a edema.

Cuadro Clínico

Mal de altura.

El edema pulmonar de las alturas ocurre dos a cuatro días después de iniciar el ascenso. La mayoría de los casos ocurre durante la segunda noche de travesía. Los síntomas incluyen disnea en reposo, tos seca y esputo rojizo claro y dificultad respiratoria en las formas avanzadas de la enfermedad. En el examen físico se encuentran estertores que se localizan en forma inicial por debajo de la axila derecha y se diseminan luego a los dos campos pulmonares. La presencia de fiebre (temperatura mayor a 38,3ーC) es común. Síntomas neurológicos como cefalea y mareo ocurren en 50% de los casos; 14% desarrollan edema cerebral de las alturas.

Tratamiento

La prioridad en el tratamiento del edema pulmonar de las alturas es el descenso rápido del paciente y la utilización de oxígeno suplementario. Cuando no es posible llevar al paciente a una altura menor, está indicado el uso de medicamentos. La droga de elección es la nifedipina en dosis inicial de 10 mg, seguida de 30 mg cada 12 o 24 horas. Los agonistas ß2, como el salbutamol, también han probado su utilidad. Si se cuenta con una cámara hiperbárica portátil, una presión de 2 psi (13 Kpa) es equivalente a realizar un descenso de 2.000 metros. El uso de furosemida es controvertido.

Complicaciones

La complicación más grave del edema pulmonar de las alturas es la aparición de edema cerebral. El desarrollo de cambios en el estado de conciencia y ataxia son indicadores claros de la enfermedad. En el examen físico pueden encontrarse papiledema y hemorragias retinianas. Cuando el paciente entra en coma.

la tasa de mortalidad es superior a 60%. El manejo es similar al de los pacientes que tienen edema pulmonar de las alturas, con descenso rápido y utilización de oxígeno suplementario. Los esteroides han demostrado ser beneficiosos.

Prevención

Es conveniente advertir a los individuos que han tenido un episodio de edema pulmonar de las alturas, que de nuevo pueden desarrollar la enfermedad: 60% padecen el cuadro al ascender a una altitud mayor de la que residen. En estos casos está indicada la utilización profiláctica de nifedipina oral en dosis de 20- 30 mg cada 12 horas mientras se hace el ascenso. En los individuos que sufren edema pulmonar a alturas menores de 2.500 metros o en aquellos con dos o más episodios, está justificada la realización de estudios para evaluar la presencia de shunts intracardíacos o intra pulmonares.

Fuente

  • Horticorena EA. Entidades nosológicas de desadaptación aguda a altura. An Fac Med 1997; 58:85-91.