Saltar a: navegación, buscar

Eduardo Serrano Martínez

Eduardo Serrano Martínez
Información sobre la plantilla
Eduardo Serrano Martínez.jpg
Uno de los 12 primeros milicianos de Cuba
NombreEduardo Serrano Martínez
Nacimiento5 de agosto de 1930
Viñales, Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento8 de agosto de 1985
Viñales, Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteMuerte natural
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónCampesino
Eduardo Serrano Martínez. Uno de los 12 hombres que integró la primera milicia campesina en Cuba conocidos legendariamente como Los Malagones.

Biografía

Infancia y juventud

Nació el 5 de agosto de 1930 en Viñales, municipio de la occidental provincia de Pinar del Río. Desde muy pequeñito vivía al cuidado del abuelo. El viejo quería mucho al muchachito y aunque siempre se empeñaba en darle un trato diferente, no era mucho lo que podía mimarlo debido a las condiciones miserables en que vivían. No obstante, le enseñó lo que mejor sabía hacer: arar la tierra, enyuntar los bueyes y otras muchas cosas del trabajo del campo.

Eduardo pudo ir poco a la escuela; apenas un primer grado fue lo que obtuvo en tanto iba creciendo, trasladándose de un sitio a otro, como si fuera ya un hombre, para procurar la posible subsistencia.

Al triunfo de la Revolución

La Revolución cubana acababa de triunfar y con ella el bienestar nunca imaginado por los campesinos. Se firmaba la Primera Ley de Reforma Agraria, y ellos tendrían entonces la propiedad de la tierra que trabajaban. Eduardo como tantos otros fue privilegiado por la naciente Revolución.

Pero todo no podía ser felicidad, ahí estaba el imperialismo presto a deshacer el bien que ahora gozaban los pobres, su objetivo era aniquilar al joven estado, que contaba con pleno respaldo popular, utilizando todas las vías posibles. Una de ellas fue sembrar el terror entre el campesinado cubano.

Por ello la lucha contra bandidos se convirtió en los primeros años de la Revolución en una misión que movilizó una parte importante del pueblo cubano, dentro de ellos Eduardo, con el fin de derrotar los planes del imperialismo y la depuesta oligarquía que aspiraba a retomar el poder.

Uno de Los Malagones

La banda del Cabo Lara en la Sierra de los Órganos se transformó en un foco peligroso que pretendía atemorizar a la población rural y cometer actos terroristas. El líder de la Revolución cubana tuvo conocimiento de esto en un recorrido por la Gran Caverna de Santo Tomás, y al entrevistarse con el campesino Leandro Rodríguez Malagón, sugirió a este crear una patrulla campesina que diera captura a Luis Lara Crespo, prófugo de la justicia revolucionaria.

El contacto con Antonio Núñez Jiménez en el reconocimiento de las cuevas y el terreno de la Cordillera de Guaniguanico, más sus relaciones con el viejo Malagón, a quien conocía desde niño, marcaron pauta en la intranscendente vida de Eduardo Serrano y fue precisamente el propio Malagón quien lo seleccionó como parte de los 12 hombres que pasarían a la historia con el nombre de Los Malagones, desde agosto de 1959 Eduardo estuvo entre ellos.

La misión encomendada tenía un plazo de 90 días para ser cumplida y solo bastaron 18. A partir de ese momento hubo milicias en Cuba. A Eduardo no le tocó participar directamente en la captura del ex - cabo Lara, pero llegó a cumplir numerosas misiones importantes en la zona.

Como los otros fue reconocido públicamente en el acto celebrado el 26 de octubre de 1959 en el antiguo Palacio Presidencial, hoy Museo de la Revolución, momento en el cual fueron constituidas las Milicias Nacionales Revolucionarias. En aquel entonces Fidel expresó:
“(…) puesto que se han envalentonado, es bueno que digamos al mundo que el pueblo cubano está dispuesto a defenderse; que el pueblo cubano, antes de que lo aniquilen, ¡está dispuesto a aniquilar a cuantos enemigos se pongan en nuestro camino!; que el pueblo cubano, antes de que lo asesinen, ¡está dispuesto a morir peleando! (…).”[1]

Muerte

Murió el 8 de agosto de 1985 en Viñales, Pinar del Río. Sus restos reposan en la obra escultórico-monumentaria de carácter nacional erigida en los alrededores de la Gran Caverna de Santo Tomás, en la comunidad El Moncada del municipio de Viñales en la provincia de Pinar del Río. Monumento edificado con el objetivo de rendir homenaje a los primeros 12 milicianos de Cuba.

Véase también

Enlaces externos

Referencias

  1. Palabras de Fidel en acto de constitución de las Milicias Nacionales Revolucionarias, el 26 de octubre de 1959 [1]

Fuentes