Pancho Tamayo (1904-1960)

(Redirigido desde «Francisco Amado Tamayo Tamayo»)
Francisco Tamayo redirige aquí. Para consultar por otras personas con el mismo nombre, vea Francisco Tamayo (desambiguación).
Pancho Tamayo
Información sobre la plantilla
Consejos pop contramaestre.JPG
NombreTamayo Tamayo, Francisco Amado
Nacimiento24 de julio de 1904
pueblo de Baire,
municipio Contramaestre,
provincia de Oriente
(actualmente en la provincia de Santiago de Cuba,
República de Cuba Bandera de Cuba
Fallecimiento7 de abril de 1960 (55 años) 
aldea La Uvita,
municipio Guamá (Santiago de Cuba),
provincia de Santiago de Cuba,
República de Cuba Bandera de Cuba
Causa de la muerteasesinato por la espalda
ResidenciaBaire
Nacionalidadcubana
Ciudadaníacubana
OcupaciónMilitante del Partido Comunista de Cuba, del cual fue fundador en 1925 junto a Baliño y Mella.

Francisco Pancho Tamayo (Baire, 24 de julio de 1904 - La Uvita, 7 de abril de 1960). Militante del Partido Comunista de Cuba, del cual fue fundador en 1925 junto a Baliño y Mella.

Presidente de la Asociación Campesina en la zona siendo delegado al congreso que se celebró en La Habana. Después del Asalto al Cuartel Moncada, organiza los comités de apoyo a los asaltantes, siendo miembro de uno en Vega Grande. Cuando el desembarco del yate Granma y después de la derrota en el combate de Alegría de Pío, participó en la búsqueda de los sobrevivientes junto al comandante Crescencio Pérez y otros campesinos.

Los traidores hermanos Beatón lo asesinaron por la espalda. Fueron condenados a muerte por ese crimen.

Síntesis biografíca

Era hijo de Amado Tamayo Tamayo y Ángela Tamayo Carrazana, ambos campesinos y luchadores en la Guerra Necesaria (1895-1898), donde Amado alcanzó el grado de alférez en las tropas del general Antonio Maceo.

Cuando Pancho cumplió 13 años sus padres se separaron y él se va con el padre, aprendiendo varios oficios como hojalatero, tejedor de sombrero y desmochador.

Regresó junto a la madre cuando tenía 15 años y la ayudó en la crianza de sus hermanos menores, realizando varios oficios, combinando estos con los estudios, en los cuales alcanzó hasta el 6.º grado, enseñando a leer y escribir con posterioridad a sus familiares y amigos.

Vida y obra

Contrajo matrimonio a los 19 años con María Peña Valdés también hija de campesinos participantes en las guerras de independencia. De dicha unión nacieron nueve hijos: dos varones y siete hembras.

En el año 1923 ingresa en el Ejército por 5 años, cumple solamente 2, pues es sorprendido conspirando junto a otros militares contra la tiranía. Ya licenciado se dedica a la crianza de sus hijos, trabaja en el campo y comienza a relacionarse con los futuros miembros del Partido Comunista de Cuba, del cual fue fundador en 1925 junto a Baliño y Mella.

Su lucha

Comienza así la lucha para unir a los campesinos para defender la tierra. Sus actividades las desarrolla en la zona de la Venta de Casanova y sus alrededores, así como en el Realengo 18 y Jobos de la Magdalena en la Sierra Maestra, junto a Romárico Cordero (1899-1969) y los hermanos Martínez. Comienza así el enfrentamiento a los gobiernos de turno.

Vivió varios años en la Venta de Casanova y los alrededores, siempre tratando de unir a los campesinos para defender la tierra, por eso es desalojado junto a otros campesinos y como protestó y defendió sus derechos, fue preso por varios meses, acusado de comunista.

Al salir de la cárcel se muda para la zona de Bueycito y cambia en varias ocasiones de lugar de residencia, alejándose siempre lo más posible de donde frecuentaban las autoridades, pues era mal mirado por estos, ya que él era el presidente de la Asociación Campesina y militaba en el Partido Comunista, siendo delegado al congreso que se celebró en La Habana, donde planteó con valentía los atropellos a los que eran sometidos los campesinos.

Luego se traslada para Vega Grande de Yao, donde preside la asociación campesina. Al poco tiempo se muda con sus hijos más pequeños para la Sierra Maestra en Peladero, donde fomentan una finquita. En esta zona también une a los campesinos y defienden sus intereses.

El Obrero

Comienza a trabajar en un aserrío de la compañía maderera Babún, junto a él trabajaba su hijo mayor. Aquí defiende los derechos de los obreros ante los dueños y capataces. Establece relaciones con Enrique López que era el capataz del Aserrío Babún.

Después del Asalto al Cuartel Moncada, organiza los comités de apoyo a los asaltantes, siendo miembro de uno en Vega Grande. Comienza una etapa de ardua labor conspirativa con los campesinos de la zona desde Yao hasta Peladero, a los más allegados les decía que estaba esperando "algo grande que iba a suceder". Así comienza a recolectar medicina y algunas escopetas y armas cortas. Cuando el desembarco del Granma y después de la derrota de Alegría de Pío, participa en la búsqueda de los sobrevivientes junto a Crecencio Pérez y otros campesinos.

Cuando hace contacto con Fidel Castro, tiene una gran actividad en contra de la tiranía de Batista.

Acción revolucionaria

Participa en la atención de los heridos del ataque al cuartel del Uvero y desde esa fecha comienza como mensajero de la tropa, práctico y enlace de los rebeldes con el llano, así como traslada hombres para la Sierra y comienza a organizar diferentes puntos de abastecimientos al Ejército Rebelde.

Su hijo mayor se incorpora junto a él y dos hijas son fundadores de la tropa de Las Marianas. Bajó varias veces al llano llevando mensajes a Bayamo, Manzanillo, Camagüey y Santiago de Cuba. Traslada a Celia Sánchez en varias ocasiones a Manzanillo y Santiago de Cuba acompañado de sus hijos menores y su esposa, despistando así a la tiranía.

Cuando ya no puede bajar al llano, continúa con la organización de los distintos puentes de abastecimientos para las tropas, así ya su casa se convierte en campamento y toda su familia es colaboradora de los rebeldes.

Cuando llegaba al campamento de Fidel, todos se alegraban y Celia Sánchez solía decir: «¡Fidel, llegó el viejo Pancho, hoy tenemos noticias frescas!». Siempre llegaba al campamento de las mujeres, dejándoles varias golosinas, Las Marianas le llamaban "El abuelo".

El combatiente

Tuvo una participación destacada en el traslado y recepción de las armas enviadas por Frank País, los que llegan a través de la compañía maderera Babún, con la colaboración de Enrique López.

Participó como combatiente en los dos combates de Pino del Agua, El Hombrito, Mal Verde, El Guayabo, Palma Mocha y durante la Ofensiva.

Fue designado jefe de un campamento en Las Yagüitas y otro en Fuentes y en Limoncito, teniendo varios puntos de abastecimiento a las tropas rebeldes, así como recepciona hombres que ingresaran con posterioridad a las principales columnas rebeldes. En marzo de 1958 es llamado al campamento de La Plata y es ascendido por Fidel al grado de comandante. Continúa con sus hombres en las labores de abastecimiento de todo lo que fuera útil para los rebeldes. Ya su tropa abarca todo el territorio desde el firme de la Sierra Maestra hasta las cercanías de Bayamo.

Al triunfar la Revolución (enero de 1959) fue designado jefe del Puesto de Mando de Bayamo. Viaja a La Habana por unos días porque tanto él como su esposa e hijos menores están enfermos, luego de dejarlos en el Hospital Carlos J Finlay|C.J Finlay, regresó a Bayamo y se incorporó al Puesto de Mando. Preside el tribunal que juzga a los esbirros y asesinos del gobierno de Batista, impartiendo la justicia revolucionaria.

Asesinato

Con posterioridad, Pancho Tamayo fue designado para repartir tierras a los campesinos en la provincia de Oriente. Encontrándose en esta importante tarea, viajó a Chivirico (en la costa sur de Cuba, 75 km al oeste de Santiago de Cuba). En los primeros días de abril de 1960, en recorrido por El Uvero (23 km al oeste de Chivirico por la carretera costera Granma), Tamayo fue citado por el traidor Manolo Beatón (quien se había convertido en un bandido contrarrevolucionario), para una entrevista en La Uvita (16 km al oeste de Uvero por la carretera costera Granma). Tamayo tenía la esperanza de poder convencer a Beatón para que se entregara.

El 7 de abril de 1960, Tamayo se encontró con Beatón en La Uvita. Según declaraciones de Beatón, él le solicitó a Tamayo que le diera las armas que habían en El Uvero y una embarcación para irse a Santo Domingo (República Dominicana). Tamayo se negó rotundamente, ofreciéndole que lo podía llevar ―junto con sus hombres― hasta donde estaba Fidel. Al no ponerse de acuerdo, Tamayo decidió marcharse. Cuando se acercó a la puerta, Cipriano Beatón (hermano de Manolo Beatón) le descargó por la espalda un cargador de su ametralladora. Tamayo cayó mortalmente herido y falleció en pocos minutos.

Pancho Tamayo tenía 55 años al ser asesinado.

Junto a Manolo Beatón se encontraba alzados dos hermanos varones, una hermana y varios campesinos más que Beatón había logrado confundir. Fueron apresados por el Ejército Rebelde y las milicias serranas (formadas por otros campesinos). Todos fueron juzgados, y solo Manolo y Cipriano Beatón fueron condenados por sus crímenes a la pena de muerte por fusilamiento.

En el panteón de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias) del Cementerio Santa Efigenia de Santiago de Cuba, descansan los restos mortales del comandante del Ejército Rebelde Francisco Amado Tamayo Tamayo.

En su ciudad natal existe una Cooperativa de Créditos y Servicios Pancho Tamayo.[1]

Fuentes