Golosina

(Redirigido desde «Golosinas»)


Golosina
Información sobre la plantilla
Golosinas .jpg

La golosina es un comestible de sabor dulce muy agradable al paladar pero poco nutritivo, también se le llama chuchería.

Definiciones

La Real Academia Española define la golosina como:

  1. . Manjar delicado, generalmente dulce, que sirve más para el gusto que para el sustento.
  2. . Deseo o apetito de algo.
  3. . Cosa más agradable que útil.

Ejemplos

Origen

Nacen a raíz de la necesidad del hombre por encontrar un alimento ligero que sirviese de sustento para sus largos viajes, algo pequeño, ligero pero que además le produjese energía. También está íntimamente ligado al descubrimiento de lo dulce y sobre todo de la miel, los primeros dulces, fueron creados con pulpa de fruta, cereales y miel.

Ya en tiempos de Noé, los viajeros preparaban una pasta dulce y jugosa con pulpa de fruta y cereales pulverizados, incluso los antiguos egipcios preparaban sus caramelos mezclando miel y fruta, y moldeándolos de muy diversas formas. Pero es de la India de donde procede el descubrimiento de usar azúcar para elaborarlos, allí se produjo por primera vez azúcar sólido.

El nombre de caramelo procede del descubrimiento de la caña de azúcar, también llamada “caña de miel” que en latín la denominaban “caña melis” y que finalmente dará lugar a “caramelo”. Con la caña de miel se desarrollaron nuevas y mejores técnicas de repostería, con un problema mantenido durante siglos: productos de lujo no alcanzable por cualquiera.

Características

  • No son alimentos nutritivos en sí mismos ya que no cuentan con vitaminas o minerales como todos los demás alimentos y comestibles.

Daños

Las golosinas y dulces industrializados no son saludables cuando se comen en grandes cantidades. La mayoría de contienen sustancias artificiales nocivas para la salud. Se recomienda reducir la cantidad y frecuencia con la que consumimos o damos a los niños las golosinas.

Además del daño a los dientes, debemos prestar atención a otros aspectos de nuestra salud que se pueden ver afectados debido al consumo diario de dulces.

Estos “alimentos” industrializados contienen gran cantidad de azúcar, grasas trans, sodio, colorantes y saborizantes artificiales, entre otros compuestos.

Efectos que ejercen en nuestro organismo estos nutrientes:

  • Los azucares simples, que son los que contienen las golosinas, son llamadas “calorías vacías”. Pueden producir aumento de peso sin aportar ningún nutriente de calidad aprovechable por el cuerpo. Por ejemplo, un caramelo, en promedio, puede tener entre 50 y 100 calorías, dependiendo el tipo y tamaño, mientras que una manzana mediana aporta 70 u 80 calorías, aproximadamente, pero las diferencias en nutrientes son abismales, pues la fruta aporta fibras, vitaminas, minerales, mayor saciedad, y no contiene sodio, ni grasas, ni aditivos artificiales. Recordemos que no todo pasa por las calorías, sino por la calidad de los nutrientes.
  • Pueden provocar aparición de caries dentales, hiperactividad en los niños, aumento de los triglicéridos sanguíneos, reduce el apetito, lo cual perjudica la incorporación de alimentos de mejor calidad nutricional que son necesarios para el crecimiento y desarrollo.
  • A pesar de que la mayoría de las golosinas tienen sabor dulce, contienen cantidades significativas de sodio, caso similar al de las gaseosas. El exceso de sodio diario produce un aumento de la presión arterial, sobrecargando al corazón en sus funciones, con la posible consecuencia de padecer hipertensión crónica, que incluso se puede desarrollar en la niñez u adolescencia.
  • Las grasas trans y saturadas, producen daños en el sistema cardiovascular, aumentando el colesterol, y de esta manera, predispone a enfermedades cardiovasculares, incluyendo el accidente cerebrovascular (ACV), que actualmente es la primera causa de muerte en el mundo.
  • Los aditivos artificiales como colorantes, saborizantes, conservantes, entre otros, varios estudios los relacionan con reacciones alérgicas, efectos sobre el sistema nervioso, lo cual se traduce en hiperactividad en los niños, falta de concentración, ansiedad, debilitación del sistema inmunológico o de defensas.
  • Al ser alimentos ricos en hidratos de carbono de absorción rápida, elevan los niveles de glucemia en el organismo, que entre otras cosas, pueden llevar a la obesidad, predisponen a padecer diabetes II, etc.

Recomendación

Preparar golosinas caseras con frutas, cereales y muchos otros ingredientes.

Experimento y libro

En los años 60 del siglo pasado, Walter Mischel decidió someter a un grupo de preescolares -hijos de profesores de la Universidad de Berkeley, donde por aquel entonces investigaba- a una tentación: la niña o el niño se quedarían solos en una habitación sin distracciones con una golosina delante. El científico, que previamente había pasado un buen rato jugando y construyendo una relación de confianza con el niño, le decía que podía comerse la golosina ahora o esperar hasta que éste regresara y entonces tendría dos golosinas. En cualquier momento, el investigador remarcaba, el niño podía hacer sonar una campanilla que traería de vuelta al adulto. A través de un espejo y con videocámara, los científicos observaban el comportamiento del sujeto y medían el tiempo que tardaba en caer ante la tentación o darse por vencido y hacer sonar la campanilla.

El Test de la golosina es el título del libro que escribió, posteriormente, el profesor de la Universidad de Columbia en Nueva York, Walter Mischel; publicado en España por la editora Debate. En este libro se explica la importancia de la planificación de ir contra la tentación por las golosinas con suficiente antelación, o no habrá recurso que nos salve de caer en ella.

Fuentes