Saltar a: navegación, buscar

Guante

Guante
Información sobre la plantilla
Guantes-a.jpg
Prenda de tela, punto o piel que cubre y protege la mano

Guante. Prenda que cubre la mano adaptándose a su forma y que tiene una funda para cada uno de los dedos; se usa para abrigar o proteger esta parte del cuerpo.

Surgimiento

Existe una leyenda griega que cuenta que mientras Afrodita, diosa del amor y la belleza, perseguía a Adonis en los bosques, se lastimó las manos con unas espinas. Las tres Gracias, en cuanto oyeron sus lamentos la socorrieron y unieron unas tiras delgadas y livianas que adaptaron a las manos de la diosa. No obstante esta leyenda se ha comprobado que mucho antes que los griegos, los habitantes del Norte, expuestos a los grandes fríos tuvieron la necesidad de proteger sus manos contra los rigores de la nieve, el hielo y los vientos polares. El célebre general e historiador ateniense Jenofonte afirmó que los persas, usaban mitones. El uso de este accesorio estaba muy difundido entre otros pueblos de Asia Menor, y tanto etruscos como egipcios conocían su uso en la antigüedad. Entre los habitantes del Nilo tenían un carácter especial ya que se los consideraba atributos del faraón, a quien se suponía de origen divino. En los pugilatos, los romanos usaban un tipo de guantes que pueden considerarse los predecesores de los actuales guantes de boxeo. Eran una especie de manoplas armadas con correas llamadas cestos, que en su interior tenían laminillas de plomo para dar un golpe más enérgico. En el siglo IV, para los caballeros el guante fue un artículo de lujo, símbolo de elegancia y distintivo de casta. Durante la Edad Media, la armadura de los hidalgos incluía manoplas de acero. En esa época la tradición y la etiqueta no permitían el uso de guantes en las damas. También fueron un símbolo de la investidura feudal, un testimonio de ennoblecimiento otorgado por un emperador o por un rey. En algunos textos del siglo XII, como el Cantar de Roldán, el guante desempeño un papel importante, ya que entregar un guante a un hombre era lo mismo que confiarle una misión. Hacia el siglo IX, las mujeres empezaron a usar guantes. Los fabricantes emplearon diversos materiales para confeccionarlos y les dieron curiosas formas. En su realización se usaron toda clase de pieles y telas, tales como terciopelo, gamuza, conejo, cordero, cabritilla, marta, nutria, perro, lobo, zorro, gato, liebre, ciervo y búfalo. También se engalanaron con botones, encajes, perlas y piedras preciosas. En los siglo XII y siglo XIII, Italia, Francia y España rivalizaron en la industria del guante. Se fabricaron guantes perfumados con aceite de jazmín, ámbar, aceite de cedro, azahar y rosa, que estuvieron de moda durante mucho tiempo. Entre los hombres, la idea del reto se asociaba siempre al acto de arrojar el guante. En la Edad Media no se permitía que una persona tuviera sus manos enguantadas en presencia de un superior. En miniaturas de los siglo XIV y siglo XV, se han podido observar personajes con los guantes en la mano. El uso del guante alcanzó su apogeo a fines de la Edad Media. Los llamados guantes litúrgicos constituían parte de los ornamentos que se entregaban al nuevo obispo en el momento de su consagración. Estos guantes comenzaron a usarse antes del siglo XII, y llevaban en el dorso un bordado de oro que representaba una cruz, un cordero pascual, un monograma u otro símbolo relacionado con el culto.

Tipos de Guantes

Las manos son uno de los órganos más lastimados del cuerpo, por lo cual se debe tener la suficiente prevención y utilizar la protección adecuada cuando se exponen a peligro, con el fin de disminuir y evitar su accidentalidad. Los guantes, son una herramienta indispensable en la protección de las manos, ellos están clasificados según el tipo de actividad laboral que el trabajador desempeñe y sus materiales varían en torno a la calidad.

Los materiales más comunes con los cuales se hacen los guantes son vaqueta, carnaza, cuero, algodón, latex, nitrilo, neotrelo, entre otros y además su tamaño varía como cortos, medios y largos.

A continuación se mencionan algunos tipos de guantes y su funcionalidad.

Guantes de uso mecánico

Guantes de uso mecánico

Generalmente son de material combinado entre carnaza y vaqueta. Protegen las manos en actividades donde hay exposición a manipulación de elementos pesados, cargas, fresadores, etc.



Guantes de uso químico

Guantes de uso químico

Son guantes especiales ideales para los trabajadores que se desempeñan en labores petroquímicas con el fin de evitar el contacto directo de la piel con las sustancias manipuladas.



Guantes de uso eléctrico

Guantes de uso eléctrico

Son guantes especiales que brindan protección a personas que tienen trabajos directos con electricidad, tienen en su interior un guante de algodón que cumple la función de absorber la transpiración y evitar choques eléctricos. Estos guantes se utilizan para altos, medios y bajos voltajes y se clasifican en cuatro grupos:

  • Clase 0: Hasta 5.000 voltios
  • Clase II: Hasta 20.000 voltios
  • Clase III: Hasta 30.000 voltios
  • Clase IV: Hasta 40.000 voltios



Guantes de uso quirúrgico

Guantes de uso quirúrgico

Estos guantes son adheridos a la piel, con el fin de que haya facilidad en la movilización de las manos. Evitan el contacto directo con bacterias y fluidos corporales.





Guantes de uso alimenticio

Guantes de uso alimenticio

Este tipo de guante brinda confort y absorción de la transpiración lo que asegura higiene y buen tratamiento de los productos alimenticios finales. En esta gama de guantes, se encuentran los anticortantes, fabricados en material de acero inoxidable, son de utilidad para el manejo de cárnicos y en el sector textil, para evitar el contacto con elementos cortopunzantes.




Guantes de uso térmico

Guantes de uso térmico

Se utilizan para trabajos en ambientes de alta temperatura, fundiciones, hornos, etc. Evita las quemaduras en las manos.




Guantes de uso doméstico

Guantes de uso doméstico

Son guantes que se utilizan para diversos oficios con menos riesgo de accidentalidad, sin embargo son necesarios para la prevención.

Fuentes