Saltar a: navegación, buscar

Inundación

Inundación
Información sobre la plantilla
Malecon-habanero-05.jpg
Concepto:Pueden definirse como la ocupación por el agua de zonas o áreas que en condiciones normales se encuentran secas. Se producen debido al efecto del ascenso temporal del nivel del río, lago u otro.

Inundación. Proviene del verbo inundar, proveniente del latín inundare: dicho del agua: Cubrir los terrenos y a veces las poblaciones. Este fenómeno ha provocado en el siglo XX unas 3.2 millones de pérdidas de vidas humanas lo que representa la mitad de los fallecidos por desastres naturales a nivel mundial, así como también trae consigo pérdidas millonarias en la economía de los países.

Criterios

Las inundaciones se producen principalmente por la ocurrencia de lluvias intensas prolongadas, como sucede durante las tormentas tropicales y el paso de huracanes, unido a dificultades locales en el drenaje provocado por diferentes causas, principalmente por la acción negligente de las personas. Las inundaciones pueden ser eventos controlables por el hombre, dependiendo del uso de la tierra cercana a los causes de los ríos.

Tipos

De acuerdo a su origen, las inundaciones se clasifican en:

  • Pluviales, fluviales: estas son las precipitaciones que se producen cuando la humedad contenida en los mares, océanos y otros grandes cuerpos de agua, es transportada hacia la tierra por el viento; al ascender el vapor de agua y disminuir su temperatura, está se presenta en cualquiera de las siguientes formas; lluvia, nieve o granizo.
  • Costeras: Es una sobre elevación del nivel medio del mar que hace que éste penetre tierra adentro afectando en algunas ocasiones zonas muy amplias. A este fenómeno se suma el del oleaje y, juntos, causan daños muy importantes, como la socavación de los cimientos en los edificios costeros, el naufragio de las embarcaciones, la demolición y destrucción de instalaciones portuarias, la rotura de las obras de defensa costera y la erosión de las playas y riscos.

Consecuencias

Como la mayoría de los desastres naturales, pueden llevar a pérdidas de vidas y daños a la propiedad, con gran impacto sobre la salud pública que puede tardar en recuperarse. También pueden producir:

Asimismo pueden traer consigo:

Acciones de prevención

Las lluvias intensas representan una alerta natural de posibles inundaciones por tal motivo es recomendable evitar construir cerca de ríos, mantener provisiones de emergencia: agua potable y alimentos no perecederos, una muda de ropa y calzado, una cobija, maletín de primeros auxilios, radio portátil, linterna con pilas, fósforos, copias de los documentos de la vivienda e identificación personal; participar junto a la comunidad en la preparación de un plan de mitigación, evitar la deforestación y colaborar con la conservación del ambiente en general, son acciones del hombre para evitar pérdidas humanas y materiales.

En el mundo

Desde 1980 hasta 1985, hubo aproximadamente 160 eventos relacionados con inundaciones en el mundo, en los cuales 120.000 personas, por lo menos, murieron o se lesionaron y 20.000.000 perdieron sus viviendas. En términos de pérdidas físicas, las inundaciones son responsables del 40% de los daños a la propiedad ocasionados por todos los desastres naturales. Cerca de 700 mil personas perdieron la vida en el período comprendido entre 1991 y el 2000, producto de los desastres naturales ocurridos durante estos nueve años .Dicha cifra se encuentra por debajo de la registrada en la década anterior, pero la cantidad de eventos, la intensidad, la población afectada y las pérdidas económicas rebasaron en creces los niveles observados en los años ochenta. De un promedio de 147 millones de afectados entre 1981 y 1990, aumentó a 211 millones de 1991 al 2000. (PNUMA/CEPAL, 2001) .

América Latina y el Caribe

Por su parte en América Latina y el Caribe, entre los años de 1970-2001 los desastres dejaron un saldo aproximado de 246.569 de pérdidas de vidas humanas y 144.9 millones de personas afectadas con daños económicos superiores a los 69.600 millones de dólares. (PNUMA, 2003) Se estima que en la década de los '90 fallecieron 75.289 personas por desastres relacionados con eventos naturales. En las últimas tres décadas del siglo XX las muertes ocurrieron principalmente debido a los terremotos (47.2% del total), inundaciones (18.5 %), tormentas y huracanes (14.0%), erupciones volcánicas (9.3%), epidemias (6.2 %) y los deslizamientos (4.1 %). (PNUMA, op.cit.)

Entre los eventos más devastadores de la región se encuentran: los efectos de El Niño entre 1997-1998; el huracán Mitch, que afectó Centroamérica en 1998: el terremoto de Colombia y los deslizamientos producidos en el Estado de Vargas en Venezuela, en 1999 y el terremoto de El Salvador en el 2001.

En Cuba

En los últimos años se ha afrontado fuertes fenómenos meteorológicos como el Michelle en el 2001 de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, el Isidore y el Lili en el 2002 ambos con categoría 2, Charley en el 2004 de categoría 3, Iván "El terrible" con categoría 5, el Dennis en el 2005 con 4 en la referida escala y el Wilma en el 2005 con categoría 3, que aunque no cruzó por encima del territorio, causó grandes inundaciones por penetraciones del mar en el litoral norte habanero.

Fuentes