Saltar a: navegación, buscar

Joven Cuba

Joven Cuba
Información sobre la plantilla
Joven Cuba.jpg
Carné de identificación de Antonio Guiteras
LíderAntonio Guiteras Holmes
FundaciónMayo de 1934
Ideología políticaIzquierda antiimperialista
PaísBandera de Cuba Cuba

Joven Cuba. Organización fundada por el líder revolucionario Antonio Guiteras Holmes en mayo de 1934. La tesis insurreccional de la agrupación planteaba el desarrollo de la guerra revolucionaria, pasando por sucesivas fases con el apoyo de un aparato clandestino que golpease a las fuerzas represivas dictatoriales en las ciudades y en la retaguardia.

Su programa explicaba la situación concreta de la sociedad cubana de entonces y trazaba objetivos y tareas de una revolución de liberación nacional, agraria, democrática y antimperialista.

Historia

Luego de la autodisolución de TNT se fundó Joven Cuba. El nombre fue idea de José Miguel Irisarri, quien había sido ministro durante el Gobierno de los Cien Días:

"Bueno, este es un movimiento juvenil, revolucionario, y nos hace recordar a los jóvenes turcos"

La organización se propuso derrocar al gobierno Batista - Caffery - Mendieta por medio de la lucha armada. Con el objetivo de recuadar fondos, el Comité Ejecutivo Central de la Organización otorgó un voto de confianza a Antonio Guiteras en febrero de 1935. También aceptó los 30 000 pesos que había decomisado en Santiago de Cuba al The First National City Bank el miembro de la organiación Miguel Muñoa Selva, aún contra las reservas de Guiteras que se resistía a usar el dinero debido a su procedencia.

Esta suma sirvió para financiar el entrenamiento de los revolucionarios de Joven Cuba en México, pero se necesitaba mucho más para saldar la deuda contraída con el general Lázaro Cárdenas, quien se había ofrecido como garante en la compra de las armas y los barcos. Guiteras propuso entonces al Comité Ejecutivo Central, secuestrar un millonario y pedir rescate, acción con la que la dirección estuvo de acuerdo. La víctima elegida fue Eutimio Falla Bonet, quien por esos días acababa de cobrar 600 000 dólares de seguro por el incendio de la Papelera Cubana[1].

El secuestro fue exitoso y el dinero se sacó del país en varios envíos. Con los fondos asegurados Guiteras comenzó a buscar la forma de sacar del país a los cuadros más importantes de Joven Cuba. Finalmente se decidió por el yate Amalia y planeó salir hacia el extranjero por El Morrillo, Matanzas. Al decidirse la salida de Guiteras del país se acordó que al frente de Joven Cuba quedara Vicente Grau. El máximo líder de Joven Cuba, Antonio Guiteras, murió combatiendo a las fuerzas del ejército en El Morrillo al ser delatada la expedición por el capitán Carmelo González Arias quien había sido comisionado para garantizar la salida de los revolucionarios.

Tras la muerte de Guiteras, los miembros del Comité Ejecutivo Central de Joven Cuba acordaron realizar actos de calle para demostrar que Joven Cuba continuaría activa, aún después de la muerte de su líder máximo; continuar la línea insurreccional orientada por éste; realizar otro secuestro que le permitiera obtener fondos para el desarrollo de sus actividades; designar un responsable provisional de Joven Cuba e investigar todo lo relativo a la muerte de Guiteras, tarea que le fue encomendada a Newton Briones Fernández.

Estructura

Joven Cuba estaba dirigida por un Comité Ejecutivo Central, al que se le subordinaban las comisiones nacionales de los distintos frentes de trabajo y las direcciones provinciales.

Antonio Guiteras era el líder máximo y el eslabón que unía a las distintas tendencias que coexistían en la organización. Directamente bajo su mando estaba también la Comisión Técnica Insurreccional.

Como secretario general del Comité Ejecutivo se desempeñaba Juan Febles Secretal. La Comisión de Acción estuvo inicialmente encabezada por Pedro Vizcaíno y luego la dirigieron Juan Antonio Casariego y Newton Briones. La Comisión Obrera tuvo como responsable a Antonio Penichet, compañero de Alfredo López y de Mella en la década 20. La Sección Estudiantil estuvo a cargo de Rodolfo de Armas, quien luego se distinguió como combatiente internacionalista contra el fascismo en España. En la Sección Femenina destacaron Conchita Valdivieso y Xiomara O’Halloran.

Estrategia

Joven Cuba planteaba como método de lucha la vía insurreccional, con un aparato clandestino que golpease al régimen en las ciudades y sirviera de retaguardia a la guerrilla rural que se proyectaba organizar en las montañas orientales. Una vez asumido el poder, se implantaría una dictadura revolucionaria.

Programa

Para la elaboración del Programa de Joven Cuba, Guiteras encabezó una comisión especial integrada, además, por José Miguel Irisarri, Juan Antigas y Antonio Penichet[2]. En el programa se define como idea polar de Joven Cuba:

"Para que la ordenación orgánica de Cuba en nación alcance estabilidad, precisa que el Estado cubano se estructure conforme a los postulados del Socialismo (...) al Estado socialista nos acercaremos por sucesivas etapas preparatorias. Fijada la gran meta a la que dirigimos la marcha, el programa debe interpretarse como el trazado de la primera etapa"

El Programa suscribía:

"como esencial el credo antiimperialista, a cuya luz se desenvolverá una política exterior e interior genuinamente cubana. Y puesto que la libertad de Cuba debe significar la independencia integral de la economía, la estructura nacional vendrá determinada por las fuerzas de la producción en cuyas manos se concentre la soberanía, de manera que el poder político sea reflejo fiel del poder económico"

Entre los principales objetivos económicos del programa estaban la nacionalización de las riquezas del subsuelo y la implantación de una reforma agraria. Para implementar esta última medida se proponía crear un “Instituto agrario”. Igualmente se proyectaba estimular la creación de cooperativas de agricultores. La nacionalización de los servicios públicos, la creación de una marina mercante, la intervención y regulación del comercio exterior y la institución de una banca nacional.

En lo social, se declaraba la igualdad civil, económica y política de la mujer y se le otorgaba los mismos derechos electorales activos y pasivos que el hombre. La lucha contra el analfabetismo, la supervisión e intervención de la escuela privada, laica y religiosa, mientras no se implante integralmente la escuela única, la creación de ciudades escolares en todo el país, la institución de becas para la población trabajadora, a la que se le facilitaría su acceso a la universidad, eran otras de las reformas que pensaban instaurar.

Entre sus objetivos planteaba una serie de medidas políticas, socioeconómicas; jurídicas y culturales que a través de las reformas propuestas en el Programa coadyuvarían a lograr que Cuba se transformara en:

"el Estado de humana dignidad` en que noble y fácilmente se ascienda a modos superiores-ulteriores de cultura"

El programa solo expresaba la primera etapa de la Revolución, cuyo cumplimiento crearía las condiciones necesarias para pasar a una etapa de mayor desarrollo del proceso revolucionario. La segunda parte del programa suscribía a partir de una “profesión de fé” antimperialista y las medidas o reformas concretas que se tendrán que realizar para transformar el país.

Referencias

  1. Briones Montoto, Newton. Aquella decisión callada. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana. 2005. ISBN 959-06-0796-9
  2. algunas fuentes incluyen además a Ángel Alberto Giraudy, exsecretario de Trabajo en el Gobierno de los Cien días

Fuentes